<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

La Otra Dimensión: I'm sorry, Gears of What!?

Review: Vanquish (PS3/X360) - Pareciera que la complejidad de las tramas de la mayoría de los títulos de hoy nos hace olvidar el origen primitivo de los video juegos: Divertir. Es cierto que los guiones de envergadura enriquecen la experiencia de juego al añadir capas argumentales que nos hacen pensar además de sentir. Pero de vez en cuando nos hace bien revivir el instinto primitivo que solíamos saciar al introducir una moneda en el Arcade, probar nuestras habilidades con el Joystick para luego presumir de nuestro puntaje en la tabla de los mejores.

El afamado Diseñador y Director de video juegos Shinji Mikami, famoso por la complejidad de sus diseños y creaciones como la franquicia Resident Evil, nos trae ese refrescante shooter tipo Arcade/Slasher al mejor estilo de los H&S japoneses de antes. Sólo falta la ranura para monedas en el PS3 y completas la ilusión de estar en el Arcade Center derrochando el dinero de la merienda (o lo que le robabas a tus padres los fines de semana). Vanquish no pierde el tiempo con tramas profundas ni personajes complejos para darlo todo en puro gameplay sólido y sin reservas. No había jugado un shooter Arcade tan acelerado y vertiginoso desde aquellos días de Contra III: The Alien Wars en el SNES. Espero que cuando hayan leído “Contra” se arrodillaron en reverencia y respeto ante ese inmortal juego de Tipo Serio.

La mecánica de juego es una mantequilla. Fluida y sin costuras, absolutamente intuitiva y llena de gratificante acción como los clásicos Arcades japoneses de siempre. Hacen falta más juegos de este tipo, simple y directo.

Tema: Que les puedo decir de su trillada trama llena de diálogos cliché que parece sacado de la mente de Roland Emmerich. No tanto como sus personajes mono-dimensionales llenos de líneas cortadas al patrón de un film de bajo presupuesto que dejaría la actuación de Dolph Lundgren como Lawrence Olivier en comparación. Plana, simple y sin argumentos complejos, tal como les dije al principio porque el objeto de Vanquish es plomo, plomo y más plomo a tres tablas y media. Vanquish supone que en un futuro donde las guerras tienen un estilo Mecha á-la Robotech-meets-Transformers, la división D.A.R.P.A. del Departamento de Defensa de los Estados Unidos desarrolla un prototipo de traje cibernético de combate -de estética Gundam- para conflictos armados de escala masiva. Cosa que viene muy oportuno cuando una inminente invasión rusa ataca a San Francisco con un arma de destrucción masiva desde una gigantesca estación espacial.

Exigiendo rendición incondicional a los americanos, un ruso con pinta de Brainiac y egos de megalomanía (Victor Zaitsev) amenaza con devastar a Nueva York en diez horas o el tiempo que toma la órbita de la estación posicionarse sobre la gran manzana. La Presidente de EE.UU. le devuelve al ruso un rotundo “melomamais” enviando sus mejores tropas de guerreros fortificados entre los cuales se encuentra Sam Gideon, el protagonista con el prototipo del Mecha traje cibernético. Acompañado de un estereotipado Teniente Coronel de barba blanca (Robert Burns) a quien le daban esteroides en sus Zucaritas de niño. Es todo, acaba con lo que se mueva a plomo limpio y serás el héroe.

La acción es intensa, la velocidad es vertiginosa, todo requiere reflejos y no cerebro, muévete, apunta, dispara, cuídate y sigue moviéndote. Las animaciones son perfectas que parecen una extensión de tus dedos.

Jugabilidad: La jugabilidad es el pan con mantequilla de ajo de Vanquish. Un jamón. Pura adrenalina llena de acción y la más pura diversión sin concesiones. Un Arcade clásico donde las habilidades se ponen a prueba y los reflejos se exprimen al máximo. En principio porque no hay momentos de respiro más que los instantes en que sales de un combate intenso sólo para que comience otro. Siendo la mecánica de TPS –tercera persona de cámara libre– la base del juego con unos controles tan pulidos que se fusionan con tus instintos una vez asimilas el mapa de botones poco ortodoxo para hoy día (¿por qué recargar el arma con el [R2] cuando todos los shooters usan en cuadrado casi como un estándar? #melomamais). Dejando las alternativas de juego a discreción del jugador donde puedes variar tu aproximación a tu estilo.

Si bien el juego te obliga a estar en movimiento constantemente nada te impide que lo juegues usando el sistema de cobertura como muchos otros de su género. Es decir, Vanquish quiere que te muevas todo el tiempo y los enemigos te obligan más por su velocidad y agresividad que por el AI que nada tiene de especial. Así que no siempre te va a funcionar un sistema de cobertura si los ataques vienen de todos los ángulos. Por fortuna la variedad de los enemigos es finita lo que te permite memorizar sus patrones de comportamiento con facilidad. La ausencia de un modo multiplayer encuentra consuelo en modos off-line tipo retos para competir por puntaje (no entiendo cómo desperdiciaron una oportunidad de multiplayer con un gameplay así).

No hay mucha variedad de enemigos pero sí hay variedad en las situaciones de combate que altera la estrategia a cada minuto. El dato sigue siendo moverse con cuidado sabiendo que cada acción recalienta el Mecha traje.

