<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante)

Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

La Otra Dimensión: Micro Noticias



Bueno mequetrefes, llegó el Vita y con él una nueva era en mobile gaming. Una nueva generación que promete tomar la vanguardia como lo hizo el PSP. Pero lo que muchos se están preguntando es ¿dónde están los juegos? Si es cierto que muchos juegos salieron con la consola, es que no se consiguen todos. ¿Qué hay ahora y qué viene luego? es lo que pretendemos resumirles a ustedes hambrientos jugadores pendientes de alimentar su nueva consola... y su fiebre.

En la actualidad hay una buena variedad con títulos de calidad donde destaca UNCHARTED: Golden Abyss por ser el título insigne que demuestra al máximo el potencial del aparato, el juego es increíble (lo terminamos el domingo, review Pronto), tanto o mejor que cualquier Uncharted del PS3. Pero no todo es aventura y el carácter Arcade del Vita invita a experiencias más directas y menos inmersivas. Con esto les recomendamos Raiman Origins que revisamos paralelamente junto a su versión del PS3 sin encontrar una sola diferencia salvo la ausencia de multiplayer en la versión móvil, así que tomen el review de Rayman Origins como referencia para la versión del Vita.

Sin embargo la diversidad de Arcade no termina con ese título. Otros como el clásico Wipeout 2048 revive la vieja franquicia elevándola a un nivel de lujo que deben experimentar para volverse a enamorar del viejo juego de carreras futuristas que nos sedujo con el primer PlayStation por allá en 1996. Naturalmente habrá review pronto de este título.

No todas las ofertas Arcade residen en tarjetas físicas, hay juegos excelentes disponibles en el PlayStation Store (sea en el Vita o en el PS3). Bajamos dos para tener una idea de lo que podemos optar si soltamos unas tarjetas de PSN en nuestra cuenta y salimos gratamente satisfechos. Esos dos son Super Stardust Delta que repite todo de la versión del PS3 añadiendo un paquete expansivo que incluye armas nuevas empleando la pantalla de toque como mecánica interactiva. Es adictivo. Como adictivo es Escape Plan un juego de excelente diseño y presentación que pone rompecabezas para que sus personajes escapen de situaciones peligrosas. Review para ambos por aquí pronto.

En deportes hay simuladores excelentes de sus facsímiles grandes en las categorías deportivas más populares. MLB 12 The Show nos tiene adictos que cuesta distinguir las versiones del PS3 y del Vita desde el punto de vista de diseño y gameplay. FIFA 12 también copia a la perfección toda la velocidad y dinámica de juego que en el PSP estaba restringido, con los dos controles analógicos es ahora idéntico a la versión de mesa. F1 2011 es la única oferta de carreras serias y simuladas de un deporte de motores ya que Motorstorm RC y ModNation Racers Roadtrip se concentra en una experiencia más casual y hacia un público más abierto. Para cerrar los deportes está Virtua Tennis 4 como la alternativa para quienes les gusta deportes de jeva donde no hay lesiones ni sangre (pero es bueno).

Para los que están pendientes de juegos de pelea la mejor opción es Ultimate Marvel Vs. Capcom 3 mientras esperamos a Mortal Kombat que ya tiene fecha para el 22 de Mayo. La opción actual es igual en todo a la versión del PS3 (que tenemos desde hace un tiempo pero no hemos hecho Review... Cerdiman, pilas). Y si son fans de los clásicos, sepan que viene Street Fighter x Tekken aunque se tendrán que aguantar hasta el 30 de Septiembre. Como clásico es Ninja Gaiden Sigma Plus que no es más que un refrito del excelente juego del mismo nombre que revisamos aquí.

Por favor, eviten como la plaga a Little Deviants, Dynasty Warriors Next, Michael Jackson: The Experience, Dungeon Hunter: Alliance, Ridge Racer Vita y Asphalt: Injection. Después no digan que no se los advertimos. Son Ñame al cuadrado y la peor manera de entrar al PS Vita.

Pero descuiden que el catálogo crecerá este año con fuerza. Habrá Assassin's Creed, Bioshock, Call of Duty y muchos otros de los pesos pesados que esperamos debuten en la nueva plataforma. Unit 13 no es malo como oferta de juego de guerra si son fans de este género, pero no está a la altura de un Battlefield o Call of Duty, aunque como "peor es nada" se vale si el queso no te permite esperar alternativas mejores dentro de los shooters. Como el 29 de Mayo que sale Resistance: Burning Skies siendo el primer shooter AAA de nombre pesado para probar en la nueva consola móvil. No es mucho tiempo, ya casi estamos en Mayo.

Reediciones de PSP hay disponibles en la tienda, pero viene el trío de Metal Gear Solid HD que actualmente está disponible en el PS3 en formato BD. Muchos otros títulos están en camino, pero entre los que destacan está Little Big Planet con interfaz de toque y Silent Hill: Book of Memories como contraste opuesto al inocente juego familiar.

Es todo en las micro noticias orientadas al más caliente de los encabezados del mundo de los video juegos, el PS Vita, hasta que salga el Nintendo Wii U y sea el centro de todos los titulares... pero ese ni fecha de salida tiene. El E3 está cerca, algo me dice que lo sabremos en ese evento. Bienfor, nos vemos en otra entrega de La Otra Dimensión. WARP!

___________
Barton

Etiquetas: ,

0 COMENTARIOS

La Otra Dimensión: Platforming Madness!

Review: Rayman Origins (PS3/PSV/X360) - Siempre volvemos a nuestros origenes, bien sea por la tradicion o nostalgia, las mecanicas mas simples de juego siempre resulta un cambio fresco en medio de la complejidad de los géneros de hoy. Los Arcades son nuestra escuela y la simplicidad de su diseño atrae a todos los gustos por el reto que sólo contrasta con la diversión que producen.

El género de los platformers es el más popular de los estilos clásicos de juego gracias a su adopción masiva durante la tercera generación de consolas, esas que recordamos cariñosamente como las consolas 8-bit. Su diseño es simple en cualquiera de sus vertientes (2D y 3D), que consiste en vencer obstáculos –de un punto a otro y a una determinada velocidad– sorteando adversarios y acumulando puntos. Muchas veces contra tiempo, otras con alta dificultad contando con recursos limitados empezando por el número de vidas. Decorando los niveles o mundos con estilos temáticos que no siempre define el patrón del gameplay. Es tácito mencionar que el pionero de este género es la inmortal franquicia de Mario Bros. de la casa Nintendo, que por su impecable diseño de side-scroller platformer cementó las bases a seguir como el estándar de la industria. Rayman Origins intenta rescatar este olvidado género como una de las sorpresas silentes –y de última– hora del pasado 2011. Veamos.

Un gameplay de este tipo no es fácil de alcanzar sin un diseño cuidadoso, balanceado bien los controles y las mecánicas. La base de todo platformer. Aquí no importa el AI, eres tú contra tus reflejos y tu coordinación.

Tema: Rayman es un personaje que tiene varios años en la industria abarcando toda suerte de plataformas –desde los SEGA– variando apenas en el diseño base de sus mecánicas. Una suerte de animalito indeterminado que no posee brazos ni piernas pero paradójicamente lleva dos guantes y dos zapatos en donde debería estar la terminación de las extremidades. Rayman Origins es un clásico platformer tipo slide-scroller 2D rompiendo la tendencia 3D que la serie había adoptado en sus últimas encarnaciones en el Wii. Retornando a sus raíces por completo desde su presentación hasta sus mecánicas de gameplay, la trama no ofrece mayores complejidades por debajo de su temática superficial. En esta oportunidad tiene a Rayman en la tierra de los sueños con sus amigos en la tierra de los sueños, gobernada por el Hacedor de Burbujas. Mientras, la anciana de la tierra de los muertos vívidos envía un ejército de criaturas malévolas y los "Darktoons" para capturar a todos los "Electoons" incluyen o a las doncellas "Betilla" y sus hermanas. Obvio que tienes que liberarlos a todos mientras entras en cada mundo que viene como consecuencia de las pesadillas del Hacedor de Burbujas. Pero un Mago reúne a Rayman y sus amigos en un árbol como guarida para emprender la cruzada de liberar a cada prisionero en medio del caos. Interesante que "Mr. Dark" aparece como homenaje por su rivalidad como el villano permanente de Rayman desde el primer juego.

Con side scrolling en formato platformer o space shooter no importa si eres Rayman o cualquiera de sus amigos. Lo que tienes es correr, golpear y saltar, más nada (ah y un mosquito con más pulmones que John Coltrane).

Jugabilidad: El gameplay es pura perfección, un platformer se define, hace o deshace con sus mecánicas y precisión de los controles. Pues ahí está el ingrediente que hace de Rayman Origins una exquisitez de jugar cuando sientes la respuesta milimétrica e inmediata a tus reflejos y acciones del gamepad. Esto es importante porque Rayman Origins posee retos que exige reflejos intensos y respuesta aguda con poco espacio para error humano. El juego luce inocente, infantil a primera vista, para luego revelar su carácter serio orientado a gamers de cadillos en los pulgares producto de Super Mario Bros. 3. El diseño comprende el típico side scrolling 2D con orientación izquierda a derecha en el desarrollo de los ejercicios de cada nivel (más de 60 por cierto). Con niveles ocultos, pasajes alternos y toda clase de obstáculos que exige una concentración sincronizada con tus dedos al máximo. La precisión de los controles es tan exacta que garantiza que las fallas están en manos del jugador y no en el diseño o de orden técnico. La dificultad es alta debo resaltar, pero nada como un buen trato de vieja escuela, esa que te devuelve al comienzo del nivel, si cometes uno o dos errores en el largo trayecto del nivel. Los controles se limitan a saltar, golpear y acelerar... cuando dije “vieja escuela” no exageré. No obstante el juego te lanza un huesito para que no te quejes, los “continue” son infinitos que evidencia influencias de los juegos permisibles de hoy. Pero durante el juego sólo cuentas con una vida, que puedes convertir en dos si obtienes el corazón dentro del frasco.

Una presentación como esta convence a cualquiera de ser jugador. Es una caricatura animada e interactiva con tal nivel de detalle que parece papel pintado, y de una forma lo es porque todo fue animado y dibujado a la antigua.

Golpear enemigos (que te matan con un simple toque), recolectar “Lums” (lo que te da puntuación al final del nivel) y hacer buen tiempo son el pan con mantequilla que el juego exige para sobresalir en tu boleta de puntuación. Llegar al final del nivel, que se divide en etapas (checkpoints), no sirve para resaltar en tu desempeño, como tampoco acabar con todos los oponentes... pero ayuda. Recolectar Lums, muchos de estos ocultos, bloqueados por obstáculos y a veces fuera de alcance constituye el reto que varía en dificultad dependiendo del diseño y temática del nivel. Hay diez dientes de rubí que son el bono máximo que te permite acceder a niveles extra si los reúnes todos. Claro, liberar los tres grupos de Electoons contenidos en cada nivel mejora tu puntuación, la cual es requerida para entrar en niveles más avanzados, muchos de estos donde se obtiene el preciado diente de rubí. Batallas con jefes son interesantes como complejas y requiere de mucha coordinación por la naturaleza del diseño donde no hay vidas extra. Un golpe o dos y chao. La diversidad de gameplay se abre hacia otras mecánicas como abordar un zancudo al final de cada mundo que rememora la jugabilidad de los space shooters tipo “Defender, Zaxxon y Buck Rogers” con absoluta nostalgia retro... los controles son un jamón, en especial los analog joysticks. Hay multiplayer tanto por Red como en la misma consola. Hasta 4 jugadores pueden cooperar en un nivel pero debo advertir que por encima de dos la coordinación es un caos total, Dos es el número mágico (La versión del VITA no tiene esta opción extrañamente sabiendo que el hardware posee la capacidad, en su lugar hay una modalidad para competir contra tu propio fantasma similar a Mario Kart 64).

Player 2 Insert Coin: no tienes que jugar solo, el juego tiene multijugador en la misma consola como "onlain". Sólo que la experiencia varía según la cantidad de gente: dos son compañía, tres son multitud y cuatro un caos.

Presentación: Este juego marca el pináculo de calidad que jamás haya visto en un video juego de este tipo y la razón se debe a su producción. Los platformer side scroller no suelen exigir mucha demanda de un sistema, razón por la cual el esfuerzo se concentró en el acabado artístico de Rayman Origins donde todo es dibujado a mano. Sí, tal como leen, nada en este juego fue dibujado o animado por computadora, usando polígonos o texturas. Todo fue animado manualmente con la clásica y antigua técnica de Cell Animation. Cada personaje se siente como ver un dibujo animado en TV. Con la interactividad del juego es casi magia ver una “comiquita” bajo el control de tus dedos. Los colores y el diseño de arte requirió de talentosos ilustradores que se aseguraron que cada nivel te dejará cargado de asombro. Más aún si tomamos en cuenta que Rayman Origins es uno de los pocos juegos –pero pocos– que corre a 60 fps ¡en FULL 1080p! Es una invitación a un ataque epiléptico por lo intenso de sus colores y lo veloz de su movimiento. La música es otro manjar, que a pesar de no estar en surround viene lleno de puro Hi-Fi con dinámicas fuertes y timbres delicados. La música es score original con mucha comedia apuntando a lo infantil.

Rayman Origins es un juego para todos, es un homenaje a los orígenes de la industria con impecable acabado visual, ejecución mecánica y diseño balanceado. Pura diversión sin ambiciones que resulta una pena que Ubisoft no le haya dado la misma importancia que a Assassins Creed Revelations ya que ambos salieron el mismo día, pero no gozaron de mismo trato publicitario. Por fortuna tienen reviews independientes de gamers como nosotros que saben reconocer un juego cinco estrellas que garantiza diversión pura sin ambiciones de mercado. Para los nostálgicos que se criaron con las consolas 8-bit, un obligatorio para coleccionar, jugar y re-jugar muchas veces hasta adormecer los pulgares. Altamente recomendable.

PS3 & PSV
Diseño: Willy McKay (★★★★★)
Presentación: Sir William McKay (★★★★★★)
Tema: Mancao (★★☆☆☆)
Multiplayer: Pasta (★★★☆☆)*

¿60$ + 40$? Claaaro que si.

[PS3: 2011. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 1080p. Sonido: Stereo, Jugadores: 1-4 (Online: 2-4); Disco Duro: 263KB, Dual-Shock Compatible, ESB Rating: E]

[PSV: 2012. Vita Game Card. Zona 1. Jugadores: 1 (Online: N/A); Memory Card: 10MB (¿¡Ah!?), Motion & Touch Controls. ESB Rating: E]



______________
Barton

[*] Versión de PS Vita no posee Muliplayer.

Etiquetas: , , ,

3 COMENTARIOS

I Hate Slow Computers


Review: OWC® Data Doubler™ + Mercury Extreme Pro™ SSD (240GB)
En Rural Tex seguimos con una profunda infatuación proselitista hacia el Solid State Drive (SSD) por ser el fenómeno informático más radical que haya visto en mis 30 años... usando computadoras. No hay nada, nada que genere un dramático aumento en rendimiento subjetivo (cuantitativamente medible) que un SSD por encima de cualquier cantidad de RAM o número de núcleos del CPU en un sistema, cualquiera que sea la plataforma. Le da nueva vida a una máquina vieja, exprime el potencial máximo a una máquina nueva, reduce espacio, peso y hasta consumo de energía. Su alto costo no es siquiera motivo para pensarlo dos veces. Migrar a un SSD no es una decisión fácil para todos ya que requiere cambios en los hábitos de administración de espacio. Los SSD no son nada económicos, sin embargo hay alternativas que nos permite instalar uno para aprovechar sus beneficios a la vez que se continua disfrutando de la capacidad de los discos duros convencionales. Me refiero al OWC Data Doubler*

Después de vivir con un disco duro de estado sólido en mi Mac Pro por casi un año supe que no había vuelta atrás. Volver a utilizar un disco duro convencional como disco de arranque/aplicaciones resulta más doloroso que verle el rostro a Zeitan. Cuando tu Mac arranca en 8 segundos –sí mequetrefes, 8 segundos– y cada aplicación se toma entre instantáneo a 2 segundos para abrir, sabes que no podrás volver a la latencia que produce la experiencia de usar discos duros convencionales. De hecho, no te das cuenta qué tan lento es tu disco duro hasta que usas un SSD a diario. Resultaba análogo que debía trasladar esta sublime experiencia a mi MacBook Pro, cuyo disquito mecánico de 5400 rpm es tan lento como el movimiento de los glaciares de La Patagonia… quizás más. El detalle está en el espacio, claro, fue fácil añadir un SSD de 60 GB de bajo costo a un Mac Pro, en especial si éste cuenta con cuatro bahías para discos adicionales donde –en mi caso– reside un RAID 0** ultra rápido de 2 TB para acceder y almacenar grandes cantidades de data. Pero intenten sobrevivir administrando 60 GB en un laptop sin tener que cargar contigo un molesto disco externo de 1 TB... así sea de los compactos.

Añadir un SSD a un laptop es más complicado debido a que sólo tienen espacio para un disco duro. El problema está en el incremento exponencial de costo por GigaByte de los SSD que los hace poco atractivos para la mayoría. Para que tengan una idea, un Disco Duro tradicional de 2 TB cuesta poco más de 100$, por esa misma cantidad apenas obtienes 60 GB en un SSD. ¿Quieres más espacio? un SSD de medio TB, el tamaño más grande, cuesta más de mil dólares... #melomamais. Existen múltiples configuraciones con mayor o menor nivel de sacrificio para disfrutar de un SSD sin perder mucho espacio o dinero. La más económica consiste en reemplazar el disco interno por un SSD económico de 60-80 GB, suficiente para un sistema y sus aplicaciones, dejando los archivos en un disco duro externo tradicional con centenares de GigaBytes. La otra solución es pagar el alto costo de un SSD de mayor capacidad si la idea de cargar un disco externo resulta poco menos que práctica. Todo depende de tu nivel de sacrificio y tolerancia, pero sin importar la opción hay una configuración de SSD para ti.

Muchos optan por la vía simple del SSD interno y HDD externo, para mi no es la más práctica. Elegí la MacBook Pro de 13” porque el peso extra del modelo de 15” es incómodo, sin importar que "sacrifique” una pantalla más grande con GPU cojonudo. Cargar discos externos contradice mi filosofía de computación móvil donde lo liviano y lo práctico supera cualquier otra ventaja. Si no se puede instalar internamente, no lo quiero. Por esa razón me incliné hacia la opción más práctica aunque significara un costo mayor, un SSD de mayor tamaño (240 GB). Sin embargo, otros no se conforman con la capacidad de un SSD de “gran tamaño”, tomando en cuenta que hasta la fecha los SSD más grandes apenas alcanza el tamaño mínimo del disco duro que viene con las laptops contemporáneas. Tal es el caso del fiel ruraltejano LJT a quien el tamaño –y el costo– del SSD OWC de 240 GB no calzaba con sus necesidades. Acostumbrado a usar un HDD tradicional de 500 GB en su MacBook Pro de 15”, reducir a 240 GB (o menos) no le inspiraba ánimos para brincar de la emoción.

Alternativamente OWC ofrece, al igual que otras casas de hardware, una solución que a muchos les resulta el escenario ideal para disfrutar lo mejor de ambas tecnologías: la velocidad de un SSD (para el sistema) y la capacidad generosa de un HDD tradicional (para los archivos). Todo instalado internamente y sin gastar una fortuna. ¿Cómo hace? hay un pero, siempre lo hay ¿verdad? Debes sacrificar la unidad óptica (la quemadora de “ividí”) para hacer lugar al segundo disco duro. El OWC Data Doubler™ es un chasis especial que imita la forma de la vieja unidad óptica permitiendo albergar cualquier disco SATA de 2.5” medida estándar. Seamos francos, ¿cuándo fue la última vez que usaron la unidad óptica? Desde que tengo la MacBook Pro, hace exactamente un año, puedo contarles con una mano las veces que quemé un disco y no fue para mi. Ni siquiera la uso para instalar software, todo lo tengo en imágenes dentro de discos externos. Uso Blu-ray para mis películas que suma otra razón para no usar esa unidad. Igual para el pana LJT, el SuperDrive™ (como Apple llama su unidad óptica) es una carga inútil. Al igual que nosotros muchos ignoran la unidad óptica. No es de extrañar que Apple la elimine en futuras versiones del MacBook Pro de la misma manera que lo hizo reciente con el Mac mini, tendencia que comenzó con la introducción del MacBook Air. Todo el software de Apple –y de terceros– se está canalizando por el Mac App Store –vía Internet– incluyendo el sistema operativo Mac OS X. En este sentido uno debe preguntarse qué tan necesario es dejar la unidad óptica para usarla 5 veces al año, si acaso. No me vengan con que es útil para sacar data, hoy los “Pen Drive” USB supera al DVD-R en capacidad y velocidad, además que todo se puede intercambiar vía Red Ethernet o Wi-Fi.

Aunque opté por un SSD de 240 GB, decidí eliminar el SuperDrive al igual que LJT y aprovechar ese segundo canal de SATA para otro disco duro. En mi caso, donde 240GB es más que suficiente para mis necesidades, instalé un segundo SSD de 60 GB sólo para el sistema y las aplicaciones, dejando el otro para archivos. Por su parte el pana LJT prefirió conservar su disco convencional de 500 GB debido a que sus necesidades de espacio son mayores, igualmente dejando el SSD de 60 GB para el arranque y aplicaciones; total, es ahí donde el SSD se necesita más. A menos que hagas mucho “scratch” un disco normal basta y sobra si sólo abres documentos ordinarios, incluyendo los multimedia. La instalación me tomó minutos en ambas máquinas. Luego de remover diez tornillos más pequeños que el coeficiente intelectual de Zeitan tienes acceso a todo el interior de la MacBook Pro serie “Unibody”. Remover la unidad óptica es mas complejo y requiere que sepas lo que haces, por fortuna yo lo sé todo, cállense. El SSD de 60 GB quedó en ambos casos en la bahía original para HDD con una instalación fresca del Mac OS X 10.7 “Lion” y sus correspondientes aplicaciones para cada necesidad (Porn). El disco más grande se atornilla al Data Doubler™ y éste se aloja tal como si fuera la unidad óptica usando su canal SATA. Tomen en cuenta que al hacer eso el botón de EJECT y la aplicación Apple DVD Player quedan inutilizadas (con unos trucos en Terminal puedes reasignar la tecla de EJECT para otras funciones). Al reiniciar ambos equipos, posterior al ensamblaje de la tapa, consigues dos volúmenes independientes en el Mac OS X, un escenario raro en un MacBook sin usar particiones.

Colocando la data –previamente respaldada– en sus respectivos discos ubicados en el Data Doubler, procedí a hacer unas pruebas para comparar con el desempeño anterior usando el disco mecánico. Puedo decirles sin ninguna reserva que no hay nada que envidiarle al Mac Pro. Cada máquina, independiente del CPU que tienen (Core 2 Duo 2.4 GHz en la mía y C2D 3.06 GHz en la del infeliz) arranca en 10 segundos con un sistema cargado y configurado hasta las metras. Aplicaciones abren instantáneamente, o toman un par de segundos si son las de mayor demanda como las de la suite Adobe CS5. Todo fluido sin las molestas apariciones de la pelota multicolor que a todos irrita (Beachball anyone?). Debo señalar que ambas MBP poseen 8 GB de RAM pudiendo influenciar, sin duda, en el desempeño general, no obstante todas las operaciones intensas de acceso a disco son transparentes, rápidas y sin demora. No dejo benchmarks*** porque subjetivamente es similar a los que arroja el Mac Pro en el review del OWC® Mercury Extreme Pro™ SSD el año pasado. Un detalle importantísimo, como no tengo disco mecánico instalado, el rendimiento de la batería mejoró en un 15% promedio pudiendo gozar de entre 60-90 minutos adicionales a los que venía acostumbrado (la otra MacBook Pro no cambió debido a que retuvo su disco original). Parece mentira pero la unidad SuperDrive pesa bastante, ambas MacBooks afeitaron cerca de 200 gr. que pesa la unidad óptica sin que el SSD añada nada. ¡Tampoco pierdas tu unidad óptica una vez removida! tiene utilidad, lee al final del artículo.

¿Qué más les puedo decir? SSD is for me and for you, si no tienes un SSD sólo estás escuchando la mitad del sonido... chiste malo, pero el que se ríe soy yo viendo cómo sufren con sus discos mecánicos, mequetrefes. ¡Sácame tu Quad-Core pa' meátelo!

Pros: Tan rápido como una Mac desktop. Data Doubler™ permite eliminar la obtusa unidad óptica para que no sacrifiques espacio de data. Mejora el rendimiento de la batería y reduce el peso de la máquina (siempre y cuando no haya otro disco mecánico instalado).
Cons: ¿Caro? El Data Doubler cuesta muy poco, y con un SSD pequeño no tienes excusas.
Veredicto: Sir William McKay (★★★★★★)




Barton

[*] El review a fondo del OWC Mercury Extreme Pro 3G SSD lo tienen en el artículo cuando lo instalé en el Mac Pro con sus respectivos benchmarks objetivos y cuantitativos.
[**] RAID: Conjunto de discos duros configurados en sincronía para redundar o acelerar data.
[***] Los SSD de OWC se portan casi igual en las MacBook como en el Mac Pro, pero no exprime al máximo su potencial, como ejemplo comparativo la lectura secuencial en ambos casos no superó los 200MB/s y la escritura secuencial fue de 150-170 MB/s, no se acerca al límite (280 MB/s) como en el Mac Pro, pero nada mal sabiendo que los discos mecánicos no daba más de 80 MB/s. Debe ser por el ancho de banda de las MBP que está muy por debajo del Mac Pro. Predecible.
En ambas categorías, precio/performance, Other World Computing™ está pateando todos los culos dentro de la industria gracias a su empeño de calidad y diseño sin compromisos. Superando a gigantes de la industria como Intel, Crucial, OCZ y Kingston quienes han tropezado con SSD de inferior desempeño y durabilidad. ¿A qué debe OWC su reputada presencia en el mercado naciente de los SSD? Pues a su aplicación de novedosas y avanzadas tecnologías de grado empresarial al costo de un SSD comercial. El controlador SandForce se ha vuelto muy popular entre los fabricantes independientes de SSD catapultando su adopción con paso firme. OWC es una de esas compañías Pro-Macintosh que apostó agresivamente por tomar el liderazgo en el creciente y competido mercado de los SSD al diseñar sus propias unidades usando sólo los mejores componentes de grado empresarial. La serie Mercury Extreme Pro viene a ser su tercera generación, mucho más económico a la vez que más veloz que sus generaciones anteriores. Utilizan el controlador más avanzado de SandForce, el SF-1200, y usan los chips NAND Flash más robustos de grado servidor de la casa Chipzilla™ (Intel). El resultado ha tomado al mundo de la computación por los cuernos, que si bien hay otras marcas que emplean los mismos componentes ninguno ha podido descifrar por qué los SSD de OWC superan a toda la competencia en performance y durabilidad; y no sólo en velocidad secuencial sostenida, sino en acceso aleatorio que al final es el recurso más frecuente y común cuando se usa un disco duro. Después de un año en el mercado, los Mercury Extreme Pro de OWC no reportan pérdida de performance como otros SSD que testarudamente se resisten a licenciar el controlador SandForce. Muchos creen que el controlador TRIM vía software en el Sistema Operativo es suficiente. -Sir Barton



Etiquetas: ,

4 COMENTARIOS

La Otra Dimensión: Never Stop Playing!



Review: Sony PlayStation VITA (Wi-Fi) - Jugar… para nosotros no es un pasatiempo, es un estilo de vida. Cuando dejamos nuestra consola en casa por largos períodos experimentamos una agonía que sólo se quita cuando volvemos a tomar el gamepad en las manos (así no sea el nuestro). Desde hace varias décadas existen las consolas portátiles que nos permite llevar nuestro vicio a donde quiera que vayamos siempre y cuando haya baterías o donde cargarlo. Desde el Nintendo GameBoy hasta el PSP, las consolas móviles nos ha permitido seguir jugando, y con la evolución de los celulares actuales la cosa se ha vuelto crónica… por fortuna nuestra.

El PlayStation de Sony apuntó hacia un público más adulto dentro de las consolas de mesa y con el PlayStation Portátil (PSP) se completó el perfil. Después de ocho años llevando el estándar de PlayStation a donde quiera que vamos, el PSP asoma sus canas y arrugas quedando detrás del Nintendo 3DS y el popular iPod Touch. Por mucho tiempo se clamaba un sucesor digno de llevar el logo de PS y continuar donde el PSP dejó su huella, pues hoy llega el PlayStation Vita (conocido inicialmente como el NGP) para abrir toda una nueva generación dentro de las consolas móviles.

El problema radica en que los tiempos han cambiado, ¿qué tan necesario es una consola portátil en tiempos donde celulares complejos dominan un mercado casual con juegos de 1-5$? El Nintendo 3DS tuvo un comienzo débil que motivó a bajar su precio drásticamente, una movida que suena las alarmas y levanta cejas. Sí, el mercado del jugador casual ha crecido, ignorado por años hoy son la fuerza que recoge millones de dólares bajando pájaros enfurecidos y scrabble en línea. Pero el mercado del jugador serio, el hard core gamer, no ha menguado y exige cada vez más una evolución técnica y mecánica que está lejos de verse en un celular por más innovador de su interfaz de toque.

Interfaz que impone serias limitaciones en el diseño de juegos que sólo es posible en la tradicional consola portátil. Razón por la cual el Nintendo 3DS superó su pobre debut para seguir cautivando al jugador comprometido. Sony tampoco se dejó intimidar por las ventas de Apple y su exitoso iPod Touch lleno de juegos simples o de diseño limitado. El Playstation Vita recoge todo lo bueno de su antecesor, mejorando en las áreas críticas donde fallaba trayendo un híbrido de lo mejor de las corrientes tecnológicas innovadoras que domina el mercado actual... Sin perder su fundamento tradicional de consola hard core como se espera de esta categoría de equipo.


El PlayStation Vita™ es hermoso, su acabado demuestra un diseño cuidadoso en cada línea. Su peso y su tamaño –cómodo– viene cargado de impresionantes características de última tecnología que sólo se había visto en una consola de mesa. Es casi como llevar un PS3 contigo y muy superior a cualquier oferta actual de Nintendo.


Sony quiere atender a todo público con el PSV. Evoluciona sobre el PSP al incluir dos palancas analógicas por primera vez, una pantalla grande HD y todas las alternativas de conectividad por Red complaciendo al hard core gamer sin duda alguna. Por otra parte el jugador casual puede encontrar en el PSV una experiencia más enriquecedora que la que obtiene con su Android y iOS al incorporar interfaz de toque, tanto en la pantalla como en un panel posterior. Lo más importante es que Sony no quiso repetir los errores del lanzamiento del PS3, el cual se esperaba se vendiera inicialmente como pan caliente apoyado en sus impresionantes características de hardware. En primer lugar está el precio, el PS3 se ofreció por una tarifa ridículamente alta; y en segundo lugar estuvo la falta de ofertas de calidad en el departamento más importante: los juegos. El PSV debuta no sólo a un precio acorde para competir con el iPhone y otras consolas móviles, sino que su repertorio de juegos de entrada es de considerable calidad y variedad. Rural Tex lleva casi dos semanas probando extensamente un par de unidades que arribó a nuestra redacción y le hemos dado un review completo para ustedes mequetrefes. ¿Es el PSV todo lo que promete ser? ¿Es la bomba acorde con el chicle? ¿o sólo es otro tropiezo como el sobre valuado y fracasado intento de revitalizar el PSP con el modelo Go? Lean.

Lo que más odiábamos del PSP era su único y mediocre control analógico, con el PSV se tienen dos con la misma calidad y respuesta que en el Dual Shock del PS3. Su pantalla 5” OLED de resolución qHD (960 × 544) rivaliza con el Retina Display del iPhone 4/iPod Touch por sus 224dpi. Por primera vez –para una consola móvil– se separan las funciones de CPU y gráficas en chips independientes. El PSV tiene un CPU quad-core ARM Cortex-A9 MPCore y un GPU quad-core SGX543MP4+. Las posibilidades de desempeño están, en teoría, al nivel de una consola de mesa, algo nunca visto en un portátil. De memoria cuenta con 512MB de RAM y 128MB de VRAM para el CPU y GPU respectivamente (para que comparen, el PS3 tiene 256MB de RAM y 256MB de VRAM). Hay dos cámaras VGA, una en la parte trasera y otra en el frente. Wi-Fi, Bluetooth 2.1+EDR, GPS, Acelerómetro, Six-Axis Motion Sensor y un panel de toque en la parte posterior. Toma de audífono, cornetas stereo, micrófono, toma USB 2.0 y ranuras para dos tarjetas que usan un formato exclusivo de Sony: PlayStation Vita® Game Card™ y PlayStation Vita® Memory Card™. Ambas reemplazan el formato UMD (Universal Media Disc) y el Memory Stick Duo® respectivamente.

Miren este trío para empezar, puro peso pesado AAA: ¿Uncharted: Golden Abyss promete una experiencia idéntica al PS3, al igual que MLB 12 The Show asegura replicar toda la experiencia de su versión de mesa y ModNation Racers Roadtrip quiere ser el Mario Kart del PSV? Reviews completos pronto aquí en La Otra Dimensión.


El acabado del equipo grita calidad por todos lados, aunque me reservo que la pantalla sea de plástico en lugar de vidrio como se acostumbra en los dispositivos de toque desde hace tiempo, ¿rayas? el tiempo lo dirá. Como sorpresa no es pesado, tan liviano como el viejo PSP (Mod. 1000) y muy parecido en sus generosas dimensiones (83.55 mm x 182 mm x 18.6 mm). Parece más grande en foto pero se puede meter en un bolsillo trasero. Se sostiene con comodidad aún para manos grandes como las mías, pudiendo alcanzar con facilidad los Face Buttons y el D-Pad arriba de los analog sticks. Trae los tradicionales gatillos y los botones de Start y Select. Trae un cargador de pared que usa el estándar USB para poderlo cargar en cualquier equipo con esta conexión. El botón de PS se ilumina en naranja mientras carga y en azul cuando está encendido (esta luz también titila cuando recibes un mensaje del PSN así la unidad esté en stand-by). Existe un puerto para “accesorios” que no explica bien su propósito más que para expansiones en el futuro. Es decepcionante que con su capacidad de video no tenga una salida HDMI. Botones para el encendido/apagado y el volumen se encuentran en la parte superior acompañando la ranura para las tarjetas Flash de los juegos. En la parte de abajo está la toma de audífono, la ranura para las memorias y la conexión multi-uso de data/corriente/USB. La batería no es removible como en el PSP eliminando la opción de llevar baterías adicionales o cambiarla sin necesidad de abrir la consola. ¡Buuuuu!

Las unidades que recibimos no son 3G por lo tanto obviaremos esa característica. Decidimos no ir por la versión 3G ya que Sony no da la tarjeta celular y no hay planes en las operadoras locales como en USA. Aún así es posible conectarse donde sea si tienes un smartphone con Hotspot. Al encenderlo pasas por los mismos requerimientos de ajustes del PS3. Una vez introduzcas tus datos del PSN y de inmediato tu perfil, trofeos de PS3 y lista de amigos se refleja en las aplicaciones del OS del Vita. Que hablando de Sistema Operativo, atrás quedó el excelente XMB™ o Cross Media Bar por un sistema de iconos de toque similar a lo que vemos hoy con el iPad y iPhone. Suficiente con decir que el diseño de la interfaz es sumamente fácil e intuitivo que no requiere manual alguno, en segundos estás como pez en el agua. Hay aplicaciones para Twitter, Facebook, Flickr, Netflix entre otras que acompaña a PS Store, Trofeos, Ajustes, Chat, NEAR® (que busca detectar otros Vita en el área), Friends, Música, Videos y Photos. El navegador sigue igual de malo que en el PS3. Todo se controla similar a la filosofía iPhone adoptada por la industria en el mundo de los smartphones. El desempeño del CPU es veloz e instantáneo, la respuesta de su pantalla de toque es inmediata y sensible. Cabe destacar que hay trofeos para el Vita y se contabilizan en una sección paralela a los trofeos del PS3, aún así puedes seguir viendo los perfiles de tus amigos e interactuar con ellos tal como haces en el PS3, incluso entre plataformas. Se puede jugar cross plataform o remote play, pero hablaremos de eso en el futuro con los juegos que permita evaluarlo.

Si lo conectas al PS3 vía USB puedes sincronizar respaldos, juegos, videos, fotos y música. La calidad de la pantalla es de perder el aliento, algo nunca antes visto en este nivel de hardware. Los colores, el contraste, simplemente de lujo y no pierde calidad visto desde ángulos marcados demostrando que es tecnología OLED real. Las cornetas no suenan muy fuerte pero tienen buena claridad e imagen estereofónica. La calidad de sonido de los audífonos es excelente, clara y sin distorsión, claro, depende de la calidad de los audífonos empleados. ¿Las cámaras? un coleto, apenas para video chat pero no le pidan que se porte como la cámara de un smartphone actual, su resolución VGA es un chiste. Los cartuchos de juego parecen memorias SD pero son incompatibles, vienen en estuches miniatura del que usa el PS3/BD. Calzan con un LED de seguridad y una tapa protectora (se pueden intercambiar estando la consola encendida). Nos hicimos de tres juegos variados para poner al PSV a expiar sus culpas (ver arriba), pero el review de cada uno vendrá con tiempo. Las memorias especiales van desde 4GB a 32GB, sólo pudimos conseguir el de 4GB... por ahora. La batería apenas pasa la prueba decente en autonomía, de 4 a 5 horas jugando y viendo videos, 9 a 10 horas con música. Tu kilometraje varía. Al igual que el PSP, el PSV no posee ninguna forma de vibración, lástima; ni su exquisita pantalla ofrece opción para contenido 3D como su competidor... ésta la considero un Pro en vez de un Contra.

Es increíble el esfuerzo que pusieron en este equipo, lejos de la decepción que fue el PSP Go, el PSV reúne todo lo bueno que dejó el PSP con lo mejor del PS3 en un compacto y versátil componente económico y lleno de potencial. ¿Cómo se desempeña con los juegos? De eso en reviews que traeremos más adelante, mientras tanto no podemos dejar de recomendar el PSV con todas nuestras fuerzas. Si usas PSP, es hora de retirarlo, hay un nuevo y digno sucesor.





Pros: La calidad de una consola de mesa en tus manos. Espectacular pantalla OLED qHD. Potente CPU/GPU. Generosa cantidad de RAM. Cartuchos compactos elimina el UMD como medio de juegos. Pantalla de toque sensible. Panel de toque trasero. Sistema operativo amigable. Todas las conexiones inalámbricas. Dual Analog Stick. Excelente calidad de sonido. Liviano. Asequible.
Con: Batería no removible. Duración de batería apenas aceptable. Tarjetas de memoria incompatibles. Cámara de fotos mediocre. No tiene salida HDMI. Pantalla Touch de plástico.
Veredicto: Willy McKay (★★★★★)




Barton


P.D. Rural Tex emprende una etapa hacia su total metamorfósis como comunidad de video jugadores donde esperamos converjan reviews, noticias y artículos triviales –de gamers para gamers– que esperamos compartir con ustedes en LOD™.

Etiquetas: , , ,

7 COMENTARIOS

República Metallica #47 - 2011: The Year of Prog
(o puro fume sin necesidad de porros)



Oh, boy, what a year! Un año del que no esperábamos mucho –en términos musicales– terminó convirtiéndose en uno de los más interesantes en mucho tiempo. En 2011 decidí levantar mi “protesta silente” contra Cadivi y volver a solicitar mis 400 dólares, y quizás eso influyó en mi percepción del año desde el punto de vista musical.

Claro, hindisght is always 20-20: Steven Wilson saca nuevo disco solista, lo que ya en sí mismo es un gran acontecimiento, pero además el pana sigue fiel a su filosofía artística y audiófila y lo convierte en su primer lanzamiento musical en Blu-ray Disc. Luego se anuncia el lanzamiento de la campaña Why Pink Floyd, cuyo componente más importante en mi opinión es el largamente esperado anuncio de la mezcla surround de Wish You Were Here.

Discos de grandes bandas –de los cuales confieso que no esperaba mucho– terminaron resultando gratísimas sorpresas, como es el caso de Megadeth, Anthrax y especialmente Mastodon, quienes a pesar de su aburrido show con Metallica hace un par de años, terminaron encontrando la salida perfecta en la simplificación de su fórmula, lo que resultó en una obra que copó la lista de discos del año de importantes revistas como Classic Rock y Terrorizer. Si hay un elemento común a toda la lista, es el sentido de “viaje”, de “trip”, ese verdadero poder que sólo tiene la buena música de sacarte de tu tiempo y espacio y transportarte a otro lugar que nada más existe en tu mente. Veamos, en sentido inverso, lo que en mi opinión fue lo mejor del año 2011 en música.

  • 10. Metallica – Beyond Magnetic: Algunos dicen que los ‘Tallica sacaron estas canciones para hacer “control de daños” después del fume que fue Lulu. Otros los desestimaron como el repele de las sesiones del Death Magnetic. Sea como sea, estas cancioncitas son un tripeo, bien cabillas y con un espíritu de agresividad simple y directa. Musicalmente, se parecen mucho al resto del DM, no hay mayores sorpresas. Pero, hey, es Metallica.

  • 9. Anthrax – Worship Music: Cuando estos panas por fin sacan su mejor disco con Bush (We’ve Come for You All en 2003), vienen y la cagan con una serie de decisiones estúpidas que no vamos a recordar salvo para decir que implicaron la ida y venida de varios de los cantantes, reuniones sin inspiración y sesiones fallidas de grabación de este décimo álbum. Sin embargo, pareciera que la gira con el resto de los 4 Grandes del thrash metal los revitalizó. De hecho, su show fue el que más me gustó en el respectivo DVD/BD, mucho más animado que el de las otras tres bandas (Metallica, Megadeth y Slayer). Pareciera que los panas pensaron que esta era una oportunidad de oro de exponerse ante un gran público y decidieron sacarle el jugo. El mismo espíritu parece haber inspirado el Worship Music, que combina elementos de sus viejos discos con una producción más moderna. En líneas generales, un excelente disco del Anthrax que conocimos y amamos en los 80s.

  • 8. Chickenfoot – III: Eddie Van Who? Mientras la ex banda de Sammy Hagar y Michael Anthony busca en archivos vetustos para rescatar glorias pasadas con David Lee Roth, los panas de Chickenfoot (Hagar y Anthony junto a Joe Satriani y Chad Smith) siguen rockeando mejor que nunca, en un formato de rock n’ roll tradicional pero muy fresco, agresivo, en un esfuerzo en el que cada miembro pone lo suyo sin opacar a los demás. De hecho, los solos de Satriani, un dios de la guitarra de pleno derecho, no son exagerados ni innecesariamente pantalleros, sino lo suficientemente buenos como para complementar perfectamente los temas sin que se te olvide que es Satriani. Hagar canta con más corazón e inspiración que en Van Halen, quizás por tener más libertad al no tener la sombra de EVH y DLR encima de él todo el tiempo.

  • 7. Foo Fighters – Wasting Light: Junto con Roger Waters y Steven Wilson, Dave Grohl es uno de los genios individuales más importantes de la música contemporánea, de esos que con cada uno de sus actos demuestran que son verdaderos amantes de la música. Después de varios discos de platino y de llenar estadios legendarios, los panas volvieron a las raíces, para grabar todo en analógico, y por primera vez Grohl se sintió con la confianza suficiente para atreverse a mirar al pasado e invitar a Butch Vig (productor del Nevermind) y al bajista de Nirvana, Krist Novoselic, para que lo acompañaran en el proyecto. El resultado no podía ser menos que un clásico instantáneo del rock actual, sin falla alguna.

  • 6. Megadeth – Th1rt3en: Mustaine, Mustaine, Mustaine. Drogo, curdo, megalómano, reformado, cristiano renacido, bocón, prepotente, etcétera. Del pana Dave Mustaine se puede decir lo que sea, pero el tipo es un genio. Tan es así, que cuando la disquera lo llama para recordarle que tiene el compromiso de producir un disco más, el tipo se mete en el estudio con poco tiempo, sin mayores planes, algunos temitas refritos, y saca un palo de disco que te sienta de culo al escucharlo. Claro, ayuda tener a otro monstruo en la guitarra como es Chris Broderick, y al bajista de siempre, David Ellefson, de regreso después de varios años de peleas pendejas. El décimo tercer disco de Megadeth es eso, puro Megadeth, ni más ni menos, pero bastante mejor que los últimos dos o tres álbumes, que no eran malos. Solos de guitarra a granel, thrash metal y velocidad pura, pero siempre con ese sentido de la melodía que solo Mustaine puede lograr. Ah, y por supuesto, con esa manera de cantar que es puro desprecio venenoso que –también– sólo él puede lograr.

  • 5. The Dear Hunter – The Complete Color Spectrum: Éste es un proyecto súper ambicioso de una banda totalmente desconocida para mí. Todavía hoy es poco lo que conozco. Pero lo más importante es el producto musical, que es simplemente genial. Los panas se propusieron hacer una serie de nueve EPs con sonidos distintos, desde electrónica hasta un rock bastante pesado –sin llegar a ser metal–, todo con un espíritu indie, prog y experimental de fondo. La idea es que cada uno de los colores del espectro (incluyendo blanco y negro, ergo nueve en total) representa un estado de ánimo, y la música refleja ese estado. Suena loco, pero los panas lo lograron. Un “viaje” singular. (Para las audiencias más generales, si de toda esta lista tuvieran que escoger solo un ítem, en términos de originalidad, impacto y sobre todo alcance, ésta sería la opción).

  • 4. Opeth – Heritage: Después de años de flirtear más y más con sus influencias prog y psicodélicas en cada uno de sus álbumes, finalmente Mikael Akerfeldt se decidió a hacer el disco más grandioso que nunca existió sino en su mente. El resultado es casi imposible de definir. En principio no se parece a nada a lo que creemos que es Opeth, pero al mismo tiempo no podía haber sido hecho por otra banda que Opeth. No llega a ser metal en el sentido convencional, pero no por eso deja de ser pesado y oscuro. Ah, y por si fuera poco, lo sacaron también en versión surround 5.1 mezclada por Steven Wilson. El resultado es como un orgasmo sin coito o una trona sin drogas. Después de escucharlo se siente como que uno regresa de otra dimensión.

  • 3. Mastodon – The Hunter: Estos panas habían llegado al límite de la experimentación y la complejidad en su anterior disco, Crack the Skye. Inteligente e inesperadamente, para su nuevo álbum decidieron simplificar la fórmula y decantarse por canciones más cortas y directas. El resultado es que esta nueva simplicidad puso en evidencia el poder oculto de las capacidades melódicas de la banda. Ojo, no significa esto que se hayan convertido de la noche a la mañana en un grupo de rock-pop, por el contrario, los temas son poderosos y contagiosos, especialmente “The Hunter”. “All the Heavy Lifting”, con riffs pesados y doble bombos bien puestos, demuestran que los tipos no olvidaron como thrashear. “Creature Lives” y “The Sparrow” son las canciones más sensibles y experimentales, con momentos que le hacen honor –sin imitar– a la influencia de Pink Floyd.

  • 2. Arch/Matheos – Sympathetic Resonance: Un lanzamiento que descubrí casi a finales de año, que terminó escalando posiciones en esta lista inexorablemente. De hecho, si hubiera pasado un poco más de tiempo –o si los panas hubieran tenido el tino de pedirle a su compadre Wilson que se los mezclara en 5.1–, seguramente este disco habría empatado en el puesto No. 1. Jim Matheos, líder y guitarrista de Fates Warning y OSI, se llamó al pana John Arch, cantante original de Fates Warning, para grabar un pedazo de disco que combina espectacularmente las raíces de los 80s con el sonido del prog metal moderno. Riffs pesadísimos, polirritmos, percusión de lujo y la inconfundible voz de Arch en un combo que emociona y que nunca aburre. El tipo hace unas armonías vocales sencillamente impresionantes. Mención aparte merece Bobby Jarzombek (hermano del legendario Ron Jarzombek de los míticos Watch Tower), quien sabe tirarse unas percusiones monstruosas pero en su justa medida, nunca llegan a cansar o a ser exageradas (cof-cof, Mike Portnoy), y además está muy bien mezclada, en el audio final la batería simplemente te cachetea, te coñacea y te deja sangrando en el piso pero pidiendo más. Detalle importante, el disco no tiene teclados, los tipos saben lograr melodías que te transportan sin necesidad de ellos.

  • 1. Steven Wilson – Grace for Drowning: Líder de Porcupine Tree, mezclador extraordinaire, apasionado de la música y el audio. ¿Qué podía ser su segundo disco solista sino una verdadera obra de arte? Grace for Drowning es un absoluto tour de force que combina todos los elementos que componen los distintos proyectos de Wilson en un todo que es mayor que la suma de sus partes, un verdadero viaje que a pesar de ser un disco doble no cansa ni aburre. De hecho, cuando el último tema se termina, es como si te hubieras quedado dormido y no te hubieras dado cuenta del paso del tiempo. Rock, metal, ambient, drone, electrónica, jazz. El pana se trajo a invitados de lujo y los dejó hacer a sus anchas. Advertencia: si oyes la pista DTS Master Audio, finalmente entenderás por qué Wilson desprecia los formatos digitales modernos de música comprimida. El sonido es excelso, cristalino, puro, una pared de audio de agresividad inmisericorde cuando Wilson quiere, y una caricia apenas sentida cuando lo necesita. El rango dinámico es absolutamente orgásmico. Casi casi que después de escuchar el Blu-ray no quieres escuchar más nunca música en otro formato. No nos hacemos responsables por iPods y MP4 destruidos en el proceso.




  • Menciones especiales
    En este caso incluimos discos que aunque fueron originalmente publicados hace años, tuvimos la buena fortuna de que fueran reeditados en 2011.

  • Pink Floyd – Wish You Were Here / Rush – Moving Pictures: Pongo a estos dos en la misma categoría porque ambos son ya clásicos eternos de la música, flawless, sin mácula, de los cuales no hay nada que decir musicalmente que cualquier melómano que se respete no sepa ya. Lo único nuevo para decir de estas nuevas ediciones (Immersion Version en el caso de WYWH y Deluxe Edition en el caso de MP) se resume en dos palabras: Blu-ray Disc. Sí, señores, ambas presentaciones incluyen el audio original remezclado en glorioso sonido envolvente 5.1 en Uncompressed PCM. Léase bien: Uncompressed. Es decir, le señal digital pura, tal cual como la oyen las bandas y los productores en el estudio. Lo demás está en el equipo de cada quien. Valga decir que el WYWH te saca lagrimas (si no lloras al oilro en esta versión, tómate el pulso, probablemente estás muerto) y el MP te hace sentir que Neil Peart se trajo la batería para tu sala o cuarto, y lo único que falta es ofrecerle un trago por el concierto privado que acaba de darte.

  • King Crimson – Starless and Bible Black / Discipline: 2011 también significó la continuación de las reediciones 40 aniversario de los discos de King Crimson en audio 5.1 mezclado por –sí, por Steven Wilson otra vez. See the pattern here?– SaBB es un fume grabado casi en su totalidad en vivo en el estudio, uno de los más experimentales de su era setentosa, mientras que Discipline es el primero de los 80s, en el cual renacieron después de un largo hiato como un producto de su época (guitarras sintetizadas y baterías electrónicas abundan), pero indiscutiblemente King Crimson. La belleza de ambas ediciones, al igual que el resto de la serie 40 aniversario, es que la mezcla de Wilson literalmente libera el sonido original de la prisión de la compresión, para revelar la verdadera profundidad de las composiciones de Robert Fripp y compañía. Impelables para todo tipo serio que se diga amante y conocedor de la verdadera música progresiva.

  • Caravan – In the Land of Grey and Pink: Steven Wilson otra vez vino y rescató una belleza de disco, un clásico oscuro de los 70s de los padres del “Sonido Canterbury”. Valen las mismas consideraciones de las reediciones anteriores: la magia está en redescubrir el espíritu que animaba a los miembros de la banda gracias a la impresionante restauración sónica de Wilson. Un fume, un tripeo, estos panas eran literalmente una comuna que, entre otras vainas, se dedicaban a hacer música y tocar en las noches con sus panas.

  • Death – Human / Individual Thought Patterns: Coño, el siempre extrañado y nunca bien ponderado Chuck Schuldiner, que tan temprano se nos fue pero que tanta gracia nos dejó. En 2011 también se reeditaron dos de sus clásicos, verdaderas simientes de las vertientes más técnicas y extremas de la música progresiva. Human, uno de los discos que cambió para siempre la cara de la música más agresiva del mundo, y el ITP, que significó un peldaño superior en ese camino hacia el progreso, recibieron un cariñito y fueron no solo remasterizados sino –más importante– remezclados por el legendario Jim Morris de Morrisound Recording Studios en Tampa, Florida (la meca del death metal en los 80s/90s). El pana lo que hizo fue simplemente hacer más audibles unos discos que siempre fueron geniales pero nunca los mejores producidos, sobre todo el ITP. Ambos suenan ahora mucho mejor, más expansivos, se aprecia mejor la fuerza de los instrumentos, especialmente de la base rítmica de bajo y batería, que fueron las que más sufrieron en las versiones originales. Escuchar estas versiones es revivir un poco de la gloria de la época en que comprábamos discos por la portada o por el productor.


  • Epílogo: Steven Wilson. No podíamos cerrar sin volver al mecionar al pana. ¿Por qué? No sólo porque viene a ofrecernos un concierto el 15 de abril, sino porque además en marzo también sacará Storm Corrosion, su largamente esperada colaboración con Akerfeldt de Opeth. Luego en este 2012 también nos traerá cosas como OSI, Soen (la banda del ex baterista de Opeth, Martín López, junto con Steve Di Giorgio, maestro del bajo), más reediciones y muchas sorpresas. Parece que 2012 va a seguir siendo el año del progreso.




    ___________
    The Progressive Keyser

    Etiquetas: , ,

    3 COMENTARIOS
    Powered by Blogger
    Powered by Blogger
    Template by Rural Tex