cookieChoices = {}; <body>

Rural Tex es un estúpido portal web de noticias y reseñas sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio. Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del 1 al 5. Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One.
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero…
  • Pasta: Ta' bien… ta' bien…
  • Mancao: Coleto impresentable.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! CULAZO!
WEB-ONADAS

LECTURA No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva del Editor en Jefe. –Bart

LECTURA Behavioural realism and the activation of aggressive concepts in violent video games. Un estudio extenso realizado por la Universidad de York que –una vez más– demuestra que no existe nexo entre el comportamiento violento a ninguna edad con los videojuegos de corte violento. –Rural Tex

Contribuye

Review: Apple Magic Mouse/Magic Trackpad/Wireless Keyboard Suelo cambiar mi Mac cada tres años como la fórmula perfecta entre recuperar la inversión y percibir una diferencia notoria en performance entre el equipo viejo contra el nuevo. Aplico eso con el CPU, porque si estoy bien con el teclado o la pantalla no veo porqué cambiarlos hasta que demuestren su inevitable desgaste. Por eso he preferido los Macintosh modulares desde la Macintosh II que me ofrece mucha flexibilidad a la hora de elegir los componentes que van a su periferia (sí iMac, es contigo Mr. todo-en-uno).

Una de las cosas que no suelo cambiar con tanta frecuencia es precisamente el teclado y el mouse, el principal medio de interfaz entre el usuario y el computador. Sabemos que hoy existen experimentos con dispositivos de toque (iPhone/iPad), pero les falta mucho antes que pensemos en reemplazar los medios tradicionales de la noche a la mañana. Por lo tanto un buen teclado y mouse resulta primordial para la comodidad de interactuar a diario con nuestro computador personal. En mi caso pasé años con el famoso Apple Extended Keyboard que, por sus teclas mecánicas tipo Switch de Alps Electric Co., continúa en mi libro como el mejor teclado jamás diseñado y no tiene parangón. Luego, durante los días del PowerPC, el Apple Design Keyboard II fue casi tan bueno pero jamás como su antecesor en calidad y comodidad. El Apple Pro Keyboard de las G3/G4/G5 fue una degradante abominación, pero me vi obligado a usarlo por el salto de ADB (Apple Desktop Bus) al USB.

Pasé cinco años con mi Apple Pro Keyboard y su respectivo Apple Pro Mouse, en principio porque como usuario Mac de vieja escuela, nunca me adapté a ratones multi-botones, con ruedas y switches, que complican mi ritmo de trabajo en lugar de mejorarlo. Por eso deseché el Apple Mighty Mouse apenas lo saqué de la caja de mi actual Mac Pro. Por otra parte, paralelo al teclado y ratón, comparto funciones con un trackball desde hace 9 años y que fue papel exclusivo de un Marble Mouse de Logitech. Nueve años, nunca había tenido tal grado de compromiso con nada, novia, empleo, vivienda, carro o celular (menos aún una pieza de tecnología). Es la relación más larga que he tenido con algo exceptuando mi cepillo de dientes y mi ropa interior... me refiero al objeto en sí, no a la marca. Pues ya todos mis dispositivos mordieron el polvo, como era de esperarse, así que buscando mayor comodidad y libertad inalámbrica fue que opté por probar el trío “wireless” de Apple a ver qué tal.
Apple Magic Mouse
El Apple Magic Mouse no es más que un vulgar ratón Bluetooth con sistema de rastreo por láser; que pretende salirse del montón por su novedosa superficie de toque que expande su función inicial de ser un simple ratón Apple monobotón en apariencia.
Digo “pretende” porque fracasa en un área muy importante que no entiendo cómo a apple se le ocurrió seguir adelante con este diseño. Al menos para mi que tengo manos grandes, el Apple Magic Mouse resulta poco ergonómico creando cierta incomodidad bajo uso extensivo. Es muy bajo y sin soporte para la base de la palma, este diseño va en contra de lo que siempre ha sido un mouse: abultado en su base y de bajo perfil en los botones de acuerdo con la anatomía de la mano humana.

Sin embargo su funcionalidad es soberbia, empezando por su calidad de construcción que le da peso y cuerpo. Construido de aluminio con superficie de policarbonato pulido el Magic Mouse ostenta un acabado industrial sobrio y elegante. En principio funciona como todo mouse monobotón de Apple, pero esconde muchas funciones que están intrínsecas en su apariencia austera que no intimida a quienes no nos gusta ver más botones en un mouse que los que tiene el control remoto del cable.

La superficie de toque funciona sin compromisos, tan precisa como su rastreo por láser, que reconoce los gestos de uno o dos dedos -sin error- pudiendo añadir más para cuando salga el futuro Mac OS X 10.7 Lion. La energía depende de 2 pilas AA que si bien su rendimiento no es para gritar de al emoción, al menos te puedes esperar entre 30 y 45 días de autonomía bajo uso diario. Un LED en la parte posterior indica el estado de conexión pero no del estado de carga de las baterías, para eso debes acudir al menú de Bluetooth en el Apple Menu Bar o en el System Preferences/Bluetooth.

Pros: Magnífica calidad de construcción. Excelente y atractivo diseño industrial. Bluetooth. Respuesta de tracking de altísima resolución y precisión. Multi Touch intuitivo y versátil. Inigualable integración hardware/software. Tracción por Láser (IR). Usa baterías AA estándar.
Cons: Algo pequeño para manos grandes. Pobre ergonomía para soporte de la mano. Regular rendimiento de las baterías. Multi Touch limitada a dos dedos (por ahora).

Veredicto: McKay (★★★★☆)



Apple Wireless Keyboard
Estoy resignado a que cada vez más los teclados son peores que antes. En especial el teclado de aluminio de la actual línea de Apple, pero los prefiero ante los de otras marcas por la relación directa de sus teclas especiales con las funciones del Mac OS X.
En ese sentido acepto algunos compromisos siempre y cuando no hagan un detrimento en la comodidad diaria usando el dispositivo. Con especial énfasis que no soy bueno tipeando, es más, soy quizas el peor mecanógrafo del mundo así como también el más lento. Soy muy visual al teclear, no dejo de mirar el teclado y golpeo duro las teclas. Eso no evita que cometa errores disléxicos a patadas, teniendo que leer y releer mucho porque no hay diccionario que sugiera palabras que se relacionen con mis jeroglíficos, de hecho ni siquiera uso el corrector ortográfico. Gracias a Dios que una buena educación de lenguaje compensa mi incapacidad técnica con el teclado. Aparte que relego mucho al ratón mi interfaz con la Mac, reservando el teclado exclusivamente para hacer documentos los cuales escribo a diario (no sólo para este colosal desperdicio de ancho de banda).

El Apple Wireless Keyboard mantiene la filosofía actual del teclado plano que usa teclas de membrana tipo “Chiclet’s” que comenzó con el Apple Aluminum Keyboard y luego en las MacBook Unibody. Su superficie de aluminio es de calidad, con las teclas algo delicadas aunque firmes en respuesta. Muy silencioso, pero lo que mas me gusta es la separación generosa entre teclas y sus dimensiones que minimizan mi dislexia logrando que acierte más en la tecla correcta y demuestre menos mi martilleo caimán al escribir. Lo mejor es que usa Bluetooth que lo convierte casi en un control remoto (adiós cable USB). En especial que su tamaño reducido que carece de teclado numérico lo hace óptimo para usarlo como control remoto. Cosa que no me importa sabiendo que nunca uso ese teclado numérico que sólo un contador o alguien que use mucho Excel puede extrañar.

En lo personal me recuerda al teclado del primer Macintosh el cual tampoco traía teclado numérico aunque éste sí trae las flechas pero en formato “T” invertida. Hay más teclas específicas para el Mac OS X que actúa con el iTunes y el Finder que lo hace más útil que el viejo Pro Keyboard (con etiquetas en cada tecla para no adivinar). La duración de las baterías AA es mucho mejor que el Magic Mouse y un LED escondido en la parte superior derecha señala si hace enlace o avisa si la carga de las pilas está baja sin tener que ir a la barra del Menú Bluetooth del Mac OS X. Como punto a favor de su flexibilidad, el Wireless Keyboard se puede conectar a un iPad o un iPhone sin ninguna novedad.

Pros: Sólida construcción. Compacto. Teclas amplias y espaciadas. Silencioso. Respuesta rápida y directa por Bluetooth que elimina la necesidad de un cable USB. Baterías AA con muy buen rendimiento. Se le puede emparejar con cualquier iPad o iPhone para un teclado completo full funcional.
Cons: No tiene teclado numérico. Teclas de membrana delicadas para trabajo fuerte. Costoso.

Veredicto: Pasta (★★★☆☆)



Apple Magic Trackpad
Lo mejor para el final. Si buscan un dispositivo flexible, preciso, de alta calidad que puedan usar para casi cualquier tarea; multi-funcional, de interacción intuitiva como ergonómica y que la batería pareciera nunca acabarse, pues no busquen más.
El Apple Magic Trackpad es como si sacaran el trackpad del MacBook y lo ampliaran un poco para darle mayor superficie, de resto la funcionalidad es idéntica. Sabiendo además que el mejor trackpad del mercado de las laptop es el de Apple por su patentada interfaz multi-toque, el Magic Trackpad se presenta como una incógnita de por qué no se les ocurrió esta idea antes. Su precisión y desenvolvimiento es de ensueño. Imposible de replicar la experiencia en dispositivo de entrada alguno sin llegar a complicarse a niveles de un WACOM Pad o similar. Es muy liviano, pequeño y hace juego perfecto con el Apple Wireless Keyboard. De acabado de aluminio con la misma superficie de vidrio para el árera de rastreo que evita rayones y desgaste por la fricción.

Lo mejor de todo es su respuesta a los gestos multi-touch que, a diferencia del Magic Mouse, permite utilizar hasta cuatro dedos para combinar casi de una docena de comandos mediante gestos que hacen del mouse convencional un objeto obsoleto del pasado. Lo más importante es que se pueden personalizar los gestos en el panel de control, pudiendo desactivar los que no quieras usar. La precisión es tan buena que hasta me permite usarlo en Photoshop con sus herramientas. Recordando que toda su superficie actúa como el botón del mouse (usando dos dedos como botón derecho). No sirve como tableta para dibujar como el WACOM, pero sustituye cualquier ratón o trackball sin reservas.

Por supuesto, trabaja bajo enlace Bluetooth que elimina el cable USB para mayor libertad. No quiere decir, por el contrario, que imite al Magic Mouse devorando el mismo par de pilas AA en poco tiempo. Aquí parece hacerle honor a su nombre “mágico” porque después de casi dos meses de uso -diario y constante- le resta más del 60% de la capacidad de las baterías, mientras que el Magic Mouse le resta el 80%... de la segunda vuelta. Le he buscado fallas durante ese tiempo pero no le conseguí una, al menos para mis impresiones de uso. Esto le merece la puntuación máxima de RTx sin discusión.

Pros: La revolución del Mouse como dispositivo de interfaz humano/máquina (reemplaza cualquier mouse o trackpad). Robusto diseño industrial de sólida construcción de aluminio. Superficie de vidrio evita desgaste. Diversidad de funciones activadas por Multi-Touch. Preciso, aún para tareas con aplicaciones específicas de trazado. Muy intuitivo y natural reconociendo gestos con dos o más dedos. Amplio espacio de desplazamiento por encima del trackpad del MacBook. Compacto. Ergonómico. Bluetooth. Excelente rendimiento de las baterías. Baterías AA estándar. Económico.
Cons: Ninguna, indispensable para cualquier escritorio de un Mac User.

Veredicto: Sir William McKay (★★★★★★)

The Lion wakes tonight: combinando lo tradicional con el novedoso sistema de reconocimiento de gestos (multi-touch), este trío alcanza el Nirvana de la interfaz de usuario que se prepara para el futuro Mac OS X 10.7 Lion.

Siempre habrá quien tenga inconvenientes o no esté del todo satisfecho pero para mi experiencia este trío cumple con mis necesidades que son más básicas que complejas. La calidad de construcción de cada uno es de primera, reservando mi juicio ante su desempeño funcional así como su relación ergonómica con el usuario. En conclusión el Magic Mouse es un lujo, no un indispensable, que funciona como mouse tradicional añadiendo funcionalidad de multi-touch pero sin revolucionar el dispositivo que inventó Douglas Engelbart. Como ratón auxiliar -tal es mi caso- sirve para evitar un síndrome de tunel carpiano prematuro; o como ratón de viajero para un MacBook no sería mala idea. De cualquier manera no lo considero indispensable habiendo mejores ofertas de la competencia por menos dinero. El Apple Wireless Keyboard está orientado al típico Mac User sencillo, nada complicado, ergonómico y funcional, de buena calidad que puede hacer de control remoto para aquellos que usan su Mac mini de Home Theater Server. De respuesta simple y agradable sensación para quienes teclean de tacto más que visual. Un buen reemplazo para el teclado extendido de aluminio como de cualquier modelo viejo USB siempre y cuando tu Mac soporte Bluetooth nativamente. Lo que me deja el Magic Trackpad como la única recomendación obligatoria para todo Mac User que desee expandir la experiencia de interactuar con su Mac con mayor soltura, flexibilidad y simplicidad innata, algo que deben experimentar para darse cuenta y que ningún review les puede reproducir. Por su precio es una ganga considerando el potencial futuro con el venidero Mac OS X 10.7 Lion que se concentra en esa interfaz novedosa.



Barton
Software: Desconozco la extensión de compatibilidad con Windows pero poco me importa si la hay para ese nefasto sistema operativo. Esto se ideó para Mac y para Mac debe ser. Por lo tanto, no todas las Mac pueden gozar de todos sus beneficios empezando porque la máquina debe tener Bluetooth nativo o hasta cierto punto uno adaptado vía USB. El software de sistema debe ser 10.6.4 en adelante para el Trackpad, el 10.5.8 en adelante para el Magic Mouse, con el Wireless Mouse Software Update 1.0 instalado. El Wireless Keyboard debe contar con el sistema 10.5.8 y el Aluminum Keyboard Software Update 2.0 instalado. Debemos resaltar que si por alguna razón el equipo no responde o debe usar otra versión de OS en caso de arrancar de un volumen que no cuente con el software, recomendamos no deshacerse de su confiable combo de teclado y mouse USB por más desgastado y deteriorado que estén. De esa manera pueden salir del apuro y volver a los dispositivos inalámbricos una vez solventada la situación. En mi caso comprobé que los dispositivos respondieron con limitaciones básicas bajo el DVD retail del Mac OS X 10.6 Snow Leopard así como el disco System Software Restore (OEM) que viene con mi Mac Pro. Sus resultados varían de acuerdo a la antigüedad del equipo. No experimenté interferencias por celulares, teléfonos inalámbricos, controles de PS3 (que también son BT) ni siquiera por tener cuatro dispositivos Bluetooth conectados al Mac al mismo tiempo (incluyendo el iPhone 4) lo que sugiere una señal robusta para discriminar cada componente. -Sir Barton.

Etiquetas: ,

La Otra Dimensión: Jarheads!

Review: Medal of Honor (PS3/X360) - A veces me pregunto si el mundo del periodismo detrás de la industria de los video juegos está viciada -por no decir sobornada- para darle preferencia mediática a ciertos títulos a la hora de evaluarlo con absoluta objetividad. Lo digo porque es obvio que la atención sigue puesta en el popular shooter Call of Duty, al cual cubren de galardones inmerecidos y críticas positivamente desmesuradas por encima de sus fallas. Más obvio aún cuando lo comparas con ofertas muy superiores de la competencia.

Todas las señales parecieran apuntar a que tengo razón. En especial cuando consideramos que Activision, la casa gigante detrás de la franquicia Call of Duty, se encuentra aliada con Microsoft quien se ha caracterizado por sacar su chequera para mantenerse competitiva en el mercado a pesar su innegable mediocridad (X360 anyone?). ¿Merece Call of Duty: Black Ops todos los galardones de mejor shooter de guerra del año apenas semanas después de su lanzamiento cuando Battlefield: Bad Company 2 lleva meses demostrando que es superior en toda extensión? Tomando en cuenta la cantidad de quejas -no atendidas- de la comunidad por la cantidad de fallas a nivel técnico que curiosamente ningún crítico señaló en sus reseñas. Algo similar a lo que vimos recientemente con el fiasco del FIFA 11, que posee atroces fallas técnicas que misteriosamente fueron ignoradas a la hora de los reviews de las más importantes publicaciones del género (exceptuando a Rural Tex que no teme sacar los trapitos y así lo hicimos responsablemente). ¿A dónde voy con todo esto? Con este review de la reanudación de la franquicia Medal of Honor el cual me dejó una curiosa impresión positiva contra el mar de críticas mediocres que recibió para sepultarlo tan sólo a pocas semanas del lanzamiento de Call of Duty: Black Ops... curioso.

Medal of Honor no posee la mejor trama, tampoco trae innovaciones en su gameplay ni mucho menos revoluciona el modo multiplayer. Pero a pesar de su poca originalidad los fundamentos del juego están bien implementados.

Tema: Medal of Honor tampoco que reinventa el agua tibia y le prende candela al mundo con un shooter clásico para los libros, pero ciertamente toma los elementos fundamentales casi estandarizados por el género y los emplea con eficiencia mecánica. Esta es la franquicia que puso al mundo de cabeza en el pasado mucho antes de los titanes que hoy dominan el mercado (Medal of Honor: Allied Assault está tatuada en la memoria de todos como un clásico inmortal). Pero sabemos que la franquicia fue perdiendo terreno ante las innovaciones de orden técnico que trajeron las series que le sucedieron. Sin embargo eso no desestimó las intenciones de Electronic Arts para revivir la serie en esta ocasión con el tema de moda: las guerras modernas.

La trama de Medal of Honor no dice nada nuevo sobre el tópico y ciertamente no pretende arrojar ovaciones por su argumento dramático, en especial que su principal objetivo era la simulación realista de lo que se vive en Afganistán y no un blockbuster guionizado como nos ha acostumbrado Call of Duty con sus dramas exagerados. Medal of Honor se presenta como las experiencias de un grupo de Navy Seals (DEVGRU) en su campaña durante el inicio de la guerra de Afganistan en 2002, donde te toca hacer de tres personajes (Deuce, Adams y “Rabbit”) durante una misión fallida de dos días por las montañas hostiles de los Talibanes (Sha-i-kot Valley). La trama no inmuta para nada y es demasiado corta, pero al menos es entretenida y acierta en dar una atmósfera convincente de estar en Afganistán combatiendo contra los Talibanes (Al-Qaeda). Simple y directa la campaña es sólida y muy convincente.

La atmósfera es convincente, quizás lo más cerca de experimentar la hostilidad de la geografía de Afganistán y sus obtusos radicales. La mecánica de juego y su impecable presentación dan justo en la maceta para lograrlo.

Jugabilidad: Nada original, de hecho, sigue el patrón de mecánica de los últimos 10 años bajo el esquema típico de un PFS moderno. Con elementos prestados de los grandes shooters de guerra del momento, al menos en relación al mapa de los botones y sus controles. Pero lo hace tan bien, con tal cuidado en la intuitividad que hace del gameplay hasta un poco más fluido que el de los títulos que recicla. La adaptación es automática y natural pero desperdicia una oportunidad de innovar para dejar huella. Repitiendo las mismas mecánicas de apuntar, disparar, agacharse, recargar y accesorios que comúnmente vemos en las otras franquicias (dejando a la mecánica de deslizamiento como la única original). Lo malo es que se vale de ellos para configurar su gameplay carente de variedad si lo comparamos con la diversidad que otros títulos acuñan en sus campañas.

Es casi un tour exclusivo a pie salvo por un par de breves momentos en que te trasladas en un ATV y otro donde haces de Sniper. Lo único que cambia es el panorama de día o de noche pero siempre en el árido desierto afgano con una que otra incursión montañosa o cavernaria. Con constantes ataques de enemigos que poseen uno de los AI más pobres de data reciente, que compensa en número para hacer la dificultad interesante si acaso. Aunque debo decir en su favor que, salvo algunas escenas de narración automatizadas, el gameplay no es tan forzado hacia lo lineal... al menos en extremo. Considerando que hay áreas bloqueadas por paredes invisibles, más una única etapa a bordo de un Apache que se dirige bajo rieles porque no hay mecánica de gameplay para controlarlo fuera del armamento. Si hay algo original en su mecánica es que al fin encuentro un FPS que añade un selector al fusil M4 y al G3 que alterna entre tiro-a-tiro o ráfaga.

El multiplayer calca lo que otros han hecho intentando migrar lo mejor de ellos en un híblido sin personalidad. Vehículos apenas cuenta con un tanque. Helicópteros sólo existen, bajo rieles, en la breve campaña solitaria.

Multiplayer: No puede esconder su falta de ambición al no traer nada nuevo y además que fracasa en el intento de migrar los estilos opuestos que distingue a la competencia. Me explico, Call of Duty se caracteriza por ser un shooter tipo Arcade, muy rápido, de diseño ajustado para partidas fugaces en mapas pequeños. Por el otro extremo, Bad Company 2 se caracteriza por ser más una simulación, muy táctica, de diseño pausado para partidas largas en mapas épicos en extensión. Medal of Honor intenta, sin éxito, en hacer un híbrido con lo mejor de ambas tendencias sin definir el tono básico de su modo multiplayer. Emplea la parte táctica, con vehículos, en mapas de dimensiones moderadas pero con mecánica de juego tipo Arcade que nunca termina de convencerme ni mucho menos atraparme.

Los modos de juego son escasos, apostando a lo seguro con el típico team deathmatch (Team Assault), el capture de flag (Sector Control), domination (Objetive Raid) y misiones (Combat). El caso es que por más bien que funcionen sus modos multijugador, el diseño general de juego no cuadra con el estilo híbrido que persigue que deja un sabor desorientado donde no sabes si juegas para ti o para el equipo. La escasa variedad de mapas (8) tampoco ayuda. Peor aún, su diseño de rango y personalización de armamento rebaja el sistema de clases a apenas 3, algo muy importante e imperdonable en este tipo de FPS on-line de hoy día. Afortunadamente para su beneficio tiene un mejor desempeño en red, muy estable y sin fallas técnicas, a diferencia de sus más ambiciosos competidores (sí Call of Duty, es contigo y sin indirectas).

Presentación: La presentación es sencillamente espectacular. Todo gracias al uso ejemplar de dos motores gráficos por causa de las dos casas que intervinieron en su desarrollo: Danger Close y DICE. El primero usó el Unreal Engine 3.5 –bastante modificado- para la campaña solitaria con un acabado sin igual en realismo fotográfico. Por otro lado DICE, responsable de Battlefield, fue contratado como consultor y desarrollador del multiplayer donde usó su excelente motor Frostbite. Ambos desarrolladores trabajaron en conjunto para asegurarse que el acabado visual fuese consistente.

De hecho hasta incluye vehículos y ambientes semi destructibles (Black Ops tiene la ventaja de contar con su extraordinario repertorio de modos de juego muy diversos). El sonido es igual de bueno, muy real, dinámico y convincente; sobre todo la música, el score es excelente durante la campaña. La actuación vocal es buena acorde con el nivel de exigencia actual aunque sufre debido a lo pobre de su guión.

Medal of Honor no es un mal juego pero su reinserción al mercado se le condena su falta de competitividad al no mostrar una cara más agresiva en materia de innovación y ambición. El resumen de cierre fue tan subjetivo y lleno de comparaciones que lo reservé para el post data (leer la nota al final del review).

Jugabilidad: McKay (★★★★☆)
Tema: Mancao (★★☆☆☆)
Presentación: Sir William McKay (★★★★★★)
Multiplayer: McKay (★★★★☆)

¿60$? No hay material suficiente para esos sesenta verdes, pero si lo encuentras en remate a mitad de precio vale la pena por la excelente -pero breve- campaña... el multiplayer es cuestión de gustos o para debutantes en los FPS.

[PS3: 2010. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 720p/1080p. Sonido: Dolby Digital & DTS Surround 5.1, Jugadores: 1 (Online: 2-24); Disco Duro: 3GB (!), Dual-Shock & Wireless Headset Compatible, ESB Rating: M]



______________
Coronel Tostón

P.D. Medal of Honor se puede jugar, y digo sin titubeos que supera a Call of Duty en presentación y desempeño técnico a pesar que cae a sus pies en materia de diseño y gameplay. Medal of Honor es hasta mejor que MAG si ignoramos las dimensiones épicas del diseño multiplayer del este último. Y por supuesto que ni siquiera se le puede considerar un reto alguno para Bad Company 2. Ahora, obviando sus fallas de diseño y la poca ambición en su reinicio conceptual, Medal of Honor termina siendo un buen juego que no merece la ola de críticas mediocres que desconocieron sus bondades y resulta un buen comienzo para esta generación.

Etiquetas: , ,

You're not here for the vodka?



Mientras esperamos por las cintas de peso para la próxima temporada de premios (Black Swan, True Grit, The Fighter) es bueno salir de lo que ofrece la cartelera aunque sea por el mero entretenimiento. Pues eso es lo que nos ha traído el cine comercial para empezar el año, en especial ese cine de comic book mainstream/geek que tanto nos gusta.

Apenas Enero y ya van dos películas de temas de comics o relacionados, sin contar que este año tendremos a Thor, Green Lantern, Captain America, y X-Men: First Class. En el presente caso me dio curiosidad por ver qué tanto fue el atractivo para los actores y productores detrás de RED para que despilfarraran tanto talento en adaptar una serie de tres cortos volúmenes que la casa DC Comics publico la década pasada.

RED es una ligera adaptación de una serie corta del mismo nombre de la casa DC. Original de Warren Ellis, quien es mejor conocido por ser el co-autor de la saga “Hellblazer” (Constantine)* y de una franquicia más cult-underground que tristemente había ignorado hasta hoy llamada “Transmetropolitan”. Conociendo a RED, me pareció interesante ver hasta qué punto fue fiel al comic como sucedió con el clásico Constantine de Francis Lawrence con Keanu Reeves haciendo del famoso ocultista.



Resulta que RED es apenas una inspiración para el film lo que me decepcionó bastante. Sin embargo el contenido central tiene los elementos visuales y argumentales que caracteriza al poco conocido comic. RED trata de un agente especial de la CIA para operaciones secretas (Black Ops), que repentinamente es blanco para ser asesinado por su ex-agencia desconociendo los motivos. El protagonista del comic es un calvo llamado Paul Moses que en el film cambian por Francis Moses. RED trata de mercenarios y espías en edad de retiro que encuentran acción una vez más cuando alguien los trata de sacar de circulación y no por la vía natural si saben a lo que me refiero.

Es difícil centrar a RED en una categoría porque casi nunca termina de definir su estilo narrativo. Muchas veces es tal como se percibe, de humor slapstick y llena de situaciones de acción inverosímil que calza perfecto con su origen de historieta. Pero a veces pretende tener un glamour a lo Ocean’s Eleven -de las modernas- que no puede emular quedándose algo corto en el intento. No por ello deja de ser una buena cinta, entretenida y trivial si se le toma por lo que es, una comedia de acción muy caricaturizada a pesar del despilfarro atroz de un elenco de envidia. La dirección y la acción ayudan a digerir su guión que carece de sentido si no fuera por su tono tonto de humor negro satirizado.



Dejando el mérito para su reparto que, si bien no es lo mejor de sus carreras, demuestra que quieren divertirse de vez en cuando con personajes cómicos y estereotipados. Bruce Willis (Sin City, The Sixth Sense, Pulp Fiction) como Moses nos muestra un John McClane sin sarcasmo pero con el mismo sentido del humor, mientras que Helen Mirren (The Queen, State of Play) se puede dar el tupe de hacer de una asesina en su años dorados para dejar claro que no es sólo una actriz de dramas rebuscados. Igual Morgan Freeman (Invictus, The Dark Knight, Gone Baby Gone), que si bien ya lo hemos visto en cintas de corte -comic- similar (Wanted), muestra otra cara distinta de su talento inextinguible. Brian Cox (The Bourne Supremacy, X2 X-Men United, Troy) hace de las suyas como siempre que nunca nos cansamos de él, dejando a Karl Urban (Star Trek, The Bourne Supremacy) casi en la sombra si no fuera por su fuerte participación de principio a fin.

Lo mejor de todo es uno de los mejores actores de todos los tiempos y me lo maman si están en desacuerdo, John Malkovich (Burn After Reading, The Great Buck Howard, Shadow of the Vampire), que domina escena tras escena con su alocada bufonería paranoica demostrando la variedad artística de este incomparable actor. Sin quitarle mérito a la tierna (?) Mary-Louise Parker (The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford) que sigue la corriente del grupo como si fue una mas del clan. Par de dinosaurios des-fosilizados aparecen para mi sorpresa como Ernest Borgnine y Richard Dreyfuss que me dice que se debe haber agotado las reservas del retiro. Se puede ver y disfrutar como la cartelera rural de la semana.

Film: Pasta (★★★☆☆)

___________
Bart

[*] Aunque a Ellis se le da autoría de ser uno de los co-creadores de la serie comic Hellblazer, su autor intelectual inicial no es otro más que la genial y desquiciada mente de Alan Moore.

Etiquetas: ,

El Sex... to Aniversario (...de vaina)

©Wulffmorgenthaler

Nunca pensé que esta vaina fuera a llegar (de vaina) a sus seis años. Seis años compartiendo, primero entre nosotros, para luego llegar a donde ni pensábamos llegar sólo para que lean las estupideces y mamarrachadas que aquí se publican. Sobrevivimos a la caída del auge de los Blogs -empezamos siendo uno- pero hoy no creo que alguien considere esto un “Blag” en principio porque no se habla de la vida personal de nadie y porque a partir este año ¡dejamos de ser “blogspot” mamapipes!

Ahora sí nos podemos llamar “Güebsait” o “Magasin” con cancha porque si no se han dado cuenta, RTx™ es ahora un “punto-org” ñac ñac ñac. Claro, eso no cambia nada porque seguimos siendo el peor y más infame colosal desperdicio de ancho de banda™ de todo el Internet, ¡‘cha honra! We are full of shit and we're proud of it!

Son muchos los cambios, editores y amigos especiales que han pasado por aquí (¡Zeitan tú eres el mejor, infeliz!). Aunque en balde (o en vano), y por alguna razón, siguen ahí los nombres de los ausentes editores co-fundadores de este Blo... ¡cof! ¡cof! digo, Güebsait. Ahí se quedarán hasta que les salga del forro escribir o me pique el culo y los corra.

También ha habido cambios nivel visual que dista mucho de aquella plantilla inicial predeterminada que nos prestó Blogger. Pero la intención es lo que no ha cambiado, compartir opiniones de las cosas geek que nos gustan, sin fines de lucro (de cerveza), con todos los mequetrefes que por alguna razón les gusta venir aquí.

Bajo la mística de combatir el mal gusto (qué no está costando una bola), seguiremos en la medida que podamos, que los trabajos y las obligaciones nos deje, siempre que haya algo que compartir por aquí. No será como los viejos tiempos en que había un post diario -hasta dos- donde todos escribían con consecuencia ininterrumpida, pero se hará lo mejor que se pueda mientras se pueda.

Ya estamos Pures, todos con casi 40 ruedas. No nos podemos destruir como antes, aunque seguiremos esforzándonos de cualquier forma. Sin ustedes esta vaina no es nada, por eso reitero lo que una vez dijimos en un post aniversario: "Gracias a todos los fieles ruraltejanos, viejos y nuevos, por haber hecho de esta peladera de bola lo que hoy es (nada). Ustedes saben quienes son, los de siempre y los de ahora."

Drink up!

___________
Bartolomeo

P.D. Por supuesto, hoy es el cumpleaños de mi Sobrinitito David Andrés, hijo de mi hermano y compadre El Cerdillo, a quien le deseo todo lo mejor y que Dios lo bendiga. 4 años cumple el cabroncito ese que nos trae locos a todos. Un Tipo Serio® de verdad.

Etiquetas:

The MacPhone
No soy de los que se cortan las venas por un celular como la mayoría de la gente. Nunca me ven hablando aquí de ridiculares ¿verdad? Ustedes saben, esa gente que se masturba viendo con-cafe en lugar de RedTube. ¿No me creen? Sólo vean cuáles tiendas estuvieron abarrotadas en las navidades, no fueron las de juguetes ni las de ropa, fueron los agentes de celulares que agotaba la existencia de sus modelos más costosos, todo por complacer el “lifestyle status” de tener un teléfono superior al resto.

Para mi el celular es un medio de comunicación que puede tener componentes de entretenimiento siempre y cuando su costo no se equipare al de una laptop. Por discreción, comodidad y economía siempre usé buenos teléfonos de Motorola y SonyEricsson sin sacrificar mucha funcionalidad. Es cierto que ninguno era un SmartPhone, pero apoyado en la poca necesidad de tener uno, su alto costo y la falta de estandarización no me importaba.

Vergatario vs. BlackBurro
Siendo un Mac Head apasionado por todo lo Apple (Fanboy), el iPhone siempre fue objeto de críticas* de mi parte por ser irracionalmente costoso en estas latitudes y sin el soporte apropiado de un operador local. Todo eso cambió recientemente gracias a la generosa oferta del Movistar, que lo ofreció a precio justo (casi a su costo en USA), muy lejos de la usura de los maleteros hijos de puta y que además soporta toda la funcionalidad ofrecida por Apple salvo por el iTunes Music Store. ¿Es el iPhone 4 tan bueno como dicen que muchos se cortan las venas por uno? Sí, lo es, es un jamón. Sólo que depende de tus necesidades de comunicación para saber si aprovechas todo su potencial como la increíble herramienta de comunicación que re-define el concepto del SmartPhone. De lo contrario sólo sería un objeto de pavería sub-utilizado en manos de un esnobista cualquiera.

No lo digo con ánimos de ofender, pero es que mucha gente persigue este teléfono -como otros de su misma categoría- para alcanzar un status quo social desaprovechando casi todo su potencial útil. Es como el coleto del BlackBerry, muchos lo quieren por “el paveo” de pertenecer a la sub-cultura de la marca, desconociendo los pormenores del equipo o si satisface sus necesidades de comunicación. No voy a decirles cómo deben usar su teléfono, por mi se lo pueden meter por el orto, me importa una cabeza. Pero seamos claros, muchos SmartPhones terminan siendo no más que un simple celular con reproductor de MP3 en manos de la mayoría que desaprovecha casi todo su potencial. Cuando hablo de “potencial” no me refiero a andar pegado a “Tuiter” y “Feisbuk” todo el día mequetrefes, aunque también es válido para bien o para mal. Bueno, demasiada paja, vamos con el review.
I made Nokia my Bitch
El iPhone cuarta generación -o iPhone 4- viene a ser la revisión mas profunda a la plataforma desde el lanzamiento del primer modelo en 2007. Tan dramático que es una revolución que puso a la competencia a orinar piedras. Es que un teléfono que maneja un sistema operativo derivado del Mac OS X -con tanta soltura- es motivo para inquietar a la competencia. El hardware del este modelo dista mucho de lo que el primer iPhone posee -y sus modelos siguientes- y eso dice bastante si consideramos que el primer iPhone fue un impacto que rompió un paradigma dentro de la industria. Un poco más compacto en grosor, con un chásis/antena de aluminio puro, el teléfono resalta por una característica peculiar: está cubierto de vidrio por ambas caras. ¿Vidrio? ¿Se habrá visto un teléfono fabricado de un material tan frágil? Sin embargo Apple apuesta a un material llamado cristal de aluminisilicato que lleva el nombre mercadotécnico de Gorilla Glass y que es más fuerte de lo que muchos de nosotros creemos. Pero vidrio es vidrio y su acabado lo hace algo resbaladizo al agarre por no dejar de mencionar que también le añade algo de peso. En cuanto a sus características que lo aventaja de sus predecesores está una pantalla LCD tipo IP-S con iluminación por LED, que alcanza una densidad de pixeles que supera la capacidad del ojo humano para discriminarlos (326dpi). Lo llaman Retina Display y a sus 960x640 pixeles es todo un espectáculo que parece una hoja de litografía fina.

Lo otro es un CPU con fuerza basado en arquitectura ARM que Apple modificó para este equipo y que antes había debutado en el iPad. Un System on a Chip tan poderoso en un teléfono es bastante impresionante, sólo espero que esa impresión no se esfume con el rendimiento de la batería. No obstante el custom chip de Apple, llamado A4, posee características impresionantes como 512MB de RAM y un procesador gráfico capaz de manejar imágenes de peso con soporte OpenGL y aceleración de hardware bajo Core Image (ambas tecnologías que gobiernan el entorno gráfico de los Macintosh). Entre otras características cuentan el acelerómetro, el giroscopio, el sensor de proximidad, el GPS y su Flash NAND-Drive SSD de 32GB. Por si fuera poco, una cámara de 5 megapixeles se distingue por poseer un sensor más generoso en tamaño que el común y una retroiluminación LED para disminuir el ruido a baja luz. Si esto no es hardware que inmute, entonces no sé qué será.


Antennagate: #melomamais
El iPhone 4 es GSM, pero imagino que estarán enterados que recién salió una versión para el prehistórico CDMA, en fin, el equipo está afiliado al operador Movistar quien asume el servicio de conexión. Un micro SIM Card se aloja en la parte derecha. En la parte de abajo está el conocido conector Dock universal de todos los iPod desde la segunda generación. A los lados lo acompaña el micrófono y la corneta. En la parte izquierda está el switch de MUTE (que lo pone en modo vibra-call) y los botones de Volumen. Finalmente en la parte superior se encuentra el botón de Power/Sleep y la toma de audífono mini conector estándar. En la cara frontal está la pantalla de 3.5” y el único botón físico denominado Home. La cara al reverso sólo tiene la cámara en la esquina superior izquierda acompañado de un Flash tipo LED. No hay forma de remover la batería ni existe otro puerto de interfaz como USB o similar. Internamente hay chips para Wi-Fi (802.11n), Bluetooth 2.1 + EBR y 3G que cierra las características de este teléfono GSM quad-band (UMTS/HSDPA/HSUPA/EDGE).

El iOS, su sistema operativo, es sencillamente del carajo. Su filosofía de interfaz de toque es difícil de equiparar siquiera con la creciente pero amenazante competencia de Google con su sistema Android. La precisión de la pantalla me deja muy impresionado aún cuando la manejo con el pulgar de mis manos gallegas. De hecho, cuesta fallar siquiera usando el teclado virtual en posición vertical. La respuesta visual en reacción a mis comandos es instantánea, sin titubear o afectar la fluidez de las animaciones del sistema operativo. Aún con múltiples aplicaciones abiertas, administradas por el sistema (iOS ver. 4.2.1), es casi imposible poner al hardware de rodillas. La pantalla ajusta el brillo por encima del ajuste general gracias a su sensor que la gradúa de acuerdo a los cambios de intensidad de luz ambiental; esto no sólo ayuda a mejorar el rendimiento de la batería sino que siempre procura que se vea brillante y nítida hasta bajo intensa luz solar sin reflejos.

El vidrio es oleofóbico, que repele la grasa de los dedos de pegarse para limpiarla con facilidad. Una cosa si quiero aclarar, jamás experimenté el infame “problema” de la antena que supuestamente desconecta llamadas y disminuye la recepción si lo sostienes al desnudo (el teléfono, no yo estúpido). Durante este primer mes con el equipo lo usé extensamente sin ningún forro o cubierta sin que siquiera una vez se desconectara una llamada o perdiera recepción bajo cobertura. La calidad de las llamadas es clara y nítida en todo momento siempre que me encuentre en el área de cobertura. La pantalla también consigue méritos durante mis pruebas al usarlo sin protección externa alguna. No se raya para nada sin importar si lo llevas en el bolsillo del jean, así que no veo sentido a esos “protectores” plásticos de pantalla que comprometen la sensibilidad así como su transparencia óptica.


Paranoid Android
Como iPod responde sin sorpresas. Funciona igual que cualquier iPod Touch y la calidad de sonido es excelente, nuestra experiencia con un Touch desde hace 4 años lo ratifica. Por lo tanto esta función no merece mayor cobertura en este review. Lo que sí merece resaltar es su cámara de foto/video ¡es sensacional! Muy por encima de mis expectativas más optimistas que casi nunca son alentadoras dada mi experiencia con las mediocres cámaras de la mayoría de los celulares (y eso que tuve uno con una cámara excelente). La calidad tampoco es como para deshacerme de mi cámara Nikon DSLR, pero bien puede sustituir una cámara point & shoot casual por su excelente calidad de imagen, bajo ruido y muy pocos procesos artificiales post-foto (reducción de ruido, acentuación de nitidez y afincado de los colores). Igual el video, en una noche que estuve en el Moulin Rouge pude grabar un segmento de prueba a la banda Vinilo Versus con sorpresiva calidad para un evento casi a oscuras. Es tan sensible que se compara con una handycam comercial. Esto es un hito tecnológico para un dispositivo de este tamaño a cualquier precio. Todo el contenido de data y multimedia, videos, fotos, música, textos, contactos, calendarios y aplicaciones, sincroniza sin costuras vía el cable USB-Dock a tu Mac por medio del iTunes. Hace backup de tus aplicaciones, administra tu librería de música como cualquier iPod y tu catálogo de fotos se respalda con el iPhoto (Mac Users solamente).

Enchúlame la Chola
Con aplicaciones es casi -dije casi- un reemplazo para un laptop sí y sólo sí se emplea como una herramienta de comunicaciones (ver anexo gris). Es decir, no pretendan que van a editar video (a pesar que hay una aplicación para ello) o que van a editar imágenes y crear contenido porque ni para escribir lo recomiendo por lo poco práctico que resulta su teclado fuera de mensajes simples y correos cortos. En mis pruebas probó mantenerme tan conectado con mis actividades diarias que casi no tuve que usar a mi Mac Pro para cubrirlas dejando mi workstation para trabajo regular (Porn?). Por ejemplo, fuera de las funciones básicas de cualquier teléfono (llamadas, voice mail y SMS), pude expandir mis capacidades de comunicación al chatear con múltiples contactos vía Whatsapp/Nimbus/MSN y/o Ping Chat!, hablar por Skype o FaceTime, compartir archivos por Dropbox, seguir mi time-line en Twitter o Twitterriffic y hasta administrar tres cuentas de correo de servidores distintos por Mail App (vía Wi-Fi o 3G). Aparte de navegar por internet -casi- sin restricciones, Flash anyone? Todo sin inconvenientes de interfaz de usuario que incomodara la relación humano/máquina que tengo con mi Mac.

Los compromisos fueron escasos, por ejemplo, no sincroniza vía Bluetooth ni aprovecha esta función para intercambiar libremente con otros celulares de su categoría (se conecta con el teclado Apple Wireless Keyboard y tiene potencial de Hotspotting pero más nada). Tampoco te permite usar canciones o cualquier archivo de audio como ringtone, ¿qué, no puedo seguir usando el tema de la Tigresa del Oriente como repique? El rendimiento de la batería sufre con el Bluetooth y el 3G activo, así que recomiendo mantenerlos apagados y activarlos sólo cuando se necesiten. Por último se conecta sin esfuerzo a cualquier red Wi-Fi funcionando a alta velocidad.

Lo más importante fue el desempeño de la batería, que incluso a ese nivel de exigencia pudo darme un día completo sin tener que andar con el cargador o siquiera el cable USB-Dock. Si lo uso exclusivamente como teléfono/SMS/Mensajes de Voz, la batería alcanza los tres días al igual que mi viejo SonyEricsson. En fin, estoy oficialmente inmutado. Después de convivir con un iPhone es difícil considerar otra alternativa de comunicación móvil. Sí Android, es contigo, chúpamelas.

Pros: Extraordinaria integración de SmartPhone, iPod y dispositivo multimedia + Web. Excelente cámara de video y fotos. Sistema operativo años luz de la competencia en eficiencia y performance. Sincronización de datos sin esfuerzo. Pantalla táctil rápida y precisa. Robusta calidad de construcción. Muy buena recepción usando todos sus medios de enlace (GPS, Wi-Fi, Bluetooth, 3G, etc). Muy buena recepción bajo diversas condiciones (Antennagate un mito en mi opinión). Sorprendente autonomía de la batería aún bajo presión. Pantalla resistente a rayas y grasa. FaceTime.
Cons: Acabado de vidrio en el reverso es delicado que lo hace resbaladizo al agarre. Bluetooth casi inútil por restricciones de Apple. iOS no permite usar ringtones sin usar aplicaciones de terceros (aparte de otras restricciones cerradas). 3G y Bluetooth consumen batería. Algo pesado.
Veredicto: Willy McKay (★★★★★)



Bartolomeo

[*] Mi crítica del iPhone siempre fue hacia el precio (liberado) y la falta de soporte de un operador local. Aunque eso ha ido cambiando, tampoco puedo ignorar que la competencia no está tan lejos de Apple en este mercado. Me explico, mi intención original era de hacerme de un SmartPhone Samsung o Motorola basado en el ambiente Android, que a mi juicio y poca experiencia es tan bueno o mejor que el iPhone y su iOS. Comparaciones aparte, lo más importante para mi era no gastar el equivalente de un laptop en un teléfono celular. Gracias a la fugaz oferta (y el soporte local) de Movistar no tuve que hacerlo.
App Store: El iPhone no sería nada sin el App Store, donde uno puede personalizar el uso de su teléfono con toda suerte de aplicaciones útiles y ociosas para sacarle provecho o perder el tiempo. Esta parte no corresponde con el review porque la reseña se concentra únicamente en el teléfono tal y como viene de fábrica, con especial observación en su hardware. Pero el software que se consigue en el App Store expande sobre las funciones básicas del teléfono a niveles casi ilimitados. En primer lugar, sabemos que hay millones de aplicaciones, pero no se dejen engañar, la mayoría son basura y de las que son buenas casi todas son pagas. No por eso uno se va a limitar a las aplicaciones mediocres por ser gratis porque hay unas que merecen ese dólar por su valor casi imprescindible. Otras tienen el mismo valor siendo gratuitas pero esas son la excepción. ¿Qué conseguí en mi experiencia? pues que hay algunas gratuitas obligatorias así como unas pagas que valen la pena cada centavo, porque al final eso es lo que cuesta. La primera que todo el mundo debe bajar es Find My iPhone que sirve de emergencia para encontrar un teléfono perdido o robado (sueña) que entre otras cosas borra toda tu data por seguridad. Entre las gratuitas me hice del DropBox que es el mismo que conoces en tu Mac o PC pero con completa funcionalidad en el iPhone. Otra, el iBooks que no es tanto por leer libros en esa pantallita, sino que trae un lector de PDF genial, así que si no necesitas editarlos es más que suficiente. Tampoco deben olvidar Remote, que si usan mucho el iTunes en la Mac, Remote convierte el iPhone en un control remoto vía Wi-Fi. Otra que nadie debe dejar son las redes sociales, sí, hay aplicaciones de Facebook y Twitter donde sólo bajé la última ya que no uso (ni usaré) Facebook. También están las de Flickr y MSN de Microsoft si compartes fotografías y chateas respectivamente. Por supuesto que Skype es mandatorio, sin palabras. Si no quieres pagar por un servicio de de PING, tienes PingChat! lo malo es que no es muy popular. Una que no pelé que me gusta es Simplepedia, un navegador de Wikipedia que es mucho mejor que usar ese portal por el Safari. Por último, para aquellos que piden muchos paquetes y compran por Amazon, hay una aplicación de Amazon.com que cubre todo lo que haces en la Mac, con otra de FedEx que rastrea tu paquete, una complementa a la otra. De las que hay que bajarse de la mula están un puñado que recomiendo tanto como las gratuitas y que no cuestan más de 99¢ cada una. La mejor es Whatsapp, un servicio de PING que te permite chatear y enviar SMS gratuitos con todos tus contactos sin importar si usan iPhone, Android o BlackBerry, debes comprarlo o no eres nadie. Otro que considero primordial es la combinación entre iStat, para monitorear el iPhone y tu Mac vía Bluetooth; y Battery Manager Pro, que te administra y cuida la batería señalando el tiempo de carga, el tiempo de uso restante y hasta los ciclos completos de carga para mantenimiento óptimo. Una que no es de utilidad productiva ni de comunicación pero es un éxito y vale la pena ese dólar es el juego bomba de 2010 Angry Birds, pero les advierto una cosa, es adictivo. -Sir Barton

Etiquetas: ,

The Number One Super Guy



Confieso que siendo amante de los comics y todo lo relacionado con el género nunca fui seguidor del serial The Green Hornet (o El Avispón Verde) en principio porque no pertenezco a la época donde su popularidad estuvo en su zenit. Esta serie fue creada por George W. Trendle como un serial de radio que fue calando en el público hasta llegar a cortos de cine, comics y una breve serie de TV. Claro que la conozco, aunque no haya visto más que un puñado de episodios. En especial porque ahí debutó Bruce Lee para la pantalla chica en Norteamérica y no conozco a nadie que no sea fan de él. Cuando me enteré de una adaptación al cine no le di mucha importancia, menos cuando supe que Seth Rogen iba a representar al enmascarado vigilante nocturno.

No confundan, me encanta Seth Rogen, pero si hacemos un recuento de su carrera encontramos que no es el típico carajo con porte para un superhéroe y que su carrera ha sido enmarcada por la comedia slapstick y sarcástica. Me equivoqué. En especial porque no tenía idea que The Green Hornet iba a ser en total tono de joda y no de carácter serio como ha sido la norma de la última corriente de adaptaciones de comics.



Me reí como nunca, creo que no me había reído tanto desde The Hangover y Zombieland. Por lo tanto les advierto que si van a ver The Green Hornet, sepan que es una joda chicle bomba que resultó una sorpresa ante mis bajas expectativas. Parte de el tono del film está en que Rogen es el productor y guionista (Gui: SuperBad, Pineapple Express), que al igual que como hizo con sus otros films de comedia emblemática, lo protagoniza en ese mismo esquema de humor caricaturesco.

Para que tengan una idea, The Green Hornet es para The Dark Knight lo que The Pink Panther (de Blake Edwards) es a James Bond de Ian Fleming. Es como ver un híbrido de Hong Kong Fuey mezclado con Get Smart y Cool McCool. Una joda totalmente incondicional que no teme esconder su esquema de cine cotufero para endulzarnos con espontaneidad humilde a pesar de su reparto de figuras de gala. Llena de acción de primera que al final resulta tan verosímil como un corto del Correcaminos y Wile E. Coyote. Pareciera que la intención fue hacer todo lo opuesto al tono original de la serie, donde lo poco que recuerdo es que la habilidad del Avispón era su inteligencia casi sobrenatural; ¿aquí? buej... digamos que el Avispón de Rogen apenas se sabe amarrar los zapatos.



Aquí no hay nada que analizar o revisar, vayan a verla, es para divertirse y olvidarse de tecnicismos de cine, o si la dirección es buena, o si el ritmo te atornilla al asiento. Lo cual es válido mencionar que sí posee elementos positivos en esta área porque si algo tiene The Green Hornet es un nivel técnico y visual de altura gracias al genio del Director Michel Gondry (Be Kind Rewind, Eternal Sunshine of the Spotless Mind). Gondry es un favorito de la casa desde sus días como Director de video clips de vanguardia en los ’90. Su trabajo en The Green Hornet no decepciona por más superficial que sea el objetivo taquillero de esta comedia que hace honor al clásico vengador nocturno de la infancia de nuestros padres.

Como desconozco los detalles íntimos de la serie ignoro si el film estuvo plagado de homenajes y motifs que aluden a su legado original (aparte del homenaje a Bruce Lee). Fuera del Black Beauty, Britt Reid y Kato, no sé cuáles elementos fueron colocados para homenajear a la serie de los ’60; así que, si los hay, sería un bono adicional a la excelente comedia para quienes siguieron esta serie de cerca durante su infancia.



Aparte del típico papel de estúpido que a Rogen le gusta encarnar -demostrando su naturaleza como comediante innato- hay que resaltar al "chinito" Jay Chou, quien hace honor al representar la memoria y figura del inmortal Bruce Lee desde el porte hasta en la repartidera de coñazos porque para empezar el pana no es karateka. El Taiwanés es famoso por su trayectoria como músico y actor aunque tampoco esconde su talento para el humor. Si bien pensamos que un Jackie Chan habría sido buen candidato para el rol, hubiera sido un error por muchos factores como la edad, su bufonería y su porte que no cuadra con la estampa del jovial Lee para la época de la serie. Chou hace un balance perfecto entre la seriedad, el humor y la disciplina del arte marcial para un paquete perfecto que dudo exista otra opción mejor para el papel. Cameron Díaz, de relleno que no afecta el plano de figuras que cuenta con breves apariciones de excelentes actores como Tom Wilkinson (Duplicity, Valkyrie, RocknRolla, Micheal Clayton) y James Franco (Milk, Spiderman, An American Crime). Por supuesto sería un crimen no resaltar a quien se ha robado la atención de todos desde Inglourious Basterds, el genial y locuaz Christoph Waltz, quien hace del villano de turno con otro estilo de comedia -más accesible- que el humor negro que Tarantino le imprimió en su clásico reciente.

Es difícil admitirlo pero The Green Hornet funciona. Con tantos elementos para fracasar, repite patrones cortados de cintas taquilleras de segunda para agradar con sorpresa por su guión bien balanceado entre humor y acción. Y lo logra sin pretensiones de competir con otros films del género cuyo público comic es más exigente. Quizás haya espacio para una corta pero fructífera franquicia. Recomendable como cartelera rural de esta semana.

Film: McKay (★★★★☆)

___________
Bartornet

Etiquetas: ,

La Fe mueve montañas...



”El tiempo de Dios es perfecto” es una frase muy común entre los evangélicos, y aunque no soy religioso tienen razón, porque si de algo estoy convencido es que la casualidad no existe. La idea de que las cosas suceden por obra y gracia de la malparidez y el malalechismo no tiene sentido. Debe haber un orden lógico superior, una deidad, algo que gobierne nuestra existencia e incluso el origen del universo y la vida. Todo esto, en especial la vida, no puede ser una casualidad ni creo que seamos los únicos en el universo. Estoy convencido que existe un Dios, vida después de la vida, vida en otros mundos y muy en especial que ni los astros ni la teoría del caos gobiernan nuestros destinos.

Lo anterior es para que tengan una idea por qué me gustó el más reciente film del brillante Director Clint Eastwood Hereafter, y por qué tiene más sentido para mi que el motif detrás de la trilogía de Alejandro González Iñárritu (Amores Perros, 21 Grams y Babel). Los films de González Iñárratu, excelentes todos en argumento, exponen que el destino está gobernado por la casualidad, sin sugerir siquiera un orden o sentido lógico aunque sea inexplicable. El nuevo film de Eastwood, sin querer influenciarnos hacia una corriente particular, al menos deja un mensaje que hay algo más que el plano carnal, que gobierna nuestros destinos y que a veces la fe tiene preponderancia sobre nuestra existencia aunque no se pueda explicar científica o metafísicamente.



Similar al tema de la trilogía de Iñarratu, tres vidas convergen en un punto donde una de ellas viene de sufrir una tragedia, otra casi la sufre y el último huye de su pasado para no sufrirla. Todos subyugan perdidos en la vida y es precisamente la vida después de la vida la que los convence y motiva a buscar un rumbo que dé sentido a sus vidas. Hereafter es muy sutil y sin recovecos argumentales que los lleve a encontrarse por inmensas casualidades, más bien empujados por el ímpetu de lo que sienten más que por lo que piensan. Impulsados por la fe y sus emociones más que por la razón y la lógica.

Un psíquico (auténtico), una célebre reportera y un niño de clase baja no saben que sus vidas van a encontrarse para canalizar el rumbo de cada uno hacia un mejor destino mediante cambios de paradigma que uno provoca sobre el otro. Eastwood lo hace con una sutileza tan natural que incluso empalma este guión ficticio con sucesos reales que han conmocionado al mundo en fecha reciente, como el tsunami de Indonesia y el ataque terrorista del metro de Londres. El argumento poco original para ser honesto, hasta predecible a partir de la segunda mitad, pero nunca pretende insultar tu inteligencia con giros baratos o clichés emocionales.



La manera como Eastwood dirige se siente en el delicado ritmo que, a pesar de su lentitud, nunca distrae ni desvía el foco de tu atención haciendo un paralelismo secuencial de los tres personajes y su convincente conexión con la audiencia. Hereafter es un film mucho mejor que sus dos trabajos anteriores donde en uno intentó arrancar emociones de redención (Gran Torino) y otro quiso contagiarnos con un espíritu de unión fraternal (Invictus). No quiere decir que haya fracasado en sus cintas anteriores, pero en mi opinión no encontró ese canal de conexión directo con la audiencia para transmitir el mensaje como lo hace en Hereafter con absoluta naturalidad. Se nota que éste debe haber sido un proyecto especial para él porque hasta compone la música que va de la mano con el apacible drama. Hereafter no es un film melodramático ni aleccionador, tampoco pretende dejar un mensaje pero sí un guiño que la vida es ahora y no depende de horóscopos ni pendejadas que charlatanes pretenden hacernos creer con sus “ciencias” especiales.*

Cabe resaltar que Eastwood sabe bien como dirigir a sus actores y no decepciona en esta oportunidad con un Matt Damon (Invictus, The Departed, The Bourne Ultimatum) recluso, indeciso y casi ermitaño, que evita el contacto social por conflictos morales y emocionales debido a un don que posee y que no termina de aceptar. Un jamón que me tuvo mal toda la película es la actriz francesa Cécile De France que encuentra un propósito por encima de su exitosa vida material gracias a un destello espiritual que sacude sus prioridades. Nunca había visto a esta niña, pero ahora la quiero ver en todas las películas. Mención especial al breve pero excelente performance de la tiernita Bryce Dallas Howard (The Lady in the Water), que si bien ella es una tortura visual, fue opacada por la francesita y eso dice bastante de lo mucho que me gustó. Sin olvidar a los gemelos George & Frankie McLaren que hicieron un memorable trabajo.

Hereafter marca un retorno humilde pero enfático en la carrera de Eastwood que en mi opinión es un mejor trabajo que sus experimentos anteriores, que sin ser mediocres no estuvieron a la altura de su legado dramático y cinematográfico. Recomendable como estreno de la cartelera rural de la semana.

Film: McKay (★★★★☆)

___________
Bart

[*] Yo odio todos esos mamapipes que salen en la TV que dicen tener poderes sensoriales y alguna conexión espiritual. Toda esa mierda es basura, charlatanes y oportunistas que se alimentan de cada estúpido esperanzado y desesperado que anda por ahí. Astrología, horóscopos, cristales mágicos, piedritas o pulseras magnéticas, toda esa vaina es pura mierda. Si crees en esas cosas eres un estúpido. ¿Crees que un boludo que sale en TV habla con los muertos? Esa técnica manipuladora se la sabe cualquiera que tiene más de dedos de frente. Es preferible que creas en Chris Angel o David Blaine, al menos entretienen. Eso no quiere decir que no exista un más allá o un orden espiritual, no, al contrario, mis creencias están bien definidas, pero no por lo que me diga un sapo que dice resolver mis problemas al llenar su billetera para activar sus poderes extra sensoriales... #melomamais

Etiquetas: ,

Blu Story

Bueno, siempre tengo que esperar estas cintas a que las editen en disco porque me choca el doblaje que traen como exclusividad en las salas de cine ¿no hay opción ni respeto para el público que quiere ver el film en su estado original? Si la banda sonora de la película es original en Francés, Italiano o Zulú pues así la quiero ver... o escuchar. Por esta razón nunca he podido ver una película de Pixar en la pantalla grande.

Toy Story 3 es la última entrega de la serie animada favorita que le dejó el camino abierto al éxito de Pixar Animation para no mirar atrás, más bien dejó atrás a la industria de animación por celdas tradicionales generando toda una industria novedosa en el ruedo. Debo decir dos cosas: a) a todos los que me advirtieron que lloraría en la escena final porque ellos no pudieron aguantar la lágrimas, que me chupen las bolas que son todos unos gays... no me dio un puta de sentimiento. Me encantan esos personajes, he visto las anteriores a patadas y ni por eso me dio por llorar como la mayoría de ustedes peazo’e maricos (Mervin, te estoy viendo a ti cabronazo). Ah sí... b) Espero no estar sólo al afirmar que Toy Story 3 es la mejor de las tres en todo sentido, historia y acabado visual. La trama es de lujo, buena forma de cerrar el capítulo de la vida de los juguetes animados que hacían vida en la habitación de un niño que los fue abandonando al paso que transitaba de la pubertad a la vida adulta.

Todos los personajes clave están de vuelta, con sus voces originales (salvo por Ernest). Con una trama que me sorprendió por lo espontánea que resultó, sin forzar la máquina nada más por volver a poner a los muñecos en pantalla, hacer los juguetes y ver como les llueve el dinero ¿verdad George Lucas y tu Trilogía moderna de mierda? Pero seamos francos, sólo volver a ver a Woody (Tom Hanks) & Buzz (Tim Allen) es suficiente para permitir una trama mediocre, que por suerte no fue así. Lo otro es la marcada diferencia en rendering CGI entre el software Renderman de 1995 y la versión actual. La diferencia es criminal, casi del cielo a la tierra. Ahora los juguetes se ven de plástico casi tan real que su textura parece palpable. Sé que suelo elogiar un buen transfer a disco con toda clase de adjetivos, pero aquí debo hacer un paréntesis especial.

Acostumbrado a la calidad HD del BD desde hace 3 años de manera habitual casi ningún transfer me inmuta al punto de sentir que es la primera vez que experimento HD. Pues con Toy Story 3 estuve inmutado, boquiabierto (no llorando cuerda de patos), que no salía de mi asombro con tal calidad de imagen en mi viejo Plasma de 4 años y que sigue pateando culos a LCD modernos con todo y su paja 3D. De hecho, si fuera tan estúpido como Zeitan me estuviera revisando la cara para ver si tenía puesto unos lentes 3D porque así de increíble se ve. No debo recalcar la tradición de cómo transfieren este tipo de películas a disco; directo del HDD-Master File ajustado a la resolución y compresión del formato, cuyo resultado es referencial sin una pizca de defecto o ajustes post proceso.

El audio sin comprimir en DTS-HD Master Audio 7.1 es trimarditamente terrible, la demencia, el mejor que he escuchado para una animación de este tipo. Se botaron con esa mezcla, toda efectista por supuesto, pero los diálogos y las voces emblemáticas de sus personajes se proyecta con absoluta naturalidad en el canal central. Lo bueno de esta edición es que trae el DVD con la misma película para poderla colocar en donde no dispongas de un BD. Déjenme decirles que la comparé directamente con el BD y era tan cruel la comparación como si midiera la inteligencia de Zeitan contra la de un paciente operado de lobotomía... sí sabemos que el lobotomizado le sacaría una morena, injusto. El DVD parecía que le bajaron los colores al TV con maldad, no sólo es la pérdida de texturas y el contraste lo que las separa (en video más cuenta el contraste y el color sobre resolución para juzgar una imagen de calidad). Y eso que el DVD se ve a lo mejor de su capacidad para beneficio del viejo formato, excelente, pero ante el BD no hay competencia. Hay extras en un BD adicional en full HD para pasar una tarde con todo el historial y detrás de producción de la película. Imprescindible.

Film: Sir William McKay (★★★★★★)
Video: Sir William McKay (★★★★★★)
Sonido: Sir William McKay (★★★★★★)
Extras: Sir William McKay (★★★★★★)


[BD: 2010. 103 min. 4-Discos (2-BD / 2-DVD). Zona A (DVD Z1). Color ATSC (1080p) DVD NTSC (480i). Anamorphic Widescreen 1.78:1, Inglés DTS-HD Master Audio 7.1 (48kHz/24bit) & DTS/Dolby Digital 5.1; BD-Live. Subt: Eng/Fra/Esp/]




______________
Barton

Etiquetas: ,

La Otra Dimensión: Mad Max Monkey

Review: Enslaved (PS3/X360) - Algunos juegos –o sus desarrolladores– ambicionan en grande sin tener que recurrir al método de la mercadotécnica para anunciar un título con meses de publicidad previa. Es decir, prefieren redoblar esfuerzos en en desarrollo del juego que en una campaña mediática que lo promocione. Eso trae como consecuencia algunos títulos excelentes que pasan dormidos por debajo de la ola de juegos que saturan los medios con publicidad para acaparar nuestras expectativas.

La gente de Ninja Theory es una casa que no se caracteriza por llenar los medios de publicidad sobre un juego que piensan lanzar, al contrario, se esfuerzan en gastar recursos en el título para que éste se dé a conocer entre la comunidad por su calidad en lugar de su publicidad. La fórmula ha arrojado resultados mixtos ya que en el pasado sus juegos, siendo bastante buenos, nunca terminan acaparando la atención de los críticos y dividen las opiniones de los jugadores. “Heavenly Sword”* fue su primera experiencia en la actual generación de consolas –como exclusivo para el PS3– dejando un sabor agridulce por su desempeño general. Si bien no fue un mal juego, no pudo hacerse de los elogios que perseguía al competir en territorio de los AAA donde pasó sin pena ni gloria. En esta oportunidad vuelven a la carga con Enslaved: Odyssey to the West, apuntando más alto de donde llegaron antes. Apoyando sus esfuerzos en una producción más ambiciosa, en mayor medida gracias al soporte dramático del talentoso actor británico Andy Serkis* quien tomó las riendas del proyecto como Director, Escritor y Actor.

¿Pudo Enslaved: Odyssey to the West destacar sobre los grandes esta vez y superar lo que Ninja Theory había logrado antes o es más de lo mismo? Lean... o juéguenlo.

Monkey es toda una oda al personaje homólogo de la novela china (Sun Wukong). Desde su habilidad trepadora, el bastón, la corona e incluso la nube voladora, claro, todo representado en forma moderna y futurista, por favor.

Tema: Enslaved: Odyssey to the West está someramente basado en una clásica novela oriental asiática de más de 500 años (s.XVI), de autoría anónima** y que lleva por título 西遊記 o Xī Yóu Jì “Journey to the West” (1590). Es una de las novelas folklóricas más emblemáticas y reverenciadas de la literatura china que data desde la Dinastía Ming. La novela narra la historia de la cruzada aventurera de un mono –representa a un monje– que viaja sobre una nube pequeña con un bastón mágico que usa por arma. Enslaved toma prestados elementos básicos de la novela china para su tema, donde el escenario es una Tierra post-apocalíptica del futuro en el que robots esclavizan a los humanos mediante una corona que los controla con amenaza mortal. Los sobrevivientes subsisten en refugios y aldeas resistiendo cualquier ataque de los Mechs cazadores. Nuestro protagonista, “Monkey”, es un esclavo capturado que va en un crucero aéreo cuando “Trip”, una fémina basada en el personaje Tripitaka (de la novela), logra abrir su celda para sabotear la nave y huir. Monkey logra salir en medio del caos, sólo para alcanzar a Trip en la última cápsula de escape y terminar aliados a la fuerza para el complicado viaje hacia el Este.

Luego de aterrizar forzosamente contra lo que queda de Manhattan, Trip coloca una corona de esclavo a Monkey mientras está inconsciente para obligarlo a que la ayude a sobrevivir la travesía a su hogar. El asunto está en que Trip es inteligente y muy hábil con la tecnología, pero su fragilidad le impide atravesar los peligros que esconde la hostilidad del mundo devastado. Por su parte Monkey no es muy brillante, pero es fornido y muy diestro en combate. La combinación es fabulosa y la empatía que crece en la relación de ambos es humanamente creíble que te deja convencido al cierre de esta excelente trama.

El realismo de los personajes raya en lo palpable. Su animación facial y corporal, entre las mejores de la industria, colinda con su estelar actuación vocal. Es difícil no hacer conexión con ellos durante el juego, en especial Trip.

Jugabilidad: No hay co-op así que es obvio que te toca usar a Monkey como el personaje de única elección. Dejando a Trip como un Bot manejado por el AI que nunca estorba y casi siempre sirve de ayuda aunque la mayoría del tiempo es ella quien da las órdenes. Debes protegerla y defenderla en la travesía usando las herramientas que ambos poseen que va desde un bastón retráctil como arma (al igual que la novela), un disco tipo tabla de surf para ciertos momentos (que emula la nube que usa el mono en la novela) y los artilugios tecnológicos que Trip usa para hackear puertas, Mechs y toda clase de sistemas informáticos que obstaculizan el camino.

La mecánica de juego es en tercera persona (TPS) pero no es un shooter. El combate es mano a mano con algunas oportunidades en que el bastón dispara cargas de plasma o abre un escudo. De resto los modos de juego son basados en platformer y combate marcial. De mecánica muy simple y sin muchos botones qué presionar, pero que crece en complejidad gracias a un sistema progresivo de mejoramiento de habilidades que intercambias con los orbs rojos que recolectas en tu paso. La simplicidad de la mecánica de combate se balancea con el acercamiento táctico para resolver las situaciones porque no todo se resuelve a lo button smashing. La estructura apuesta a una vastedad ambiental de juego libre pero sólo en la superficie de contados escenarios ya que el paso es bastante lineal con indicadores de dirección cuando te toca trepar en modo platformer. Trip puede responder a contados comandos para que te asista en ciertas circunstancias guionizadas como distraer Mechs mientas alcanzas un objetivo, pero cuidado, puede ser peligroso si te alejas mucho de ella porque la corona de esclavo estalla o los Mechs la pueden alcanzar (que es igual porque si ella muere igual tú).

El combate es simple, directo pero progresivo. Hay tanto combate como platforming con algunos rompecabezas que mantienen el gameplay fresco y variable. Lo lineal de la trama mantiene el ritmo tenso y dinámico.

Hay bastante variedad que mantiene al juego fresco y adictivo al punto que siempre quieres saber qué sigue. Sobre todo porque el combate va mejorando progresivamente acumulando orbs que cambias sólo cuando Trip está cerca para convertirlos en algo útil. La variedad de los Mechs y los Jefes Mechs no es muy grande pero compensan en número y estrategia. Con cada escenario ofreciendo rompecabezas, no muy retadores, para sortear el paso de un obstáculo o vencer una oposición autómata. A mitad de trama se une un tercer personaje AI (NPC) que poco ayuda pero añade la chispa cómica al guión con sus comentarios vulgares y fuera de lugar. Me refiero a Pigsy, un sobreviviente obeso que se las vale solo y que constituye una pieza clave en el clímax de la historia.

En combate te vales del bastón mágico y a veces de tu “nube” digital para vencer olas y olas de Mechs donde el sistema de regeneración automática comparte créditos con el clásico método de recolectar cápsulas de salud (unas las puedes usar tú, mientras otras las administra Trip). El HUD en pantalla te indica el estado de salud (vulnerabilidad) que depende del nivel de resistencia de tu escudo ya que algunos Mechs pueden disparar desde lejos. Lo otro es un indicador del modo de tu bastón que puede alternar entre disparar plasma letal o cargas paralizadoras. No hay muchos vehículos manejables fuera de un puñado de situaciones guionizadas y cortes de escena, pero hay torretas manipulables que rompen la mecánica de hack & slash reservando los QuickTime Events para terminar con Jefes Mechs. No hay multiplayer y la trama te quitará unas 10 horas sin incentivo de replay por la linearidad natural de su estructura (aunque siempre hay fiebruos de trofeos que vuelven a jugarlo para reclamar todos los orbs, ¡cof! Reindertot ¡cof!).

La variedad de los Mechs no es tan abierta como quisiera, incluyendo los Jefes que se repiten. Pero al menos compensa en estrategia y acercamiento para diversificar el combate sin imprimir monotonía al gameplay.

Presentación: La presentación es una mezcla de opiniones porque acierta y falla por igual. En primer lugar los gráficos son de lujo, usando el popular motor de esta generación, Unreal 3, todo luce espectacular aunque ciertamente no es lo mejor que haya visto. Sin duda que la influencia de Uncharted dictaminó las pautas para la dirección de arte de Enslaved (incluyendo algunas escenas de persecución cabe destacar), pero no desafía la excelencia lograda por Naughty Dog por presentar algunos modelos pobres con texturas de baja resolución. Por fortuna son escasos reservando mi elogio hacia la presentación general por ser excelente y de buen gusto. Los paisajes, variados con cada nivel, sorprenden por su gracia y detalle que domina el entorno apocalíptico; que a diferencia de lo convencional, recurren a colores saturados y vívidos en lugar de los acostumbrados tonos pálidos y monocromáticos que reflejan lo depresivo del panorama. La animación es de primera, sin duda hubo cuidado en depurar todos los movimientos de Monkey y Trip –en lo corporal y facial– para dar la impresión convincente de su interacción mutua.

Lo más impresionante, y aquí sí desafía a Uncharted, es la animación facial. ¡Real, viva, empática, convincente, nunca te acostumbras! Mejor aún, la actuación vocal es de las mejores, que junto a su increíble animación facial, logra la conexión con el personaje a niveles rara vez visto en un video juego, ¡espectacular! La razón principal de tan soberbia actuación vocal (y las animaciones) se debe a que el agraciado actor Andy Serkis no se limitó a dirigir y escribir el juego, sino que lo protagonizó a tiempo completo. Le dio la voz y la captura de sus movimientos a Monkey tal y como lo hizo con “Gollum” en la Trilogía del Anillo de Peter Jackson. Este nivel de producción demuestra el grado de arte y seriedad que los juegos han alcanzado. Jugar Enslaved es la única forma de experimentar esa conexión viva entre Trip y Monkey, no hay otra. El sonido es bueno, surround decente y con efectos predecibles. Pero la queja mayor es el frame rate, falla constante durante el juego demostrando que no hubo optimización en el código y sucede en ambas versiones (PS3/X360). Para mi esto es inaceptable, por suerte no es severo ni tampoco frecuente, sólo cuando la acción se concentra demasiado y no compromete el gameplay (aunque distrae y desconcentra). Sin embargo le resta lo que pudo ser una puntuación perfecta.

Enslaved es un logro excepcional de parte de Ninja Theory que supera sus deficiencias apuntando hacia una dirección positiva. No puedo esperar a jugar la secuela que no dudo va a venir mejor sabiendo que Ninja Theory aprende y corrige sus errores mejorando en escala mayor. Altamente recomendable.

Jugabilidad: Willy McKay (★★★★★)
Tema: Pasta (★★★☆☆)
Presentación: McKay (★★★★☆)
Multiplayer: N/A (☆☆☆☆☆)

¿60$? No es es un “must-have” pero sí es un “must-play”, no lo peles.

[PS3: 2010. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 720p. Sonido: Dolby Digital E 5.1, Jugadores: 1 (Online: n/a); Disco Duro: 1MB, Dual-Shock Compatible, ESB Rating: T]



______________
Barton

[*] Serkis también participó en Heavenly Sword como actor representando al villano titular.

[**] Wu Cheng'en, novelista y poeta de la Dinastía Ming es en realidad el autor de la novela, pero durante la Dinastía Ming era mal visto desarrollar cuentos populares en lengua vernácula, por lo que decidió publicarla de manera anónima hasta que se descubrió su autoría en el s.XX por los historiadores. Para entonces, los escribas y literarios se destacaban por publicar literatura clásica china que elogiaba las tradiciones de la Dinastía Tang (¿y Kool-Aid?) y Dinastía Han. Wu Cheng'en escribió la novela “Odisea al Oeste” por su crianza influenciada de relatos folklóricos de tradición popular que marcaron su formación. Sin embargo aún se duda de su autoría por una discrepancia con otros historiadores, pero se acepta casi oficial como el responsable de escribirla. El contexto histórico de la novela está basado en los acontecimientos reales del monje Xuanzang de la Dinastía Sui, quien se embarcó en una travesía aventurera hacia la India en búsqueda de unas escrituras Budistas. Xuanzang registró su travesía en un diario al que tituló Journey to the West que terminó mitificado gracias al vox populi. El mono que protagoniza la novela fue emblema promocional para los recientes Juegos Olímpicos de Beijing de 2008; el personaje fue dibujado y animado por Jamie Hewlett, reconocido artista de comics británico responsable por crear/dibujar/animar los personajes de la banda virtual de Damon Albarn Gorillaz.

Etiquetas: , ,

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex