cookieChoices = {}; <body>

Rural Tex es un estúpido portal web de noticias y reseñas sobre videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando mucho) Influenciados por nuestra cultura geek de Comic Books & Gaming, hacemos Periodismo Gonzo de tercera en este 'Colosal Desperdicio de Ancho de Banda'

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio. Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del 1 al 5. Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One.
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero…
  • Pasta: Ta' bien… ta' bien…
  • Mancao: Coleto impresentable.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! CULAZO!
WEB-ONADAS

LECTURA No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva del Editor en Jefe. –Bart

LECTURA Behavioural realism and the activation of aggressive concepts in violent video games. Un estudio extenso realizado por la Universidad de York que –una vez más– demuestra que no existe nexo entre el comportamiento violento a ninguna edad con los videojuegos de corte violento. –Rural Tex

Contribuye

Angelina Jolie me puede patear el culo cuando quiera (yo le plancho el flux)



Por años hemos visto a la antes mencionada diabla de turno hacer toda clase de papeles; algunos serios, otros de más acción cual es el caso de la soporífera Lara Croft: Tomb Raider. Pero algo que siempre llamaba la atención era que en todas sus actuaciones previas, por efectos del Photoshop o del maquillaje se le tapaban los tatuajes que forman parte indeleble de su sexual anatomía. Hasta que el director ruso Timur Bekmambetov se dio cuenta de que ese era el gancho para atraer a la audiencia masculina –nosotros incluidos– y decidió mostrarlos, junto con una dosis de patadas, balazos y golpes atestados por ella en la recientemente estrenada Wanted.

Tomando como base la serie de comics del mismo título creada por Mark Millar y J. G. Jones, Wanted adopta elementos ya vistos en la trifecta de The Matrix, pero bajo otro ángulo. Ambas tienen como elemento en común el protagonista que pasa por ser invisible hasta que descubre su objetivo en la vida; lo que las diferencia está en el hecho de que si Neo estaba destinado a ser el salvador de la humanidad, Wesley –protagonizado en forma satisfactoria por James McAvoy– está destinado a convertirse en el mejor asesino del mundo a partir de un acto de venganza contra la muerte de su padre, siendo en este caso reclutado por una organización milenaria llamada The Fraternity. Si en algún momento el crimen fue una organización de tipo empresarial, en esta producción el asesinato a sueldo adopta una trascendencia cuasi mística.



Es este misticismo el que rodea la dirección de Bekmambetov, conocido en estas latitudes por hacer el equivalente ruso de los filmes de Larry y Andy Wachowski, bajo los títulos de Night Watch y Day Watch (se espera pronto que se estrene la tercera y última de estas películas). Wanted viene a ser en esta oportunidad su debut en la cinematografía estadounidense que, al igual que sus producciones rusas, está llena desde el primer cuadro visual de un ritmo trepidante y en constante alza, un poco como si cada acción tratase de superar a la anterior, todo ello mediante la adopción del universo del comic en el que se desafían todas las normas y todas las leyes físicas. Aquí no vale aquello de que las balas viajan en línea recta, pueden hasta volar hacia el espacio y reingresar en la atmósfera; literalmente Newton no tiene nada que buscar, salvo sentarse en la butaca de la sala de cine y gozar como un niño con carritos.

El que el señor Timur llegue a hacer semejantes destrezas directorales viene dado por una edición dinámica, con cortes precisos y rápidos en ocasiones y cámara lenta en otros, amén de una batería de efectos visuales que llenan cada espacio de la pantalla y cada línea argumental del guión firmado por Michael Brandt, Derek Haas y Chris Morgan, que aun cuando puedan verse ideas y situaciones ya mostradas en filmes previos, posee un tono que de inmediato genera empatía en algunos de los personajes. En lo musical Bekmambetov cuenta con las maravillas incidentales de Danny Elfman que sostiene la columna sonora del film, aderezado con una selección de rock industrial exquisita, empezando por Nine Inch Nails como abreboca.



Ya mencionamos un par de líneas atrás la actuación competente de James McAvoy en esta producción que viene a ser su primer film del tipo superproducción. Y el resultado que imprime a su personaje de Wesley es de una incredulidad inicial para devenir en una convicción del papel que debe hacer. En otra producción veraniega tenemos otra vez a Morgan Freeman en el rol del jefe de The Fraternity, Sloan, llevando su papel con gallardía y clase, aun a pesar del tipo de labor que comanda. Thomas Kretschmann se convierte en esta oportunidad en un malazo de primera que lo que provoca es dejarlo sin nariz y sin dientes de lo convincente que es en su papel de pseudo torturador. Un veterano como Terence Stamp viene a servir como elemento conductor en su rol de Pekwarsky, al igual que el novato Gunsmith, interpretado por el rappero Common de forma satisfactoria. Pero la crema de la crema es Fox; es decir, Angie pura lujuria en carne y hueso. Verla en pantalla es olvidarse del que está sentado al lado de uno en la sala de cine o si alguien habla por teléfono, que el aire acondicionado está muy fuerte o que las cotufas están muy saladas o frías, en nuestro deseo de ser dobles de McAvoy en las escenas de besos con ella con la consabida envidia que nos produce.

En definitiva hay que ver Wanted sin esperar a que sea una clase de armamento para novatos o de física newtoniana, aquí se respetan cada una de las leyes de las novelas gráficas que no coinciden precisamente con la realidad. Lo único que sí quisiéramos que sucediese en el mundo real es que Angelina salga de la pantalla para patearnos, darnos una coñaza hasta dejarnos convertidos en carne molida. Aquí te esperamos, Angie.

Film: McKay (★★★★☆)

___________
Spaceman Spiff

Etiquetas: ,

Wang Meng-Tao



When we say crap, we mean it! Tan mala está la cartelera actual que esto fue lo mejorcito que encontré para la reseña de cine Rural de la semana. Es que The Dark Knight pierde sabor a la 89va vez que la vez, ustedes me entienden. Confieso que vi las anteriores entregas de The Mummy, pero no esperaba que la tercera de la saga fuera tan peorra por más bajas que hayan sido mis expectativas. Con tantos films de corte aventurero (Saturday Serials) como National Treasure e Indiana Jones, es difícil resistir la tentación de tirar dos horas irrecuperables de tu vida en un film con una trama menos densa que la atmósfera de Saturno. Artes marciales de coreografía, efectos de segunda y actuaciones de Disney Channel, garantizaron que los 20 fuertes que se fueron en el Cinex del San Ignacio dolieron más que cuando le quitaron los puntos a mi Papá*.



A decir verdad los films de La Momia han disfrutado de un escenario temático gozando de trascendencia histórica verídica. Las primeras ilustraron a una Momia ficticia de un sacerdote Egipcio que se inspiró en el auténtico Imhotep (quien no fue faraón). Hasta el spin-off The Scorpion King basa su delgada trama someramente en el verdadero Rey Escorpión del período pre Dinástico de la civilización Egipcia. Por lo tanto no me esperaba menos de The Mummy: The Tomb of the Dragon Emperor; en especial cuando supe que explotarían la leyenda del emperador Qin Shi Huang quien dejó más misterios históricos que maravillas arqueológicas. Aunque de nuevo, la temática histórica tan sólo raya en lo superficial -con la profundidad dramática de una fina hoja de papel- para desenvolverse en toda clase de absurdos hollywoodenses que profanan lo sacro de la cultura China en lugar de honrarla. Pero sin lugar a dudas el legendario misterio del "ejército de terracota" del "inmortal" Emperador Qin Shi Huang da mucha madera para películas tan imaginativas como absurdas. Sólo que aquí lo absurdo tomó carácter denominador, Yetis anyone?



El film falla principalmente porque pierde el encanto de sus precuelas originales. Contando tan sólo con un par del elenco original, entre ellos George of the Jungle Brendan Fraser en el rol principal, desaparece la magia natural que resultaba de la química de los personajes icónicos de la serie. Añadiendo otros de manera forzada, a la vez que no transmiten ni convencen en los roles que representan. En especial por el reemplazo de Rachel Weisz por Maria Bello (A History of Violence) en el papel de la pareja de Fraser, Evelyn, que resultaba tan natural como la belleza de la preciosa Weisz. Quien por cierto también hacía dupla de comedia con el actor John Hannah quien tiene el rol de su hermano, y que, junto a Fraser, es el otro que queda del reparto original. Los acompañan Jet Li (War, Romeo Must Die, Hero) que -como siempre- sólo se hace notar con patadas y coñazos que por sus dotes dramáticas. Igual apara Michelle Yeoh, que a diferencia de sus compatriotas chinos, no habla en mandarín en esta película como hizo obligatoriamente en Crouching Tiger, Hidden Dragon. ¿Una china hablando en inglés? ¡Qué carajo!

En fin, tratando de darle vida a la leyenda de la Momia (aun no desenterrada) del Emperador Qin Shi Huang de la Dinastía Zhou Qin, que unió a China y construyó la Gran Muralla, The Mummy: The Tomb of the Dragon Emperor resulta tan carente de vida como el misterioso ejército de soldados de piedra que dejó enterrado junto a su tumba. Déjenla pasar para un Domingo por HBO cuando liberan la señal.

Film: Mancao (★★☆☆☆)

___________
Sir Barton

[*] ¡No vayan al Cinex del San Ignacio, es un coleto de Cine, mi Home Theater le mete la yuca en comodidad y performance, aparte que el servicio es abismalmente mediocre por su personal de Tukis, lambucios y tierruos ¿y ese es el supuesto "Cine VIP" de un centro comercial del Country Club? Por cierto estoy vendiendo mi Plasma Panasonic HDTV de 42" para quien quiera una experiencia de cine real calibrado bajo los estándares mas estrictos de la industria.

Etiquetas: ,

Review: Apple Time Capsule 500GB Hace como 5 años, desde que me dijeron "¡por los cojones de Judas no quiero mas cables ni canaletas por las paredes!", he estado viviendo los beneficios y sufrimientos de la tecnología inalámbrica, conocida popularmente como "Wi-Fi". Cualquier usuario frecuente de la tecnología IEEE 802.11x entiende de corazón lo que quiero decir. Es que el Wi-Fi es una bendición en la misma proporción que también es una maldición. Es una solución práctica a la vez que introduce nuevos problemas incómodos. Significa libertades sin precedentes como también una condena impredecible. No hay cables, pero tampoco hay garantías de conexión sin conflictos. He pasado por todas las especificaciones del estándar inalámbrico a medida que ha ido evolucionando. Desde el 802.11b en mi vieja PowerMac G4 (Airport), pasando por el 802.11g que ofrece más velocidad y estabilidad, la tecnología Wi-Fi ha ido mejorando en comparación con aquellos días de su accidentada introducción al mercado. Pasando por propuestas alternativas desde NETGEAR hasta Belkin, he ignorado la opción de Apple por motivos prácticos y funcionales más que por razones económicas (a decir verdad los Airport Base Station de Apple siempre fueron mucho mas costosos y menos funcionales que las opciones de terceros). Pero mis experiencias con todas esas marcas fueron mixtas hasta que decidí, por fin, darle una oportunidad a la opción de Apple.