El diseño y balance de dificultad pide a gritos que lo juegues en lo más difícil para medir tu gallardía con el gamepad. Advertimos que se abstengan de usar la dificultad más sencilla (Reindertot) porque posee asistencia automatizada al apuntar, algo deshonroso para cualquier gamer. Sin embargo no se intimiden por las dificultades más altas ya que lo único que afecta es la resistencia del traje y la cantidad de balas disponible. La mecánica incluye caminar, pero no correr, ya que eso queda reemplazado por un movimiento deslizante a propulsión que te impulsa a altas velocidades de un punto a otro. No se puede saltar pero hay trucos para darle la vuelta a esta limitación. Con obstáculos presentes de baja altura se puede saltar en vez de usarlos como cobertura.

Que dicho sea de paso el sistema de coberturas es fluido e intuitivo, siempre funciona y nunca estorba. También puedes golpear a los oponentes donde uno de los movimientos te permite dar un salto en reversa. Pero lo principal es la mecánica de disparo, donde el D-Pad te permite llevar hasta tres armas largas y un puñado de granadas tanto explosivas como de EMP (cada una x3 máximo). Pudiendo reemplazar las armas por otras entre las que consigas en el suelo o en compartimentos donde recargas municiones, cada una más exótica y futurista que la anterior. Municiones que también consigues al revivir a tus inútiles compañeros AI si no hay compartimentos donde recargar. Las armas se mejoran en desempeño al conseguir cubos de “upgrade”, pero si te planchan el flux te las degradan un peldaño, así que cuidado con eso, es para que no juegues como casual.

La presentación visual es de asombro y locura, con el típico soundtrack techno electrónico japonés de animé y Arcades. Si tan sólo la actuación vocal no fuera tan estéril podríamos tener un clásico entre las manos.

El detalle está en que el traje se recalienta y casi todo lo que hagas lo pone al punto de colapso (quiere decir que te mueres frito como un pollo). Si golpeas de cuerpo a cuerpo se recalienta, si usas el turbo-slide muy prolongado se recalienta y si recibes muchos balazos, también se recalienta. Pero hay un diseño que balancea esta deficiencia, se llama A.R. o Augmented Reaction, que detiene el tiempo en cámara lenta a lo “Bullet Time” de The Matrix. Esto te ayuda a precisar mejor tus disparos en momentos frenéticos donde la precisión y velocidad son cruciales, como también para que estés advertido que debes resguardarte para que el traje repose. Esto se activa de dos formas, manual para que enfrentes momentos críticos, o automático para que sepas que estás crítico (te están reventando). Con sólo unos segundo el traje vuelve a la normalidad si no haces nada, pero el entorno se encarga que no disfrutes de ese privilegio volviéndose un reto.

El gameplay fuese repetitivo de no ser por la variedad de estrategias que se encuentran -bien diseñados- nivel tras nivel dentro de sus ocho aceleradas horas de juego (dividido en 5 actos de 4-5 capítulos cada uno). No hay vehículos más que situaciones sobre rieles y unas torretas aquí y allá para diversificar el arsenal que llevas contigo, el cual es bastante surtido de hecho. Al final de cada capítulo observas tu tabla de puntaje evaluativa que es duramente penalizada con cada muerte que sufres.

Presentación: La presentación visual es espectacular gracias al motor Havok que conocemos bien en juegos de proeza visual como Demon’s Souls y Uncharted. Las animaciones y el frame rate es fluido, con texturas tan definidas que separan todo en el paisaje a pesar de la monotonía casi pálida y carente de colores donde manda la tonalidad del gris. Uno que otro robot o elemento impone un color pero en general el aspecto es estéril y lavado, casi homogéneo, de no ser por un diseño tan sobresaliente en su aspecto gráfico. El sonido es bueno, no el mejor surround que haya escuchado aunque a veces es bastante dinámico a falta de una atmosfera convincente. Pero lo que es de tercera es su actuación vocal, que unido a lo pobre del guión certifica por qué el Tema es tan mediocre. Al final entendemos que esto fue un relleno para adornar el impecable gameplay que ofrece una breve experiencia old-school y satisfactoriamente retro.

Jugabilidad: Willy McKay (★★★★★)
Tema: Mancao (★★☆☆☆)
Presentación: Willy McKay (★★★★★)
Multiplayer: N/A (☆☆☆☆☆)

¿60$? Fucking-A!

[PS3: 2010. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 720p. Sonido: Dolby Digital E 5.1, Jugadores: 1 (Online: n/a); Disco Duro: 2.9GB, Dual-Shock Compatible, ESB Rating: M]



______________
Barton

Etiquetas: , ,

2 COMENTARIOS
coño... Contra??????
no joda Bart, me acabas de hacer recordar esas tardes de plomo y fresco frente al nes de 8 bit, fueron semanas para terminar esos putos juegos carajo...
Comentado por el fiel ruraltejano el 3/15/2011  
Blogger Reindertot dijo:
Si hablas guevonadas, lo terminé en normal y ahora me faltan sólo dos actos pa terminarlo en modo hiperpelúo. Le di standby pa darle al Killzone 3 y al Marvel vs Capcom 3.
Comentado por el fiel ruraltejano el 3/15/2011  
LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido escrito o gráfico cuya autoría intelectual no sea nuestra será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Computer Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ no se hace responsable por las ideas y opiniones expresadas en los comentarios emitidos por los lectores, bien sea por su grado de estupidez, ignorancia o mal gusto. De igual manera los editores de Rural Tex™ asumen la responsabilidad de sus opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Sin excepción no publicamos comentarios anónimos. Los comentarios se publican tal como vienen, sin censura, sin correcciones y sin edición, así que cuiden su ortografía mequetrefes. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos o comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que más arrechera nos dé o nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos y comentarios de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos o comentarios, es decir, te callas. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados son de los bajos fondos, no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex