Rural Tex es un estúpido portal web de noticias y reseñas sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

RESEÑAS

Todas las reseñas de videojuegos y cine se encuentran en nuestra base de datos alfabetizada. Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que se revisa es estrictamente legal y original.

Importante: Información Legal.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del 1 al 5. Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One.
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero…
  • Pasta: Ta' Bien… Ta' Bien…
  • Mancao: Coleto impresentable.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porquería! ¡Un CULAZO!
La Otra Dimensión - Reseña: God of War 3

Lord of Chaos

PlayStation 3 XBOX 360

Algún tiempo ha pasado desde aquel E3 donde se nos prometió la tercera y final entrega a la trilogía del Hombre Omega. God of War no sólo estaba pendiente de la culminación de su saga épica en el Olimpo Griego sino que pendía el debut de Kratos en HD para la actual generación de consolas de Sony. La pregunta que quedó pendiente: ¿será un final ajustado a las expectativas o una decepción superada por la competencia?

El Dios de la Guerra nos acostumbró a la narrativa y jugabilidad más dinámica y épica en tamaño que el género de Hack & Slash haya visto desde los inicios de Ninja Gaiden en 8-bit (aunque más lenta). Llevando seriedad temática a un género que parecía orientado a los Arcades: puro coñazo-a-los-botones, llegar al Boss y pasar al siguiente nivel, enjuague y repita. La temática mitológica griega fue un paso arriesgado que resultó en un éxito por encima de las ofertas de la competencia japonesa (Dinasty Warriors y Devil May Cry). Sólo que God of War viene de las manos de David "Fucking" Jaffe y no de algún nipón que rimara con Tukulo Sakayama. Gracias a su brillante diseño, temática y presentación, God of War se consolidó como lo mejor del género H&S robándole el prestigio a los japoneses para siempre. Con dos partes, God of War nos impresionó al punto que hoy día son uno de los clásicos más grandes del PS2 y de todos los tiempos. La culminación a la trilogía es quizás la más esperada por gamer alguno ya que asumo que todos han jugado los dos primeros. Habiendo superado la fiebre de MLB 10 The Show y Battlefield: Bad Company 2, por fin le dediqué una semana a God of War III para desatar la ira de Kratos y saber si satisface las expectativas del autor.

Con esa cara de arrechera es natural que los enemigos de Kratos sientan cague. ¿Qué pueden esperar de un carajo que redefine el término "Tipo Serio" a coñazo limpio? Ah, también trae las cadenas calientes porsia no entienden.

Tema: Exactamente donde termina God of War II abre esta tercera parte, con los Titanes escalando el Monte Olimpo para acabar con el reinado de los Dioses. Kratos, nuestro conocido y enfurecido calvo espartano, va con ellos cargado de ira que sólo encontrará calma cuando escupa sobre el cadáver de su padre, el Dios Zeus. Como sabemos la temática griega es fuerte, aunque argumentalmente está basada en la superficie sobre la historia mitológica de esa región mediterránea. Sí, como hemos visto desde el primer juego, nombres como Pandora, Poseidón, Atenas, Hermes, Cronos, Helios, Dédalo, Perseo, etc., ilustran la trama para darle vida a los acontecimientos dramáticos que circundan la vida del guerrero espartano Kratos. Pero los sucesos poco tienen similitud con las líneas históricas que enriquecen la mitología de Grecia.

Si no jugaste los anteriores, poco te servirá el introducción gráfica narrada a-la créditos finales del film 300 para ponerte al día, apenas es un recuento ilustrativo para quienes están empapados con el pasado trágico de Kratos y su tormentoso camino. Como tampoco los diálogos a lo largo del juego arrojan conexión más que desenlace para quienes se interesen por conocer el trasfondo de toda esa violencia. Sobre todo si consideramos que esta vez la trama no arroja mayores vueltas ni profundiza en complejidades argumentales como en las dos anteriores. Más simple, sí, no obstante cierra los cabos y revela los motivos que provocaron las consecuencias que deben sufrir los habitantes de Olimpia en esta guerra de un mortal contra las deidades del Olimpo. Por lo tanto la trama de God of War III no pretende arrojar sorpresas, ramificaciones o giros inesperados en su travesía lineal cuyo ciclo llega a su fin... Fin que viene cargado de redención y venganza.

Minotauros, Medusas, cíclopes, harpías, perros de tres cabezas, guerreros griegos y toda clase de monstruos híbridos que se quedan minúsculos ante la majestuosidad de los gigantescos Titanes y los Dioses del Olimpo.

Jugabilidad: Si pensabas que luchar contra cíclopes, minotauros y toda clase de monstruos mitológicos era el pináculo de la serie, pues prepárate para ser inmutado porque aquí te toca pelear contra Dioses, sí, todos ellos. Kratos, luego de convertirse en el Dios de la Guerra en el primer juego, donde se acreditó las Cadenas del Exilio* -sus cuchillas emblemáticas- y de adjudicarse la Espada de Esparta en el segundo juego (tras sucumbir a la traición de su propio padre), ahora viene con tres nuevos juguetes que extiende su arsenal a un total de seis armas para luchar contra las tribulaciones que se le avecinan. Todos obtenidos de Dioses caídos, por lo que hacerte de ellas te costará sangre y calambres en las muñecas aferradas al control.

En este caso están las Garfios de Hades, que tienen la característica de robarle el alma a sus victimas; los Puños de Cestus, que sacuden los cimentos del enemigo; y Los Látigos del Némesis para meterle voltaje a todo el que revire. Todas con movimientos combo que obtienes a medida que acumulas Orbs Rojos por doquier. Al igual que en los dos juegos anteriores, el Orb Rojo es una especie de energía que consigues en cofres con el Omega Rojo, en enemigos vencidos o en objetos inanimados. Igual con las otras energías, se regeneran abriendo cofres con el Omega Azul (Magia) o con el Omega Verde (Vida).

También quedan igual los artefactos acumulables como ojos de Gorgón, cuernos de Minotauro y plumas de Fénix que sirven para incrementar el caudal de energías verde, azul y amarilla (resp) y que vigilas en la parte superior izquierda. Sólo que conseguir estos objetos no es tan fácil ya que no están obvios a simple vista. En cambio hay objetos nuevos pertenecientes a Dioses que también sirven de ayuda, aunque de poca utilidad como instrumentos bélicos: la cabeza de Helios y las cholas de Hermes. En resumen, el diseño es impecable, perfectamente balanceado y algo estratégico en su implementación tanto en su dificultad como en su diversidad.

La diversidad del gameplay no se traduce a seguir la tradición repetitiva de los "Button Smasher Slashers", hay platforming de ultranza, con rompecabezas dinámicos y problemas simples que complementan el combate.

Idéntico a los juegos anteriores está la mecánica básica de combate, platforming y rompecabezas. Los problemas son bastante lineales y sin complejidades mayores que no requiere de mas de dos cervezas para iluminar la mente. Platforming también es muy fluido aunque a veces la cámara fija no ayuda llegando a momentos frustrantes. El combate es sólido, igual que siempre, con ligeros cambios como la selección de armas que resulta más fluido e intuitivo que antes, sin recurrir a submenús para seleccionar algunas funciones.

Los menús quedan relegados a subir de nivel de las armas adquiriendo combos a cambio de Orbs Rojos. La combinación de efectos de magia con la acción de combate diversifica el juego a niveles variables donde dos personas no podrán jugar con el mismo estilo. Excelente diseño a pesar de lo finito de su arsenal, no como en Devil May Cry 4 que abrume e intimida por la casi infinita selección de movimientos combo que ni en una vida se pueden memorizar. La característica mecánica de los QuickTime events sigue igual que antes, con soltura y reflejos que demandan más que memoria de combos para terminar a un Boss final. Con una mecánica tan pulida hubiera sido una sorpresa si modificaban sus fundamentos. Lo que sí nos hubiera gustado ver cambiado es la perspectiva fija de la cámara forzada y guiada. Entendemos que esto era por la limitada capacidad del PS2, pero con el PS3 encontramos pocas razones para mantener ese estilo de juego salvo para mantener el foco lineal de la atención.

Mini juegos sorprenden por doquier donde llegamos al punto de ver a Kratos jugar Guitar Hero, no me crean, juéguenlo... tal ridiculez se compensa más adelante con el clásico mini juego sexual donde vemos a Kratos sacudir su "otro látigo" castigando a la Diosa del Amor Afrodita sin clemencia. Sin embargo, la jugabilidad es tan variable y dinámica que nunca se vuelve repetitiva, sorteando obstáculos volando o nadando, resolviendo acertijos y escalando monumentos acompañan a una diversidad de combate superlativa.

Gráficos como estos los hemos visto en otras consolas de la competencia donde es fácil recurrir a videos de escenas pre-renderizadas. Aquí no existe tal cosa, todo es renderizado "in-engine" que parece CGI pero no es.

Presentación: Hemos adulado las bondades técnicas del PS3 en el pasado que lo distancia de las novatadas de la competencia, pero en esta oportunidad no seremos modestos. Las propiedades del procesador CELL se exprimen al punto que lo que observamos es tan increíble que raya en lo pre renderizado o CGI. Este es un juego que demanda ser jugado en una pantalla de 40" en adelante o se le hace una injusticia. Quizás porque God of War III es el primer juego del PS3 que tiene esta capacidad tan épica de escala descomunal a full 30fps y en 1080i. Todos los elementos son del motor gráfico, tanto los cinematics como el gameplay. Nada es "video". La escala épica es abrumadora.

Pelear encima de los Titanes, que miden kilómetros de extensión, no se puede describir, hay que jugarlo. Cuando dije que God of War III necesita pantallas grandes no mentía, hasta mi HDTV de 42" se encoge cuando la cámara se retira para tomar una panorámica del caos y Kratos apenas se ve del tamaño de un pixel sobre el brazo de un Titán ¡y sin que el ritmo de juego se interrumpa! Es decir, te sigues moviendo y luchando contra monstruos que también usan esa extensión del cuerpo del Titán como arena de batalla. Esto se repite en casi cualquier escenario, que es tan vasto y enorme que uno ruega por tener el control de la cámara fija para inmutarse del hermoso arte gráfico. Nunca encontrarás dos escenarios iguales, la calidad artística puesta en diversificar cada nivel va con la atmósfera temática que mantiene al juego tan fresco como su dinámico y variado gameplay.

Los detalles de animación nunca terminan, llenos de detalles que podrían pasar desapercibidos, pero que si le prestan atención por encima de los abundantes momentos grotescos, no quedarán decepcionados. Las texturas del agua, la madera, la sangre, el fuego, el humo, las rocas, el impecable uso de Light & Vertex shaders, todo va sin costuras intercalando con todos los elementos brillantemente animados en pantalla; desde Kratos hasta la horda de enemigos que llenan y saturan todo, hasta tus sentidos. Todo con un frame-rate perfecto que demuestra el cuidado pulido de la producción a niveles impecables.

¡Melomamais! esa es la respuesta a todo el que se atreva a desafiar al hombre omega, el fantasma espartano, hijo bastardo de los dioses, sin importar qué grandes o feos sean, excepto Zeitan, ni Kratos podría con tal espanto.

El sonido es igual de gigante y épico. Aquellos como nosotros aquí en RTx™ que estén equipados con sistemas de Audio vía HDMI que soporten 6 canales de sonido sin comprimir se van a dar un banquete. Es sencillamente increíble, sonidos tan densos, dinámicos y reales que sacuden y arropan dentro de una atmósfera absorbente. No hay nada que no suene convincente, sin nada que los prepare para el estruendo metálico que dejan los escudos espartanos cuando los invocas. Las batallas con los Dioses no tienen igual en materia auditiva, haya que experimentarlo, ni la pista Dolby Digital compatible le hace honores a la pista sin compresión, no hay comparación. Esto sólo es posible en el PS3 porque el Blu-ray tiene capacidad para eso, de hecho GoW 3 ocupa 35GB entre las dos láminas del BD. La actuación vocal es excelente, de altura Hollywood con T.C. Carson haciendo su acostumbrado papel de Kratos, acompañado por luminarias de la talla del locuaz Malcolm MacDowell (quien también actuó en Fallout 3) y el genial Rip Torn (quien hiciera la voz de Zeus en el film Hércules de Disney, vaya coincidencia), sin dejar atrás la narración de Linda Hunt, todos de antología. La música orquestal es heroica y acorde a la grandeza de las imágenes, con instrumentos reales con mucho vigor y drama.

Puntos negativos fuera de la cámara fija están unos innecesarios challanges dejados como extras para rellenar el vacío de su falta de multiplayer, son tan desbalanceados en diseño y dificultad que mejor hubiera sido no colocar nada (parecen desechos de diseños de gameplay, unos demasiado fáciles y otros inmamables, no divierten). Al culminar el juego puedes acceder a documentales extensos que hacen seguimiento de la producción hasta el más mínimo detalle, donde hay un cameo de la leyenda del Comic Stan Lee visitando la producción en los estudios, no tiene precio.

De cierre, God of War III es una experiencia única y sólo posible en el PS3. Aquellos que dicen que el mediocre Dante's Inferno copia a fidelidad el gameplay de GoW 3 necesitan dos cosas, una, mamarse un chaparro en modo escarpandola (meterse el pipe hasta las bolas), la otra es un masaje craneal con mi bate de aluminio y seguro le cambiará la perspectiva de la estupidez. No encontrarás un título que ofrezca una experiencia molar e integral de gameplay, trama, diseño y presentación salvo dentro de la propia librería del PS3 y aún se quedan cortos con esta nueva marca que deja la casa Santa Monica Studios. De obligatoria presencia en tu colección.

Jugabilidad: Sir William McKay (★★★★★★)
Tema: McKay (★★★★☆)
Presentación: Sir William McKay (★★★★★★)
Multi: N/A (☆☆☆☆☆)

¿60$? ¡Compra este juego o muérete! This is Spartaaaaaaa!

[PS3: 2010. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 1080i/720p. Sonido: Uncompressed PCM 7.1 (48kHz/24bit) & Dolby Digital/DTS 5.1, Jugadores: 1 (Online: N/A); Disco: 5MB, Dual-Shock Compatible, ESRB Rating: M]

______________
Barthos Olympus

[*] Antes "Cadenas de Atenas" como se les llamó en God of War II y previamente "Cadenas del Caos" en God of War, ahora reciben el nombre "Chains of Exile" renovadas por completo para esta entrega.

El agradecimiento infinito va al fiel ruraltejano Luis Carlos quien nos consiguió una copia del juego en los días de su lanzamiento donde se hacía imposible localizar una por lo caro y lo agotado.

Template Design by Rural Tex