Wireless "The Gray"
En los últimos meses, en especial a la llegada de una segunda Mac a la casa, una Inteltosh® mini, y un PlayStation 3, la estabilidad de la red casera ha ido de mal en peor. La conexión a Internet menguaba en lo mediocre, casi rayando en performance de "Dial-up" y las desconexiones del servicio una cotidianidad que hacia costumbre ir a reiniciar al Router al mismo tiempo que aumentaba la arrechera. Que muchas veces me provocaba meterle un martillazo al Router gris NETGEAR. El intercambio de archivos (File Sharing) entre las dos Macs era tan lento que prefería usar CD-ROMs o el iPod "Pen Drive" como medio de transporte de datos; algo absurdo en esta época donde las redes caseras obsoletiza a los flash drives y quemadores para esa función. Lo que resultaba curioso era que el PS3 no parecía sufrir (tanto) como los demás equipos. Las desconexiones al PlayStation Network durante los juegos en Red no eran muy frecuentes, a la vez que la transferencia de archivos entre el PS3 y la Mac era bastante rápido y efectivo. Igual para mi receptor de Internet Radio que tiene mi planta Yamaha, tampoco había mayores inconvenientes en este caso. Lo que me hizo suponer que el peo mayor radicaba entre el Router NETGEAR y las Mac. ¿Interferencias por Microondas, teléfonos inalámbricos, celulares y otros Wi-Fi vecinos? descartados, o estaban muy lejos, bajo control, en una frecuencia diametralmente distinta o no existían. Si el problema radicaba en un conflicto aparente entre mi Router y las Mac ¿no debería funcionar el producto que Apple ofrece para sus propios equipos?



Wireless "The White"
Decidí echarme al agua con el Time Capsule y venderle el viejo Router al Cerdillo, porque de lo contrario le tenía una cita segura con el martillo. A pesar que ya dispongo de un disco duro externo FireWire de 250GB destinado como mi Time Machine Drive, no resistí la tentación de un disco duro centralizado que hiciera las veces de Time Machine colectivo entre las dos Mac. Sobre todo sabiendo que ambas disfrutan del actual sistema operativo Mac OS X 10.5 "Leopard" que, en su reciente actualización, permite que un limitado número de Macintosh utilicen simultáneamente el disco duro interno del Time Capsule como respaldo automático. El Time Capsule en sí en un Airport Base Station en esteroides o con complejo de servidorcito. Pero para mi sorpresa no sólo cumple con todo lo que promete hacer, sino que lo hace bien. De verdad no me esperaba una satisfacción tan grande de un producto tan aparentemente simple, pero por fortuna así fue.

El Time Capsule es igual a un Airport Base Station en el exterior, sólo que un poco más grande para dar cabida a un disco duro interno Serial ATA de 3.5" con 500GB de capacidad. Tiene los mismos puertos de entrada y salida Ethernet para una configuración de Red por cableado (en mi opinión la mejor opción), hasta un total de tres componentes al mismo tiempo. En sí, el Time Capsule es un Airport Base Station completo y universal Mac & PC (802.11a/b/g/n draft); sólo añade la función de disco duro en red que sirve de hub para compartir archivos y como servidor colectivo de múltiples cuentas de Time Machine, bien sea por Wi-Fi o por cable. Adicionalmente cuenta con un puerto USB 2.0 que permite compartir una impresora u otro disco duro externo tal como lo hace el Airport Base Station. Expandiendo la capacidad del disco incorporado, así como fungir como servidor de impresión.





It's Alive! IT'S ALIVE!
La instalación y puesta en marcha es muy simple, pero no sin algunos altibajos que se solventaron rápidamente y sin contratiempos. Preferí hacer el back-up inicial del Time Machine vía Ethernet porque la velocidad por Wi-Fi no es ni remotamente similar a la de un disco externo, especialmente considerando que son casi 200GB de data. Aunque para mi sorpresa la velocidad del respaldo por Ethernet no estaba a la altura de una conexión de 1000BASE-T por cable CAT-5e (Gigabit). Apenas unos 10MB/s alcanzaba por Ethernet, pero algo me dice que esa lentitud se debe a la particular manera de organizar la data respaldada por el Time Machine que difiere de la copia bit-por-bit tradicional que hacen otros software de respaldo. Una prueba copiando a la tradicional drag & drop por medio de la conexión Ethernet confirmó mis sospechas, ya que lo hizo tan veloz como cualquier disco externo por FireWire 400 (IEEE 1394a). Repetí el procedimiento de respaldo inicial con la Mac mini, que resultó más rápido ya que su modesto disco de 60GB no tomó tanto como el de la G5. Lo demás fue casi automático, reemplacé mi viejo Router por el Time Machine y seguí los simple pasos de Airport Utility que tiene el Mac OS X en su carpeta de Utilidades. Al darme luz verde supe que todo estaba bien configurado. Pero no conforme preferí una configuración de mi RED Wi-Fi (WPA-2) un poco más personalizada al hacer ajustes manuales en su extensa variedad de opciones; algo innecesario para la mayoría que estará bien con el set-up automatizado, pero en todo caso ofrece flexibilidades para configuraciones más complejas. Repetí el procedimiento para la Mac mini y en pocos minutos tenía una Red casera con respaldo centralizado y acceso a Internet, todo desde un mismo componente compacto.

El performance fue una comparación de la noche a la mañana en contraste con los embates sufridos con el Router anterior. No sólo se acabaron las desconexiones y reiniciadas diarias de Router, lo puedo atestar a dos semanas de supervisión bajo uso normal, sino que la conexión a Internet alcanzó su velocidad máxima y sostenida, aún con las dos máquinas navegando simultáneamente. La velocidad del File Sharing (Intercambio de Archivos) pasó de ser abismalmente inútil a decentemente aceptable, que técnicamente fue de 150KB/s promedio a 2MB/s promedio. Completamente aceptable para una conexión inalámbrica y dentro de los parámetros del protocolo 802.11g a 2.4GHz (a pesar que el Time Capsule dispone del nuevo estándar 802.11n -que quintuplica la velocidad y minimiza las interferencias- no puedo disfrutarlo debido a que la PM G5 y la Mac mini soportan hasta Airport Extreme 802.11g). El PS3 y el Internet Radio siguen como si nada, funcionando de la misma manera que con el viejo Router. Los respaldos automáticos del Time Machine son más rápidos de lo que esperaba y lo hace de manera invisible sin que te des cuenta. Su performance para restituir archivos borrados es igual como si lo hicieras desde un disco externo por cable, sólo que con un ligera penalización en respuesta por la obvia interfaz inalámbrica, pero sigue siendo rápida y efectiva. No hice pruebas con un PC por lo que desconozco su desempeño con el sistema operativo del lado oscuro. No tenemos impresoras desde hace años por lo que también omití las pruebas como Print Server; no dudo que debe cumplir su función, dependiendo por supuesto de las facultades de la impresora a utilizar.

En resumen el Time Capsule es un componente maravilloso que cumple por encima de lo ofrecido. Rara vez estoy tan contento con un producto de Apple y es primera vez que le doy máxima puntuación de excelencia a un equipo de la marca, en principio porque no le encuentro puntos negativos de peso por más que le busque. Altísimamente recomendable.

Pros: Compacta, completa y muy versátil. Excede las necesidades típicas de una red casera promedio. Time Machine tan fácil de configurar como un disco externo. Red mixta por Ethernet (Gigabit) o inalámbrico universal (802.11a/b/g/n draft). Airport Base Station full funcional con servidor de impresión. Veloz como File Server y File Sharing aún bajo protocolo 802.11g (que debe ser aún mejor bajo el nuevo protocolo 802.11n). Amplia capacidad de disco para varias máquinas. Respaldo periódico, confiable, sencillo e intuitivo con operación invisible y automática. Económico.
Cons: Ninguno hasta ahora (toco madera). No lo puedo creer "there's no step three!" Aunque se calienta un poquito pero no es motivo de alarma, recuerden que tiene un disco duro full size de 3.5" y no uno de laptop, que a 7200rpm genera un nivel de calor considerable, así que ventílenlo bien. Uno que podría afectar a ciertos usuarios es que no es dual band simultáneo (2.4GHz/5GHz).
Veredicto: Sir William McKay (★★★★★★)



Sir Barton
Es necesario actualizar el Airport Utility a la versión 5.3.2 desde la página de Apple Support, desde el Software Update del Mac OS X o desde el CD-ROM suministrado en la caja del Time Capsule. Además, es importante actualizar el Firmware del Time Capsule antes de instalarlo en tu red casera. Se logra mediante la conexión de Ethernet y el Software Update que lo hace de manera automática y sencilla, reiniciando el equipo una vez terminado el procedimiento. El estándar 802.11n posee compatibilidad con las señales anteriores de Airport (802.11b y 802.11g) sólo que el nuevo 802.11n abarca mucho más lejos, es mucho más robusto ante interferencias y con 5 veces la velocidad del 802.11g que usa el Airport Extreme. Funcionando bajo la tecnología de múltiple-entrada, múltiple-salida (MIMO - Multiple IN/Multiple OUT), este nuevo estándar transmite en múltiples paquetes con mayor robustez, alcanzando una velocidad hasta cinco veces mayor que la 802.11g y con el doble de alcance. Gracias a que opera en las frecuencias de 2.4GHz y 5GHz, esta última necesaria para la transmisión de video en Hi-Def por streaming para el AppleTV a la resolución mínima de 720p. A 5GHz está muy por encima de la mayoría de los teléfonos inalámbricos, los microondas y los celulares, sin contar con otros sistemas de radiocomunicación como DirecTV (DSS) y video cámaras de seguridad. Por lo que conflictos e interferencias serán mínimas. Lo único que necesita es una tarjeta 802.11n que viene en todas las Inteltosh® recientes y en las PC de última generación para disfrutar de sus beneficios. -Sir Barton

Etiquetas: ,

Referencia Azul

"Para cachifas y vigilantes" ¿no les dijimos que para eso quedó el DVD? pues no nos confundan con cuidadores de residencias y pasadoras de coleto, porque en RTx™ sabemos distanciarnos del lumpen proletariado al adoptar el Blu-ray Disc como nuestro formato de facto para las películas que entran en nuestra filmoteca. Y con este par, se nutre la creciente colección de plásticos en la era del Hi-Def mequetrefes.

Parte de los plásticos que nos llegaron están este par de films. Uno intelectualmente forjado como el clásico de la historia del cine y el otro como un adrenaline fest de acción que se ha convertido en un cult-classic per se.

Empecemos por esta última. Underworld es un film de acción-horror de proporciones épicas a-lo-comic-book que se ha convertido en un favorito de culto por dos razones. La primera por su increíble acabado visual que le imprime el Director Len Wiseman, que convierte cada toma en un cuadro de comic book y cada secuencia en una Matrix-filled action-fest. La segunda por el culo de Kate Beckinsale ¡es un jamón maldita sea! ¿En esos trajes de cuero pegado que le quedan miamorrr en un look a-la-Trinity? Fin oficial de la discusión, punto.

Siempre he tenido un fetiche fascinante por los films de Vampiros desde que vi The Lost Boys de niño hace unas décadas. Es que hay algo fascinante en la seductora y oscura vida maligna de los vampiros que no son de ningún bando más que el de su propia causa. Algo así como Batman, que en su particular forma de ser es un pseudo vampiro que por algo recurre a la imagen icónica del murciélago. Pero es que en el vampiro encuentro la representación de todas esas cosas que me atraen en una sola imagen: el Mal, el ocultismo y lo que todos deseamos cuando somos jóvenes, la inmortalidad. Films que recrean a este personaje cultural literario han sucedido desde Nosferatu El Vampiro de 1922 con gran maestría. Por eso sólo me interesan las que lo abordan de una forma elegante, sobria y con inteligencia. Bram Stoker's Dracula de Coppola y Interview With A Vampire de Neil Jordan forman parte de mis favoritas y son el ejemplo de cómo se hace un film de ese género con clase. Los de Wes Craven y los tipo From Dusk Till Dawn de Rodriguez/Tarantino me pueden "chupar" -literalmente- las bolas hasta que sangren; coñuelamadre prefiero ver a Buffy The Vampire Slayer (una mierda de programa) que a esos coletos de películas, al menos me buceo a Sarah Michelle Gellar.

Lo que me encanta de Underworld es esa mezcla de acción tipo "The Matrix" con el estilo gótico oscuro de un comic book. El reparto con Bill Nighy (Notes on a Scandal, Pirates of the Caribbean: Dead Man's Chest/At World's End), Kate Beckinsale (Uff!), Scott Speedman, Michael Sheen, es simplemente brillante. Con una buena trama que, siendo simplista para el género y sin ambiciones intelectuales, merece reconocimiento por encontrar un balance entre historia, ciencia, mitos y leyenda. Enfrentando a dos leyendas en conflicto como lo son Les Vampirae y Los Lycanthropus (Dráculas vs. Hombres Lobo mequetrefes). La dirección y la fotografía claroscuro semi-monocromática azul es de museo. Excelente. ¿Cómo queda todo eso en este Blu-ray? Se Magnifique Mamapaips, Se Magnifique...

Un disco referencial y la razón por la cual existe Hi-Def porque no tiene defectos, nada, NADA. La resolución es perfecta sin presentar reducción de ruido digital, reteniendo el detalle del gránulo natural de film, cosa difícil al usar film en escenarios tan oscuros; pero con una fotografía tan brillante que cuida la iluminación escena por escena, entiendes por qué las tomas salieron sin ruido o exceso de gránulo. Igual para el detalle que no tiene nada de edge-enhancement que acentúa la nitidez artificialmente, nada, todo natural, fílmico, del carajo. Los colores es un truco, por que no se puede medir ni evaluar objetivamente a sabiendas que todo el film es color-timed hacia el azul por razones artísticas. Agregando el maquillaje, que oculta el tono natural de las pieles. Este es un film de claroscuros, tonalidades y acentuados contrastes que nunca pierden detalles de las sombras en este excelente transfer.

El sonido tri-Willy McKay, 5.1 canales SIN COMPRIMIR en full PCM 48kHz/24bits. No tienen idea de lo intenso y dinámico que suena, que humilla la pista Dolby Digital 5.1 que la acompaña para quienes no tienen un amplificador con HDMI o entradas analógicas multicanal. Es como si estuvieras sumergido en una masa densa de sonido cuya atmósfera te ataca a momentos. Mequetrefes, no apto para mini corneticas, las funde, puso de rodillas a mi subwoofer, y eso que es un bestiajo JBL de 10" que aguanta la pela pareja (¿hora de un sub mas poderoso?).

Disco referencial, de demostración, de rigor, altamente recomendable.

Film: McKay (★★★★☆)
Video: Sir William McKay (★★★★★★)
Extras: Pasta (★★★☆☆)
Audio: Sir William McKay (★★★★★★)


[BD: 2003. 134 min. 1-Disco. Zona A. Color ATSC (1080p). Anamorphic Widescreen 2.40:1, Inglés Uncompressed PCM 5.1 & Dolby Digital 5.1; Subt: Eng/Fra/Esp/Ita]

2001: A Space Odyssey es la joya inmortal de la óptica del genio Stanley Kubrick y de la pluma del visionero Sir Arthur C. Clarke. El film de ciencia ficción teológico-filosófico que hunde el término "ficción" para darle un sentido mayor de ciencia. La chispa de inspiración de una generación de directores que se inmutaron con su inigualable magnificencia para llevarnos a otro nivel de respeto dentro del género.

Todos la conocen, y nunca, repito, nunca se vio mejor en su vida, siquiera en la pantalla grande, que en esta impecable transferencia a Blu-ray Disc. Los que aman este film no necesitan que se los digamos, es de rigor tenerla, y no por coincidencia es mi primera adquisición cuando sale un nuevo formato de video que dé un salto cuántico en calidad de imagen. Fue mi primera elección cuando tuve mi Laser Disc Player, mi primera compra hace 11 años al debutar en el formato de "cachifas y vigilantes" (el DVD) y ciertamente en la génesis de la Alta Definición, es mi primer film que adquiero en Blu-ray (los otros dos que revisé hace unas semanas son de la filmoteca del Kaiser). Sería absurdo repetir ad-nauseam lo que se ha dicho hasta el cansancio a estas alturas de 40 años de su estreno. Más aún sabiendo que contamos con el excelente análisis homenaje que le hizo Spiff a propósito de su cuadragésimo aniversario y la despedida del genio de Clarke quien nos dejó hace poco (de lectura recomendada). Por lo que nos concentraremos en el disco para no hacer esto más largo de lo que ya es.

Definitivamente para ser el primer par de discos que añado a la filmoteca HD, no me puedo quejar. Son extraordinarios. Pero 2001 se lleva los laureles y se pone a la par con Donnie Brasco como mis discos referenciales en HD. Nunca pensé ver a 2001 con tanta claridad y sin defectos luego de haberla visto en todos los formatos caseros posibles, desde el Betamax hasta el DVD (nunca la vi en cine porque no había nacido para 1968, así que mi cédula tampoco que es tan amarilla por haber tenido Betamax).

Es que para un film de esa época es increíble el grado superlativo de restauración y remasterización alcanzado por este impecable transfer a Hi-Def. Todo, sin artificialismos, detalles al máximo, tonos de piel perfecto, colores exactos y saturados con un impecable despliegue de contraste natural de film. Spiff la evaluó conmigo y no pudo ocultar su entusiasmo al confesar que era y cito "como cuando la vi por primera vez y en la pantalla grande" (sí, él la vio en cine, es mas pure que yo).

El sonido por su parte es denso, atmosférico con timidez y humildad. 2001 nunca fue un film de sonido, no tanto porque para la época el sonido jugaba un segundo plano en cuanto a efectos, atmósfera y participación en el film; sino porque Kubrick ideó a 2001 como una pseudo película muda que contara la historia sólo con imágenes y música. Eso lo evidenciamos al no encontrar una sola pista de diálogo hasta bien avanzada la primera media hora. Pero si la música jugaba un papel preponderante, sabemos que Kubrick le prestó la debida atención tanto como a su imponente presentación en Cinerama de 70mm. La música que acompaña las escenas del film, en especial las del cosmos infinito, es orquestralmente intensa, rellenado el recinto con su pista PCM 48kHz/24bits SIN COMPRIMIR en 5.1 canales. La escena en el segundo acto con la danza de las naves y el Danubio Azul hablan por si solas. Aún así, detalles como la voz de HAL 9000, los coros del Réquiem de György Ligeti, el punzante sonido de los respiradores y el ambiente claustro del Discovery cobran nuevo significado con este detallado y complejo sonido en HD.

Sin duda otra razón por la cual debes ir corriendo, no caminando, a comprar una Plasma o LCD de 42" en adelante -y con él un Blu-ray Disc Player o en su defecto un PlayStation 3- para que te des el gusto de experimentar Alta Definición como debe ser. Con 2001 es una apuesta segura que sí lo experimentarás.

"Dave?"

Film: Sir William McKay (★★★★★★)
Video: Sir William McKay (★★★★★★)
Extras: Pasta (★★★☆☆)
Audio: Pasta (★★★☆☆)


[BD: 1968. 148 min. 1-Disco. Zona A. Color ATSC (1080p). Anamorphic Widescreen 2.40:1, Inglés Uncompressed PCM 5.1 & Dolby Digital 5.1; Subt: Eng/Fra/Esp/Ita/Jap]



______________
Sir Barton

Etiquetas: ,

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex