<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

La Galería Del Terror™ Presenta:
La Década Siniestra de los '80 Parte 1



Si en algo hay que estar claros es que los años ochenta condensaron terror, decadencia cercana al chaborrismo sin parangón, aunque es necesario aclarar, que no todos se sumaron al festín de momias y monstruos de diversa ralea e índole. ¿Cómo expresar en breves líneas lo mal paridos que fueron esos años de viernes negro, control de cambio similar al que hay en la actualidad, modas vomitivas, películas malas (no todas), tribus de imbéciles, locales de categoría demente, música de asco, el 1 x 1, artistas de pacotilla, radio y televisión de calidad dudosa en esta tierra del Arauca Vibrador? Puede resultar una tarea harto complicada ante el riesgo de que se nos pase algo por alto, pero trataremos de que las mazmorras sean abiertas por breves instantes para no tener que presenciar adultos grandes llorar de miedo, pánico y terror ante lo que vamos a hablar a continuación.

Recomendamos tomar las siguientes instrucciones antes de seguir adelante con la lectura: tengan a la mano una bolsa de papel para prevenir hipo, mareos y vómito, además de Dramamine, Paxil, Lexotanil o gotas del Carmen para que el susto no sea de ambulancia ni de CPR. Si están listos y son valientes, prepárense porque lo malo, lo más malo y lo verdaderamente malo viene a renglón seguido. Damas y caballeros, La Galería Del Terror™ presenta: La Década Siniestra, los 80's.

Tribus de Momias
Un fenómeno que ya existía desde antes, pero que en estos años adquirió la categoría de pestilente con visos macabros fue el conformado por las llamadas tribus de jóvenes. Algunos podrán pensar que cómo decimos que ellos eran de terror. Pues es así. Para más señas, en los 912.050 Km2 de territorio, no había punks sino punketos (ser punk en los 80 era equivalente a ser hippie en el Londres de 1976), no había yuppies sino yuppinos (con control de cambio y sin Ralph Lauren ni Wall Street cómo rayos iban a serlo), neopatriotas que descubrían lo bello que era el país –en especial Margaret Island– cuando antes daban el alma y otras partes por ir a Miami, tirafísicos gladiadores (no Kirk Douglas en Spartacus) que se la pasaban en un gimnasio ocupados en levantar el ego más que inflado (“Self improvement is masturbation… and self destruction.” -Tyler Durden). En esencia las personas estaban más pendientes de cómo se veían ante el espejo de la carnicería corporal de su preferencia o de sus casas que de estimular la mente. Literalmente el vacío cerebral de muchos individuos llegaba a niveles espaciales; no por nada el psiquiatra Edmundo Chirinos llamó a esta generación la generación boba.

Y como único aporte nacional al terror mundial en esos años, es el surgimiento de la raza prehistórica antecesora de Bogotá Hilton: los sifrinos y su equivalente económico pasahambre, los sifrinudos. Si bien la pedantería en ciertas clases de sabandijas impensantes ha existido desde los albores del terror, es en estos años cuando salen a la luz solar a riesgo de carbonizarse, encarnados en la figura más emblemática del terror macabro e imbécil –aun cuando es de ficción, el impacto que tuvo fue igual al lanzamiento del PacMan bajo otros parámetros–: Laura Pérez, la simpar de Caurimare, de la canción homónima del quinteto comenunca graba jingles que no pasaron de la efervescencia de la canción en cuestión: el grupo Medioevo, un 4:40 sin armonía o cómo ser Les Luthiers sin la genialidad de estos últimos.

Coletos y Otros Harapos
Los 80 trajeron dos logros en el campo del vestuario; a saber: la entrada del look playero surfista en la arena de las masas; esto por medio de las marcas Vans, Town & Country Surf Designs y Ocean Pacific, por citar unas cuantas. El otro logro fue el aportado por el diseñador Giorgio Armani en hacer los trajes tanto de hombre como de mujer desestructurados sin armazón rígida a la manera británica y muy importante, sin hombreras, con lo que la ropa se hizo más ligera. Pero ¿qué se hizo con ese montón de hombreras que se quedaban en los suelos de los atelieres? Sencillo, a algún degenerado macular se le ocurrió tomar semejantes colchones ortopédicos e insertarlos en toda ropa que no fuese trajes, franelas y pijamas incluidas. Y ante semejante mutación vestuaril, las franelas debían de ser tamaño extra grande con estampados que parecían vallas de autopistas o en colores fosforescentes que daban la impresión de que se tragaran cajas de marcadores Sanford. Esto mezclado con los blue jeans que sufrieron ataques de viruela en la modalidad de los pantalones nevados (asco); no importa que fuesen Sergio Cobarde (Valente); Didiyín (sic); Ferrucci; Pepe (pobres de aquellos que se llamaban así en esos tiempos); o hasta Benetton (Levi´s no se metió en esos embarques, afortunadamente), hacía que la moda informal rayara en la pedofilia cruzada con cleptomanía; esto para no mencionar cosas como punketos vestidos de negro en la marca Romano; franelas de hombre recortadas dejando ver el ombligo en clave porno gay; o diseñadores nacionales haciendo vestuarios sacados de un depósito de armas nucleares y de tiendas sadomasoquistas. Y esta época se presenció el epítome de los coletos mal hechos en las franelas And & And (Luis Chataing, maldito) y en la figura de dos tiendas de ropa: El Fortín y Pepeganga. Ahora ya sabemos que pasa en Venezuela porque no existe esta última.

Pero para rematar este apartado, hay que citar el peor corte de cabello de la historia que atacó sin furia cual poliomielitis en los '80: el mullet. Esta creación de la actriz Florence Henderson a principios de los '70 en su personaje de Marcia Brady en la serie The Brady Bunch y copiado por David Bowie en la época de Ziggy Stardust, tuvo en los '80 su momento de terror en las cabezas de cuanta persona estuviese por las calles; tanto así que influenció a artistas serios como Bono o Dave Gahan a hacérselos. ¿Qué se podía dejar a las masas? ¿Un corte de cabello que era serio adelante y parrandero atrás? Sólo una cosa generó: mal gusto y terror de verse ante un espejo.

¿Dónde se encerraban los monstruos?
Obviamente que las tribus necesitaban de lucir sus aspectos siniestros en áreas destinadas a ello; no tenía sentido disfrazarse para estar en casa. El primero, en esta época, se puso de moda un sito de patinaje, algo inimaginable en otras latitudes: el Roller Boogie en el Centro Comercial Los Campitos donde cualquiera se podía sentir como Olivia Newton-John en Xanadu. Y no conformes con ello, y si bien el CCCT se inauguró en los tardíos 70, fue en este momento que las tribus iban en cambote a La Feria para igual ser vistos cual ratas de laboratorio antes de ser sacrificadas. Amén de las verbenas, en las cuales las escuelas vendían alcohol a menores de edad con tal de producir dinero para las promociones de graduandos. Se salvaban de que no existía la LOPNA en esos tiempos.

Aunado a esto, las tribus debían de ir a los sitios nocturnos de rigeur so pena de ser catalogados de estar fuera de moda, algo que era impensable para las hordas de fenómenos. Debido a que estamos en la zona metropolitana, haremos mención de los locales de este perímetro. Weekends con su distribución tipo gallera monumental, ambiente enrarecido y seres de escalofrío; Partycular con su fauna de gladiadores narcicistas; City Rock Café (versión techno rancho de los Hard Rock) con sus tragos azul cianótico, costillas en salsa de patilla y rockola de CD que no funcionaba; L'Antro con su reloj que giraba en sentido antihorario y punketos apagados (en las ultimas cuando ya la moda punketa había bajado la temperatura y antes de ser clausurado, colocaban hasta 4.40); Member's con sus precios ultra caros y yuppinos creyéndose Patrick Bateman; Le Club donde iban –y van todavía– hijos de papi aburridos que no hayan qué hacer en una decoración de club de caza trasladada al trópico; Cliché, Fango y La Lechuga, estos tres reductos de seres de closet y sus acompañantes féminas que estaban tranquilas porque ellos no les metían mano; L'Attico con su versión New England de un sucucho, tanto así que el baño quedaba justo al lado de la puerta de la cocina; Fedora's Jazz donde se escuchaba de todo menos jazz; New York New York (la discoteca) con su italo disco a toda mecha y luces de neón; Winner's (antigua City Hall) con la misma fórmula de la anterior; todos los anteriores y los no mencionados forman parte de los manicomios en los que la gente se encerraba para verse, dejarse ver y asustarse de lo macabro que se veían.

Por los momentos es mejor cerrar los portones porque los dedos se están entumeciendo y poniendo putrefactos ante lo escrito. Pero no descansen, el sufrimiento no ha terminado. En la próxima entrega hablaremos de las películas de los 80 que todos quieren olvidar, la música que no era tal sino aullidos de lobos, la radio y la televisión que produjeron parásitos en el lóbulo parietal de aquellos que fueron testigos de sus maléficos efluvios. Así que, a cerrar las mazmorras.

______________
Spaceman Spiff

Etiquetas:

3 COMENTARIOS
Blogger Sir Barton dijo:
Verga Spiff, te los recorriste todos por lo visto. Yo era un niño para ese entonces, aparte que en su primera estapa vivía en USA. Pero confieso entre todo ese horror nefasto haber tenido jeans PEPE y franelas Ocean Pacific, como también las Town & Country (como buen surfista frustrado), coño me encantaban al igual que los Vans y los Levis de pana. Pero nunca usé nevados, mullets, colores fosforescentes (lo que fuera), hombreras, ni blazercitos gays de Don Johnson con cocuizas (asco).

Sólo el maldito infeliz de Chataing me debe 100 Bs. por una de sus desechables franelas de-una-lavada A&A (llevados a la economía actual con intereses me compro un apartamento). Ese tipo es tan chaborro que ni haciendo franelas la pegó. Luis, que el diablo te escupa el culo maltido satanazo.
Comentado por el fiel ruraltejano el 2/19/2008  
Blogger nickjoel dijo:
wow, me llevasta a mi infancia, me recordaste las horribles bombas que mi madre se hacia todos los miercoles en la peluqueria, las hombreras asquerosas que eran la gran moda, las bandanas (horribles por demás), y los jeans pepe que de cierto, un vistazo a los ochenta y da terror.... creo que a mi parecer, lo rescatable de esa epoca es la buena musica que salio, Mariah Carey, Boy George, George Michael, Los Jackson en su mejor momento.... y un sin mas, que bien tantos recuerdos malos y buenos, pero al fin recuerdos que nos marcaron de una u otra forma.. saludos
Comentado por el fiel ruraltejano el 2/19/2008  
Yo también tuve mi franelita And&And. Una mierda. También tuve franelitas con estampados de los Garbage Pail Kids. Una vez me arreché con mi mamá porque no me quiso comprar unos Vans que, si mal no recuerdo, eran azul pastel... por lo menos no eran "faforecentes"!
Comentado por el fiel ruraltejano el 2/19/2008  
LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido escrito o gráfico cuya autoría intelectual no sea nuestra será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Computer Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ no se hace responsable por las ideas y opiniones expresadas en los comentarios emitidos por los lectores, bien sea por su grado de estupidez, ignorancia o mal gusto. De igual manera los editores de Rural Tex™ asumen la responsabilidad de sus opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Sin excepción no publicamos comentarios anónimos. Los comentarios se publican tal como vienen, sin censura, sin correcciones y sin edición, así que cuiden su ortografía mequetrefes. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos o comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que más arrechera nos dé o nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos y comentarios de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos o comentarios, es decir, te callas. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados son de los bajos fondos, no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex