Rural Tex es un estúpido portal web de noticias y reseñas sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

RESEÑAS

Todas las reseñas de videojuegos y cine se encuentran en nuestra base de datos alfabetizada. Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que se revisa es estrictamente legal y original.

Importante: Información Legal.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del 1 al 5. Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One.
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero…
  • Pasta: Ta' Bien… Ta' Bien…
  • Mancao: Coleto impresentable.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porquería! ¡Un CULAZO!
La Otra Dimensión - Reseña: Unreal Tournament III

Get UnReal! (My House!)*

PlayStation 3

Un cuento mamapipes: "Erase una vez, en las medievales tierras de los FIRST PERSON SHOOTER DEATHMATCHS, un Rey indomable, invencible e impenetrable en su fortaleza de la montaña... Llamemos a ese Rey UNREALito...

UNREALito era invencible, no tenía rivales, imponía la marca y la pauta, no había límites a su reinado, todo parecía que permanecería incólume en su imperio eterno como el monarca en su categoría. Pero, lejos de toda esperanza perdida, a lo lejos se aproxima una sombra dibujando el perfil de una figura mesiánica que no se sintió intimidado por el poder de UNREALito. Subestimado en su humilde desafío, la misteriosa figura derrocó de un golpe a UNREALito de su sitial para ocupar su lugar ante la mirada atónita de los aldeanos. Un reinado que parecía infinito, terminó fugazmente por un héroe que no desestimó sus habilidades ante un poderoso Rey dormido en sus laureles. El nombre de nuestro valiente prócer es CALLOFDUTY4cito." Nuestra Tolkieniana introducción nos sirve de marco para demostrar que no hay imperios eternos, colosos invencibles ni tampoco mandamientos escritos en piedra. Especialmente en el mundo de los videojuegos. Si no que lo digan ATARI, SEGA y hasta no hace mucho NINTENDO, ex-Goliaths vencidos por un David, todos tienen su cuento particular sobre el Día D que mas tarde que temprano les llegó; o como decimos por aquí mequetrefes: a tutto cerdillo os llega su sabbath!

Unreal y Unreal Tournament fueron desde su concepción a mediados de los '90 la vara de medir, pesar y juzgar a todos los FPS y DEATMATCH arena games. Evolucionando el género que popularizó y masificó DOOM, Unreal innovó en todas las áreas posibles llevando un balanceado juego que nunca aburría. LAN parties aparecieron, y con el Internet Network Deathmatches comenzaron a ser sinónimos de la saga Unreal donde la velocidad, los insultos, el contenido mórbido de sus inconcebibles armas y escenarios fueron su marca de agua. Cada versión superaba con creces la anterior, desde Unreal Tournament, pasando por Unreal II, Unreal 2003 hasta Unreal 2004, no había ningún FPS Deathmatch que la gente prefiriera por defecto que no fuera la gallina de los huevos de oro de la casa EPIC Games. Incontables imitadores e infructuosos intentos por recrear un FPS Deathmatch sucedieron durante esa década; unos buenos, hasta populares (Quake III y Counter Strike), otros... buej, mejor ni los nombremos. Pero siquiera alguno -por muy bueno que fuera- podía desafiar al monarca de los FPS, incluso para fans de la serie como yo... hasta que llegó Call of Duty 4: Modern Warfare.

Pero mucho antes que se pensara en la llegada de la PERFECCIÓN que resultó ser CoD 4: MW, se había anunciado Unreal III como continuación de su linaje, prometiendo saltos cuánticos en gráficos, gameplay e introduciendo innovaciones como era tradición en su historia. Para ese entonces dije "a mamarse un pipe todo el mundo porque Papá Unreal viene a patear todos los culos", el día llegó y la decepción fue como si me enterara que Mickey Mantle corcheó su bate. No en balde, simultáneamente, haría debut la cuarta entrega de la trillada serie Call of Duty, pero con toda la revolución e innovación del género que se esperaba en Unreal. Humildemente y hechos los huevones no fanfarronearon ni se llenaron la boca, sólo le metieron la yuca al mundo agarrándolos con los pantalones abajo.

