<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

Misma Ciudad - Sexo = Cuaimas



Cuando hace exactamente un año reseñamos en este colosal desperdicio de banda ancha la adaptación para cine de la serie Sex And The City, apelamos a la primera parte del título -que ahora repetimos- para mencionar que todo el producto final era más un comercial que un film. Más todavía considerando que nos extrañaba el hecho de que, por ser cine, habría más libertad en cuanto a reflejar el sexo en la pantalla grande. Irónicamente, el programa de televisión era –y es– más audaz, atrevido y franco que su equivalente en 35 mm, con la amenaza en el horizonte de una segunda película... Pero antes de que esto suceda y en el marco del recién iniciado Festival Independiente de Cine Norteamericano, por invitación fuimos a ver The Women.

Basado en la obra de teatro del mismo título de la época de la Gran Depresión que se adaptó para cine en 1939 con Rosalind Russell, Norma Shearer, Paulette Goddard, Joan Fontaine y la máxima bruja de todos los tiempos, Joan Crawford, en los estelares bajo la dirección de George Cukor, esta versión moderna es adaptada al nuevo siglo y dirigida por Diane English, responsable por crear la serie de televisión Murphy Brown. Por lógica, la realidad femenina de los 1930 es diferente a la de este siglo; en la actualidad hay más mujeres exitosas en cualquier área, sea comandando una empresa de publicaciones, de moda, de cosméticos e incluso su propia vida sexual, a fin de cuentas a estas alturas ya las lesbianas no escandalizan a nadie. Pero algo es inalterable al paso de la historia: han sido, son y seguirán siendo Cuaimas.

Es precisamente este enfoque el que hace a este film tan débil en cuanto a dirección. Es nuestro parecer que Diane English debería de haber visto episodios viejos de su excelente programa antes de lanzarse a fotocopiar este material del pasado. El problema radica en que The Women, al igual que su equivalente de Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis y Cynthia Nixon, se ve más como un intento por hacer una comedia ligera de circunstancias que falla por no tener vena humorística. Viéndose más como un chick film lleno de patrocinantes de lujo y uno más bastardo: La Paloma (traducción: Dove) que como una película seria. Consejo a Diane English para la próxima: ver también todas los films de Woody Allen para que aprenda cómo es que hace buena comedia de situaciones.



En consonancia con lo mencionado, el guión es tan plano y estéril que apela a salidas fáciles para mostrar los cambios de personalidad de los personajes. Si tan sólo con un tratamiento capilar y un cambio de guardarropa se aumenta la autoestima en una persona, los consejeros y libros de autoayuda tendrán sus días contados y estarán al borde de la bancarrota. De igual modo, el trabajo fotográfico es técnicamente limpio y admirable como lo sería el ver anuncios de cosméticos en revistas o en vallas publicitarias; es decir, el modelo se ve bien, pero la realidad es que genera un canon inalcanzable de belleza, incitando a toda clase de torturas y desórdenes alimenticios en aras de un ideal fatuo. La edición no pinta nada en este film, excepto por destacar acercamientos de los rostros de las actrices en escenas de diálogos; se podría filmar grandes tomas y planos y no haría falta cortar y pegar. Y lo musical es tan elemental como poner música en un desfile de modas o en una fiesta, cualquiera puede hacerlo.

Y llegamos a otro de los problemas: el desperdicio de talento actoral. Si bien Annette Bening a sus años se ve tan buena que produce envidias en nosotros para con su esposo Warren Beatty –el gran antecesor de George Clooney en eso de perseguir piernas con faldas–, y que Meg Ryan se ve descuidada pero bien dentro de lo que cabe, que Jada Pinkett Smith sea enana con curvas peligrosas, que Eva Mendes esté miamorrr de plancharle el flux todos los días, que Debra Messing se siga viendo bien con todo y lo fiel a su cabello rojo, que Carrie Fisher siga sobreviviendo a los excesos del kilometraje hollywoodense, y que Candice Bergen envejezca con gracia (algo en que no estamos de acuerdo con ella), es asombroso que hayamos hablado de atributos físicos más que de los papeles que ellas acometen para que se hagan una idea de lo deficiente del guión. Pero además el desperdicio mencionado viene por la subutilización de tres actrices que en el poco tiempo que están en pantalla se roban toda la película: Ana Gasteyer, Cloris Leachman y Bette Midler; la primera al decir la mejor línea de diálogo de la producción, la segunda porque es toda una dama de la actuación que hasta lo hace bien así recite las páginas amarillas y la tercera porque su sola presencia produce risa automática.

Al terminar de ver The Women, un hecho nos llamó la atención, y fue que en toda la película no apareció ni un solo hombre, ni siquiera de extra en la calle. Y claro, automático que saliendo de la sala y en el acto yendo a ver cualquier film de bombas, explosiones, terroristas, balas, armas, coñazos y patadas; mínimo cualquier episodio de 24, máximo un film protagonizado por mujeres que no es un chick film: Kill Bill de Quentin Tarantino. Recomendación ruraltejana estrictamente para fashionistas y diseñadores de coletos, no para Tipos Serios.

Film: Mancao (★★☆☆☆)

___________
Spaceman Bill Spiff

Etiquetas: ,

0 COMENTARIOS

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido escrito o gráfico cuya autoría intelectual no sea nuestra será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Computer Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ no se hace responsable por las ideas y opiniones expresadas en los comentarios emitidos por los lectores, bien sea por su grado de estupidez, ignorancia o mal gusto. De igual manera los editores de Rural Tex™ asumen la responsabilidad de sus opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Sin excepción no publicamos comentarios anónimos. Los comentarios se publican tal como vienen, sin censura, sin correcciones y sin edición, así que cuiden su ortografía mequetrefes. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos o comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que más arrechera nos dé o nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos y comentarios de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos o comentarios, es decir, te callas. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados son de los bajos fondos, no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex