<body>

Rural Tex es un estúpido portal web de reseñas y noticias sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

La Espiral Descendente de una Relación



Así como las cosas materiales llegan a un punto en que agotan su vida útil al no dar más de sí, lo mismo pasa con las relaciones de pareja. Podrían llenarse páginas de relatos sobre el final de la unión entre un hombre y una mujer, así como líneas de pentagramas o película revelada. La diferencia está cuando se es testigo de esta situación. Es esta la sensación que busca Sam Mendes en su más reciente film, Revolutionary Road.

Basada en la novela del título homónimo de Richard Yates publicada en 1961 y en la misma tradición de novelas como The Man In The Gray Flannel Suit que buscaban desmitificar el ideario del sueño americano de la postguerra, se tiene en el film a Frank y April Wheeler, dos seres que al principio poseen aspiraciones, sueños de grandeza y libertad como individuos y como pareja, y que debido a la presión social del momento en que se ambienta el relato (mediados de los 50) son arrastrados a vivir una existencia en donde si al principio existió el amor, por el mismo factor de la convención terminan siendo poco más que seres disconformes, frustrados y con un profundo desencanto por la vida, en clara demostración de lo errado que es el concepto de la felicidad simbolizado en el matrimonio, hijos, casa en los suburbios, trabajo estable, oficio del hogar, y todo aquel ideario de la llamada felicidad de mitad del siglo XX. En fin, "El Sueño Americano".



En el caso de Sam Mendes no es la primera vez que abarca el tema del matrimonio y sus bemoles; ya su gran debut mundial que fue en el 2000 American Beauty era una muestra perfecta de la unión familiar y matrimonial venida a menos. La diferencia está en que la relación de Kevin Spacey y Annette Benning estaba plagada de humor negro y sátira realista; en esta oportunidad se decide por el drama en su mejor expresión. El tempo que le imprime al film es tan lapidario como el deterioro de la relación de los protagonistas, que hay pasajes en la película en que no hay música, solo dialogo, escenario y sonidos del ambiente; agregar música sería disminuir el entorno de infelicidad rutinaria de los protagonistas. Y en ese aspecto, Mendes consigue una narración fluida y natural que raya en lo profesional, con ligeros flashbacks para hacer que el espectador entienda como pasar de la felicidad al hastío y la triste banalidad.

Además de lo anterior, es destacable el cuido en el detalle que le imprime la dirección artística al recrear con precisión el ambiente suburbano de la Norteamérica previa a los convulsionados años 60. Y junto con ello, la edición mantiene –salvo en los momentos necesarios en ir hacia atrás– una linealidad indispensable para entender el final de la relación entre Frank y April. Del mismo modo, el guión sigue de cerca el tono pesimista y desesperanzado del libro, no como una moraleja, sino como una lección de cómo llevar adelante una unión de personas. La fotografía complementa a lo que la dirección artística alcanza, al lograr transmitir en la pantalla ese aspecto tipo anuncio publicitario de la época en que la felicidad es un bien consumible y sea sólo de afiche. La música se hace otra protagonista -cuando es necesario- para reflejar el estado de ánimo de los protagonistas, silenciándose cuando el ritmo del film lo necesita.



Esta película viene a ser la primera colaboración en 11 años desde la taquillera Titanic de Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. Si en la superproducción de James Cameron era un amor joven destinado a no tener un final feliz, en esta ocasión sucede lo mismo, salvo que el amor lo llena todo al comienzo. DiCaprio hace aquí uno de sus mejores papeles como adulto en la figura de Frank Wheeler, un hombre con aspiraciones de grandeza y sueños que se ven frustrados por la necesidad y la norma de conducta del período, todo un rol para destacarse. Pero además, Kate Winslet es todo un portento de actuación al lograr hacer de su personaje de April Wheeler alguien similar a Frank, pero con más visión y más agallas, mismas que son extirpadas en medio de una vida estupidizante y patética.

Kathy Bates y Michael Easton hacen del matrimonio Givings el equivalente cinematográfico de los Mertz del clásico show de televisión de esa era, I Love Lucy, aunque sin el componente de farsa de Vivian Vance y William Frawley, sino como el epítome de los vecinos amistosos que esconden un secreto familiar. Michael Shannon en su papel de John Givings, hijo del matrimonio, viene a ser una suerte de válvula de escape para los Wheeler al ser el que logre ventilar los desencantos y frustraciones que llevan ambos. Kathryn Hahn y David Harbour hacen los roles de Milly y Shep, el matrimonio vecino y amigo de los protagonistas que simbolizan aquello que estos no quieren llegar a ser, pero que indefectiblemente terminan allí.

Revolutionary Road viene a ser un film duro; no difícil de ver, pero si deja un mal sabor en cuanto a observar como dos vidas se pierden en medio del hastío y la frustración. En cierto modo viene a ser una lección para no aceptar la convención y no dejar de lado la ambición y la felicidad, más aun si es compartida. Altamente recomendable.

Film: Willy McKay (★★★★★)

___________
Spaceman Spiff

"Love & Marriage, Love & Marriage, go together like a horse in carrige..." [nota del Ed. en Jefe S. B.]

Etiquetas: ,

LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido –escrito o gráfico– cuya autoría intelectual no sea nuestra, será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente le corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Interactive Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ asume la responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos con comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos con comentarios. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex