Rural Tex es un estúpido portal web de noticias y reseñas sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

RESEÑAS

Todas las reseñas de videojuegos y cine se encuentran en nuestra base de datos alfabetizada. Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que se revisa es estrictamente legal y original.

Importante: Información Legal.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del 1 al 5. Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One.
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero…
  • Pasta: Ta' Bien… Ta' Bien…
  • Mancao: Coleto impresentable.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porquería! ¡Un CULAZO!
La Otra Dimensión - Reseña: Wreckfest

Demolition Derby Madness

Wreckfest Cover
Wreckfest
Switch PlayStation 4 PC

Wreckfest salió hace tres años en consolas y Stream, dejando la versión de Switch para luego en función de optimizarlo en el handheld híbrido de Nintendo.

La espera terminó y los resultados son sorprendentes con muy pocas decepciones. En resumen para adelantarnos, si quieren un divertidísimo juego online y offline de carreras destructivas de vehículos con sólido desempeño en tu Switch, no hay mejor opción que Wreckfest.

Este es un juego de carreras informales de destrucción y choques de chatarras, no es un motorsport como Motorstorm, así que si buscan algo con alguna disciplina deportiva como motorsport, rally, fórmula o piques, Wreckfest no es el indicado. Sin embargo ruego que lo prueben independiente de la consola que tengan. Su desarrollo tuvo demoras y tribulaciones por una campaña fallida en KickStarter (cuando todavía se llamaba Next Car Game) y un posterior Steam Early Access que se hizo infinita, llegando por fin en a 2019 consolas luego de numerosos retrasos.

Wreckfest es un juego de conducción centrado en el caos destructivo en base al modelo clásico de Destruction Derby. A pesar que Wreckfest no posee disciplinas profesionales en su temática, hay un montón de carreras y categorías por circuitos que, entre modos variable de juegos, brindan una soberbia variedad de estilos y competencias que se pueden abordar offline con bots u online contra humanos (mediante la cuenta de suscripción anual Nintendo Switch Online). Desde que salió quise probarlo, pero no me atreví por diversos motivos inexcusables, qué error.

A esto hay que añadirle un toque de locura, con pruebas especiales que rompen la monotonía de los vehículos tradicionales y que, en nuestra opinión, le sienta genial a la experiencia. Wreckfest combina muy bien los diferentes tipos de pruebas. En general, vamos a encontrar pruebas de Destruction Derby, en las que tenemos que destruir una serie de rivales; carreras tradicionales en las que hay que llegar el primero; y carreras de destrucción en pistas diseñadas para propiciar los accidentes, con cruces en los que es casi inevitable encontrar choques, o que los choques te encuentren a ti.

Este alocado y frenético juego de carreras arcade es tan bueno que su llegada al Switch viene con un port muy completo que incluye los tres DLC y pistas nuevas. Wreckfest posee controles sólidos, que resultan muy asequibles para quien no esté acostumbrado al género, que funciona perfectamente con Pro controller/Joy-Con, pero también exigente a la hora de llevar a cabo algunas maniobras en pos de sacar el máximo rendimiento en curvas, para evitar o provocar choques. Todo en Wreckfest es una locura, desde el diseño de los vehículos, inventados, pero inspirados en modelos reales.

Se nota que hay cariño en un título. El que sea un arcade no quiere decir que hayan descuidado algunos detalles importantes que aportan una mayor variedad al gameplay. Este sistema de conducción se apoya sobre un excelente modelo de física, según el cual se distingue la superficie sobre la que pilotamos y se siente el agarre de las ruedas. Los choques a la carrocería son realmente envidiables por otros juefos. Quizás el mejor que he visto desde Burnout Paradise, sin duda alguna. El efecto es en extremo detallado e impresionante junto a su física semi-realista hasta en las barreras de cauchos.

Como dije arriba, hay carreras típicas que se rige por el órden de llegada, u otras con circuitos en forma de ocho donde los choques a toda velocidad son parte de la competencia, así como arenas donde gana el último que quede en pie dentro del divertido caos que se puede hacer con autos o carritos corta césped modificados. ¿Quieres más locura? Puedes competir con sofás sobre ruedas (que existen en la vida real). En cualquier caso, donde de verdad sobresale Wreckfest es a la hora de recrear carreras donde vale todo y los accidentes graves acaban destrozando vehículos que se desarman como LEGOs. Es impresionante ver lo bien que responden los autos a los impactos, cómo se deforman y cómo estos daños afectan a la conducción.

Por supuesto, tendremos que desbloquear o comprar nuevos vehículos, mejorar los que tenemos y adaptarlos a los diferentes desafíos. Wreckfest es diversión directa, sin más pretensiones que ponernos al volante de auténticas chatarras de cuatro ruedas y dar lo mejor de nosotros como pilotos a través de diferentes pruebas, ya sean carreras de tierra o asfalto. Lo mejor es que todo en Wreckfest es personalizable. Si bien no podremos crear nuestros propios diseños como en otros juegos, existe una gran variedad de piezas, diseños y cosméticos para mejorar el vehículo –en el caso de los dos primeros– si queremos tener opciones para ganar, o sobrevivir a la destrucción.

Nintendo Switch sigue recibiendo títulos que han llegado a las principales plataformas estos últimos años con ports más o menos afortunados tanto en su apartado técnico como en el formato elegido. Tal y como sucede en tantos otros títulos de Switch, en modo dock alcanza los 1080p, mientras que en portátil se queda en los 720p, en ambos casos anclado a 30fps pero sólidos y estables (excepto en modo repetición).

Algo que no nos sorprende y se mantiene en la línea de otros ports. Y, a pesar que se hace muy cómodo jugarlo en el modo portátil, Wreckfest sufre de varios recortes gráficos como dibujado a distancia, reducción de texturas, anti-aliasing y nivel de detalles. No obstante impresiona visualmente a pesar de su origen humilde.

Estamos sin duda ante una versión trabajada con mucho mimo para los jugadores de Nintendo do Switch y que, sin duda, podrán disfrutar de un muy buen juego de carreras casuales con alto grado de diversión. Wreckfest es posiblemente uno de los mejores y más divertidos juegos de carreras de la consola hasta ahora junto a Burnout que también tuvo un excelente y pulido port. Un port más que digno a todos los niveles, con evidentes recortes vs. sus homólogos técnicamente superiores, aunque ofreciendo una experiencia de juego móvil calcada al resto de versiones, que no es poco.

BIEN:
● Divertido arcade sim-racer.
● Mecánica destructiva detallada.
● Desempeño técnico muy optimizado.
MAL:
● Algunos recortes gráficos.
● Frame rate limitado a 30fps.
¿60$?: Nos gustan mucho los arcade racers como Wreckfest, que van al grano y ofrecen conducción sin complicaciones y diversión. Dando en el clavo en los fundamentos sin sacrificar mucho de la versión de origen.
Switch | 1-Cartucho o Digital. Zona ALL. Video: 720p/30fps. Sonido: Dolby Digital 5.1 & Stereo, Jugadores: 1 (Online: 2-12); Disco Duro: 10GB, Joy-Con & Pro Controller Compatible. DLC. ESRB Rating: T

______________
Barton

Copia de prensa proporcionada por cortesía de Terminals IO by EVOLVE y THQ Nordic.

Template Design by Rural Tex