<body>

Rural Tex es un estúpido portal web de reseñas y noticias sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

“The only ones gonna tell me when I’m through doing my thing, is you people here”



En todas las profesiones que significan exponerse ante un público, muchos de los que se paran en el escenario dicen que no existe sensación igual a la de recibir el aplauso y la admiración de la gente. En el mundo de la lucha libre profesional, aun cuando la exhibición siempre ha formado parte del espectáculo, el asunto llegó a niveles nunca vistos en la década de los 80 cuando los canales de cable dedicados al deporte empezaron a incluir en su programación toda clase de luchadores que "el deporte" parecía casi un circo de fenómenos. Interesantemente, la música de ese período coincidía con el artificio de las peleas; no por nada muchos luchadores salían al cuadrilátero a ritmo de glam metal; habiendo en ambos bandos similitudes en cuanto a los excesos de vida. Pero así como se llega a un techo viene la caída, tanto para los músicos como para los luchadores si bien todavía hay algunos que siguen pateando el camino al paso de los años. Uno de estos gladiadores modernos, su vida en las lonas y fuera de ella, es reflejado en el film The Wrestler, lo nuevo del director Darren Aronofsky.

Este personaje de ficción –pero igual pueden encontrarse parecidos en cualquier profesión– es Robin “Randy” “The Ram” Robinson, un guerrero que ha sobrevivido a 20 años de pasado su momento bajo el Sol y que trata de recuperar la fama perdida, luchando cada fin de semana por unos cuantos dólares, haciendo frente al paso del tiempo, a los excesos de la vida en general (esteroides, drogas, alcohol, decisiones fallidas, malestares corporales) y a ser poco más que una figura quijotesca que renace cada vez que sube al cuadrilátero vestido de mallas brillantes y haciendo toda clase de malabares. Que cuando el público se ha ido y el brillo ha desvanecido, debe enfrentarse a la realidad de una vida nada fácil y a relaciones no correspondidas con una stripper por una parte, y con su hija que no lo reconoce como tal luego de años de abandono por la otra.



Este material que resultaría poco menos que melodramático bajo otra visión, es asumida con gallardía y naturalismo verité por parte de Darren Aronofsky, incluso pueden encontrarse similitudes entre este film y su consagración mundial Requiem For A Dream del año 2000, no por nada, tanto en una como en otra película los personajes son seres que no gozan de las mieles de la fama y la celebridad, y en su lugar luchan por conseguir algo del brillo que le está reservado a otros. Para ello, Aronofsky se vale de una cámara que se acerca con una influencia rayando en lo documental, por momentos en ausencia de música incidental ante lo demoledoras que son las emociones que transmiten los personajes, haciendo que el film no se convierta en un melodrama más, sino en algo más noble, más sincero, más honesto.

Para ello, el guión firmado por Robert Siegel sirve como una caja de colores para que los personajes pinten el lienzo que el Director dispone. Lo que mencionábamos acerca de la franqueza con que los personajes se desarrollan a partir del libro, viene a ser una muestra perfecta de que para muchos el sueño americano puede resultar el equivalente a uno angustioso, rayando en la pesadilla. La fotografía en tonos naturales y sin filtros algunos capta el ambiente suburbano y obrero de New Jersey en que el día a día es tal como subirse al ensogado para luchar y luchar. De igual forma, la edición termina siendo un vehículo conductor para las acciones sin necesidad de artificios o de saltos abruptos, basta con la emoción y la edición se encarga del resto. Todavía cuando les advertimos –para aquellos que no les guste el glam metal– que la banda sonora está llena de laca, spandex y colores fosforescentes, desde Cinderella hasta Quiet Riot, hay momentos salvables como los solos de guitarra en los pasajes incidentales que son obra de Slash, y el tema que es compuesto e interpretado por otro oriundo de New Jersey: Bruce Springsteen.



Desconocemos sí Sean Penn merecía el Oscar de este año como mejor actor por su papel de Harvey Milk, pero luego de ver The Wrestler estamos convencidos de que la Academia le ROBÓ –en mayúscula corrida– a Mickey Rourke. Su Robin “Randy” “The Ram” Robinson está destinado a formar parte de las mejores actuaciones de esta década. La verosimilitud, el paralelismo con su propia vida, la honesta sinceridad y brutalidad que le imprime al personaje hace que tanto el papel como el actor que lo interpreta genere simpatía y aprecio, en vez de burla; literalmente Mickey Rourke desnuda su vida y su alma en este film. También en esta película presenciamos un crecimiento bestial como actriz por parte de Marisa Tomei al convertir su personaje de Cassidy en alguien similar a “Randy” sin el componente de tragedia que lo envuelve, pero sí con un sentido del norte que quiere llevar su vida, aunque sea una bailarina privada más para admirar que para tocar. Y Evan Rachel Wood consigue que su rol de Stephanie sea un catálogo de sentimientos encontrados que cualquier hijo víctima de la ausencia y la falta de amor posee.

Siempre hay otra oportunidad, así sea la última, en el escenario, en el cuadrilátero y en la vida. Esto es lo que puede sacarse luego de observar The Wrestler, y en particular a Mickey Rourke renacer de las cenizas del escándalo, los abusos y la mala vida. Recomendación ruraltejana de calle, sin más que agregar, si no quieren llevar golpes.

Film: Willy McKay (★★★★★)

___________
Spaceman "The Ram" Spiff

Etiquetas: ,

LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido –escrito o gráfico– cuya autoría intelectual no sea nuestra, será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente le corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Interactive Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ asume la responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos con comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos con comentarios. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex