Rural Tex es un estúpido portal web de noticias y reseñas sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

RESEÑAS

Todas las reseñas de videojuegos y cine se encuentran en nuestra base de datos alfabetizada. Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que se revisa es estrictamente legal y original.

Importante: Información Legal.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del 1 al 5. Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One.
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero…
  • Pasta: Ta' Bien… Ta' Bien…
  • Mancao: Coleto impresentable.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porquería! ¡Un CULAZO!
La Otra Dimensión - Reseña: MLB The Show 22

"El Bigotón" rompe la marca de Ripken*

MLB The Show 22 cover
Othani
MLB The Show 22
PlayStation 5 PlayStation 4 Switch Video Reseña

Llevo tiempo demorándome mucho en hacer mi reseña de MLB The Show y no es por falta de ganas o alguna excusa burda, es que de hace unos cuatro años para acá, los cambios en el juego y la introducción de innovaciones ha mermado en sutilezas mínimas que cuesta mucho sacarlas a relucir. Algo que no se puede descubrir jugando por un mes, siquiera en una semana.

Es que cuesta mucho progresar, innovar o mejorar sobre una base excelente que lleva ya mas de dos décadas en constante evolución. De hecho se corre el riesgo que caer dormido sobre los laureles, siendo que no hay franquicia competidora de otro estudio desde casi una década. Pero Sony San Diego ha jurado que no van a caer en eso, por más que les cuesta crear nuevas formas de seducirnos a gastar 60$ cada año (70$ en PS5), por más que amemos este deporte, cada año cuesta justificar un nuevo The Show sobre el anterior. Así que lejos de caer en el letargo conformista de FIFA, generando un producto mediocre, cada entrega hace lo imposible por presentarse como merecedora de nuestra atención y nuestro dinero. El dilema por siempre de todos los videojuegos de deportes.

Esta reseña va a venir con una serie de confesiones de mi parte como jugador de esta franquicia desde MLB '98 en el primer PlayStation, donde inició lo que hoy llamamos The Show (cambio a partir de 2006 cuando los Estudios 989 pasaron a formar parte de PlayStation y se rebautizaron a San Diego Studios). También que MLB The Show 22 la tuvo algo fácil viniendo de suceder a una de las peores entregas, la del año pasado, que siempre sucede con la transición de una generación de consolas a otra.** Sin embargo siempre hay detalles por pulir y calibrar, esos son los que cuesta descubrir, más de lo que a San Diego les cuesta mercadear por ser poco sensacionales.

No siempre podemos esperar que cada año el juego traiga cambios revolucionarios a nivel de gameplay, funciones y gráficos. En especial que el gameplay está casi cerca de la perfecta simulación. Los gráficos –aunque aún a la espera de su Next-Gen makeover que no ha sucedido– siguen a un nivel muy realista y, en funciones, ya no veo qué otra ridiculez se les ocurrirá para darnos otra manera de abordar el juego. Desde Franchise, Diamond Dynasty, Road to the Show y el más nuevo, March to October, sólo restan modos ridículos como el retro mode para darle una variante fresca al juego. ¿Qué trajo MLB The Show 22? ¿Vale la pena pagar 70$ por la versión de PS5 si aún se ve igual que la de PS4?

Siendo la segunda entrega desde que debutó el PlayStation 5, decepciona que aún no hay un cambio en la presentación visual y persiste el uso del motor gráfico de la generación pasada. Es decir, aún se ve igual que el PS4 salvo ligeras mejoras que benefician a la nueva consola, pero son esas que casi nadie nota, salvo quienes conocen y disciernen en estas nimiedades gráficas (nosotros los ultra tech nerds que venimos usando GPUs desde la Voodoo de 3Dfx y la Riva TNT de nVIDIA). Lo malo es que la mayoría no notará un carajo de diferencia en lo superficial entre ambas versiones. En el pasado el salto ocurría en esta segunda entrega que se distanciaba años luz de Last-Gen.

Pero las sutilezas no terminan con el anti-aliasing en las sombras, resolución nativa a 4K (contra la checkerboarding del PS4 Pro mode que al final se ve igual), algunos pajaritos volando, y… más nada porque los modelos y texturas son idénticos en cada versión. Al menos hay tiempos de carga reducidos en el PS5. Lo demás está en el pulido y calibrado del gameplay que viene en constantes ajustes desde The Show 17, cuando al fin el bate pasó a ser cilíndrico para la física del juego (no en lo visual, siempre lució como un objeto curvo, pero para el código era una tabla plana). Esperamos que algún día introduzcan Ray-Tracing, Dynamic Global Illumination con mejores modelos y texturas.

Sí hay ajustes en la física de la pelota, no que lo necesitara, pero son bienvenidos. Aún sigo viendo jugadas y situaciones nuevas –como únicas– gracias a lo impredecible que es el Béisbol; y cuando la simulación es llevada casi 1:1 en física, entonces se repican en el juego virtual todas esas probabilidades de jugadas impredecibles. Ahora que añadieron dos nuevas dificultadas por debajo de la más fácil, creo que afectaron la escala original. Si 'Beginners', que era la de principiantes era absurdamente fácil, por debajo de Rookie, las dos nuevas deben ser para retrasados mentales y Zeitan (¡desde que no nombraba al orangután guayanés! Necesitamos un nuevo amigo especial ¿Reindertot, anyone?).

Quizás por eso este año Mervin y yo notamos que las dificultades más altas, donde estuvimos acostumbrados en relativa comodidad, nos parecieron inmamablemente duras, en especial en el bateo que se volvió imposible. Tanto así que acordamos tomarnos un té de humildad y "bajarle dos" por más que nuestro orgullo se opuso. A pesar de todo, dejé la dificultad de pitcheo en el máximo porque es el reto que más me gusta enfrentar, a costa que ahora hasta el más bate quebrado de la liga me batea y todas las alineaciones me hacen contacto a todo, ¡TODO! Ahora estoy en All-Star en bateo –y Mervin también– pero no le digan a nadie ¿OK? Para lo demás sigue el modo de dificultad dinámica.

Que si trajo algo nuevo que se pueda aprovechar, sí. A diferencia del año pasado que copiaron el modo de pitcheo del fallecido MLB 2K, que es una mierda de mecánica, no conozco a nadie que la haya adoptado sobre la que venían usando (Classic Meter o Pure Analog ¿qué pasó con Pulse Pitching?). Este año añadieron PCI Anchor: unos puntos de anclaje, nueve, uno sobre cada cuadro de la grilla de la zona de bateo, con el objetivo de anclar la mira de batear (PCI) a uno de los puntos fijando el área específica de la zona de strike por donde vas a hacer swing. No quiere decir que se queda fija, sino que crea un nuevo punto –o centro– de anclaje del thumbstick L3 en lugar del centro original (ver arriba o en el video), ya que puedes mover "la mira" como de costumbre.

Esto ayuda mucho si quieres esperar un pitcheo en un punto específico en especial si el lanzador tiende a lanzar mucho por esa vía o te cuesta mucho esa zona. Muy útil, pero tengan en cuenta que sólo funciona si usan los modos de bateo Zone Classic o Zone Analog, no funciona en Directional que es para cuquitas ¡cof! Mervin. El tiempo y el PCI Vision que afectan el contacto con la bola permanecen igual. Puedes cambiar el punto de anclaje con poner el PCI sobre el cuadrito de la grilla que quieras y fijarlo presionando [L3]. Sólo lo puedes hacer antes del lanzamiento, no durante; tampoco tendrías tiempo sabiendo que en dificultades altas la velocidad es 1:1 a la vida real (100mph!? Fuck!).

Quiero confesar algo y sacarme un peso de encima. Estoy harto de revisar los modos de juego que rara o nunca uso sólo por la reseña. Sé que es algo ético, pero cada año consigo que es la misma mierda y pocas veces encuentro motivaciones para usarlas a mi placer. Me refiero a casi cualquier modo que no sea la estricta simulación de toda la temporada en tiempo real, es decir, Franchise Mode. Esa es la que uso, la que me interesa, y la que juego. No juego online que es el modo Diamond Dynasty, que poco a poco lo han convertido en un modo que persigue un sólo motivo: sacarte dinero con micro transacciones mediante la compra de stubs para paquetes de barajitas virtuales.

No reniego que hay quienes disfrutan de este modo, sin embargo el gameplay online siempre ha tenido su dósis de lag y no importa cuantos años han pasado desde su introducción, jugar así no es igual a jugar offline. Ni bajo las mejores condiciones de conexión. Aún así este modo se puede jugar offline con la serie de formatos disponibles (Conquest, Moments, Battle Royale, etc). Donde el objetivo es armar tu equipo de fantasía mediante las barajitas que obtienes al azar o compras en el mercado. Esta es la principal fuente de ingreso de MLB The Show y mucha gente gasta en stubs más de lo que el juego cuesta. Una vez sale el nuevo juego, se pierde todo. ¿Qué sentido tiene?

No quiero jugar Diamond Dynasty ni sus "momentos", o sus "retos" que solamente están para perseguir barajitas con un grinding infinito. No es mi idea de jugar beisbol en videojuegos, que, desde los tiempos inmemoriales de mis comienzos en este hobby (ATARI), siempre he perseguido un único propósito: simular este deporte lo mas cercano a la vida real, y sólo el modo Franchise me permite hacerlo. Así que, a menos que un amigo me visite (o viceversa) y juguemos un amistoso de exhibición en la misma consola, sólo quiero jugar franquicia el 99% de las veces que pongo el juego, punto. El otro 1% se lo dedico a Road to the Show, el modo RPG que simula la carrera de un pelotero ficticio. Es bueno, pero me molesta que cada año lo cambian de forma radical, que éste año no puedo usar la carrera del pelotero que venía desarrollando en la entrega anterior. Esto me enfurece y desmotiva a empezar de nuevo. Por eso este año dije "fuck you RttS!"

De resto no me interesa Home Run Derby (a menos que me toque dentro de la temporada de franquicia), ni March to October que es una versión superficial y rápida de jugar una temporada en quizás un mes o menos (la de franquicia se juegan los 162 juegos completo en tiempo real + los de post temporada, que te puede tomar meses así juegues dos o tres partidos diarios en formato fast play). Cada quien juega el modo que le plazca, pero por hacer la reseña este año me niego a ver que pendejada minúscula nueva hay en DD y RttS proque no tengo ni puta gana de tocarlos este año. Si no son más de lo mismo, los cambios son Meh. Así ha sido durante los últimos 5 años y no veo que cambie, menos con la flojera que San Diego tiene de actualizar el juego a Next Gen. Ah, hay una nueva función de 3-way co-op que ni me molesté en probar porque no conseguí con quien (ni quiero).

Lo que sí merece la pena mencionar, y es un cambio radical este año, fue el cambio de narradores y comentaristas, terminando con 16 años seguidos de Matt Vasgersian como el locutor insigne de la franquicia. Me da un dolor porque era fan de Vasgersian a pesar que muchos fans del juego pedían cambio y porque sus comentarios estaban más que obsoletos con la forma de narrar usando el A.I., una queja que vengo denunciado por años. Vasgersian compartió con comentaristas que iban cambiando como Rex Hudler, Dan Plesac, Harold Reynolds, Steve Lyons, Mark 'D-Ro' DeRosa, Dave 'Soup' Campbell y Eric Carros; el problema es que siempre se sentían aislados como en cabinas separadas. Lograr una conversación con el locutor principal donde los comentaristas rotan cada dos a tres años resulta imposible.

Hacía falta grabar todo de cero o empezar con dos o tres nuevas voces. Lo último fue lo que hicieron y a partir de este año debutan "Boog & Singy", Jon Sciambi y Chris Singleton de ESPN. No suenan mal y debo admitir que el nuevo A.I. al fin logra que los dos conversen en armoniosa naturalidad modernizando la narración (como era en MLB 2K); pero como están empezando, no grabaron muchas líneas y la repetición de comentarios básicos raya en la demencia de lo frecuente que las repiten. La otra es que Boog narra con demasiado entusiasmo –a veces muy intenso– para situaciones mundanas que no lo ameritan… tigre, vamos a calmarnos. Extraño a Vasgersian y a su "Santa María!" cuando hay una jugada o situación fenomenal. Gracias por 16 años mi pana.

©2022 San Diego Studio - Sony Interactive Entertainment

MLB The Show 22 sigue sin dar el paso firme a Next-Gen, al menos en lo gráfico, pero por debajo viene con un motor más pulido que nunca que refina las mecánicas cada vez un paso más cerca de la perfección absoluta o la simulación 1:1 del deporte real. PCI Anchor es suficiente innovación para mantenerme contento a pesar que casi todo matriculó para otro año sin justificarse con algo novedoso. Nuevos comentaristas dan una esperanza para construir un nuevo A.I. de locutores que conversan y dan la impresión que son personas reales interactuando, pero faltan años para construir sobre la base que fundan hoy.

Probé la versión del Switch (que debuta este año) y debo decirles que se ve inferior a la versión del PlayStation Vita de hace una década. Es un "pero es nada". Corre como el culo a 720p/30fps y con constantes caídas de frame rate que lo hacen casi injugable.

BIEN:
● Mecánicas de juego refinadas y pulidas.
● PCI-Anchor afila y asiste en el bateo.
● Nuevos narradores y comentaristas.
MAL:
● Gráficos aún son de Last-Gen (pero 4K/60 en PS5).
● Nada nuevo en RttS y Diamond Dynasty.
● Comentaristas muy repetitivos.
¿70/60$?: Recomendable (PS5/PS4) sólo a los adeptos y adictos acérrimos que juegan esta vaina todos los días –como Mervin y yo– Los casuales pueden esperar un año más con su copia vieja o comprarlo a mitad de precio este mes luego del All-Star Game, fecha tradicional cuando el juego baja de precio. Versión de Switch, abstenerse.
PS5 PS4 | 2022. 1-Disco (Blu-ray) o Digital. Zona ALL. Video: 4K/60fps (PS5) – 1080p/60fps (PS4). Sonido: Dolby Digital 5.1, Jugadores: 1-3 (Online: 2-4); Disco Duro: 60GB, DualShock 4/DualSense & Wireless Headset Compatible. Microtransactions. Trophies. ESRB Rating: E

______________
Bart

[*] Para entender el título deben conocer un chiste interno dentro de mi grupo de amigos que juega The Show. En especial Mervin y yo que le llevamos un seguimiento a la carrera virtual el "El Bigotón". Quien no es más que un umpire ficticio dentro del juego que llevamos más de 17 temporadas o años viéndolo en el juego. Han cambiado los modelos de los umpires, pero el de El Bigotón persiste. El chiste se debe a que antes que hubiese una variedad de personas distintas para los umpires –durante el PS2/PS3– y por las limitaciones de aquellas consolas, el juego sólo tenía dos umpires diferentes, uno de raza negra y el otro un viejo canoso con un bigote de brocha grande. A ellos los apodamos con cariño "El Negro y El Bigotón". Al "negro" hace años que lo eliminaron cuando añadieron una mayor variedad de jueces con personalidades diferentes dentro del juego, diversificando la presentación. Pero El Bigotón (quien ahora tiene nombre y apellido), todavía está en el juego, idéntico, sólo que con mejores gráficos. Él se convirtió en un meme interno, porque jugadores van y vienen, pero El Bigotón persiste cada año. Si conocen el record de la leyenda Cal Ripken Jr. "The Iron Man", Short Stop (SS) de los Orioles de Baltimore, sabrán entonces que es el pelotero de las mayores que consecutivamente jugó la mayor cantidad de partidos ininterrumpidos sin lesiones: 2,632 (de ahí su apodo de El Hombre de Hierro). El Bigotón ya lo superó en The Show. (véanlo al final del video) ¡Larga vida al Bigotón!

[**] MLB The Show 2007 y 2014 fueron particularmente terribles por ser entregas apuradas en medio del salto del PS2 al PS3 y del PS3 al PS4 respectivamente. Incompletas, recortadas en funciones y con muchos defectos. MLB The Show 21 no escapó a esta tradición, trayendo nada nuevo de importancia cuya versión de PS5 era indistinguible de la versión de PS4, aún así a Sony no le dio vergüenza de cobrar 10$ más sólo porque lleva la etiqueta "PS5" (qué bueno que compré la de PS4 en parte porque aún no había encontrado un PS5 durante el primer año de la nueva consola).

P.D. Rural Tex no habría podido contar este año con una copia –día 1– de MLB The Show –que no nos hemos perdido de una sola desde que existe esta publicación– de no ser por la generosa cortesía de parte de los fieles ruraltejanos Mervin Pardo y Rafael "Ray" Carmona. Gracias mequetrefes, sin ustedes esta reseña no habría sido posible dadas las difíciles circunstancias que atravesamos.

Nota: El "Niño Guante" que este año que engalana la portada es el sensacional fenómeno japonés Shohei Ohtani –de Los Angelinos de Anaheim– quien está revolucionando la Major League Baseball al ser un jugador de posición (jardinero), y pitcher abridor, sobresaliendo en ambas disciplinas como lanzador de precisión y bateador de poder. Además que apenas tiene 22 años.

Fuck the Houston Ass-tros!

Template Design by Rural Tex