Rural Tex es un estúpido portal web de noticias y reseñas sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

RESEÑAS

Todas las reseñas de videojuegos y cine se encuentran en nuestra base de datos alfabetizada. Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que se revisa es estrictamente legal y original.

Importante: Información Legal.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del 1 al 5. Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One.
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero…
  • Pasta: Ta' Bien… Ta' Bien…
  • Mancao: Coleto impresentable.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porquería! ¡Un CULAZO!
La Otra Dimensión - Reseña: Hollow Knight

This game has a lot of Bugs

BANNER
PlayStation 4 XBOX One Switch PC/Mac

El género metroidvania había permanecido como un nicho poco recurrente reservado a indies con poca exposición durante las últimas dos generaciones. Como flashbacks a la nostalgia, a veces un desarrollador –como Drinkbox con su Guacamelee!– se atrevía a devolvernos a esos días donde este género reinaba hace un par de décadas atrás.

Este año hubo un fenómeno inusual, el género de metroidvania inundó casi todas las plataformas con distintos proponentes ofreciendo un despliegue de calidad que cuesta creer que fue una mera coincidencia, como cuesta también ver el alto grado de popularidad que han despertado en el mainstream al punto de estar ocupando titulares en los medios especializados con igual nivel de cobertura que los títulos AAA.

¿Este repunte de Retroidvania viene como consecuencia del cansancio de una industria que nos vende el mismo juego año tras año? Tema para una investigación, lo que sí sé es que para quienes nos sentimos estimulados por este tipo de videojuegos, el 2018 sin duda ha sido un año para recordar por la crecida de ofertas en este sub-género.

Hollow Knight es una de esas apuestas que, al igual que Chasm, Dead Cells, Bloodstained y Moonlighter* por mencionar algunos, nos deleitaron con grandes propuestas de auténticos metroidvania, cada uno con distintas aproximaciones (incluso coinciden con una secuela de Guacamelee!). No por coincidencia, todos vienen de campañas exitosas de crowdsourcing y, hasta ahora, han tenido una casi inmaculada recepción con igual aclamo tanto de la crítica como de la comunidad. Hollow Knight en particular lleva más tiempo en desarrollo** desde que los australianos de Team Cherry lo dieran a conocer en su Kickstarter en 2014, con un prematuro pero exitoso debut a comienzos de 2017 sólo para Windows PC.

Es ahora, más de un año después, que al fin lega al resto incluyendo las consolas bajo la "Void Heart Edition" que incluye todo el contenido descargable adicional que fue saliendo eventualmente durante el transcurso del pasado año. Hollow Knight no sólo llega y sobrevive a las expectativas luego de un largo desarrollo, sino que se consagra como una obra maestra dentro del platforming como un auténtico metroidvania de complejidades subliminales, combate excelso y hasta tintes de RPG, todo dentro de un arte magnífico y un desempeño ejemplar para un indie de bajo costo.

Hollow Knight narra la historia de un pequeño caballero errante que se sumerge en el submundo de un reino perdido de insectos, llamado Hallownest, donde intenta descubrir sus misterios en una cruzada llena de enemigos hostiles y peligros. No te explican mucho al comienzo de su narrativa silente, donde el Lore es contado por NPCs mediante texto que sirve para traducir su dialecto onomatopéyico ininteligible. El entorno es crucial para ir descifrando su Lore y armar la historia, por lo tanto el incentivo a la exploración es crucial. Además, el avance permite ir descubriendo áreas nuevas que añades a tu mapa, al mismo tiempo alivias el tedio del traslado con fast travel y atajos.

En este sentido, Hollow Knight es un auténtico metroidvaina que exige disciplina absoluta y te lo hará saber desde el primer momento. No hay tutoriales ni elementos de guía que te diga qué hacer o hacia dónde ir, queda de ti descubrir y dar los pasas necesarios para el progreso. Construir tu mapa de forma progresiva es fundamental, ya que perderse es fácil dentro de sus intrincados y muy bien interconectados recovecos de platforming. Con esto quiero decir que Hollow Knight es inclementemente difícil, su cubierta de figuras amigables y su hermoso diseño de arte puede parecer un juego para casuales y niños. Sí, el juego es hermoso y el trabajo puesto en su arte es un deleite. Pero detrás de su aspecto inocente se esconde un brutal sistema de combate que es el núcleo de su diseño.

Eso no significa que Hollow Knight no está bien balanceado en sus mecánicas, ya que su combate ofrece todas las herramientas para progresar y encarar la creciente curva de dificultad. Porque todo se va haciendo más difícil acorde vas avanzando. Esta es la prueba de que el juego exige disciplina, la misma que le das a otros juegos con igual nivel de exigencia y no me refiero a los ejemplos que salieron paralelamente este año que también son exigentes. Me refiero a la disciplina que arrastramos desde Mega Man, Castlevania y Metroid; títulos clásicos que exigen atención, cautela y maestría en las mecánicas para que pulas tus destrezas y apacigües tu paciencia.

Al igual que con los juegos Soulslike de FROM Software, en Hollow Knight vas a morir y bastante. Parecerá frustrante al principio y si algo debo criticarle es que para ser un metroidvania es un poco más lento de lo que acostumbro, pero tómenlo como una apreciación subjetiva que no afecta mi evaluación final. No obstante su combate es intenso que no toma concesiones que te envía al último banquillo donde te sentaste si pierdes la última máscara que contabiliza tu salud (al estilo de los corazones de Zelda). Al perder la última máscara, back to the bench and try again. Hello grinding o Get Gud. Se recuperan máscaras con fragmentos o sacrificando almas.

Se recupera lo perdido durante el trayecto si alcanzas a matar a tu fantasma negro en el sito donde caíste. ¿Suena familiar? Pues las comparaciones con el modelo similar de Dark Souls es inevitable, pero hay elementos originales dentro del diseño que se superponen a esta apreciación superficial. Llegar a donde quedó tu fantasma no es suficiente para reclamar tu botín perdido ya que éste te va a dar pelea como enemigo. Lo otro es que puedes drenar "almas" para recuperar máscaras, un medidor en forma de máscara gigante que se recarga con golpear y/o vencer enemigos, potencialmente haciendo que tu salud sea infinita. Sólo que a un costo y recuperar máscaras toma un breve tiempo que podría ser inoportuno en medio del combate. Esto en relación a que la dificultad se centra en lo diverso e impredecible que es la fauna enemiga. Los jefes que son otra cosa. Dios.

Tengan en cuenta que si mueres y no has reclamado tu botín venciendo a tu fantasma, el medidor de almas está quebrado y no se recarga completo. El medidor de almas también sirve de combustible para habilidades especiales y hechizos poderosos, que complementan el combate haciéndolo más táctico y estratégico. Los hechizos toman almas como combustible, así que cuando dije "táctico y estratégico" no lo hice la ligera. Otra ayuda son los lifeblood masks que añaden máscaras temporales para incrementar tus opciones de salud y se obtienen con ciertos amuletos o semillas de vida. Pero sepan que los recursos son finitos, en especial los de objetos que dan 'Geo' que es la moneda con que compras en los mercaderes NPC y que sirven para progresar. El Geo también se pierde al morir. Nada es fácil en Hollow Knight y la sensación de logro es una recompensa indescriptible que se obtiene con méritos por jugar bien y con cautela.

©2018 Team Cherry

Dicho lo anterior, Hollow Knight se va haciendo más llevadero y estratégico a medida que vas construyendo un personaje con mejores armas (Nails), habilidades, hechizos y… runas (Charms) que son 'amuletos' que obtienes en áreas escondidas, de difícil acceso y como recompensa tras abatir Jefes importantes (porque hay mini jefes por todas partes que harán tu vida miserable). Estos se pueden coleccionar en una parrilla dentro de tu inventario, pero sólo se pueden activar un limitado conjunto de manera que surtan efecto. Las habilidades no toman almas como recurso para usarlas y son permanentes –los hechizos sí– pero los Charms sólo se activan si están en el slot de uso que apenas acepta un puñado a la vez contra las docenas que existen. Insisto, debes ser "táctico y estratégico".

Visualmente el juego habla por sí, es una caricatura animada de ultra lujo, animaciones a mano con detalles tan minuciosos que te sacarán una mueca. El video de muestra de mi gameplay sirve de evidencia de lo hermoso que es el arte de Hollow Knight. La música, ¡wow! aquí se esmeraron y gastaron bien el dinero porque el OST de Christopher Larkin es de disfrutar aún si no lo juegas; un soundtrack que sin duda formará parte de mi extensa colección de bandas sonoras incidentales de film y video games.

Dejé mucho por fuera, pero eso se los dejo de sorpresa, cosas como los Huevos Rancios (Rancid Eggs), Nail Arts, Items varios, etc. Hollow Knight es un juego denso, complejo, serio y con gran contenido para dejarlo a primeras impresiones. Ni hablar del DLC qué aún me falta por revisar, pero es que da para horas y horas y su valor de rejugabilidad hace de su ridículo bajo precio –incluyendo el DLC– un regalo inmerecido.

BIEN:
● Combate intenso con dotes de RPG.
● Extraordinario diseño metroidvania.
● Visuales y Soundtrack excelso.
MAL:
● Ultra difícil, abstenerse jugadores casuales.
● Muchos "Bugs" je je je (chiste nerd).
¿15$?: Hollow Knight estará en nuestra lista de lo mejor de año, punto.
PS4: 2018. Digital. Zona ALL. Video HD: 1080p/60fps. Sonido: Dolby Digital & DTS 5.1, Jugadores: 1 (Online: N/A); Disco Duro: 5GB, DualShock 4 Compatible. Trophies. DLC. ESRB Rating: E

______________
Barton

[*] Bloodstained y Moonlighter no son realmente metroidvania aunque tengan elementos prestados de éste. El primero es un platformer y el otro un Dungeon Crawler Roguelike, pero son ejemplo de que el escenario de juegos retro-indie estuvieron dominando el 2018 y lo agradezco puesto que fueron mi foco principal durante este año. Volví a mis raíces de origen. ¿Me cansé de los AAA? Puedes apostarlo.

[**] Buena lectura de GameInformer sobre "The making of Hollow Knight".

Copia de prensa proporcionada por Team Cherry.

Template Design by Rural Tex