Unreal Tournament III: ¿evoluciona en gráficos? sí; ¿mejora el gameplay? tal vez; ¿innova reinventando el género? no. ¿Qué pasó? se durmieron en los mares de la confianza, perdieron el rumbo o quizás alguien mucho mejor los terminó por vencer. Los gráficos son increíbles, el mismo motor que usan para Gears of War por lo que no ofrece nuevas impresiones (mismo que usaron en Army of Two). Ya no importa. No me confundan, sigue siendo un buen juego, pero es el mismo juego por lo que no inmuta ni extiende la emoción que una vez producía jugarlo. Es como hacerse la paja con la misma porno y con la mano de costumbre (qué analogía, pero somos Rural Tex, fuck off!). La jugabilidad sigue siendo la misma, pero intenta incursionar en áreas experimentales mediante la introducción de vehículos que rompen con la sensación de primera persona ya que la cámara cambia de perspectiva. Pero no añade en nada a la experiencia de juego en deathmatchs repitiendo los mismos modos de straight deathmatch, capture the flag y domination.

Cuando experimentamos la flexibilidad de personalizar y modificar armamento a tu gusto, como hago en Call of Duty 4, hice en el mediocre Army of Two y estoy haciendo en este momento en Metal Gear Solid 4 (ñaca ñaca, ya lo tenemos, review pronto mequetrefes), tener una selección fija y prefabricada de armas irreales no produce ninguna emoción como para perder el sueño. Regresan las mismas armas de siempre, el martillo hidráulico, el lanza cohetes, el rifle de pulso, la pistola de rayos verde, la pistola de partículas y sniper rifle, ya, todos con su "alter fire" pero ya. La velocidad de juego sigue siendo veloz, de reflejos al milisegundo, muchísimo más rápido que Call of Duty o cualquier otro del género. Al menos ésta cualidad le permite mantenerse en el sitial de máxima adrenalina y locura que siempre lo ha caracterizado. Con el mismo tipo de personajes a elegir que retienen el aspecto futurist-techno-noir morbid de una civilización en guerra que está más allá de la imaginación verosímil. Recuerden, el juego se llama "irreal". Repitiendo escenarios familiares a la vez que introduce nuevos. Escenarios que se vuelven texturizadamente idénticos por más motivos y temas distintos que lleven. Algo que ha sido una monotonía aburrida con todos los que emplean el motor UNREAL de Epic, incluyendo Gears of War o Army of Two que son casi monocromáticos y carecen de perspectiva dimensional.

El problema radica en la jugabilidad. Que no ofrece novedades en donde se destaca, perdiendo terreno con la campaña en solitario, que no es mas que una sucesión de deathmatchs en forma de misiones separadas, perdiendo el hilo de una secuencia lineal de trama por más guión le quieran dar. En especial considerando que presenta fallas en el lomito de todo juego de FPS de todos contra todos: Multiplayer o Red. Sí, jugar en Red es una lotería de aciertos y frustraciones ya que, ocasionalmente, mas de las veces que quisiera, presenta retardos en la respuesta entre oprimir el gatillo y la reacción en pantalla. Esto es imperdonable para un juego donde los reflejos de fracciones de segundo son cruciales para decidir quien es la victima y quien el victimario. ¿Problemas con la conexión dirían ustedes? no es excusa, porque por más mierda que sea la CANTV y su mediocremente inestable ABA, consigo, cuando la conexión es buena, perfecta sincronía y respuesta con el modo multiplayer de Call of Duty 4, sin importar si mis adversarios son el Cerdillo, El Kaiser o mamapipes del otro lado del globo. Si juegas en LAN o contra la computadora la respuesta es inmediata por lo que no es falla del juego sino de los servidores de Epic. Mal diseño señores, aprendan de los servidores de Infinity Ward.

Insisto en compararlo con el CoD 4: MW porque aparte de ser el nuevo estándar de facto en multiplayer FPS, no hay juego que lleve el calificativo perfecto en diseño, presentación y jugabilidad como Call of Duty 4, punto. Y como saben, aquí en RTx™ usamos muchos calificativos de elogio como "excelente, magnífico, maestría, soberbio, brillante, impecable" y hasta nuestro coloquialmente local "McKay" cuando se nos atraviesa el estúpido (casi siempre), pero nunca abusamos de la palabra perfecto... en el caso de CoD 4: MW, se hace excepción a la regla. Al menos los insultos en UT III están -casi- intactos.*

Larga vida al Rey caído...

Jugabilidad: McKay (★★★★☆)
Presentación: Willy McKay (★★★★★)
Tema: Mancao (★★☆☆☆)
Multiplayer: Ñame (★☆☆☆☆)

¿60$?: Sólo si eres fan de la serie, pero prepárate para la decepción si jugaste las versiones anteriores.

[PS3: 2007. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 720p. Sonido: Dolby Digital E 5.1, Jugadores: 1 (on-line: 16), Online: Requerido; Disco: 250MB (mínime), ESRB Rating: M]

______________
Bart

[*] Extraño el insulto "My House!" de todos los Unreal que increíblemente omitieron en esta edición.

Template Design by Rural Tex