<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

My Guavaberry Nights



En los viejos tiempos del sistema de estudios hollywoodense era habitual encontrar directores de cine provenientes de otras latitudes, tales eran los casos de Billy Wilder o Fritz Lang, quienes escaparon de ser perseguidos por su condición de judíos en la Alemania nazi, hasta monstruos como Erich von Stroheim o Alfred Hitchcock que llegaban a California atraídos por la infraestructura de los estudios. Y si bien en la Meca del Cine lograron la consagración y la inmortalidad, muchas veces el precio a pagar era una cierta opresión por parte de los productores (el caso de David O. Selznick con Hitch), o que sus propuestas, en algunos casos vanguardistas, chocaran de frente contra la maquinaria de los estudios, cuando no era la censura pacata que imponía el Código Hayes.

Estas fueron algunas de las razones por las que en décadas posteriores muchos directores extranjeros se negaron de plano a aceptar ofertas de Estados Unidos, o si lo hacían se enfrentaban a las iras de los círculos de críticos. Mencionar Hollywood era el equivalente al infierno para titanes como Ingmar Bergman, Federico Fellini, y en fecha reciente, Pedro Almodóvar. Y si bien la fama –y eventualmente el terror y la caída– le llegó a Roman Polanski al mudarse a Los Ángeles, no fue lo mismo con Michelangelo Antonioni quien salió con las tablas en la cabeza al hacer Zabriskie Point. Desde ese entonces los círculos artísticos y de ensayo ven con terror cuando algún director consentido de las elites acepta trabajar para el mercado americano. Algo de ello ha habido con Wong Kar Wai en su reciente producción, My Blueberry Nights.



Básicamente el film es un road movie deconstruido; es decir, si bien hay pasajes en el mismo en que la carretera es protagonista, ésta abarca sólo un aproximado de 5 % del total de la producción, la cual se centra en el arco sentimental que envuelve a la protagonista, Elizabeth, a partir de una decepción amorosa; su amistad y eventual romance con Jimmy, propietario de una pastelería; así como los destinos y desatinos a donde ella llega y los personajes que encuentra, conformados por un policía negado a dejar el alcohol y el abandono que le aplicó su esposa; misma que por más que intenta con cualquier hombre no se siente en el fondo feliz, y una apostadora que vive con la esperanza de ganar el premio gordo para siempre perder tanto en el juego como en las relaciones. Todo ello en una búsqueda del ser para cerrar el círculo y volver al principio.

Lo que en filmes como Happy Together, In The Mood For Love y 2046 era novedoso, diferente y sugerente, títulos que le valieron el reconocimiento mundial, en My Blueberry Nights se mantiene, aunque con un dejo de repetición. En su intento por reforzar las emociones de los personajes (Wong Kar Wai dirige y también escribe el guión en conjunto con Lawrence Block) termina por excederse en el uso de la ralentización y la hiperfragmentación a la manera de los video clips de U2 del año 1987, a saber, With Or Without You. Y no es que esto sea malo, pero sí puede producir hastío por lo persistente del efecto. Más a favor de ello, la edición cumple con marcar el tempo de los diferentes actos, en especial mediante el uso de viñetas en fondo negro que indican el sitio y el paso del tiempo. Además la fotografía a cargo de Darius Khondji (célebre por su trabajo con David Fincher) da la sensación de ver una revista en papel glacé, salvo en los instantes de los efectos ya mencionados. Lo musical viene de la mano del veterano Ry Cooder, conocido por muchos en fecha reciente por la música del documental de Wim Wenders Buena Vista Social Club, con sus ya conocidos fraseos de guitarra a lo hawaiano, como parte de una columna sonora compuesta por Gustavo Santaolalla, Amos Lee, Otis Redding, Cassandra Wilson, Cat Power y Norah Jones. Con esta última es de destacar que la canción compuesta por ella para el film, de nombre The Story, es a nuestro criterio tan débil que no debió haber figurado en la escena clave de la película. Lo sentimos por los fans de Jones, pero el tema no nos llegó. Hubiese sido preferible usar la maravilla que compuso Cat Power, The Greatest, conocida por aquellos que hayan visto el trailer y que es con mucho, una mejor canción.



Las actuaciones son destacadas y competentes. Desde un Jude Law en equilibrio de las emociones de su personaje, pasando por un David Strathairn sobrado en su papel de policía lleno de inseguridades y miedos, una Rachel Weisz cargada de profundidad y de dramatismo y una Natalie Portman impresionante, compleja y excelente en su rol. Pero no podemos decir lo mismo del protagónico. Podemos asegurar que Wong Kar Wai colocó a Norah Jones en el papel principal sólo porque le gusta su música, más no por su talento como actriz. Además de no saber transmitir con la expresión, también sentimos que sus diálogos son más recitados que sentidos; esto para no mencionar el hecho de que desaparece cuando comparte escena con sus coestrellas, en especial con Rachel Weisz y con Natalie Portman, quienes dominan la cámara y la película al aparecer en pantalla; tal vez el protagónico en manos de ellas hubiese sido de antología, con lo cual Jones integra la larga lista de cantantes que se meten a actriz (recordar a Mariah Carey o a Britney Spears), con la excepción magistral de Björk en Dancer In The Dark de Lars von Trier, que de tan bien que lo hizo que no quiso seguir actuando.

My Blueberry Nights es un film bien hecho, bien presentado, pero que de haberse considerado lo que se mencionó antes, pudiese haber sido un trabajo memorable. En esta oportunidad, Wong Kar Wai hizo bien en ir a Hollywood, pero aquí sí hubiese valido la pena experimentar con algo nuevo en vez de aplicar lo ya usado. Un poco de control del estudio no le habría caído mal a final de cuentas. En suma, es un film aceptable, no indispensable.

Film: Pasta (★★★☆☆)

___________
Spaceman Spiff

Etiquetas: ,

0 COMENTARIOS

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido escrito o gráfico cuya autoría intelectual no sea nuestra será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Computer Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ no se hace responsable por las ideas y opiniones expresadas en los comentarios emitidos por los lectores, bien sea por su grado de estupidez, ignorancia o mal gusto. De igual manera los editores de Rural Tex™ asumen la responsabilidad de sus opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Sin excepción no publicamos comentarios anónimos. Los comentarios se publican tal como vienen, sin censura, sin correcciones y sin edición, así que cuiden su ortografía mequetrefes. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos o comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que más arrechera nos dé o nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos y comentarios de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos o comentarios, es decir, te callas. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados son de los bajos fondos, no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex