<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

La Otra Dimensión - Reseña: Ys Origin
The Dark Tower

PS4
Vita
YsOrigin
PlayStation 4/Vita
Aunque no sea tan popular en occidente como probablemente debería, la franquicia Ys (pronunciada “is”) es icónica e histórica en su país natal de Japón. A lo largo de los años, esta saga se ha convertido en sinónimo de innovación y una referencia digna de imitar dentro del género de los action JRPG al punto que se le considera, junto a “The Legend of Heroes”, como la segunda serie más importante de la legendaria desarrolladora Nihon Falcom. Antes de ahondar en Origin, el título a reseñar, me gustaría tomarme la oportunidad y dar una pequeña lección de historia sobre Ys, dado que es el primer juego de la saga en aparecer aquí en Rural Tex.

El primer juego de la franquicia debutó en 1987 para la PC-88, una computadora personal que sólo se distribuyó en Japón, que vio el nacimiento de muchísimos géneros que hoy son legendarias, como Falcom, Enix y muchos otros. Con el nombre de "Ancient Ys Vanished Omen", ese primer título no sólo se hizo famoso por ser un horror gramatical de proporciones titánicas, sino por prácticamente inventar el género de los action-RPG como lo conocemos hoy. Al punto que ha sido referenciado, imitado y servido de inspiración para una infinidad de otros títulos a lo largo de la historia de esta industria.


Con el pasar de los años, Falcom desarrolló varias secuelas y remakes para muchísimas plataformas (aunque su enfoque principal durante los 80 y 90 era el PC) en forma de juegos que continuaban los viajes de su recurrente protagonista, el pelirrojo aventurero Adol Christin, que siempre se veía envuelto en medio de una catástrofe al llegar a algún nuevo país y debía salvar al mundo por si solo en un viaje épico. En la modernidad, Ys se ha convertido en una de las dos franquicias más importantes de Falcom, junto a The Legend of Heroes, enfocándose en gameplay rápido, caótico y de acción en lugar de las tramas profundas y sistemas de batallas por turnos de su hermano menor. Nos adelantamos al año 2006 y Falcom hace debutar “Ys Origin” (su lanzamiento original), el juego por el que estamos aquí.

Dentro del universo y lore de esta franquicia, Origin se lleva a cabo 700 años previos al primer juego, muchísimo antes que Adol emprendiera su primer viaje y aventura. Este título ahonda un poco en los orígenes de este mundo y es el primero y único de toda la saga cuyo protagonista no es el aventurero de cabello rojo. Su historia cuenta como el continente de nombre Ys es invadido por un interminable ejército de demonios de origen misterioso, que obligan a las diosas gemelas Feena y Reah a elevar una porción de tierra del continente por encima de las nubes para que sirva de refugio a los habitantes. Un tiempo después, las diosas desaparecen y un grupo de caballeros y hechiceros emprenden un viaje a una oscura torre en la superficie para buscarlas.


Ys Origin tiene tres protagonistas diferentes, cada uno con su propia campaña jugable e historia que ofrecen perspectivas y datos muy interesantes de este universo y su comienzo. Yunica es una aprendiz que se cuela entre los experimentados caballeros en la misión de buscar a las diosas, Hugo es un hechicero prodigio con una misión secreta y “The Claw” es un misterioso villano con un pasado oscuro que interviene en los objetivos del grupo. Los tres personajes ofrecen estilos de jugabilidad diferentes, Yunica usa un hacha para ataques cuerpo a cuerpo, The Claw es sumamente rápido y pelea con garras mientras que Hugo dispara energía utilizando los “Eyes of Fact”, un par de esferas mágicas que controla para que floten cerca de él.

El juego utiliza gráficos clásicos en 3D, mientras que los personajes son los excelentes sprites 2D por los que Falcom ya es famoso. Igual que en la trilogía de Trails in the Sky. Cada personaje tiene excelentes animaciones que, para mí, le dan muchísima vida y personalidad. Cosa que aprecio muchísimo porque veo más mérito en esto que en colocar a un actor de Hollywood a hacer motion capture. Visualmente, el juego mantiene su calidad en ambas versiones y expone un carisma innegable que me recuerda a mis RPG favoritos de principios de los 2000.


Siendo un action JRPG, Ys Origin obliga a Yunica y los demás a combatir en tiempo real contra numerosos y muy agresivos enemigos que constantemente los ponen en peligro y hacen que el jugador deba acostumbrarse rápido a los movimientos, stats y equipamiento de los personajes para poder avanzar entre los numerosos pisos de la altísima torre en la que están buscando a las diosas. Cada cierto tiempo habrá un gigantesco boss fight en el que el juego pasa de ser un action JRPG convencional a un Bullet-hell al más puro estilo de los shumps de Treasure donde los tres protagonistas tendrán que buscar la forma de dañar al boss mientras esquivan un sin-número de ataques al mismo tiempo. El gameplay es rápido e intenso. De lo mejor que he visto en el género.

Esta franquicia se ha vuelto icónica a nivel mundial por la calidad de su música. Aquí, al igual que en los títulos de Trails, los compositores del Falcom JDK Team la botaron del estadio y ofrecen una épica banda sonora que nos acompaña en todo momento de la aventura. Lamentablemente no ofrece actuación de voz alguna, pero a decir verdad, no fue algo que me molestara ni interrumpiera la inmersión. La narrativa se mantiene interesante con objetivos claros en todo momento sin recurrir a actuaciones de voz.


Nos llega en forma de ports para PS4 y Vita por parte de la publicadora DotEmu, quien utilizó la localización original con la que XSEED lanzó el juego en Steam en el año 2012. Ambas versiones corren súper bien y logran replicar la experiencia del original sin ningún tipo de problemas. Vale la pena destacar que la versión digital es “cross-buy”, por lo que al comprar una, automáticamente se obtiene la otra. Ys Origin ofrece mucha rejugabilidad, lo que es muy bien apreciado hoy en día en el gaming. No solo hay tres personajes diferentes con quienes explorar la oscura torre, sino que hay diferentes dificultades que probar, así como un modo extra “Time Attack” diseñado para quienes quieran un reto aún mayor, así como los speed-runners.

Es en definitiva de los mejores action-RPG que tienen el PS4 y el Vita y sirve como una introducción ideal a la franquicia para quienes no la hayan jugado aun. La saga Ys es difícil hacerle seguimiento debido a la inmensa cantidad de ports, remakes y retcons que han ocurrido desde que se creó en la segunda mitad de los 80, pero Origin es el punto de partida perfecto para luego emprender los viajes del legendario Adol Christin en los juegos posteriores. Lo recomiendo al 100%.

BIEN:
● Buenos gráficos, animaciones y sprites.
● Banda Sonora memorable.
● Excelente jugabilidad.
MAL:
● Nada.
 
 

¿20$?: Por 20$, Ys Origin es un regalo. De los mejores action-RPG de ambas plataformas. Recomendado al 100%.

PS4: 2017. Digital. Zona ALL. Video HD: 1080p/60fps. Sonido: Dolby Digital & DTS 5.1, Jugadores: 1 (Online: NA); Disco Duro: ~3GB, DualShock 4 Compatible. Trofeos. ESRB Rating: T

PlayStation

______________
Mike

Etiquetas: , , ,

Reseña: Blade Runner 2049
Like tears in the Rain



Hemos visto como los clásicos de ciencia ficción se pisotean en la pantalla grande sea en forma de remakes o secuelas forzadas –el boom favorito de la Hollywood carente de ideas– todo en aras de complacer a una agenda comercial sin fines artísticos. Convirtiendo clásicos films en franquicias respaldadas sólo por el nombre y no por el argumento que la sustente, que muchas veces no tiene dejando todo al entretenimiento burdo de seducir con efectos fastuosos y acción gratuita. Terminator, Star Wars, Alien, son apenas los ejemplos más contundentes que evidencian que estamos ante una sequía intelectual donde no hace falta confeccionar una idea nueva, ni basarse en una buena literatura desconocida, puesto que el hedonismo que vende Hollywood con sus gratificaciones instantáneas es la estrategia estandarizada cuando se agotan las opciones de super héroes de comics.

Blade Runner es un clásico de culto basado en la novela de Philip K. Dick "Do androids dream of electric sheep?", que en 1982 desafió a la taquilla al fracasar comercialmente con una adaptación fílmica que con el paso de los años se convirtió en una referencia de culto. Con un fuerte tema existencialista, Blade Runner encierra una distopia sci-fi cyberpunk noir sobre una sociedad cuyo dominio humano de la manipulación genética cuestiona la existencia de Dios al suplantar su papel creacionista. Ridley Scott titubeó con la definición final del concepto durante décadas hasta cementarla por fin en 2007 –con The Final Cut– cerrando discusiones arrastradas desde los '80 con la intención de poner un fin a la historia… o al menos eso creímos.


No era de sorprender que en estos tiempos Blade Runner fuese blanco de un remake, una secuela o algo que exprima su nombre para justificar una película que venda. Territorio peligroso, que casi garantiza un fiasco si consideramos el historial de bodrios que la industria cinematográfica acumula en el presente. Una secuela innecesaria para un film que normalmente aliena al casual que busca una película 'cotufera' que complazca emociones superficiales sin ejercitar el raciocinio para debatir o reflexionar intelectualmente. Casi etiqueté a Blade Runner 2049 desde el momento de su anuncio, aún con el nombre de Scott a cuestas (Prometheus, anyone?), como otro intento por convertir un clásico film en una franquicia mercadeable sin importar si ofende su legado.

Lo que me hizo tomar pausa fue el nombre del Denis Villeneuve en la silla del Director, en lugar de Scott quien sirve de productor en este proyecto. Villeneuve tiene tiempo dejando una impresión positiva con sus films de corte inteligente, en especial su entrada al género sci-fi el pasado año con "The Arrival" que me llenó de gusto por su aproximación antropológica a un tema que se ha tocado cientos de veces con el contacto extraterrestre. Su estilo inyectado al universo de Blade Runner se puede catalogar de elegante, sutil, delicado y muy cuidadoso, haciendo una secuela como se debe sin cometer los pecados que normalmente hacen, en donde abusan de los elementos nostálgicos para tejer su narrativa sin un ápice de originalidad, siquiera para justificarse.


Como dije, Blade Runner 2049 es la secuela innecesaria a un film que dejó muchas conjeturas y cabos sueltos hace 35 años, pero bien hecha al punto que se sobrepone a la original con su propia dirección, abriendo nuevos caminos al tema existencial detrás de su argumento filosófico intrínseco. Expande sobre el tema original sin caer en la tentación de reutilizar clichés o motifs en forma de frases y conceptos, para presentar un guión sólido con personalidad e intelecto que respete la inteligencia del expectador. Muy importante, se cuida no ofender al apasionado fan que rinde culto a la cinta original casi como una religión. Blade Runner 2049 es oscura y deprimente, emocionalmente sintética sin que ello implique que no manipulen las emociones a pesar de su ritmo lento. Hay intensidades que Villeneuve maneja con la dirección de los personajes, donde economiza los diálogos para no hacer la trama explícita, dejando que el velo del misterio que siempre emplea en sus films se convierta en la guía que secuestre tu atención de principio a fin.

Constantemente te mantiene adivinando para recibir bofetadas por cada intento en predecir su desenlace. Si es verdad que la estructura narrativa de Blade Runner 2049 es más accesible, a diferencia del film de 1982 que fue difícil de digerir y se mantuvo impenetrable a nuevas audiencias, no quiere decir que sea apta para todo público y menos para quienes no han visto la anterior. Es lenta, tensa, pasivo-agresiva con matices de continuidad directa a los acontecimientos de 'Blade Runner' con majestuosa administración. El problema de los replicantes sigue aquí tan vivo en la sociedad que nos pintó Dick y la complejidad de su razón por existir sigue siendo el centro del conflicto. Pero jamás se contradice ya que hay muchas formas de ver el problema, más aún tras un descubrimiento que convierte a los replicantes en una potencial amenaza desde el punto de vista evolutivo como teológico.


Por supuesto que Villeneuve aprovecha la oportunidad de narrar con sus visuales excelsos llenos de panorámicas fotográficas y planos abiertos, sin la intimidad de acercamientos salvo cuando necesita atraer tu atención. La fotografía de Roger Deakins juega un papel crucial para mantener el carácter de visual novel y film noir. En este sentido se respeta todo el imaginario cyberpunk distópico de la erosionada sociedad artificial del año del título, con mucho esfuerzo en respetar el concepto artistico de Syd Mead (aquí se siente la mano de Scott), el artista plástico neo-futurista responsable de la concept-art de Blade Runner. Hay homenajes y leitmotifs influenciados en otros films de sci-fi de corte similar para decorar esta sociedad orwelliana donde a momentos hace destellos de 'Soylent Green' y 'THX 1138' sin divagar ni distraer.

La dinámica de Blade Runner 2049 recae en un nuevo agente de la policía, que en su rutina de "retirar" a replicantes ilegales, se topa con un hallazgo que desafía todo lo que se entendía de estos androides biológicos despertando el pasado inconcluso de la Blade Runner original. La violencia se mantiene al mínimo como puntos clave para no prostituirla hacia la tendencia común de buscar acción barata. Lo que sin duda dicta las emociones es la batuta musical de Hans Zimmer que evoca a Vangelis sin plagiar sus melodías; los arranques sonoros incidentales dirigen las acciones en pantalla, sea durante momentos de agresividad movida como de serenidades apacibles. Blade Runner 2049 es un film muy frontal en lo visual como lo sonoro, un deleite depresivo a los sentidos.


La actuación no deja para menos, con Ryan Gosling al frente como el replicante de la policía en su rol de Blade Runner para limpiar las abominaciones rechazadas como consecuencia del atrevimiento humano por crear vida sin espiritualidad. Gosling medita sobre su existencia al intentar explicar sus recuerdos, suprimir sus instintos y complacer sus impulsos. Ana de Armas se dibuja como la evolución de la inteligencia artificial en su irreductible persecución de la singularidad tecnológica, su rol es crucial para entender la racionalidad emocional de un replicante que se debate internamente sobre su existencia, la cual es constantemente condicionada por un entorno que lo discrimina y lo minimiza.

Robin Wright y Jared Leto sirven de anclas hacia ambos extremos donde cada uno le da un significado distinto al papel de los replicantes y sus límites dentro de la sociedad. Por supuesto que no es secreto que Harrison Ford reencarna su rol de Deckard, el viejo Blade Runner, y su presencia se legitima dentro del giro de la trama por el significado crucial de su participación en el pasado que determina los hechos del presente. No es un cameo, él es la clave, siempre lo fue. Por supuesto que hay cameos sorpresa.

Es difícil catalogar a Blade Runner 2049 como una obra magna y sólo el tiempo dirá si merece ser otro clásico al lado de su predecesor, pero sin duda que es una secuela bien hecha, como debe ser, respetando el legado de la original, usando los conceptos intelectuales y visuales como marco, pero pintando su propia dirección expandiendo y actualizando su universo con personalidad propia. Lo mejor sin duda de Blade Runner 2049, que imita a la original en calidad de tradición, es que invita a verla nuevamente, muchas veces quizás, para revelar nuevos detalles que esconde entre sus muchas capas subliminales que no da tiempo descifrar en una primera vista. El mejor film del año, una joya y la recomendo con gusto como la cartelera rural de la semana, pero sólo para quienes vieron la primera película, de lo contrario no va a funcionar.

Sir William McKay (★★★★★★)

___________
Bartolomeo

NOTA: Muy importante si antes de ir a ver Blade Runner 2049 pueden ver los tres cortos que Villeneuve encargó a otros cineastas, entre ellos un anime, que detallan tres acontecimientos importantes previos a los del film y están disponibles en el canal oficial de Warner Bros. en YouTube. Se titulan "Black Out 2022", "2036: Nexus Dawn" y "2048: Nowhere to Run", ¡son excelentes!

Etiquetas: ,

La Otra Dimensión - Reseña: FIFA 18
"F**k You, I'm Millwall!"*

FIFA 18
FIFA 18
PlayStation 3 PlayStation 4 XBO/360 Switch PC
Abandoné la franquicia de FIFA por unos años a causa de su falta de innovación y control de calidad. Con FIFA 18 decidí que era buena hora de volver no tanto por ser un fan de larga trayectoria desde el PlayStation original, sino que la reciente competencia contra su rival PES ha motivado a que FIFA salga de su letargo y confort para competir en pro de evolucionar e innovar.

Durante generaciones de consolas, la franquicia FIFA ha mantenido su hegemonía con gran popularidad sin mayor amenaza de su rival. Dormido en sus laureles desde FIFA 10, una de sus mejores entregas en donde cambió para convertirse en un simulador sobre su origen Arcade, la franquicia entró en una etapa relajada donde el foco no era la innovación ni evolución de su gameplay, sino que toda la atención estaba puesta en su exitoso modo 'Ultimate Team' (que debutó un año antes). Es comprensible ya que Ultimate Team, su modalidad Fantasy Football interactivo Online, es hasta más lucrativo post-venta que el total de las copias vendidas del juego** y eso que FIFA es el videojuego que más copias vende a nivel mundial año tras año. Sin embargo Pro Evolution Soccer, su competidor de la casa Konami, el una vez relegado a segunda categoría, ha hecho sendos esfuerzos durante esta década para darse un puesto digno como simulador de fútbol serio, al punto que muchos fieles a FIFA se dejaron seducir por sus crecientes avances que lo equipara positivamente ante su rival minoritario.

La historia narrativa de The Journey continúa la travesía de Alex Hunter hacia el estrellato como ficha legendaria.

La presión se ha sentido del lado de EA y se evidencia desde la versión anterior donde la innovación ha vuelto en forma de propuestas arriesgadas, y la atención en la evolución de su gameplay ha dejado impresiones positivas en la crítica como en la comunidad. FIFA 18 sigue esta fórmula, ofreciendo pequeños refinamientos palpables que lo aleja de su viejo estilo casual, por el de uno más competitivo, dinámico y creíble desde la mirada de un verdadero simulador del deporte rey. No obstante hay todavía mucho por reformar y refinar, pero sepan que FIFA 18 va en una dirección correcta con miras a no ceder espacios a su muy cercano rival japonés.

La propuesta arriesgada a la que me refiero es, por supuesto, la adición de una campaña single-player donde encarnas a un prometedor prospecto a super estrella del balonpié. Alex Hunter debutó en FIFA 17 con gran recepción, y en FIFA 18 se da continuidad a su carrera histórica hacia el estrellato dentro del mundo virtual donde calza. El detalle está que en este capítulo, "The Journey" –el nombre de la campaña– no añade nada nuevo en materia de interactividad por fuera de los juegos donde tomas el control de Hunter. Las decisiones en la selección de diálogos hacen poco por variar el curso del guión que fue trazado por diseño. Es decir, no es mucho lo que puedes hacer por variar la narrativa.

El motor gráfico Frostbite 3 sin duda elevó la presentación visual de FIFA a niveles impresionistas de lujo total.

No obstante The Journey está muy bien escrito, actuado y dirigido, principalmente gracias a Alex que es un personaje humano con gran carisma y empatía. En líneas generales, The Journey ofrece una experiencia gratificante que no se consigue en ninguna otra franquicia de videojuego deportivo. Pero por más innovador y satisfactorio que es The Journey no es la razón por la que los fans del fútbol compran FIFA. Sus modos offline: 'Carrier Mode' y 'Tournaments'; y su prima donna online: 'Ultimate Team', son el pan con mantequilla donde todo fan de FIFA espera ver mejoras cada año que empuje la barra hacia una mejor simulación de gameplay por encima de los avances gráficos.

Los cambios y funciones introducidas en materia general siguen graduales en lugar de ser revolucionarios, sin embargo son bienvenidos en pro de hacer de las partidas más fluidas en dinámica y ritmo que en versiones anteriores. Una de estas son los cambios sugeridos por el CPU, "Quick Substitutions", durante las partidas con un tiempo limitado para accionar [R2] si deseas aceptar la sugerencia. De hacerlo, el juego efectuará el cambio lo antes posible iniciando la tradicional cinemática sin tener que pausarlo, ir al menú, y seleccionar el jugador a sustituir; un proceso que normalmente rompía el ritmo creando incomodidad en tu oponente humano si jugabas online o en la misma consola. Puedes ignorar la sugerencia y hacer tus cambios de la manera tradicional, todos ganan.

FIFA Ultimate Team no trae aportes novedosos, pero introduce "Icons": las leyendas retiradas y desaparecidas.

El realismo como siempre se hace a un lado en favor a una experiencia más dinámica con el jugador, enfatizando el control del balón con movimientos espectaculares que no siempre suceden en la vida real con tanta frecuencia. Pero eso es lo que hace a FIFA divertido, y mientras más herramientas añades al jugador, más incentivos estratégicos se tejen en esta franquicia que es muy conocida por su competitividad tanto casual como en torneos de eSports. En consecuencia esto hace que los jugadores de alto nivel se sientan sobre potenciados, generando un caudal de goles por su agresividad en el ataque. Esta parte es donde FIFA ha ido concentrando esfuerzos, en hacer el juego más frontal-agresivo que pasivo-defensivo, dando oportunidad al público menos 'Pro' a sentirse empoderado con mayores gratificaciones instantáneas y menos frustraciones.

Por tal razón me he visto en la necesidad de armar formaciones orientadas a la defensa con más jugadores en mi tercio defensivo de la cancha que hacia el área de la meta contraria. Recomiendo esta estrategia para balancear la inclinación hacia el ataque que FIFA ha favorecido en los últimos años y que en FIFA 18 se refuerza con notable contundencia. La respuesta a los controles ha visto una reducción significativa al pitch lag, que es necesario para un gameplay más dinámico y fluido. Esto aminora, mas no elimina, la enorme distancia que hay entre el dribbling y el sprinting que PES aún ejecuta mejor. No obstante esto no significa que FIFA 18 se devuelve a sus raíces de Arcade acelerado, ya que estas minutas refinadas en sus controles de precisión y evasión –usando [L1] y [L2]– mantiene una consistencia que balancea el ritmo del juego.

Las novedades mecánicas en FIFA 18 dan flexibilidad a la ejecución de los tiros libres y control preciso del balón.

El A.I. de los jugadores aliados controlados por el CPU mejora drásticamente pareciendo predecir asistencias con presunta clarividencia, sin tener que esperar a que se coloquen en posición óptima a riesgo de quedar abierto a un robo de balón por el oponente humano o A.I. En este sentido, los modos "Tactical Defending", "Pro Passing" y "Precision Dribbling" se mantienen intactos desde sus introducciones en años anteriores.

La fluidez resultante es muy satisfactoria por la precisión de los pases a pesar que conspira negativamente contra la autenticidad del deporte. Si FIFA fuese 100% una simulación auténtica análoga a la realidad, no fuere tan divertido ni accesible que lo hace tan popular ¿o les gustaría jugar partidas fijas 1:1 de 90 minutos en tiempo real? No ¿verdad? No sería tan ameno ni tan emocionante a largo plazo.***

Otra función novedosa que flexibiliza la estrategia de gameplay son los tiros libres dirigidos. Que te permite controlar la posición del jugador previo a la patada con control de dirección del balón pre y post-disparo. Cuesta un poco habituarse a esta modalidad, pero de amaestrarla puede ser la diferencia entre un golazo y una payasada. Por supuesto que las estadísticas y propiedades del atleta influye en el resultado, así que cuidado con eso.

FIFA Ultimate Team sigue siendo la fuerza detrás de FIFA desde hace ya casi una década. FUT son torneos y competencias contra escuadras de fantasía controladas por A.I. contrario, pero armadas por otro usuario. Esto constituye el núcleo de su atractivo competitivo sin tener que jugar en directo contra otro humano. Se obtienen recompensas en moneda virtual a medida que vences a otras oncenas diseñadas y publicadas por terceros, y mientras más 'ranqueada' es, mejores son las recompensas.

El gameplay está inclinado hacia el ataque con menos pitch lag en los controles para una mejor respuesta.

Este año imitan a NBA 2K y MLB The Show al incorporar leyendas retiradas y desaparecidas bajo el esquema "Icons". Ahora puedes incorporar figuras como Ronaldo, Ronaldinho, Pelé, Maradona, etc. Obvio que estas fichas son muy raras y aquí entran las microtransacciones para aquellos que quieren obtenerlos de forma más apresurada. Pero sepan que Ultimate Team sabe premiar al jugador constante y perseverante. Fuera de este aditivo, FIFA Ultimate Team permanece inmutable a groso modo.

La presentación recibe un drástico aumento, pero en mi opinión es la física del balón la que debe recibir méritos en lugar de los rostros y la iluminación. La razón está en el notable peso añadido al balón contrario al efecto de "pelota de playa" que parecía algunas veces. Que aunado al sonido de contacto, recrea el efecto de un balón de fútbol real con comportamiento que varía de acuerdo al escenario (como el peso adicional que añade la lluvia, por ejemplo). Es obvio que la migración al motor Frostbite 3 de DICE, que EA adoptó desde el año pasado para todos sus juegos, es lo que más llama la atención. Los rostros mejoran mucho respecto a años anteriores –¡wow, el sudor!– aunque siguen siendo un poquito menos impresionistas ante sus contrapartes en PES. Pero el acabado general de FIFA 18 es superlativo si lo combinas con el extraordinario motor de luz y sombras del motor Frostbite 3. Los parques y canchas parecen tomas reales de TV a cualquier ángulo, hora y clima, y si los unes con el audio, que sigue siendo lider en ambientación de estadios abiertos de videojuego alguno, entonces tienes una presentación sine qua non.

FIFA 18 continúa su sendero en la dirección correcta que tomó a partir del año pasado. Que luego de pasar cuatro años entre 2013 y 2016 sin contribuir con innovaciones evolutivas de trascendencia –ofreciendo el mismo juego año tras año– FIFA 18 da pasos seguros hacia adelante, si bien cortos, pero tomando riesgos que apuestan a expandirse fuera de su área de confort. Quienes migraron a PES le deben una mirada y quienes se mantuvieron fieles a pesar de los años apaciguados, hoy recogen los frutos de su lealtad con esta sólida entrega. Gracias a la presión de la competencia FIFA demuestra que no cede espacios como el líder absoluto en este género deportivo.

BIEN:
● Evolución en su gameplay preciso y consistente.
● Profundidad en modos expande la estrategia.
● Presentación superlativa en gráficas y audio.
MAL:
● No hay novedades de diseño en Ultimate Team.
● Narrativa The Journey muy poco interactiva.
● Gameplay muy inclinado al ataque.

¿60$?: Absolutamente y con fuerte recomendación de Rural Tex.

PS4: 2017. 1-Disco (Blu-ray) o Digital. Zona ALL. Video HD: 1080p/60fps. Sonido: Dolby Digital & DTS 5.1, Jugadores: 1-4 (Online: 2-4); Disco Duro: 45GB, DualShock 4 & Wireless Headset Compatible. Remote Play. Trophies. Microtransactions. ESRB Rating: E

PlayStation

______________
Bart

[*] El título del artículo es en honor al "Leon del Puente de Londres", Roy Larner, hooligan del Millwall F.C., quien gritó esa frase cuando se enfrentó a tres terroristas jihadistas radicales del estado islámico durante el ataque perpetrado en Londres la noche del 3 de Junio de este año.

[**] EA's Ultimate Team now worth $800 million annually - Fuente: gamesindustry.biz (Marzo, 2017).

[***] Quizás esta sea la razón por la cual MLB The Show es tan difícil de digerir salvo para los fans más acérrimos e irreductibles del béisbol, porque su norte siempre ha sido la simulación análoga a la realidad aunque en tiempos recientes han hecho esfuerzos por incluir modos Arcade que reduzca el tiempo a 10 minutos en lugar de más de una hora.

Review copy proporcionada por EA y Weber Shandwick.

Etiquetas: , ,

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex