<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

República Metallica #34: ¡Llegó la hora de matar!



La temporada de matanza queda oficialmente abierta. Así lo ha declarado la gente de Death Angel. Y brother, ¡qué declaración! Estos panas, oriundos la Bay Area de San Francisco (cuna del thrash) y con raíces filipinas, forman parte de la llamada “segunda ola” del género, junto con bandas como Sacred Reich, Forbidden y Vio-Lence, las cuales se caracterizaron por ser permanentemente prejuzgadas a la sombra de las “cuatro grandes” (Metallica, Megadeth, Slayer y Anthrax), por lo que siempre fueron subestimadas. Como se dice en el argot del music business, nunca “rompieron” la barrera del underground. Afortunadamente, a nosotros los verdaderos fans de la música, poco nos importan esas pendejadas, y apreciamos a los grupos por la calidad de la música que hacen.

A finales de los noventa, Death Angel era un nombre de culto, que se pronunciaba con reverencia y evocaba recuerdos que parecían demasiado buenos para haber sido realidad alguna vez, de aquellos tiempos en que el jean, el cuero, los parches y las melenas dominaban al mundo. Sin embargo, estos panas se reunieron a principios de milenio para tocar en un concierto en pro de Chuck Billy –cantante de Testament, aquejado de cáncer para la época–, y el sabor de boca que les quedó fue tan bueno que decidieron volver al ruedo y lanzaron en 2004 un pedazo de disco llamado The Art of Dying que, junto con el Tempo of the Damned de Exodus, vino a marcar el renacimiento del thrash por todos sus fueros.

Cuatro años después, los hijos de puta vienen y sacan otro plástico que es un absoluto palazo en el lomo sin misericordia. Empezando el año nos tiran esta cabilla en el regazo, que de seguro se convertirá en uno de los mejores discos del año (en mi lista ya ocupa el No. 1, por ahora). Me permito guardarme en el bolsillo los principios de la corrección estilística periodística para dejarme llevar por el entusiasmo y “cometer” un grave error redaccional, que es el de abusar de los adjetivos. Pero es que la mejor manera de describir la música de Death Angel es calificándola como expansiva, ambiciosa y explosiva. Para nada es lo que uno se espera de esta tropa de (ya no tan) carajitos underground con caras de chinitos gringos.

No así pasa con el título del disco, Killing Season, que expresa muy acertadamente lo que contiene el plástico adentro. De hecho, esta joya contiene uno de los mejores arranques que he escuchado en años, con la engañosa intro acústica del primer track, “Lord of Hate”, cuya belleza no tarda en romperse para dar paso a un riff poderoso y un pesado beat del bombo sobre el cual se monta un grito brutal del cantante Mark Osegueda, que de vaina no deja las amígdalas pegadas al micrófono. De hecho, el comienzo es tan bueno, que el escepticismo paranoico de uno lo hace pensar que difícilmente puedan mantener ese nivel durante todo el disco, pero los panas lo logran.

El bajista Dennis Pepa y el baterista Andy Galeón hacen un excelente trabajo, pero definitivamente los héroes de la partida son Osegueda (con el mejor trabajo vocal de su carrera) y los guitarristas Rob Cavestany y Ted Aguilar, en especial Cavestany, con riffs puyuísimos, que literalmente cortan el aire, coronados por solos melódicamente agresivos –o agresivamente melódicos, whatever, lo cierto es que son arrechamente agresivos sin dejar de ser melódicos–. El estilo en general es una proyección del thrash clásico de la banda, que siempre fue más atrevido y experimental que sus contrapartes, con un toque siempre muy de actualidad. Sin embargo, a diferencia de los últimos lanzamientos, sacrificaron un poco de lo experimental y lo canjearon por una agresión más directa y puntual. Los panas hacen un excelente trabajo de combinación de las raíces clásicas del thrash de la Bay Area y sus tributarios como el punk, el NWOBHM y la psicodelia, con vitales toques de actualidad en clave de puro rock directo.




Casi por carambola se consiguieron un productor de lujo, Nick Raskulinecz, un chamo relativamente joven pero que viene de producir trabajos de alto perfil como el espectacular Snakes & Arrows de Rush y One by One e In Your Honor de Foo Fighters, por solo mencionar algunos. Pues resulta que el carajo es fan de Death Angel y, a través de un amigo común (al que le vio una franela de banda en una ocasión), se puso en contacto con ellos y accedió a bajar sus honorarios de primera línea nada más que para poder darse el gusto de trabajar con ellos. El resultado no podía ser mejor, pues Raskulinecz logró darle al disco un sonido limpio, transparente y definido que, sin embargo, no suena artificial, sino que transmite a la perfección el sentido de estar oyendo a la banda en vivo en el estudio.

Definitivamente un álbum impelable para los thrasheros de ayer y de hoy, y especialmente para los que creen que Unearth, Childern of Bodom y Killswitch Engage son thrash.

Música: Willy McKay (★★★★★); Sonido: Willy McKay (★★★★★)

[CD. 47 min. 2008 – Nuclear Blast Records]




________________
Kayser Soze, The Angel of Death

Etiquetas: ,

LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido –escrito o gráfico– cuya autoría intelectual no sea nuestra, será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente le corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Interactive Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ asume la responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos con comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos con comentarios. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex