<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

Mis ENEMIGOS Los Exhibidores Locales

©Wulffmorgenthaler

Hace exactamente dos meses atrás reseñábamos el factor de que los exhibidores locales adoptaban criterios extraños para traer ciertas películas al país, mientras que otras simplemente no llegaban. De entre los comentarios recibidos, nuestro colaborador Herr Kaiser destacaba el fenómeno conocido como el síndrome mexica; es decir, películas que se mercadean para todo público y que en un acto de complacer al vulgo se exhiben dobladas en su totalidad, algo así como pagar por una entrada a un cine y ver televisión en una pantalla de 10 x 5. Y en ese momento no lo incluimos por una ligera omisión.

Pues bien, cual espíritus insepultos que harían las delicias de un Alfred Hitchcock haciendo suspenso y terror en su más pura expresión, este fantasma chingón nos tocó en la mera conciencia como un choque frontal contra una gandola. Lo más triste del caso es que el suceso ocurrió en la que era la joya de estas semanas en estas páginas y que llevábamos días anunciando como el regreso de regresos, después de 19 años de ausencia. El espanto vino en la figura de nuestro amigo Indiana Jones.

Apenas el domingo leíamos en prensa que se haría un preestreno de Indiana Jones and the Kingdom of the Cristal Skull el miércoles 18, un día antes de su estreno en Estados Unidos y en diferentes partes del mundo, por lo que decidimos ir a esta función para traerles la reseña en caliente y aprovechando el maratón de las tres primeras que disfrutamos de la A a la Z el pasado fin de semana.

Por factores de quién sabe qué, Cines Unidos la proyectó (así, con nombre y apellido para que sepan quién es el asesino y el crimen). Esto, para no mencionar que la publicidad de la página anunciaba para la ciudad de Caracas dos salas: Los Naranjos (o cómo ir a Colombia en carretera y regresar el mismo día por lo complicado del asunto) y Galerías Ávila (cosa rara considerando que no exhiben preestrenos y es un cine Tukky), por lo que decidimos reservar para esta sala.

Junto con este hecho, nos vimos en la necesidad de esperar hasta la medianoche del 18 para hacer efectiva la reservación para la película. SUBTITULADA. Sin embargo nos costaba creer que pasaran un preestreno y más aun en inglés, así que decidimos verificar por tres vías –Internet, teléfono y en el momento en taquilla– y en todas nos aseguraron con Biblia en mano que la función de las 8:35 PM en Galerías Ávila era en inglés americano digno de Steven Spielberg, George Lucas y Harrison Ford.

Con el rigor ruraltejano aplicado desde siempre, buscamos nuestras entradas reservadas, nos tomamos las frías de rigeur para verla con los sentidos alertas. Se terminan las cuñas y los trailers de las próximas atracciones, la pantalla se oscurece con el logo de Lucasfilm, Ltd. y de Paramount Pictures. Ni que decir que a título personal el corazón se me iba a salir... Lo curioso es que se salió, pero de la rabia.

Y no fue por el hecho de que los títulos de presentación estuviesen escritos en español porque muchas películas norteamericanas aplican esa. El retinazo, el choque inevitable, la bofetada en el respeto como espectador vino al escuchar apenas una línea de diálogo, sólo una palabra bastó para que todo se derrumbara. Esta palabra no fue en inglés, ni en italiano, ni en ruso y mucho menos en esperanto, sino en el asqueroso, retorcido, infame, detestable, maléfico, vulgar, repugnante, pederasta, puto, cabrón, bruto, ignorante, matricida, vomitivo, mal parido y maricón mexica (no hay nada en contra de nuestro rico castellano, pero nos ofende que los países anglo consideren que todo el continente suramericano es "Mexico" y por ende nos doblegan genéricamente con su cultura de one-size-fits-all for the rest of the latinos...) ¿Cómo se le llama a esto? Etnocentrismo. En dos palabras: publicidad engañosa. FUCK MEXICO!

De inmediato, tanto Sir Barton como su servidor abandonamos la sala en una emoción cercana a las ganas de patear culos, cortar cabezas y degollar cuellos, o como bien citaba Edward Norton en Fight Club: “I felt like destroying something beautiful.” En este caso no era hermoso, sino maldito. Y junto con nosotros, siguieron el Basura, el Kaiser y más personas hasta dar con un aproximado del 25% de la audiencia que se sintió burlada, estafada y engañada. En un acto de contrición, el gerente de la sala informó que no tenía conocimiento de esto y que Cines Unidos le envió la doblada y no la subtitulada por error, por lo que no había forma ni manera de parar la proyección y sustituirla por la versión anunciada (qué profesionales). Entregó a cada espectador engañado un pase valedero por un mes para que pudiese ver tanto Indiana Jones and the Kingdom of the Cristal Skull, o cualquier otra película de su preferencia. Quizás la opción hubiese sido ir a Los Naranjos para verla, pero la distancia y el tiempo pasado conspiraban contra cualquier intención de ver al Mr. Jones luego de 19 años de ausencia. Ni aun reservándolas a tiempo hubiese sido posible lograrlo (todos vivimos al otro lado de esta puta ciudad). Y todavía preguntan por qué aumenta la piratería de películas o por qué baja la asistencia a las salas de cine.

Como ven, esta es una perfecta muestra de lo que se conoce como publicidad engañosa o servicio mediocre. Lo más grave del asunto no está sólo en el hecho de que no se haya podido reparar el daño en el instante, sino en otro elemento igual de crítico; el conformismo de muchos espectadores que no reconocen sus derechos y permiten que cualquiera venga a caerles a mentiras directas. Son todos aquellos que a sabiendas que la película no estaba siendo pasada como se había anunciado, decidieron quedarse para verla, con lo cual se demuestran dos cosas: una, que las personas reclaman por unas cosas, pero no por otras aun habiendo pagado, y la segunda, que la televisión local ha embrutecido los gustos y los criterios de los espectadores por años al pautar en pantalla “estrenos de pacotilla”, dobladas en su totalidad y contraviniendo aquello de que no hay analfabetismo en el país, o Rocky en estreno, por quincuagésima vez, sólo en Terrorvisión. Ay, qué triste que cerraron RCTV... ¡cierrenlos TODOS!

Sólo una cosa lamentamos, y es el hecho de no poder llevarles la reseña fresca de Indiana Jones and the Kingdom of the Cristal Skull tal como se la ofrecimos y como hemos hecho recientemente con la cartelera local... o lo poco bueno que se dignan a traer. Esto nos lleva a hacer valer los pases que nos entregaron para verla tal como se debe. En su sonido original como se debe respetar toda obra de cine sea de cual país o cultura provenga. Y para terminar, ¿cuál “genio del mercadeo fílmico” de aquí o del extranjero determina que las películas sean exhibidas alterando la forma como fueron creadas? Si tuviésemos en las manos un cuadro de Armando Reverón con el cielo pintado de azul y lo exhibiéramos en un museo en París, ¿vendríamos y lo pintaríamos de amarillo para complacer a los espectadores franceses?

Si el cine es una forma de arte, ¿quién es el farsante que altera la creación de un autor? Y por sobre todo, ¿quién es el que nos falta el respeto como espectadores?

___________
Spacepissed Spiff

Etiquetas: ,

LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido –escrito o gráfico– cuya autoría intelectual no sea nuestra, será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente le corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Interactive Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ asume la responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos con comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos con comentarios. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex