<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

La Galería Del Terror™ presenta… El Año del Terror



¿No esperaban un cierre anual de RTx™ sin el respectivo fusilamiento de lo chaborro en el paredón de La Galería del Terror verdad? Pues este año no va a ser la excepción a pesar que viene concebido en forma hermafrodita, es decir, lo estoy pariendo solo ya que el co-autor conceptual Spaceman Spiff brilla por su ausencia. No obstante existe un mal que nos afecta a todos, no descansa, y si no lo enfrentamos nos puede terminar consumiendo bajo su implacable e indiscriminado poder maligno. Es que el chaborrismo no conoce distinción de raza, credo, razón social y menos aún, coeficiente intelectual. De hecho, a más estúpido, más fácil eres de caer bajo su manto de la horridez. Es por ello que RTx™ en pro de hacer frente a este mal descubre las puertas de las mazmorras una vez más para desenmascarar todo el asco putrefacto que nos asqueó durante el 2010.

Lo que viene es terror y del más abominable.

  • Acordes de Terror: Sabemos que el reggaetón es la melodía satánica por defecto, pero la caspa atroz puede venir de otro ángulo para atacarnos con igual falta de misericordia. Este año fue Justin Bieber quien asumió las riendas del mal y nos atormentó con sus acordes terroríficos por doquier.

  • El Gorila Terrorífico: Creíamos que con Mulato estábamos condenados a la quinta paila del infierno pero no, estábamos equivocados, por encimita nos encargan otra calamidad de esas que pretenden ser “Rasta Jamaiquino-post-quemazón" y el demonio causante de tal maldición es Onechot, yeaman-rastaman... ¡Auxilio!

  • Dúo de Terror: Si el que conformaron el evalgelizado Juan Luis Guerra con "Dolor de Barriga Jr." (Enrique Iglesias Jr.) no es suficiente para hacernos correr a los templos a implorar por nuestras vidas, entonces no sé qué terror puede ser más hecatómbico.

  • Mutante del Año: Quien se niega a morir en su mediocridad carente de talento, ahogado en su infinita estupidez y que pretende contagiar al resto de los mortales. Luis Chataing, miembro vitalicio de la Galería del Terror honrando el Hall Nacional de la Fama, asume el honor de ser el mutante que cambia constantemente para ver “en qué palo ahorcarse” ...ahora escribe libros, ¿qué sigue Sr. Bofedeco? ¿cantante? ¡NO!

  • Retorno del Infierno: Pensábamos que había perdido sus poderes pero regresó recargado para acabar con nuestras almas, me refiero a Hanny Kauam (como se escriba o se pronuncie) quien regresa del averno infernal con su aliento de azufre acústico para volver a castigarnos por nuestros pecados. Creo que debería ser miembro del Hall de la Fama Nacional del Terror.

  • Muñeco Voodoo: Sí, se puede aprovechar de los fallecidos para revivirlos en pro del paganismo más bizarro y mantener “vivo” su legado acosador. Haciendo honor a aquel video clip donde personificó a un zombie, hoy ES UNO: Mecca Jackson (a.k.a. Masca Yeso) o Michael Jackson, que este mes regresó de la ultra tumba con disco nuevo post-mortem... “Chamoun!” “Whoo-hoo” ¡Disparen a discreción!

  • Film de Horror y Snuff: Por unanimidad, Predators. Si Robert Rodriguez pensó que le iba a salir el “Aliens” de Predator pues se peló esa rodilla. Una pobre butaca de una sala de cine pagó los platos rotos con mi Victorinox durante la función.

  • Comida Indigerible: ¡Fo! ¡Huele a container!

  • Morticia Addams: El título de muerta en vida no parecía ser arrebatable a aquella monstruosidad ejemplar de La Galería del Terror, Amy Winehouse. Pero Linsday Lohan nos enseñó otro significado de que se puede caer más bajo sin morir en el intento. Congratulations Bitch! Pero la competencia es dura así que Linsday, cuida el título que ¡ahí viene Paris!

  • Lily Munster: No sorprendió a nadie pero su salida del closet fue necesaria para retornarlo a los titulares donde estábamos agradecidos de no saber de él en un largo tiempo. Ricky Martin el coñísimo de tu madre y la puta que te parió. Bravo Douchebag! now go fuck yourself!

  • Canal de Televisión de Terror: ¿Qué puede ser peor que MTV? El una vez Music Television ahora es Reality Bullshit. Con cada novela y reality de segunda que ofende hasta las cachifas más Tukky.

  • Medio Terrorvisual del Año: Terrorvisión Network es y será por siempre el monarca de este galardón. No hay más bajo en medio de comunicación audiovisual (bueno, está Terrorvisión Plus en DirecTV, que debería ser Minus). Cuando uno sintoniza este oráculo de la chaborrada es que agradecemos las oportunas cadenas.

  • Mención La Llorona: Tenemos que volver a mencionar a Linsday Lohan por su escena de llanto en el jurado al saber que iba a prisión. Que debió ser ejecución por inyección letal para beneficio de la humanidad.

  • Momia Absoluta: El mamotreto de Daniel Charcos, fiel participante y con muchos premios de La Galería del Terror (y miembro del Hall de la Fama), al separarse de La Chiqui nos hizo un favor. Estábamos cansados de ver a ese coleto mediático al lado de esa Diosa celestial. ¿Por qué lo galardonamos? simple: existe.

  • Sábados de Terror: Más pena no pueden dar, chistes malos, tipas horribles, un calvo marico y la cursilería nocturna más pornográfica que deja a Venus como canal infantil. Señores, Buenas Noches... después se preguntan por qué quieren cerrar Globovisión... la desfachatez.

  • Quien Volvió y se Devolvió: Maná (Your Band Sucks III)... podríamos gritar sálvense quien pueda, pero ya es tarde. La desgarradora y gay voz de “Fher” es suficiente para alcanzar el dolor más agudizante. Mil años de hervir en azufre no se compara con 5 segundos de su aullido melancólico de sus cólicos buco-flatulentos.

  • Quien Volvió y Amenaza con Seguir: La niña más linda del Rock comenzó a salir en shows con Jamiroquai y Rihanna para luego anunciar su regreso en una gira que se compara con la peste de langostas de las profecías bíblicas. Bon Jovi sans-mechas y cueros amenaza con seguir y si no hacemos algo el devenir del infierno yace en nuestra puerta. Gracias a Dios que no fue aceptado este año en su nominación al Hall de la Fama del Rock & Roll, nominación que bastó para descrédito de esa institución... Mención de honor: Los Backstreet Gays.

  • Televisión del Más Allá: Por segundo año consecutivo la TV Azteca por cable. No basta con la infección del cine con sus doblajes de actores de telenovelas de chachifas sino que ahora la TV por cable es invadida con docenas de canales mexica. La reforma a la Ley de responsabilidad no pudo llegar en mejor momento.

  • Corriente epidémica letal: Las “M” verde de la bebida mata calor esa que llaman “Monster”, algo más Tukky que las gorras Bass Pro Shop era inconcebible... pero ya veo que no hay límites para el horror. Sumado a los relojes Tukky de silicona, el BlackBerry, los lentes hiptser de pasta gruesa, las bufandas y tenemos un nueva especie de gárgola infernal del mal gusto.

  • Maldición Diabólica: Por segundo año Evenpro junto a todos los empresarios locales que se pelean por tener a la Tañon en su lista de “espectáculos” al ignorar las giras de Depeche Mode, The Cure, Maiden, U2 y demás artistas de calidad que pudieran alejar por momentos el aura de horror del reggaetón y bachata.

  • Cable (de la Horca): Seguimos sin variedad de canales para justificar Alta Definición en las suscriptoras. ¿Señores de las operadoras de cable, hasta cuándo vamos a seguir con esa mediocre calidad de imagen de baja definición si todos los canales de afuera envían su material en HD? #melomamais

  • Zombie del año: La putrefacción auditiva continúa con la Shakira que este año se encargó de ridiculizar al Mundial de la FIFA con el fusilado de un tema de Wilfrido Vargas. ¿Cuándo la fusilaremos a ella?

  • Aquelarre del Año: Jersey Shore por MTV... la mecca Tukky Internacional demuestra que lo chaborro se extiende por todo el globo. El crimen no paga.

  • Fantasma del Año: Popy. La pesadilla nunca muere, no lo olviden.

  • Monstruo Masculino del Año: Justin Bieber, no hay palabras que describan tamaño horror que sufrimos con la voz y actitud de este anillo anal ambulante. Al menos Eric Cartman nos complació al aplastarlo, siquiera virtualmente, en la serie South Park.

  • Monstruo Femenino del Año: Otra vez, Shakirra-Shakirra. ¿La prueba de que es un monstruo? ¿Se dan cuenta ahora por qué todas las estrellas del fútbol estaban empavadas en el mundial?

  • Chillidos del Año: Miley Cyrus... el súcubo encarnado en lo más maligno de las calamidades del infierno. Mención especial a la banda Ultrachic que después de haber perdido a su laxante líder vocal que sonaba como Charlie Mata masturbándose, consiguen a otro que suena a lubricante anal para sadomasoquistas.


  • En 2009, El Terror De Platino™, el premio mayor que reconoce al terror insepulto y que ha marcado época en la historia del pánico va para Los Hipsters, esa nueva ola de Tukkys de clase alta, sifrinos post-emo que ensucian nuestras calles con su presencia. Insultan el legado de Converse con sus modelos coloridos estampados, ofenden al inmortal Wayfarer de Ray Ban con sus imitaciones Lady Gaga de pasta gruesa a lo Ni-Fu Ni Fa. Con sus bufandas, peinados de Justin Bieber, ropa pegada y gorras de Bass Pro Shop son una nueva forma de ser ridículo sin el más mínimo respeto por la dignidad humana. Gracias a Dios que existen las cámaras fotográficas, la evidencia los consumirá en el futuro. Se nota que no han hecho el Terror Quiz™.

    Las señales del Apocalipsis son cada vez más frecuentes e intensas señalando el fin de los tiempos. Los Mayas no se equivocaron, el 2012 se siente cada vez más cerca y las señales no mienten. Como dije en aquel artículo de la Intelización: “El Cordero ha roto el séptimo sello. los siete ángeles han sonado sus trompetas, del humo salieron las langostas venenosas que se extenderán por la tierra para llenarla de calamidades y destrucción, la tercera parte de las aguas se volvió amarga y la tercera parte del mar se volvió sangre. El cielo se abrió y arrojó sus señales inequívocas del advenimiento del fin: la mujer envuelta en fuego, la Bestia de siete cabezas con diez cuernos, Apolión el ángel del abismo, los Cuatro Jinetes del Apocalipsis y el granizo de fuego con azufre ardiente. ¡Arrepiéntanse de sus pecados, sientan la ira de Dios porque el fin ha llegado!” A cerrar las mazmorras.

    ¡Hasta el año que viene!

    ___________
    Bart

    Etiquetas:

    5 COMENTARIOS

    A Year in Review: Rural Navidad y Tex Año Nuevo

    ©Wulffmorgenthaler

    Bueno mequetrefes, se acabó otro año en RTx™ (de vaina) donde una vez más pensamos en cerrar este colosal desperdicio de ancho de banda™ debido a las ausencias que por primera vez afectaron a su Editor en Jefe (que se le perdona porque puede hacer lo que le salga del forro de las pelotas). ¿Dr. Gay-sura? ¿Queer Kaiser? ¿Fagman Spiff? olvídenlos, un día de estos sellamos sus obituarios y nos olvidamos que alguna vez fueron el alma intelectual de esta vaina. Yo solo no puedo con este mamotreto... Buej, también digamos que el "peor es nada" del contribuyente Svyper hizo algo por la patria, pero no lo repitan muy fuerte que se emociona y se orina.

    Aunque increíble que parezca, mucha gente siguió pendiente de nosotros. En especial al fiel ruraltejano LJT a quien debemos más de lo que creen por haber sido soporte de todo tipo para ayudar a mantener esta vaina a flote. No saben lo agradecidos que le estamos por su desinteresada (o desquiciada) generosidad para con esta publicación de tercera. Un día se va a arrepentir pero no somos nadie para romper su entusiasmo... pobre.

    Con respecto a Cine, Música y en especial Video Juegos (sorry Karonte) hubo contenido como para decir que vale la pena mantenernos en sus favoritos... o en la papelera. Al menos en el cine hubo material para destajar porque la cartelera estuvo de perros a no ser por un puñado de cintas que evitaron una quema en serie de salas locales. Igual los plásticos que alimentan los cines que tenemos en casa, poco pero de lo bueno.

    Lástima que en música nos volvemos casi un cero a la izquierda pero no crean que es por dinero o porque los editores de música se metieron a Emo, es que en la actualidad la calidad de artistas obliga a elegir con cuidado y al revisar bien uno encuentra que hay poco o nada que valga al pena, siquiera para el iPod. Este no fue el mejor año de los video juegos comparado con el año pasado, pero el que viene promete en alto.

    Vamos a duras penas para los seis años mamapipes, y estamos a casi nada de los mil posts. ¿Qué fue lo mejor del 2010? No todo fue tan malo, resaltan una que otra joya y, como siempre en el mes de las hallacas podridas, el resumen de las impresiones de lo que nos gustó más... o disgustó menos:

    Fotogramas en 35 mm (in 3D)
    Este año fue peor, extremadamente mediocre y comercial en cuanto a cine. Sabemos que Iron Man 2 nos entretuvo al igual que Sherlock Holmes, Clash of the Titans y Shutter Island para la primera mitad del año, con alguna que otra cinta que valiera la pena sin que el nefasto doblaje al español nos ahuyentara como nos sucede con las animadas de Pixar (sólo recién ayer vi Toy Story 3 gracias al BD que me llegó y de calle el mejor plástico del año, de eso más abajo). Dicho lo anterior sí hubo un puñado de joyas cinco estrellas (Willy McKay) que casi-casi movieron un par de neuronas para llamarse cine decente.

    En mi opinión como crítico de cine, con millares de films vistos, con cientos y cientos de plásticos entre LaserDisc, DVD y BD que hacen mi filmoteca curricular audiovisual, debo decir con toda propiedad que este año resaltaron Inception, The Hurt Locker y The Town como cine de calidad, inteligencia y entretenimiento. Reservando el honor del mejor film rural del año para la obra prima de David Fincher The Social Network sin parangón. ¡Nah! el mejor film del 2010 (y de todos los tiempos) es y será Zombieland, punto.

    Este año hubo bastante cine local, pero poco nos inmutó, si acaso.

    A BsF. 3,00 el kilo de manzanas
    De los productos de la Manzana que inundaron el mercado este año, iPhones, iPods, MacBooks y iPads, sólo el último destaca por encima: el iPad. Si el Niño Jesús nos lo trae les tendremos un review el año próximo junto a otros reviews de productos Apple sorpresa que cayeron en nuestras manos este mes, sólo que el tiempo no nos permitió revisarlos a fondo antes de fin de este año.

    El formato de las cachifas y vigilantes
    El DVD está muerto, olvídense, por tercer año consecutivo no compramos ni uno, donde el disco azul continúa creciendo como el formato dominante para el videófilo discriminador. He estado en casa de casi todos mis amigos, cercados y ocasionales y descubrí que, sin excepción, todos han migrado al plástico azul y de carácter original, muy a pesar de la corriente de piratería que sofoca la ciudad. El mejor BD del año va para Toy Story 3 que aunque no tengamos el review posteado, por flojera, merece la mención porque es excelente. Para Enero lo publicamos seguro.

    ¿Qué estás jugando ahora?
    Gracias a la comunidad gamer que nos lee por mantener viva a La Otra Dimensión muy a pesar de las vicisitudes que este hobby sufrió en el año, aunque poco hizo para menguar nuestra pasión por destronar nuestros pulgares. Salieron controles de movimiento que poco hicieron para inmutarnos al menos en su inicio, quedará ver si para el año que viene empiezan a madurar o quedarán en el olvido. La Otra Dimensión también vio poca acción en títulos, debiendo algunos que sabemos fueron populares, como Red Dead Redeption (ese lo prometemos pronto).

    Pero aunque el 2010 trajo excelente juegos como God of War 3, Assassin’s Creed Brotherhood y Call of Duty: Black Ops, sería un hipócrita si no le doy a Battlefield: Bad Company 2 el honor del juego del año sólo por el hecho que destronó a Call of Duty de su pedestal (debí haber continuado jugando Modern Warfare 2 pero no fue así).

    Si no creen que es verdad y necesitan más razones de peso, fueron miles de horas invertidas en un multiplayer shooter que recrea la experiencia de combate por encima de cualquier FPS de guerra en mi experiencia (la campaña solitaria también es soberbia). Con un soporte de DICE que humilla en generosidad a cualquier otro desarrollador (Activision, #melomamais). DICE no se conformó con escuchar a sus usuarios para añadir accesorios y corregir el balance puliendo aún más la experiencia al grado milimétrico, sino que estuvo TODO EL AÑO añadiendo modos gratuitos de juegos usando los mismos mapas del disco para imprimir variedad.

    No conforme, cierra el año regalando 4 mapas completamente nuevos vía download -no disponibles en el disco- cada uno con múltiples modos de juego y de proporciones épicas que hasta habrían justificado pagarlos como DLC extra. Dejando el golpe final a la competencia al anunciar una expansión completamente distinta al juego regular (período de Vietnam) que trae otros 5 mapas épicos y música de los ’60 por apenas 15 dólares. Con tal cariño que un desarrollador pone en su juego, no dudo ser el primero en la fila a medianoche el día que Bad Company 3 salga a la venta (el número 2 en esa fila va a ser mi compadre y camarada de escuadrón @cerdiman).

    Probamos el PS Move®, el PS3 Slim® y tenemos un torrente de juegos en nuestras manos, pendientes por review aunque tendrán que esperar a que los terminemos a partir de Enero, entre ellos Vanquish, Enslaved, Clastlevania: Lord of Shadows, Split/Second, Gran Turismo 5, Battlefield: Bad Company Vietnam y Assassin’s Creed Brotherhood. Pendientes.

    Arenas Públicas
    ¿Existe alguna duda que el mejor concierto del año fue la bestialidad de Metallica? No sé, pregunto. Si lo dudan me pueden chupar las bolas cómodamente.

    Acordes Muertos
    No nos culpen tanto por la falta de música. Disculpen la falta de material musical, sé que muchos aquí son audiófilos y melómanos que siguen de cerca las impresiones de antes solíamos colocar de discos a granel, aparte de consejos y reviews de Audio entre la variedad que aquí se publicaba. Pero aparte de tener buenos componentes que no nos obliga a cambiarlos tan frecuente como se hace con un celular o computador, la calidad de las ofertas musicales apesta en mediocridad con mínimas excepciones que incluye a Porcupine Tree, el regreso de Stone Temple Pilots y el resurgir de Deftones (discos de todos están en camino con reviews, lo prometo).

    Pero al menos compramos uno que otro disco reciente donde, de nuevo, la magia de Steven Wilson robó cámara: The Incident de Porcupine Tree fue lo mejor del puñado de discos que a duras penas compré que no incluye títulos viejos y reediciones, y eso que este disco es de finales del año pasado pero es como si fuera reciente.

    Gracias a todos los que siempre nos siguen, nos leen, nos comentan y que por alguna razón vienen por acá. En especial a quienes inexplicablemente mantienen una consecuencia con nosotros, en especial los que comentan a menudo, Karonte, Reindertot, Bob, Alex, Manuel Alexis, LJT, Samuel, Juan J., Lobo, Devil, Milton, Tyler, Roberto, M@goo, ElGranJ, El Duende, Hermann, Donny, Delimce, Diego, Cesar, Valdemar, SoulSlayer, nuestro eterno amiguito especial Ricky Del Norte y todos aquellos que nos leen pero que prefieren no comentar o simplemente hacerlo personal vía e-milio o tan cercano como una llamada telefónica para los que cuento con el placer de conocer. Feliz Navidad, que la pasen bien, beban mucho y manejen rápido con los ojos cerrados.

    Bienfor.

    ______________
    Bartolomeo

    Etiquetas:

    3 COMENTARIOS

    C:\> I am a User!



    Era el comienzo de la década de los ochenta y siendo todavía un niño habían dos corrientes que comenzaban a perfilar mi vida para siempre y sin remedio, la computación y los videojuegos. Por lo tanto no es sorpresa que en aquel período fuese atraído por un film que para entonces rompió todos los esquemas marcando una tendencia que tardaría otra década en ser adoptado: TRON. Aquel film vanguardista y arriesgado no sólo combinó esas dos corrientes en su trama, sino que fue el primero de toda la historia del cine en usar imágenes y efectos completamente generados por computadora.* Muy mal entendido en su momento por su arrojada propuesta, TRON se convirtió con el paso de los años en un clásico de culto desarrollando un género y arrastrando una cultura geek consigo.

    Casi treinta años después, su Director y creador Steven Lisberger decide revivir ese culto a TRON con una secuela de su puño y letra (co-escritor) sólo que en esta oportunidad sede el puesto de Director para dedicarse a la producción. Aprovechando la oportunidad para darle a la franquicia una cara fresca acorde con la imaginaria mecánica visual de los tiempos actuales. El asunto está en que Tron Legacy necesita mucho más que unas pinceladas digitales avanzadas para convencer a su fanaticada, ya que a estas alturas estamos hastiados de efectos digitales como plato principal.



    Tampoco es que la original tuvo un guión complejo, pero al menos el tema de la computación y los videojuegos estaba verde en la génesis prematura de sus desconocidas industrias. Hoy día ambos géneros son parte del corriente cotidiano por lo que un sólido argumento se hace indispensable para conectarse con la cinta original a la vez que resulte actual y entretenida. Difícil escenario pero Tron Legacy logra salir a flote contra un pronóstico de fracaso casi asegurado.

    Parte de lo que hace de Tron Legacy una buena secuela es la continuidad a los acontecimientos de la original a pesar de las casi tres décadas que las separa. Otra razón es que sus personajes principales, Tron y Flynn, están representados por sus actores originales aunque con unos años encima, pero descuiden, no pretenden ser joviales aventureros como pretendió hacerlo Indiana Jones.

    Tron Legacy, al igual que su predecesora, no posee un guión de profundidades filosóficas sci-fi como The Matrix o Blade Runner, pero al menos posee coherencia y lógica que supersede sus agujeros argumentales. Aclarando lo anterior lo que resta es descifrar la hermosura visual de sus imágenes que complace las demandas de un público exigente que no se deja engañar con facilidad.



    Sus efectos visuales de altura convencen sin impresionar, aunque algunas arrugas rompen el suspenso ilusorio indicando que la producción no estuvo a la altura que se espera hoy día. Me explico, Jeff Bridges (Crazy Heart, The Big Lebowski, Arlington Road), al igual que hizo en el film de 1982, repite el doble rol de Flynn/Clu, donde el primero ha envejecido acorde a su apariencia actual y el segundo permanece tan juvenil como quedó inmortalizado en aquella cinta. Para efectos, se recurrió a la técnica de rejuvenecimiento digital que, lejos de ser inadecuada, ya no convence si la comparamos con la técnica de captura facial digitalmente animada que James Cameron empleó en AVATAR. Sin embargo, la mayoría de las veces el resultado es satisfactorio reservando los pelones a un puñado de situaciones carentes de naturalidad gestual.

    La dirección es de calidad con una edición de lujo si tomamos en cuenta que a mitad de cinta el ritmo cae en picada para romper con un primer acto lleno de acción y adrenalina digital. Para entonces el film toma otro color temático que deja más agujeros en el guión que los que introduce al comienzo. Incluso para el clímax que pudo haber sido más enérgico para la manera como comienza. A pesar de todo, el legado de TRON se mantiene intacto con sus temas y motifs que, al menos en el primer acto, revive los juegos de gladiador digital representados con total modernidad.



    Lo acompaña el elemento que es responsable de la atmosfera y tonalidad del film, el soundtrack score de Daft Punk quienes hacen su respectivo cameo. Como fan de los OST les digo que es lo mejor del film, así de bueno es. La proyección en 3D no sirvió de mucho para enaltecer lo visual así que no se dejen engañar por toda esa mercadotecnia comercial (o debe ser que como la conozco desde hace tantos años poco me inmuta).

    La actuación se defiende gracias a “The Dude” Bridges y, para mi satisfacción, del actor original detrás del personaje de Tron, Bruce Boxleitner, que también reencarna el doble rol entre su versión real y su versión digital. No que los demás no resalten (aparte de Michael Sheen -Frost/Nixon, Underworld, The Queen), pero nadie más estimula por encima del queso que da ver a la trimardita de Olivia Wilde con ese traje de cuero negro y ese corte de vixen slut (Fuck Me!). En fin, Tron Legacy es un buen film para cierre de temporada que no ofende a la original ni tampoco la supera. Donde aquella marcó a una generación y revolucionó al cine para siempre, ésta apenas se sostiene sobre su legado no sólo en el título sino es sus pocas virtudes visuales y argumentales.

    Film: McKay (★★★★☆)

    ___________
    root$> sudo Barton_

    [*] Aunque el primero en usar efectos por computadora en calidad de composición y generación de imágenes insertadas fue George Lucas en el film Willow (1988) y James Cameron lo perfeccionó en Terminator 2: Judgment Day (1991), a TRON (1982) se le adjudica como el pionero en esta área al desarrollar la mayoría de sus escenas (y escenarios) bajo imágenes computarizadas.

    P.D. Ya no tenemos a Spiff-O-Rama que nos complemente con otra versión distinta de calidad crítica (triste), pero en reemplazo ahora tenemos a este pana que fusila mis reviews en estilo, parafraseo, contexto argumental y empleo de palabras clave que me distingue en personalidad... incluso hasta en la característica forma de ilustrar. Al menos yo no cuento la película (sic).

    Etiquetas: ,

    3 COMENTARIOS

    La Otra Dimensión: Good Night Vietnam

    Review: Call of Duty: Black Ops (PS3/X360) - Hace una semana revisamos a fondo M.A.G. y comenzamos aquel review hablando de lo congestionado que está el género de los shooters de guerra (FPS) cuyo liderazgo es disputado por un par de colosos. Uno de ellos actualiza la serie por este año para perseguir la perpetuidad de su legado, sólo que con cada versión el trabajo se vuelve más cuesta arriba debido a la falta de innovación dentro de la popular franquicia.

    Call of Duty: Black Ops es la última entrega a la franquicia de Activision por parte de la casa Treyarch, quien hasta hace poco compartía honores y derechos con la extinta Infinity Ward para desarrollar el clásico juego de guerra. Renegada como el “equipo de relleno” Treyarch ha sabido ganarse el respeto de los fans de Call of Duty al presentar un producto pulido y cargado de innovación. Aplaudimos el excelente Call of Duty: World at War en su momento como uno de los mejores shooters que nos llenó de horas de diversión en el multiplayer luego de su excelente campaña solitaria. Innovando con el popular modo de Nazi Zombies que desencadenó una serie de DLCs para complacer a la gran cantidad de seguidores que acaparó. ¿Podrá Treyarch repetir la hazaña de su anterior trabajo destronando al sobre valuado Call of Duty: Modern Warfare 2 o este perro ya no aprende trucos nuevos? Sí y no. Hmmm, veamos...

    La trama es excelente, cinco estrellas. Claro con David S. Goyer escribiendo el guión es difícil que no lo sea. Black Ops es un film interactivo, inteligente e históricamente preciso que te mantiene tenso sin clichés baratos.

    Tema: Black Ops viene a ser la primera vez que Treyarch se sale del tema de la Segunda Guerra Mundial. Sin querer emular al montón que se desvió hacia el extremo moderno de las guerras actuales, Black Ops apunta hacia un terreno gris intermedio de historia bélica del s.XX: La Guerra Fría. Ese período tenso y cargado de incertidumbre que vino posterior a la Segunda Gran Guerra donde la supremacía mundial de poderío militar y modelo ideológico se disputaba entre el capitalismo Norteamericano y el comunismo de la Rusia Soviética. Durante este período hubo muchos altibajos que calentaron las tensiones entre las dos potencias mientras buscaban expandir su ideología hacia sus vecinos con su modelo político. Desde la crisis de los misiles en Cuba hasta La Guerra de Vietnam, muchas cosas pasaron por debajo de la cuerda donde las acciones se llevaron a cabo de manera extraoficial en ejercicios que se le conocen como Operaciones Negras o Black Ops. Es interesante el ángulo que Treyarch le dio a su brillante trama que empalma un guión ficticio (escrito por nadie menos que David S. Goyer) sobre acontecimientos reales que al menos la humanidad conoció en lo superficial. Black Ops relata las vivencias de un mercenario americano que opera bajo órdenes de la C.I.A., narrado desde la perspectiva de un interrogatorio forzoso donde el objetivo es reconstruir los hechos para obtener información crucial (MK Ultra, anyone?). Juegas desde la óptica del personaje Alex Mason que recorre el mundo en operaciones secretas desde los días de la operación Bahía de Cochinos en Cuba hasta la innecesaria participación occidental en la guerra de Vietnam. Con el retorno de un personaje clave que muchos recordarán del título World at War.

    La variedad temática y geográfica va acorde con la diversidad regional que tuvo la guerra fría como escenario de conflicto. Esa diversidad sirve para darle sustancia a un guión épico pero con un gameplay guionizado al extremo.

    Jugabilidad: La jugabilidad de Black Ops no ofrece novedades ni cambios en su mecánica básica que comienza a asomar señales de envejecimiento en contraste con las ofertas arriesgadas y acertadas de la competencia. Exactamente igual que siempre, donde prevalece el aumento de situaciones arregladas por guión (scripted) al punto que parece que el juego se gobierna limitando tu participación para no romper con lo lineal de su diseño. Bastante lineal si comparamos con entregas más viejas de Call of Duty que arrastraron el legado semi-sandbox del clásico predecesor Medal of Honor: Allied Assault. No espero que Call of Duty sea un sandbox pero a veces un poco de libertad es necesaria para mantener la suspensión de la realidad que uno es partícipe del juego donde mis acciones definen las consecuencias. Dicho esto se van a topar con momentos donde una puerta no abre hasta que una acción no termina o que el AI de tus compañeros es tan avanzado que deja poca participación en tus manos. Vehículos y torretas están a la orden como variedad a la cacofonía de disparar todo el tiempo para refrescar la secuencias dinámicas de un guión acelerado. Lineal, convencional, asistido y sumamente guionizado/ensayado, el gameplay de Black Ops es tan regular y superado que no inmuta a estas alturas. Sin embargo hay momentos y escenas de tal magnitud de grandiosidad que hace inclinar el balance hacia lo positivo. La acción es tan épica como siempre con momentos stealth que imprimen tensión genuina; un rato estás en Cuba, otro en Rusia, otro en el Ártico, otro en las junglas tropicales de la Vietnam de los ‘60s, etc.

    Hay secuencias en vehículos que incluye una escena en helicóptero donde tienes total control de la aeronave. Aunque no están en el multiplayer los vehículos abundan en la trama para diversificar el gameplay (Pista: SR-71).

    Multiplayer: Una de las razones fuertes para jugar Call of Duty es su componente Multiplayer, el cual fue muy innovador en Call of Duty 4: Modern Warfare al punto que revolucionó la industria. La vena creativa ha menguado con cada versión -cada año- al punto que el diseño desbalanceado arruinó la simplicidad agresiva de su gameplay tipo arcade. Prueba de ello fue el descomunal desbalance del Modern Warfare 2 que comprimió tanta basura que arruinó la espontaneidad original de la franquicia. Treyarch no inventa el agua tibia pero sí corrige los errores del MW2 al balancear el diseño añadiendo novedades originales que demuestra que el juego puede evolucionar. Dicho lo anterior, Black Ops posee la mejor oferta multiplayer que haya visto desde el CoD: WW a pesar que omitieron el uso de vehículos de aquel excelente multiplayer. Los mapas, de diversas dimensiones, ofrecen variedad que incluye los clásicos Team Deathmatch, Domination, Capture the Flag y Free-for-All. Todos con el sistema de clases que avanza en rango acorde a tus méritos en combate. Lo novedoso en esta oportunidad es que ahora existen los “puntos CoD” que sirven para adquirir perks, armas y accesorios sin necesidad de esperar su eventual disponibilidad a cierto rango o tener que utilizar un accesorio forzado para poder ganarte el siguiente. Igual los killstreaks, que trae los famosos perros de vuelta sólo que llamarlos es más difícil que antes. Los puntos se pueden obtener con el desempeño regular dentro del juego, pero está la novedad de los contratos. Los contratos son retos que te recompensa con puntos CoD si cumples con los objetivos pautados (ejem: matar a 4 a cuchillo en menos de 40 min o alcanzar 20 matados en dos partidas consecutivas entre los más sencillos). Aún así no hay mecánica de balas por encima de la potencia vs. distancia. Al final el multiplayer es sólido, balanceado, flexible y lleno de variedad que satisface.

    El multiplayer viene cargado de variedad, pero lo más importante es el balance donde se miden las destrezas por habilidades y no por armas y accesorios. Varios perks irreales del Modern Warfare 2 desaparecen por fortuna.

    A riesgo de sonar como infomercial “hay más” porque el wager mode o "modo de apuestas" expone tres modalidades singulares que te permite apostar tus valiosos puntos CoD con otros jugadores en Red para que el vencedor se los lleve todos o los tres primeros se repartan la cochina. Estos tres juegos incluyen modalidades especiales que persigue méritos por habilidades y no ventajas por configuraciones de armamento. Ejemplo, hay un modo que sólo te da una pistola con una bala, mata a tu oponente y te da otra bala, falla y sólo te queda el cuchillo (sólo tienes tres vidas). Otra recicla el arsenal completo entre todos los oponentes -de manera aleatoria cada 45 seg- eliminando la zona de confort que uno tiene con un arma en particular. El último es el mejor, comienzas con un revolver y sólo aumentas de arma si matas, pero no es tan sencillo porque si te apuñalan te degradan un peldaño, el que alcance 20 gana. Excelente diseño. No hay co-op exceptuando el modo de Zombies donde puedes jugar a Castro, Kennedy, McNamara y Nixon, lástima que no le llega al modo Zombie del World at War. Sorpresivamente un excelente mini juego de zombies secreto -tipo Arcade- se encuentra en el menú principal y es mucho mejor que el Zombie Mode original, buena suerte encontrándolo.

    Presentación: No nos vamos a engañar, el motor gráfico de Call of Duty ya está vencido y ya es hora de progresar hacia uno acorde a esta generación. No hay ambientes destructibles y la mayoría de los elementos está pintado. No obstante esto no limita a los diseñadores a dar lo mejor de su talento para brindar gráficos espectaculares que hacen el mejor uso de los vertex shaders que haya visto para realismo artístico de primera. Tomando en cuenta que -por fin- es el primer Call of Duty en full 1080p con texturas de alta resolución (las texturas de PS2 del MW2 eran un insulto sin dejar de mencionar que corría a 600p). Las texturas son nítidas y pasan la prueba de cerca aún en una pantalla de mas de 40”. Ah, aunque no lo pudimos probar, este es el primer juego con soporte 3D para TVs compatibles (Arkham Asylum no cuenta). La animación facial es estupenda sin ser la mejor, con el mejor line-up de actores que hayan usado en la franquicia demostrando que Treyarch invierte bien los reales: Gary Oldman repite como el Sargento Reznov; Ed Harris debuta como Hudson; Ice Cube se luce como Bowman y finalmente el actor de moda de Avatar/Clash of the Titans, Sam Worthington hace un papel brillante como Alex Mason, tu personaje. Pero al menos todo está vivo y activo con excelente AI, muchos elementos en acción y demasiados detalles decorativos que le dan vida a un motor vencido. El sonido sigue siendo excelente, diseñado para aturdir con el caos de la guerra que te envuelve convincentemente. El soundtrack score es de lujo sin dejar de mencionar un par de piezas de los 60 brillantemente colocadas en secuencias dignas de una película tipo Apocalypse Now o Platoon (pista: The Rolling Stones).

    Call of Duty: Black Ops es quizás la mejor y última entrega decente de la franquicia, la cual está agonizando por innovar cercado por competidores de mejor desempeño que ofrecen una simulación más realista de un shooter moderno. Después que Battlefield retomara su trono con el insuperable Bad Company 2 encuentro difícil recomendar Black Ops a quien no posee (o ya posee) el BFBC2. Que después del Map Pack 7 VIP (gratuito) y el venidero full Vietnam Expansion Pack (por meros 15$) cuesta considerar soltar 60 pelas por “otro Call of Duty más” que, aún siendo bueno, se desgasta rápido con el tiempo.

    Jugabilidad: McKay (★★★★☆)
    Tema: Willy McKay (★★★★★)
    Presentación: McKay (★★★★☆)
    Multiplayer: Willy McKay (★★★★★)

    ¿60$? Difícil recomendarlo porque no es malo, de hecho es bueno, pero no innova la repetida formula cuando otras franquicias están a ligas por encima en lo técnico y visual ofreciendo una mejor experiencia. Si eres fan de la serie no veo porqué no.

    [PS3: 2010. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 1080p. Sonido: Dolby Digital /DTS 5.1, Jugadores: 1-4 (Online: 2-18); Disco Duro: 50MB, Dual-Shock Compatible & Wireless Headset. 3D Game. ESB Rating: M]



    ______________
    Barton

    Etiquetas: , ,

    2 COMENTARIOS

    синяя российская мафия

    Aún nos quedan algunos plásticos azules que revisar antes que termine el año y cerrar este pote de página hasta que nos recuperemos de la farra de Bebiembre. Después de todo el mes que viene es el mes de "Betty Ford Rehab" en Rural Tex que, para los que no nos conocen, es el mes de la abstención total de alcohol para compensar los abusos de las fiestas. Entre tanto aquí otro plástico de un film que me debía y que fue una sorpresa que satisface mi fanatismo por los films de Mafia.

    Siempre se ha discutido cuál es la Mafia más poderosa del mundo, si la Italiana, la Irlandesa, la China o la Rusa (la colombiana y mexicana ni las menciono, esos carteles son puros malandros de mal gusto). De cualquier forma una de las Mafias de mayor crecimiento y exportación, sin ser tan antigua, es la Mafia Rusa o la "Vor v Zakone" (вор в законе) que en dialecto entendible quiere decir "ladrones en ley" o algo por el estilo. No hablo ruso, lo único que sé decir es Vodka y con eso sobrevivo si me sueltan en Siberia. El asunto de la Mafia Rusa es que posee muchos de los lineamientos de lealtad y familia que posee la clásica Mafia Italiana Siciliana. Donde la pertenencia y el legado de tu carrera se imprime en tatuajes por todo el cuerpo cuyos símbolos tienen un significado particular que habla por ti. La Mafia Rusa es Ucraniana de origen pero se ha extendido por el mundo, principalmente en Europa donde han encontrado un mercado para hacer su nido de crimen organizado. El cual se concentra netamente en contrabando, licores, prostitución y trafico de armas. Han sido tipificados en el cine de diversas maneras pero siempre apoyados en el estereotipo de su fama donde es normal ver un ruso muy armado con tatuajes hasta en el culo... literalmente. ¿Recuerdan al Ruso de Snatch (Rade Serbedzija)? Traficaba con armas. ¿Qué tal el Ruso de RocknRolla? Traficante de armas full de tatuajes. ¿O el excelente personaje de Mickey Rourke en Iron Man 2? También calza con el perfil del estereotipo sin olvidar a los mafiosos rusos de Running Scared que copian el modelo.

    Pocos han ahondado por debajo de la superficie del estereotipo para ofrecer una sinopsis más abierta del verdadero significado y propósito de esta organización criminal de cultura eslava. El Director de dramas crudos David Cronenberg (A History of Violence), intenta dar un esquema más profundo de lo que se conoce a la hermética y encriptada sociedad rusa de los bajos fondos para pintar el drama Eastern Promises con elocuencia y maestría. No es el típico film de Scorsese donde hay vueltas al guión y álgidos momento de confrontaciones balísticas. Al contrario, Eastern Promises es lenta y sutil sin que el elemento dramático quede en segundo plano. Aquí el elemento humano toma protagonismo dejando la violencia física para apenas un puñado de escenas que sorprenden por la crudeza visceral de su intensa acción a sangre fría. Una crónica que revela el hermetismo de este grupo que se desenvuelve discretamente en Londres casi al punto que se vuelve un culto impenetrable para la ley.

    Eastern Promises es un film de drama psicológico que resulta tenso e impredecible por la fortaleza de su reparto de actores de cartel que lidera Viggo Mortensen (A History of Violence, The Lord of the Rings Trilogy) con absoluto convencimiento hasta en los manierismos más ligeros de su personaje de lacayo ucraniano. Le acompaña mi novia de los dientecitos de ardilla Naomi Watts (King Kong, 21 Grams, The International, Stay) haciendo el duelo moral que se enfrenta a un poder que no puede manejar, pero jamás doblegando sus principios. El estelar actor alemán Armin Mueller-Stahl (The International, Angels & Demons) hace de un capo distinto al que acostumbramos en los films de Coppola/Scorsese pero que igual representa la envergadura de Don que inspira temor y respeto por encima de su docilidad aparente. En suma, Eastern Promises es mejor film que History of Violence aunque la similitud del tema confunda. De violencia cruda y psicológica (no hay ni un balazo) este guión de altura posee la capacidad de extenderse a una continuación en principio por el carácter inconcluso de la obra.

    El Blu-ray se presenta con un transfer de calidad con algunas fallas de contraste marcado en las escenas nocturnas que esconde la diversidad de los cueros y gabardinas preferidas por la Mafia Rusa. Quizás el Director buscaba un contraste marcado para darle ese toque de novela gráfica. Detalle de film está por doquier gracias a la presencia de gránulo de emulsión que demuestra que no hubo empleo de reducción de ruido o acentuación de nitidez. Los colores son lavados pero los tonos de piel se mantienen vívidos con total neutralidad. Ligeros artifactos de compresión (banding) se pueden evidenciar en escenas de poco contraste entre el fondo y el encuadre pero sólo se nota en pantallas grandes si sabes buscar bien. En general un transfer excelente, no referencial, pero sí de los mejores que he visto en el formato. El sonido por su parte es tímido, de carácter frontal con efectos ambientales en las surround. Es una cinta de diálogos que tiene poca actividad sonora que requiera de una pista de audio dinámica. Sin embargo el audio se presenta en DTS-HD Master Audio 5.1 sin compresión que satisface en atmósfera y diálogos limpios, en especial el score de Howard Shore que se beneficia de esta tecnología.

    No hay nada de extras salvo un documental compacto de la Mafia Rusa explicando las tradiciones y el significado de los tatuajes como medallas y emblemas de honor. Excelente BD si son fans de films de Mafia y más si siguen el trabajo de Cronenberg.

    Film: Willy McKay (★★★★★)
    Video: Willy McKay (★★★★★)
    Extras: Mancao (★★☆☆☆)
    Sonido: McKay (★★★★☆)


    [BD: 2007. 100 min. 1-Disco. Zona A. Color ATSC (1080p). Anamorphic Widescreen 1.85:1, Inglés DTS-HD Master Audio 5.1 (48kHz/24bit) & DTS 5.1; Subt: Eng/Fra/Esp/]




    ______________
    Bartov

    Etiquetas: ,

    0 COMENTARIOS

    La Otra Dimensión: F.A.G.

    Review: M.A.G. (PS3) - En un mercado saturado de shooters es difícil entrar con una propuesta original. En especial los FPS basados en temática de guerra, que sean de corte histórico o moderno, los intentos por figurar abundan donde el dominio se reserva a un par de franquicias, el resto muere en el intento. Esa es la razón por la cual muchos FPS se inclinan hacia temas ficticios -o al menos alejados del tema militar- porque el olor de los cadáveres de Medal of Honor, Operation Flashpoint y Rainbow Six sigue fresco.

    Aún con lo anterior en mente Zipper Interactive no se rinde de brazos cruzados. Tampoco quiere que los laureles del César echen raíces en las cabezas de Activision (Call of Duty) y DICE (Battlefied), las dos franquicias más antiguas y consolidadas dentro del mercado como líderes absolutos dentro del género de los shooters bélicos. Zipper, responsable de otro fracaso previo (SOCOM, aunque es un TPS), quiere entrar en el ruedo para pelear contra DICE y Activision a ver si destrona a alguno para atraer seguidores hacia su propuesta de guerras modernas. Zipper apuesta exclusivamente hacia el modo de juego multiplayer, apoyándose en la popularidad de esta modalidad a la que muchos prefieren ignorando la opción solitaria. Es por lo tanto que Massive Action Game no posee trama ni campaña solitaria, es un shooter de guerras modernas con exclusiva atención hacia el juego multi usuario en Red. No es suficiente repetir el modelo estándar de ofrecer salas de juego en Red con temática militar para llamar la atención como innovador. M.A.G. ambiciona pensando en grande -y de qué tamaño- porque las siglas de su nombre implica la palabra "Masivo" como carta de presentación. ¿De qué manera? pues juntando 256 jugadores en línea en organización jerárquica militar, creando enfrentamientos tácticos basados en objetivos para una completa simulación. Aquí no hay espacio para intentos, o la pegan o la cagan.

    Los mapas hacen honor a su nombre, son masivos, ¡MASIVOS! Lástima que los gráficos no son acorde a escala.

    Diseño: Hay tres facciones militares privadas (PMC) donde cada una tiene su armamento particular y personalidad regional: S.V.E.R. (Asia/Rusia), VALOR (Norteamérica/Inglaterra) y RAVEN (Europa Occidental). Lo primero que haces al instalar el juego es unirte a una de ellas y una vez concretada no puedes cambiarte ni abrir otro perfil con otra facción usando tu misma cuenta de PSN.* Tu personaje es lo primero que confeccionas, desde la raza hasta la indumentaria. La personalización puede ir de lo genérico a lo específico que incluye hasta la voz. Esta restricción de facción inicial sirve para crear camaradería hacia tu equipo donde el sentimiento de pertenencia juega un papel importante de motivación. Con esto en cuenta debes saber que cada facción tiene su arsenal correspondiente a cada región que las otras no poseen. Cada una tiene clases particulares que hemos visto en otros juegos similares: Médico, Ingeniero, Especialista (Special Ops), Asalto, Marksman (Sniper), Close Quarters y uno novedoso llamado Vehículos.

    M.A.G. es netamente una modalidad de juego en Red, pero no apunta al típico modelo de hasta 24 jugadores en línea practicando las clásicas partidas de Deathmatch y Domination. Aquí se pretende simular el campo de batalla lo más grande que la tecnología actual permite y que hasta ahora nunca se había visto en consola o plataforma alguna: 256 jugadores simultáneamente en Red. Así es, nada de A.I., 256 hijos de puta de verdad. Aunque en principio todo juego en Red se sostiene en Team Deathmatches, y ésta no es la excepción, con el tiempo M.A.G. propone un gameplay basado en jerarquía militar (comandando escuadrones y pelotones) bajo roles que existen en las instituciones castrenses reales: Squad Leader, Platoon Leader y Officer in Charge.

    Las clave del juego es invertirle tiempo y hacer el trabajo en equipo. M.A.G. no es Rambo Duty: Paint-Ballfare.

    La manera como lo proponen sin que se vuelva un caos (?) es administrando roles y responsabilidades donde el éxito depende del desempeño de cada uno haciendo lo que se le asigna. El Líder de Escuadrón tiene a 7 efectivos a su cargo con un objetivo que sólo ellos deben cumplir. El Líder de Pelotón coordina 4 Líderes de Escuadrón (en el caso de ser un bando de 128 jugadores hay 4 de ellos por batallón) y por último el Oficial al Mando es quien coordina a los Líderes de Pelotón y sólo puede haber uno porque es el chivo que toma las decisiones. Al igual que en otros juegos del género hay rangos que, al alcanzarlos, aumenta tus opciones con méritos y recompensas que sirven para comprar accesorios para tu personaje o simplemente medallas que van a tu record personal.

    Las partidas se organizan en modalidades llamadas Suppression (64), Sabotage (64), Acquisition (128) y Domination (256), el número entre paréntesis refleja la cantidad total de jugadores sumando ambos bandos. Suppression es un típico Team Deathmatch sin objetivos; Sabotage es igual pero tiene el objetivo de destruir/defender dos puntos A y B; Acquisition tiene como objeto penetrar líneas enemigas y robar un vehículo o inteligencia y llevarlo a la base (Capture the Flag) y Domination es progresivo y masivo, dividiendo el mapa en 4 secciones donde la siguiente sección se desbloquea si cumples los objetivos de la presente, aquí entran vehículos aéreos y terrestres por igual con mapas tan masivos y gigantes que intimida. Con lo corta que suele ser una partida de Domination es imposible conocer toda la extensión de un mapa en una jugada. Aquí la limitante es el tiempo de las partidas, es muy corto para cualquier modalidad aparte que sólo hay tres mapas en total que compensa la variedad con el tamaño.

    La mecánica de gameplay es buena pero depende del trabajo en equipo y el balance eficiente de tareas colectivas.

    Jugabilidad: Los controles se ajustan a la norma establecida que sigue la mayoría de los shooters de guerra sin sorpresas ni innovaciones. Sin embargo no quiere decir que la mecánica esté libre de fallas, ya que sin ser de las peores M.A.G. no genera titulares por su gameplay. Se puede llevar dos armas a la vez -la larga y la corta- dependiendo de la clase que te toca desempeñar en un determinado momento. Los accesorios y habilidades varían de acuerdo a la clase con sorpresiva versatilidad, pudiendo reciclar todo tu inventario con un único botón. Revivir cuando se está caído depende del médico por lo que tienes algunos segundos antes de caer en la cola para volver a aparecer resucitado. El problema está en que la espera puede ser rápida o de hasta unos 20 agonizantes segundos. La física es mixta, con aciertos en algunas áreas motrices dejando las fallas para lo más importante, la mecánica de las balas, inexistente. Todos los calibres atraviesan cual láser sin efecto de gravedad o peso vs. potencia, algo que Bad Company 2 resuelve con maestría. Acciones especiales como morteros y ataques aéreos no dependen de diseños a lo Call of Duty donde cualquiera lo puede hacer al alcanzar un número consecutivo de matados, aquí es privilegio única y exclusivamente del alto mando del pelotón. Los vehículos poseen suavidad y manejo sencillo aunque no destaca por encima de la competencia que posee mejor mecánica de física, pero funciona.

    La jugabilidad de M.A.G. en sí no es mala, de hecho es muy comparable a Call of Duty en mecánica ya que éste tampoco tiene mecánica de municiones por encima de la potencia vs. distancia. Pero lo que hace del gameplay un éxito o un fracaso depende de la implementación del diseño intrínseco del juego: cooperación en equipo obedeciendo órdenes y realizando efectivamente tu trabajo de acuerdo a tu especialidad. Me explico, si tu equipo anda haciendo cada uno lo que le da la gana creyendo que van a ganar acumulando cadáveres están equivocados, resultando en una experiencia frustrante como decepcionante. Si por el contrario cada uno sigue la cadena de mando, se concentra en su trabajo, sigue el objetivo de su escuadrón sin estar pendiente de lo que hacen los otros escuadrones, la experiencia llega a ser gratificante como satisfactoria. También hay mecánica para el PlayStation Move®, detalles más abajo.º

    Los mapas son masivos pero el caos es igual si no hay coordinación. La presentación no inmuta un carajo.

    De a poquito y haciendo las cosas pequeñas se consigue la victoria grande al final con el progresivo avance de tu facción. Acumulas experiencia, tu record habla de ti con medallas que te puede ascender a un puesto de oficial con tu propio batallón entero bajo tu control, aquí las etiquetas de rango no son de adorno. Pero debes estár preparado para tenerle paciencia al juego y dedicarle una enorme inversión de tiempo para ver los frutos de su potencial. Los que buscan gratificaciones baratas e instantáneas como “Prestiges” acelerados y prematuros se van a decepcionar. M.A.G. tiene buen diseño que depende del gameplay de cada uno, desafortunadamente muchos vienen con el paradigma tipo “Paint Ball” todos-contra-todos de Call of Duty/Counter Strike que no es compatible con el estricto diseño de M.A.G.. Por el contrario Bad Company 2 hace un balance entre ambos extremos, lo táctico y lo dinámico para hacer el mejor shooter que existe en la industria.

    Presentación: La presentación por su parte no va a ganar siquiera una nominación a nada en ninguna parte. Plana, débil y casi sin méritos para ser un juego de esta generación. A pesar que muchas de sus texturas son de alta resolución, incluso Modern Warfare 2, el diseño artístico genérico y el pobre uso de los vertex shaders lo ponen en un plano mediocre que me recuerda lo caricaturesco de los gráficos de Haze. Hay que considerar que es un hito lograr que una consola casera como el PS3 maneje 256 jugadores -¡sin LAG!- en mapas tan masivos con tantos elementos activos en juego, por lo que exigir gráficos foto realistas como Killzone 2 es injusto. Pero igual Bad Company tiene mapas descomunales y su motor gráfico, completamente dinámico e interactivo, no tiene concesiones ni excusas para sobresalir en la misma consola. Así que no esperen ambientes dinámicos y destructibles más que puros paisajes pre-renderizados y pintados. Las animaciones son acartonadas y los efectos de los disparos hace parecer que las armas usan balas trazadoras que deja un ridículo efecto de “láser blanco” triste. El sonido es de video juego antiguo, algunas armas aciertan en el blanco mientras que otras parecen risibles. Las granadas suenan como explosiones nucleares de lo desproporcionado de su efecto. La comunicación de pelotones llega a lo caótico haciéndolo a veces ininteligible e ineficaz. La música por su parte es excelente, lástima que sólo suena en los menús.

    M.A.G. es un “aquí y allá”, resulta un milagro que un concepto que parece una pesadilla en papel funcione bien aunque no sobresale la suma de sus partes. Hay que aplaudirle a Zipper que M.A.G. no terminó como un pote en sus manos y que de pulirlo se pueden meter en la pelea. No salieron con las tablas en la cabeza pero tampoco salieron en góndola. El diseño en teoría luce fantástico pero la implementación de su mecánica en lo práctico carece de innovación para llevarlo al sitial de los grandes.

    Buen intento, pero le faaaaalta...

    Jugabilidad: Pasta (★★★☆☆)
    Diseño: Pasta (★★★☆☆)
    Presentación: Mancao (★★☆☆☆)
    Multiplayer: Mancao (★★☆☆☆)

    ¿60$? Negativo para casuales. Positivo si eres disciplinado y dedicado a un sólo juego.

    [PS3: 2010. 1-Disco (Blu-ray). Zona 1. Video HD: 720p. Sonido: Dolby Digital /DTS 5.1, Jugadores [Internet Requerido]: 1 (Online: 64-256); Disco Duro: 1.5GB, Dual-Shock & Move Compatible / Wireless Headset, ESB Rating: M]



    ______________
    Barton Spears
    "You're gonna get me killed lieutenant!"

    [º] EXPERIENCIA CON PLAYSTATION MOVE® EN M.A.G.: La experiencia de gameplay del M.A.G. con el Playstation Move (patch que puedes bajar gratis del PSN Store), al contrario de lo podríamos pensar, no es un mero complemento para tratar de vendernos el “novedoso control de movimiento a los hardcore gamers” sino más bien fue una experiencia muy grata. No hay que moverse "como loco" con el brazo, simplemente con el movimiento de la muñeca basta para tener un control totalmente preciso y sin ningún tipo de respuesta extraña. La precisión es muy buena, asistido muy cómodamente por el Navigation Controller... aja… el "Nunchuck" de la Sony. La precisión de la mira toma un poco de practica pero puede darte un grado de superioridad si lo amaestras bien. Si en juegos futuros lo siguen empleando de esta manera puede llegar a ser un batacazo. [Nota del Editor Contribuyente Svyper]

    [*] Recientemente se ha abierto esa posibilidad de tener tres perfiles en una misma cuenta de PlayStation Network, pero como opción a compra en el PlayStation Store, eso sí, sólo si alcanzas el nivel 70 de experiencia, la máxima permitida.

    Etiquetas: , ,

    4 COMENTARIOS

    Shot down like Jesse James...

    Son pocos los plásticos azules que nos llegan últimamente debido a que el formato fue carcomido por la piratería -al igual que ocurrió con el DVD- provocando que muchos de mis proveedores dejan de traer originales para complacer el mercado del mal gusto (en realidad es la peladera de bola que nos tiene de rodillas, pero así suena más diplomático). En fin, siempre se consiguen originales por ahí y en este caso llegaron un trío de joyas empezando por ésta.

    La leyenda de Jesse James es conocida en USA como cuento urbano para referirse a un Tipo Serio® debido a que las historias del forajido escalaron a niveles casi míticos. Lo sé porque al criarme en USA era normal escuchar referencias culturales del personaje casi como un prócer, que siendo franco desconocía los detalles de su vida. Muchas adaptaciones a la pantalla grande se han realizado sobre legado insurreccional durante el final del s. XIX. Algunas de corte biográfico donde James luchó en la guerra civil americana, para luego desempeñarse como terrorista y forajido del salvaje oeste. James era cruel, temido y arrojado, nunca fue un sucio vaquero de cuevas y fogatas, más bien era un caballero de modales que siempre gozó de las mejores ofertas de la vida civilizada de entonces en su transcurrir por la ruta de Santa Fe. Asalta trenes, roba bancos y hasta cierto punto, justiciero. Despojaba al rico para ayudar al pobre dice la leyenda, pero lo cierto es que su carrera criminal fue muy variada. Ahora, el film The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford se centra en sus últimos y conflictivos días previos a su asesinato –de manera deshonrosa– por uno de sus seguidores.

    Muy enfocado en James y Ford, el film hace paralelismos entre ambos personajes claves a partir del momento que sus vidas convergen en medio de sus cruzadas anarquistas. El siempre cartel Brad Pitt hace de un James frío, calculador y desconectado de la humanidad; padre y esposo en su privacidad, no deja nada de benevolencia dentro de su ética como criminal, incluso con quienes lo han seguido por años. Lealtad y obediencia parecen ser los valores más atesorados por James más que cualquier botín.

    Pausado y nada impetuoso siempre sabe lo que ocurre a su rededor, cosa que choca con la paradoja de las circunstancias que llevaron a su asesinato. Por su parte Ford, su verdugo acobardado, es todo lo opuesto de James, un oportunista inexperimentado buscando las mieles de la infamia como Billy The Kid persiguiendo a su siempre admirado James como tutor. No posee disciplina en medio de la improvisación como forajido –de tercera– que apenas le permite servir como asistente. La relación entre Ford y James es crucial dentro de este drama lento de solemnidad, que abarca casi tres horas en donde los diálogos forman el grueso del guión.

    La dirección de Andrew Dominik nunca cansa ni falla en mantenerte interesado a pesar de su lentitud. Con un ritmo tan lento que si no capta tu interés en lo dramático, te decepcionará de seguro si persigues un Western de escalada tensión climática como The Unforgiven -de Clint Eastwood- o de escalada violenta como el remake de 3:10 to Yuma. Lo que sí es cierto es que es una tremenda película de ambiente histórico convincente, actuaciones de ultra lujo que resalta a Pitt (que le mereció su nominación a los premios de la Academia) y fotografía espectacular sin parangón.

    No puedo dejar este micro-review sin mencionar la actuación estelar de Casey Affleck (el verdadero talentoso de los Affleck) como el cobarde Robert Ford, tan importante en balance y estudio como personaje principal como Pitt en su rol de James. También, aunque en menor proporción, la revelación del momento Jeremy Renner quien para entonces no gozaba de su actual reconocimiento, pero su performance demuestra que un gigante durmiente se estaba gestando. Sam Rockwell y Sam Sheppard también hace un excelente soporte dentro del cast estelar.

    El Blu-ray, aunque bien pulido, es una decepción en presentación. En especial su compresión en un piche Blu-ray de 25GB para un film de tres horas, inaceptable. Esto compromete la profundidad del excelente transfer donde se sacrifica contraste en pro de ajustar la cinta en un disco económico. Si apenas sirvió un disco doble lámina (50GB) para la complejidad visual de Avatar, que es casi igual en longevidad, un disco de una lámina de 25GB es insuficiente para comprimir la fotografía impecable de Roger Deakins (The Shawshank Redeption). A momentos el BD parece de lujo pero con el pasar encuentras fallas en escenas nocturnas donde no hay forma de discernir los detalles entre la penumbra y las gabardinas negras de Jesse James. Perdiendo detalles en las sombras incluso en escenas mejor iluminadas. Los colores enmudecidos por fortuna no requieren de data porque no hay mayor saturación dentro del color timing de su acabado de post-producción; pero cuando el contraste sufre, sufre el resto de la imagen que depende de la profundidad que brinda un rango dinámico acorde con el film. Algo de acentuación de la nitidez está presente para esconder la suavidad de algunas escenas producto de la compresión adicional, pero por fortuna fueron aplicadas con cuidado para no caer en lo abominable.

    Lo peor de todo es el sonido, si es cierto que el film está ligeramente salpicado de momentos climáticos, toda la cinta transcurre con ambientes naturales dominados por diálogos y más diálogos, lo cuales se traducen con total inteligibilidad en el canal central. Pero es la presentación única en Dolby Digital la que me molesta. No hay versión sin comprimir y no me sorprende porque no cabe un film de casi tres horas con una pista de ese calibre en un disco de una sola lámina. Sin embargo no hay surround prevaleciente que exija más dinamismo o fidelidad de un soundtrack casi estéril... o sí, el score de Nick Cave mecería una pista Dolby TRUE-HD ¡mis huevos! Un par de excelentes documentales sobre Jesse James hacen que los extras no sean un desperdicio, como lo fue la oportunidad de transferir este film a un disco con la calidad que se merecía.

    Film: McKay (★★★★☆)
    Video: McKay (★★★★☆)
    Extras: Mancao (★★☆☆☆)
    Sonido: Pasta (★★★☆☆)


    [BD: 2007. 160 min. 1-Disco. Zona A. Color ATSC (1080p). Anamorphic Widescreen 2.40:1, Inglés Dolby Digital 5.1 (640k); Subt: Eng/Fra/Esp/]




    ______________
    Barton

    Etiquetas: ,

    2 COMENTARIOS
    Powered by Blogger
    Powered by Blogger
    Template by Rural Tex