<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

Reseña: Jason Bourne
The name is Bourne, Jason Bourne



Con la vuelta del nuevo milenio el público se cansó del agente 007 y sus impecables hazañas de espionaje llenas de clase y glamour. Pasaba una década desde el final de la Guerra Fría y el tema del espionaje no tenía el mismo atractivo en los nuevos tiempos post 9/11 donde el terrorismo tomó el protagonismo como la nueva amenaza. Para 2002 comenzó un largo hiato para el personaje de Ian Fleming, que también sirvió para buscarle un nuevo rumbo como agente del MI6 en la nueva era de la globalización (en realidad fue para resolver el litigio legal de los derechos entre Eon y MGM/UA). La oportunidad fue propicia para un rostro nuevo, fresco, real, falible, vulnerable y sin los beneficios de super autos, bati-gadgets, trajes de etiqueta y martinis acompañado de divas.

Entra Jason Bourne. Que resultó oportuno dado que las novelas de Robert Ludlum sobre el agente de la CIA –que tenían bastante tiempo– calzan bien con la actualidad ya que su escenario fue basado en la génesis de la internacionalización del terrorismo de mediados de los '60 (Carlos, anyone?). Adaptado al presente con nuevas tecnologías, sin llegar al Sci-Spy de Bond, Bourne se presentó como un mercenario que hace –y limpia– el trabajo sucio de las operaciones negras de las agencias de inteligencia, siempre en calidad de anti-héroe, lleno de imperfecciones conflictivas como todo mortal de carne y hueso. Luego de un vago intento por adaptarlo a los medios con Richard Chamberlain en los '80, Ludlum aprovecha la ausencia del súper espía del tuxedo y la Walter PP con silenciador, para reintentar traer a Bourne* al presente con otro enfoque.


Lo demás fue historia y Bourne, de la mano de Paul Greengrass (Director)**, Tony Gilroy (guión) y Matt Damon (actor), redefine el patrón de los films de espionaje-acción a través de un accidentado agente amnésico, sin pasado evidente y en medio de conspiraciones épicas de orden diplomático. Tres films se hicieron con gracia y coherencia, cargados de tensión y acción espontánea en un escenario trotamundos lo más realista posible. El impacto se hizo sentir en la industria al punto que no sólo desató una ola de franquicias inspiradas (Taken, The Transporter, Jack Reacher, etc), sino que marcó un estilo que obligó a James Bond a actualizarse siguiendo el perfil que Bourne dejó en el imaginario popular, que para nada quería volver al romanticismo del cine de otrora.

Sin embargo Ludlum dejó sólo tres novelas completas y algunas a medio terminar que fueron concluidas por su asistente. Al igual de Bond, Bourne terminó en un letargo que en vano intentó mantener vivo con un rostro distinto a Damon en un film que no hizo honor a su "legado" (¿vieron lo que hice?). Luego de ocho años el equipo original se reúne para un capítulo más en la saga de Bourne y es el film que estrena hoy, que se titula simplemente Jason Bourne sin el adjetivo de extensión que viene de las novelas de origen (Identity, Supremacy, Ultimatum). Al parecer se dejaron cabos sueltos en lo que se suponía una conclusión en la cinta 'Ultimatum', puesto que Jason Bourne pretende dejar finito el problema que lo agobia desde que comenzó a reconstruir su pasado.


Jason Bourne posee todos los elementos para ser un film legítimo del "legado" original de Bourne, salvo un componente crucial, la ausencia del guionista Tony Gilroy, quien adaptó las novelas al cine en los tres primeros films. Su ausencia pesa. De resto la dirección de Paul Greengrass le devuelve el tradicional estilo de documental de acción con sus tomas epilépticas de cámara suelta en un frenético movimiento que marea hasta el steadycam más estable (él siempre hace de camarógrafo mientras dirige). Damon por su parte retoma el rol de Bourne, que conoce y le pertenece, tan holgado como ponerse un viejo par de jeans. Incluso la intensa música de John Powell repite los humores incidentales de rigor, sólo que en calidad de compositor dejando la conducción a un tercero.

La familiaridad de entrada hará que esos ocho años de distancia no se sientan. Pero, Jason Bourne carece de intensidades ni toma riesgos –como los films anteriores– para conformarse con una reincidencia formuláica que la coloca en territorio seguro para no salirse del carril de su carácter verosímil. Sí, hay espionaje, conspiración, persecuciones, combate y todo dentro de la acostumbrada escenografía trotamundos que nos lleva a distintos puntos del globo en impresionantes despliegues de escenarios auténticos. Pero a falta de un guión denso en intelecto (insisto, de Gilroy que se nota su ausencia en lo dramático), Jason Bourne es apacible y convencional, sin arriesgarse para no salirse de lo seguro usando elementos repetidos de la serie que nadie va a objetar. Es un capítulo apéndice, argumentalmente innecesario a la conclusión previa.


Jason Bourne es rítmicamente perfecta y fluida dentro de su estructura convencional que sugiere que algo ya está reutilizado o abusado, como el perenne choque con la CIA como el enemigo omnisciente que al menos aquí lo justifican con la excusa de la era post-Snowden quien los expuso a la luz como un invasor a la privacidad. De cualquier modo esta pugna persigue a un Jason Bourne que insiste en dejar todo atrás, en especial los detalles de su pasado oscuro que intentan revelar, no para desarrollar más a un personaje curado, sino para justificar su salida de la clandestinidad en este nuevo capítulo.

Parte del encanto de Bourne estaba en el conflicto interno con sus antecedentes y su participación en el programa mercenario, mientras menos sabíamos, más interesante se hacía bajo el velo del misterio. A medida que revelan más detalles innecesarios del pasado de Bourne, se hace menos atractivo a la vez que genera anacronismos con argumentos anteriores. No conformes con añadir más personajes, los involucran con hechos previos donde nunca fueron relevantes. Entre los nuevos están Vincent Cassel de némesis (Black Swan, Eastern Promises) y Tommy Lee Jones (No Country for Old Men, Captain America: The First Avenger) como el Director de la CIA que en esta serie es un personaje revolver que rotan cada vez que caen vencidos por sacarle la piedra al fujitivo ex-agente.

Por todo lo anterior, Jason Bourne es aceptable, buena, pero no empuja la barra dejada por la inmaculada trilogía original. Siendo la entrada más floja de la serie no significa que no sea buena, al contrario, está muy lejos de no serlo porque Jason Bourne es satisfactoria para los seguidores que sin duda quedarán complacidos, sólo que no esperen que deje una marca de impresión como solía sin esfuerzo. Sí, la falla en Jason Bourne es que no se esfuerza, es algo débil en la justificación de su argumento, pero intachable en dirección, ritmo y consistencia con las películas anteriores, sobre todo sólida en lo actoral. Intensa no es, pero muy entretenida sí, llena de mucha acción y conspiraciones de costumbre, que por habernos acostumbrados es que perdió su capacidad de misterio y asombro.

La recomiendo sin reservas como la cartelera rural de la semana.


Film: McKay (★★★★☆)

___________
Bart

[*] 'The Bourne Identity' fue ese regalo de despedida de Ludlum quien al menos llegó a ver la primera antes de fallecer en 2002 luego de supervisarla durante la producción del film. Al menos Ludlum se fue complacido con llevar el nombre de Bourne a la cultura popular cinematográfica con un nombre que hasta entonces permanecía en el anonimato literario de las novelas de espionaje.

[**] 'The Bourne Identity' fue dirigida por Doug Liman quien se quedó en la serie como productor.

Etiquetas: ,

LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido –escrito o gráfico– cuya autoría intelectual no sea nuestra, será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente le corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Interactive Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ asume la responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos con comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos con comentarios. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex