<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante)

Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

RMX™: "¡Viva el Heavy Metal!"*

©Agenda Musical Photos (insert: ©Rafaella Tamm)

Mequetrefes, brotheres, ruraltejanos, anoche se consumió el sueño dorado de todo fan de la mejor música del mundo. Por fin, después de haber perdido las esperanzas, se presentó en Venezuela el tan ansiado concierto de los Dioses del Metal, próceres y padres absolutos del género: Judas Priest. Casi con incredulidad, después de contar los días desde el anuncio de su parada en Caracas como parte de su gira Epitaph, vimos cómo los sacerdotes de judas tomaron la terraza del CCCT para saldar una deuda con su público que acumula tres generaciones durante las cuatro décadas de trayectoria de la banda.

La banda británica original de K. K. Downing y Ian Hill, que posteriormente adoptara los talentos de Glenn Tipton y la leyenda vocal Rob Halford, no por casualidad ha sido denominada como los padres del Heavy Metal por su innovación musical que definiría el género creado por Black Sabbath (los abuelos del Metal). Judas Priest fue el pionero que revolucionó el género desatando una corriente de bandas en un movimiento conocido como el New Wave of British Heavy Metal, donde aparecieron bandas a ambos lados del Atlántico que cuenta entre sus filas a Metallica, Venom, Saxon, Motörhead, Iron Maiden y Def Leppard. Todo fan del Rock coincide con que su música ha sido la base del Metal que conocemos hoy a pesar de sus innumerables variantes y estilos.

Después de pasar decepciones y frustraciones con cada gira que ignoraba a Venezuela, por fin pudimos verlos anoche en lo que fue un concierto que nadie podrá olvidar por la calidad de su puesta en escena. No de responsabilidad exclusiva de Priest, ya que el evento contó con un bono de altura que hizo del concierto un 2x1 irrepetible e insuperable (bueno, a menos que venga el “Big 4” pero no estoy aguantando la respiración ni esperando sentado). Me refiero a que la gira cuenta con Whitesnake acompañando a Judas Priest y debo decir que, para quien escribe, fue una grata sorpresa a confesión de no ser seguidor (ni conocedor) de esta banda de virtuosos.

Salvo el emblemático tema “Is This Love?” no conocía para nada su repertorio, ni su calidad musical, que a decir verdad está cargado del más puro Metal 80's que no había escuchado en años. Su sonido fue excelente, con una puesta en escena cargada de vigor y empatía gracias a su virtuosismo colectivo liderizado por su carismático frontman David Coverdale. Disculpen mi ignorancia respecto al repertorio y otros integrantes de la banda, pero me limito a dar mi impresión positiva de su espectáculo que me dejó gratamente sorprendido como satisfecho. Apenas conozco el tema clásico de su power ballad y el nombre de su cantante por su fama previa –y breve– al frente de Deep Purple.

Con los encuentros típicos de la comunidad metalera –que nunca faltan a estas congregaciones– nos fuimos el equipo rural Spiff, el Doc Basura y sho haciendo vida social entre saludos y espumosas (¿Kaiser qué te pasó?). Luego se nos uniría por coincidencia el guaro Cesar quien compartió unas frías entre las dos tandas musicales. Debo apuntar que fue mi primer evento en el CCCT y a decir verdad se prestó para una buena organización, en especial la entrada y salida sin el caos típico que conocemos de otros recintos ¡cof! Poliedro ¡cof! El pequeño espacio en la esquina del estacionamiento que antes ocupaba el Circo de los mexicanos atorrantes fue suficiente para la concurrida asistencia que se portó civilmente a la altura. Después dicen que el metalero es salvaje.

Judas Priest estuvo brutal, perfecto, de lujo. Con un sonido denso, tan denso y penetrante que podrías demandarlos por violación. La calidad de puesta en escena no es la más movida si la comparamos con el de Whitesnake (que Cesar acusó de ser muy “Aerosmith” a pesar de ser seguidor fiel), pero Priest jamás fue una banda de agilidades escénicas como Maiden, por ejemplo. No quiere decir por lo anterior que no hay elementos teatrales, que siempre ha sido la marca de Rob Halford y que anoche no fue la excepción.

Halford, muy extravagante desde sus inicios, no ha perdido el gusto por los atuendos que marcó la influencia S&M Fashion en la corriente musical que descubrieron. El cantante lució chaquetas en elaboración de cuero y metal –unas más estrambóticas que otras– que pondría a Liberace verde de la envidia. Casi que una-por-canción, y eso que el repertorio tuvo alrededor de 20 piezas en poco más de dos horas.

Lástima que no pudimos ver a K. K. Downing compartiendo escena con el resto de los miembros originales, pero sabíamos de antemano que no iba a estar conociendo la noticia de su retiro el año pasado. Aunque no le llega a las rodillas, el “chamo” que lo reemplaza, Richie Faulkner, le echó un camión –como co-guitarra– digno de pararse al lado de los viejos carcamanes y se le da un Saludo de Justa por su entrega.

Lo más impresionante de todo fue Halford, calmado, pausado y muy absorbente al punto que no veía a más nadie en tarima. Su presencia era tan monumental como la potencia intacta de su voz operística. Sin mucho esfuerzo y con fuerza de sobra, Halford mostró una voz jovial "al pelo" como suena en sus primeros álbumes. Con ese rango generoso que lo ha hecho la figura a seguir y que ha inspirado a otros desde Bruce Dickinson hasta Phil Anselmo. De hecho, su humildad en escena y su empatía con el público logró que se metiera a todos en el bolsillo. No hacía falta fuego, láser ni humo en tarima, sólo Halford, y su cortina musical del infierno, fue todo lo necesario para dejarnos en un trance tan arrecho que había que estar ahí para entenderlo.

El repertorio contó con lo mejor de sus cuatro décadas, bien balanceado y condensado, que además incluyó temas homenaje a sus artistas favoritos como Peter Green y Joan Baez. Resaltando la importancia de Inglaterra en su papel dentro de la historia del Rock. Es más, su humildad fue tan abierta que no perdió oportunidad en elogiar en sus discursos a otras bandas como Saxon, Deep Purple, Whitesnake y Maiden como si fuera un fan más (ahora entiendo por qué hizo gira junto a Whitesnake). Pero volviendo a su propio material el set-list tuvo a “Beyond the Realms of Death”, “Turbo Lover”, “Metal Gods”, “Rapid Fire”, “The Sentinel”, “Heading Out to the Highway”, “Painkiller”, “Breaking the Law” y “Night Crawler” entre sus clásicos inmortales, con “Prophecy” y “Judas Rising” de sus trabajos más recientes. Dejando el Encore con un set emotivo que incluyó “Electric Eye”, “Hell Bent for Leather” (con todo y moto Harley) y “You've Got Another Thing Comin'” cerrando con “Living After Midnight” para dejar a todo el mundo dócil de satisfacción.

Qué concierto mi pana, compartiendo honores con el reciente show de Metallica como lo mejor que he visto en Metal y eso que he ido a conciertos. Nadie se quejó, el sonido estuvo perfecto, increíble, denso, una muralla acústica perfecta.

Cada show superó el costo de la entrada, haciendo de este 2x1 una rareza que pocas veces se da, tanto en calidad como en cantidad, siquiera en festivales con mayor asistencia y alineación de artistas.

Ozzy, AC/DC... ¿pa’ cuándo mequetrefes?

"En el Metal hay muchos estilos, Thrash Metal, Speed Metal,
Death Metal, Nu Metal, para mi, al fin y al cabo todo es Metal."
–Rob Halford (Live at Caracas 2011)

___________
Barton

[*] Rob Halford (Live at Caracas 2011).

P.D. Rumor no confirmado, se dice que se le vio al Cerdiman con una entrada para un concierto que tiene fecha de 1º de Octubre del cual no sabemos de quien(es) se trata; si nos pueden ayudar a resolver este rumor ya que él dice que no fue a Judas por andar mamando, pero fuentes nos revelan que no fue a Judas Priest por gastar la plata en ese concierto misterioso.

Etiquetas: ,

2 COMENTARIOS

Alien Leprechaun



Se las debía y saben que no nos íbamos a pelar el debut cinematográfico de Linterna Verde sabiendo el linaje de comic book que RTx™ arrastra desde el comienzo como su norte temático. Un personaje difícil no por escasa popularidad, al contrario, es una pieza insigne de la casa DC tan viejo (1940) como el propio Batman y Superman; sino que en cuanto a adaptaciones cinematográficas, la casa DC Comics no la ha pegado como la cadena de éxitos que cosecha Marvel. De hecho, si dejamos a un lado las obras maestras de Batman de Christopher Nolan, los personajes DC han sido un fracaso en el cine, si no es que cancelan proyectos (Wonder Woman anyone?).

Linterna Verde es un personaje muy atesorado por la fanaticada comic por la profundidad de su historia y el legado de sus personajes. Linterna Verde tiene muchas encarnaciones como ha sucedido con otros personajes de la serie DC, lo cual nos puso a dudar por cuál corriente se inclinaría la adaptación a la pantalla grande. El personaje ha pasado por varios representantes, la primera siendo la era de Alan Scott* a la que pocos recuerdan o siquiera conocen. La segunda, la más larga y popular, fue la revitalización total desde un nuevo comienzo bajo la figura de Hal Jordan y, la tercera, bajo la imagen de Kyle Rayner (también está el recurrente spin-off de John Stewart “El Linterna Verde Afro” pero ese no tuvo mucho protagonismo dentro de la serie más que un universo alterno).



La serie basada en Hal Jordan fue la más larga, la más conocida y la más popular. Por lo tanto resultaba natural que, sin sorpresa alguna, la adaptación al cine se iba a basar en esa versión (de pana, el primer Linterna Verde parecía un “Robin” por el traje púrpura/negro/verde/amarillo ¡con capa!, y el de Kyle es demasiado Cyber-Gay). Así fue y lo agradecemos. Green Lantern pasa a engrosar las filas de las cintas modernas que recrean los personaje comics, a viva imagen, que una vez solíamos ver en papel, caricaturas y nuestra imaginación. Su adaptación fue vista con ojos y criterio mixto que me decepcionó dado que Thor, a quien no le daba medio, tuvo un aplauso unánime por críticos y comicólogos por igual... quién lo diría.

Sin embargo Green Lantern no es mala, aunque no alcanza ese nivel de “Home Run” que goza The Dark Knight o la trilogía X-Men. No quiere decir que no tenga seriedad, partiendo del hecho que no la venden de manera trivial. Mucho esfuerzo se nota detrás de la producción, comenzando por sus impecables efectos especiales que ilustran un realismo perturbador que antes sólo podíamos imaginar más allá de las páginas de la historieta. Seguido de cerca por un reparto de altura, cuyas actuaciones funcionan al pelo muy a pesar de lo débil que resultó el Director Martin Campbell (Dir: Casino Royale) en transmitir emociones y provocar tensión, ni siquiera en sus contadas escenas de acción donde tiene experiencia. Por último, su guión, que si bien a muchos les parecerá pobre en contenido -más no argumento- lo celebro ya que muchas veces acostumbran a saturar el debut-intro de un personaje comic que pierde romance (recuerden Superman 1978 que se concentra en el desarrollo progresivo del personaje, igual con X-Men 2000).



A pesar de sus puntos a favor, toda esa lenta y desarrollada introducción, necesaria para un personaje tan complejo como Linterna Verde, no disfrutó de un Director que exprimiera el jugo de su guión simplista. Si tan sólo para manipular sentimientos emocionales que queda en manos de los actores para generar conexión y empatía. En especial al pana Ryan Reynolds a quien daba por descartado dada la mediocre impresión que nos dejó a los comic fans al representar a Dead Pool en la sobre saturada X-Men Origins: Wolverine. Para mi este pana le queda mejor Green Lantern.

Muy progresiva y lineal en narrativa, el guión, lento y simple, no se desgasta en gratificantes escenas espectaculares de acción por minuto (que al menos hay un par de ellas excelentes), para asegurarnos que conozcamos a los personajes y nos conectemos con sus motivos. La precisión al comic nuevamente pasa al escrutinio de no ser perfecta, pero al menos pasa casi eximida en sus fundamentos dejando unos cambios menores que se vuelven necesarios en estas adaptaciones, de lo contrario no se podría condensar una buena introducción de Linterna Verde ni pasadas las dos horas que dura ésta. Green Lantern promete mucho para una continuación, pero al menos las promesas dejadas en esta entrada quedan satisfactoriamente aceptables. Casi todo fue fiel al comic con las obvias adaptaciones a los tiempos actuales que no cuadran con los tiempos de su génesis lo cual apuesto a que no habrá ortodoxos ofendidos... al menos en mi caso.**



El reparto, repito, fue la clave de salvarle la patria al Director y darle empuje al guión evitando que la etiqueten de “festín de efectos CGI”. Reynolds tiene carácter, empatía y presencia como Hal Jordan y hace la mejor representación que haya visto jamás de Linterna Verde sea en papel, animada, etc. Empezando por el traje, ¡del hijoueputa! Una mezcla entre materiales sintéticos adheridos y efectos CGI que convencen en todo momento, absolutamente criminal. Representando poses que cuadran con las más iconicas del personaje que incluye la famosa del anillo contra la linterna. Pero nada me preparó para la mimética representación de Sinestro –en el brillante rol de carácter– de parte del actor Mark Strong (RocknRolla, Robin Hood, Sherlock Holmes). Este actor no sólo representó a la perfección al némesis clásico de Linterna Verde, sino que necesitó poco maquillaje fuera de pintura roja para quedar como un clon perfecto, casi que arrancado de las páginas de DC Comics. Igual Temuera Morrison (Star Wars: Episode II) como Albi Sur, impecable, y la voz de Geoffrey Rush (The King's Speech, Munich) como Tomar-Re.

Aunque muy diferente a como lo recordamos en el comic, Peter Sarsgaard (Jarhead, Flight Plan) se la come como Hector Hammond -el otro villano- con la soberbia de su ignorado talento (él es el villano de turno porque Sinestro hace “de bueno” en esta película, dejando un guiño a lo que será su conversión al mal así que no se levanten en los créditos, esperen). Dejando a la rico-todo mami-miamol de Blake “Gossip Girl” Lively (The Town) casi sin méritos aunque la loba sabe mostrar que actua bien. Igual Tim Robbins y Angela Bassett, dos perdidos de la pantalla que aportan poco, pero aportan. En fin, Green Lantern es buena, no la mejor comic-film de este año pero jugaron a lo seguro, con respeto y sin arriesgarse demasiado. Se puede ver.

Film: Pasta (★★★☆☆)

___________
Barton Corps.

[*] El primer Linterna Verde, muy poco conocido salvo por los letrados del mundo comic (¡cof! ¡cof!) fue creado por Finger & Nodell y llevaba por nombre Alan Scott. Tuvo lugar durante la llamada era dorada de los comics (40s-50s) cuyo traje queremos olvidar que en nada se parece al clásico traje verde-negro-blanco. En la llamada época de plata o era clásica (55-70s), Linterna Verde sufre un refrescamiento total de cero -por Broome & Kane- que va desde el traje hasta el concepto, aquí es donde aparece Hal Jordan quien recibe el anillo y la linterna de Albi Sur, se plantea la estructura originaria del "Linterna Verde" como guardian interestelar con todo y Green Lantern Corps., "el juramento legendario"*** y los nuevos personajes que incluye a Sinestro, Hector Hammond y la infame entidad conocida como Parallax. En los 90s, con esa ola nefasta de revitalizar todos los super heroes, tras la muerte de Superman liderizando la corriente, Jordan muere cuando se deja poseer por Parallax dejando el papel del guardian verde del sector 2814 para a Kyle Rayner, hasta hoy. Aunque el inmortal Hal Jordan vuelve en series paralelas como "Green Lantern: Rebirth" (2004-2005) y la inmortal "Infinite Crisis" (2005-2006).

[**] SPOILER ALERT! Aunque no para arrancar la silla y pegarla contra la pantalla, hay anacronismos y desvíos de la trama original dentro del film que incluye a Hammond obteniendo sus poderes de una infección de Parallax, o que Sinestro forja el anillo amarillo del miedo y no menos importante que Parallax proviene de un Guardian de Oa... fuck!

[***] "In brightest day, in blackest night, no evil shall escape my sight. Let those who worship evil's might, beware my power... Green Lantern's light!"

Etiquetas: ,

0 COMENTARIOS

Scoreland Redux!

Par de genios: arriba los franchotes techno de Daft Punk en el mundo TRON; abajo Reznor y Ross en la Red Social.

Soundtracks, OST, banda sonora incidental, es un punto intermedio entre mi amor por el cine y la música, algo que pocos entienden. Los colecciono, los escucho con frecuencia y recrean escenas de la película en mi cabeza con los motifs que el compositor utiliza para marcar las incidencias emocionales que fortifica el drama. Algunos heroicos, otras melancólicos, todos los Soundtracks Score tienen algo especial si el film trascendió en la cultura popular. Con muchos de ellos vueltos unos clásicos inmortales por sus melodías inequívocas (recuerden la Marcha Imperial y la Fanfarria de Star Wars, o los dos tonos bajos de Jaws y el tema heroico de Indiana Jones, son muchos).

En los últimos meses me ha sorprendido que varios soundtracks sobresalieron del montón por su originalidad fuera de repetir patrones tradicionales. Tres de ellos nuevos, frescos y de cartelera contemporánea, y uno viejito que me costó conseguir pero que valió la pena la cacería. ¿Les gustan los Soundtracks? Aquí un cuarteto de joyas para su colección.



Trent Reznor & Atticus Ross - The Social Network
Trent Reznor, nuestro pana de Nine Inch Nails, ha hecho un vuelco en su carrera al explorar la musicalización no tradicional de films bajo la Dirección del cineasta David Fincher para la cinta The Social Network. Un campo nuevo que invita a expandir las capacidades artísticas de este genial compositor de Rock Industrial.

Algo más sutil, tenue, o quizás down-beat es el acercamiento que Reznor le da a la banda sonora de la película recalcando el sentimiento melancólico inspirado en sus trabajos alternos. Este esquema lo experimentamos al non-plus-ultra con su trabajo Ghosts I-IV de donde se basa la arquitectura melódica deprimente de este OST. De hecho roba un par de temas de esa obra para este álbum.

De corte estrictamente instrumental, melódico no-incidental, The Social Network OST comparte créditos con un colaborador reciente de Reznor, Atticus Ross quien se identifica con el estilo de Reznor complementando sobre sus complejas capas de sonidos elaborados de instrumentos analógicos y sintetizadores artesanales. Muy industrial cyber-punk new-age que asoma a ratos sonidos característicos del autor en sus otros trabajos más populares.

No pude hacerme de la edición Bu-ray 5.1 (por ahora porque sólo se puede ordenar directamente desde su página) por lo que tuve que conformarme con el CD que no decepciona en su grabación y excelente mastering. Que en todo momento expone una calidad de sonido extraordinaria que envuelve aún dentro de su modesta presentación de dos canales stereo.

¿Track recomendados? todos, excepto uno que por alguna razón desgarra el ritmo perfecto de la secuencia. Irónicamente es una versión de uno de mis temas clásicos favoritos y el único track que no es composición de Reznor/Ross, me refiero al tema "In the Hall of the Mountain King" de Edvard Grieg de su obra Peer Gynt. No cuadra con el resto y demuestra que lo clásico no se puede sintetizar. Zapatero a sus zapatos Reznor. Omitiendo este tema el OST es perfecto...

Música: Sir William McKay (★★★★★★)
Sonido: Willy McKay (★★★★★)


[CD - 66 min. 2010. The Null Corporation]


Hans Zimmer - Inception
Hans Zimmer es uno de mis compositores favoritos y responsable, entre tantos, reciente, de la saga Batman de Christopher Nolan. De hecho se ha convertido en el compositor fetiche del Director Nolan recurriendo a su maestría en sus últimas cintas. La más reciente siendo el Psico-Thriller Inception que debe gran parte del efecto a su banda sonora, muy incidental y sobre todo muy agresiva.

Lo genial de este soundtrack es que usó la maqueta rítmica del tema de Edith Piaf "Non, Je Ne Regrette Rien" para su emblemático choque orquestal de vientos y cuerdas en baja octavas que marca el punto suspensivo climático del film (genialidad). Esa base rítmica es idéntica al tema motif del film sólo que en un tempo ultra lento (¡PRAAA! ¡PRAAA!) lo que demuestra la versatilidad de Zimmer como compositor. Añadiendo capas de cuerdas in crescendo sostenuto que provoca tensión.

Con guitarras electro acústicas que llevan la pauta al inicio de unos temas para agarrar cuerpo con la orquesta a toda máquina, es quizás uno de los OST más tensos y agresivos que despierta nervios cuando lo intentas escuchar en calma. Con un tema cyber-punk acelerado casi enteramente techno con percusión para la escena de persecución dentro del film llamado "Mombasa", criminal.

Al igual que con The Social Network esta es la versión en CD que vino por cortesía del fiel ruraltejano LJT (incluyendo TRON) y que suena a tres tablas con total potencia dinámica. El sonido está grabado con calidad audiófila máxima que a veces no parece un CD (o últimamente desestimo las capacidades del formato). Súper dinámico en toda su escala de rango, muy limpio y ambiental con delicioso soundstage.

Sin embargo, por gracia de la edición especial del Blu-ray de la película, adquirido hace poco, cuento con el mismo soundtrack en mega cojonudo 5.1 sin comprimir y con mayor registro de data. Escuchar este soundtrack en CD es una experiencia, pero en el BD a 5.1 es casi como sentir el efecto hipnótico de sueño de la película. Hay que oírlo para entenderlo.

Música: Willy McKay (★★★★★)
Sonido: Sir William McKay (★★★★★★)


[CD - 49 min. 2010. Warner]



Daft Punk - TRON Legacy
Si hay un OST que merece ser la tapa del frasco de la genialidad es esta maravilla que le dio vida a la "ahi-ahi" secuela de TRON que se estrenó no hace mucho. Para ir en consonancia con un film de corte tecnológico sci-fi es natural recurrir enteramente a sonidos sintéticos ¿verdad? y la elección del duo francés de euro-dance techno Daft Punk pareciera ser una apuesta segura y convencional. Pues no, aquí hay experimentación y genialidad a los niveles más altos de un OST incidental.

Sí, Daft Punk compone y arregla los temas empleando su característico sonido sintético de corte cyber-punk sci-fi (entíendase al estilo Blade Runner), pero lo especial es que TRON Legacy OST es laminado por estructuras arregladas de orquesta clásica tradicional que, en conjunto con los sonidos electrónicos típicos de Daft Punk, logra una combinación única, genial, brillante.

Muy tenso, acelerado y a veces romántico es algo que sin duda expone que las emociones del film proviene en su mayoría de esta genial composición. ¿No me creen? vean TRON Legacy en mudo y luego escuchen este OST sin imágenes y me dicen cual logra mejor el efecto. Mitad orquesta, mitad techno sintetizado, una obra maestra completa. A pesar que predomina el balance entre los dos estilos musicales, hay temas donde prevalece la orquesta casi exclusivamente, mientras que otros son totalmente electrónico, pero nunca de corte dance o disco, sino techno cyber-punk.

La calidad de sonido de este CD es ejemplar, muy orientado a sacarle el jugo al rango dinámico y los detalles de la orquesta en máxima resolución. Con bastante registro de bajas frecuencias por sus bajos penetrantes que da cuerpo y emoción vibrante.

Cabe destacar que el OST no está completo, es un extracto de lo mejor del soundtrack ya que hay una versión más completa con remixes y todo lo demás aunque en su favor es más relleno que sustancia. Como dato curioso el CD viene negro como aquellos CD-ROM del PlayStation original y decorado como un disco de TRON.

Música: Sir William McKay (★★★★★★)
Sonido: Sir William McKay (★★★★★★)


[CD - 58 min. 2010. Disney]


Michael Nyman - Gattaca
Michael Nyman es un webo, aquí voy a colar este OST viejito pero güeno, güeno, güeno. Nyman es conocido por su opera prima The Piano que siempre se caracteriza por su minimalismo melódico incluso en los acompañamientos orquestales a diferencia de otros compositores de complejidades Wagnerianas cargadas de ensambles, capas y motifs recurrentes.

Muy lento, poético y minimalísticamente triste, Gattaca OST sigue la línea simplista de su trabajo donde lo dominante en este caso son los violines. Encabezado por un solista que derrama lágrimas melódicas -muy a lo Mozart- con acompañamiento distante de dos conjuntos de cuerdas en niveles distintos y siempre por debajo del solista de violín.

Aunque suele ser muy homogéneo, casi monótono, no es de los mejores trabajos de Nyman, pero complace en estilo su particular sin fluctuar las emociones fuera de la tristeza unánime de su melodía. Hay unos pasajes "allegro" pero no rompe con el patrón definido de su poema melancólico. Es triste que Nyman no aporta -casi- como el pianista que es, quizás sea uno de los factores que me decepciona de este OST. Pero la asociación con las escenas del film lo hace un clásico en mi libro de A-films.

Hay sorpresas como la interpretación del tema "Impromptu" de Schubert que en el film lo colocan como pieza adaptada para 12 dedos debido al pianista genéticamente diseñado para seis dedos en cada mano. La complejidad imposible de desarrollar en esta adaptación fue recreada magistralmente a duo por los pianistas Ryan Dorin y Michael Lang para hacer una versión de la Sonata de Schubert como nunca la habías escuchado. De hecho, por esta pieza fue que compré el CD.

¿Cómo suena? bárbaro, como grababan bien los CDs en los '90, cargado de dinámicas y resolución abierta que define el carácter armónico de las cuerdas con todo y su modesto vibratto en caída como armonías de segundo orden. Sin ruido y espacioso, un OST delicado para un sistema capaz de exprimirlo. Una joya tan valiosa como la película que adorna, de colección.

Música: Pasta (★★★☆☆)
Sonido: McKay (★★★★☆)


[CD - 55 min. 1997. Virgin]

Bueno ahí lo tienen, algo de música que cada vez se habla menos en estas páginas. Soundtracks de lujo que sorprende que la mayoría vienen de films de los últimos 12 meses, algo que no se veía en mucho tiempo donde mi colección de OSTs menguaba en nuevas adquisiciones creyendo que los clásicos quedaron en los 70-90s. Aún hay mecha de talento para muchos compositores de hoy como Howard Shore y Hans Zimmer que reciben con sorpresa a quienes menos uno se lo imaginaba, rockeros industriales y DJs euro dance con el mismo nivel de calidad que los viejos peso pesados (John Williams, Jerry Goldsmith, Ennio Morricone, etc). Búsquenlos y dense un banquete distinto, quizás aprecien este arte de combinar música y cine como elemento narrativo y emocional.



___________
Barton

Etiquetas: ,

3 COMENTARIOS
Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex