<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

The Endless Debate: CD vs. LP pt. 2



Si te digo que el burro es negro porque…
Un vinil puede registrar efectiva y cuidadosamente bien un amplio espectro de la gama de frecuencias dentro de la sensibilidad del oído humano. Con absoluta fidelidad analógica, sin los efectos negativos provocados por filtros y decodificadores Digital-a-Analógico (DAC) mediocres encontrados en la mayoría de los CD players populares. Bueno, eso si el mundo fuera perfecto y la utopía reinara al pie de las especificaciones teóricas del formato del LP. Veamos por qué, recordándoles que voy a ignorar los males físicos causados por el uso como advertí en la primera parte.

Empecemos por una falla en su diseño que reduce dramática y progresivamente la resolución a medida que la aguja se acerca al centro. Debido a la velocidad constante del formato (33 1/3 rpm), la calidad del sonido disminuye notoriamente porque en los surcos inferiores existe menor superficie de recorrido y por ende menor espacio para registrar eficientemente una frecuencia con la misma fidelidad que en los surcos exteriores. Para ello se recurre a la compresión en el proceso del mastering*, un mal necesario si se quiere maximizar el espacio con todo el material del álbum. El tracking digital del CD evita esto, en especial porque la velocidad varía a medida que el láser se aleja del centro, manteniendo la misma tasa de transferencia como si viniera de una cinta digital. Por ello algunos sellos especializados en audiófilos, recurren a utilizar sólo el espacio exterior del vinil (de la mitad hacia afuera) aunque eso signifique menor duración de la grabación. Los DJs prefieren trabajar con sencillos que ocupen sólo el espacio exterior y a velocidad de 45 rpm para aumentar la resolución y evitar la compresión de los surcos inferiores, algo impráctico para álbumes, operas, conciertos, orquestas y grabaciones comerciales (que para álbumes requiere de 4 o más discos).

Otro problema viene dada por la geometría del brazo de la aguja (fonocaptor). Los Masters de estudios son cortados en un disco maestro de metal, utilizando un torno que marca los surcos con una aguja de zafiro para luego utilizarlo para estampar los viniles vírgenes. El problema radica que este torno está geométricamente calibrado para que el surco se haga simétricamente perfecto al incidir el zafiro perpendicular a la superficie del Master de metal. Pero el brazo del 90% de los tornamesas caseros está suspendido por un sistema pendular de balance muy delicado, que está sujeto a constantes fuerzas por la centrífuga y otras vibraciones del plato que le induce errores de azimut al tracking de la aguja. Sistemas muy costosos y especializados son necesarios para reducir estos pormenores molestos, algunos más exitosos que otros, pero que al final son irreductibles. Otras inconsistencias al estampar el vinil del Master es el desalineado del orificio central con respecto al radio entre éste y los surcos (excentricidad). Provocando toda clase de efectos de fluctuación y trémolo (wow & flutterº) que son irritantes a los oídos entrenados. Estos efectos también son provocados si el disco llega a estar doblado y no asienta perfectamente plano sobre el plato (el vinil es muy blando y susceptible al calor). El CD es inmune a estos efectos.

Aunque es posible grabar viniles con una respuesta de frecuencia superior al del CD (llegando hasta 30kHz), es poco práctica considerando lo difícil que resulta su reproducción, aparte que el desgaste reduce estas altas frecuencias muy rápido (perdón por hablar del desgaste, pero era necesario). Además que una aguja mal balanceada puede desgastar el disco en pocas posturas si hay mucha presión, o no captar la extensión de frecuencias altas si al contrario tiene poca presión. No obstante, estas son preocupaciones menores cuando se masteriza un vinil por encima de los 18kHz (que es por debajo del límite de los 20kHz del CD), porque a esas frecuencias elevadas se introduce ruido como el de los cassettes ("sssssssssss"), producto de la extrema dificultad que tienen muchas agujas de registrar con precisión estas microprotuberancias en las paredes de los surcos que contienen las ultra-frecuencias. Y el patinaje de la aguja recoge perturbaciones en forma de multiplexing, frecuencias subsónicas por debajo de los 20Hz por vibraciones del plato y del motor del tocadiscos, aún en los sistemas más esotéricos usando belt-drive (correa).

¿Y el CD qué, el Rey del Arroz con Pollo?
A pesar que todas esas anomalías físicas son echadas por tierra con el medio óptico del CD, éste a su vez presenta, aunque en menor grado de afecciones, imperfecciones en su reproducción y manejo de la señal si no se toman las previsiones necesarias. Entre ellas, jitter, aliasing errors, cero cross distortion, non-linearity distortion, error correcting data loss (consecuencia de defectos físicos en el disco) y DACs mediocres (el principal causante). Pero actúan en menor grado en deteriorar la calidad de sonido registrada en el CD, a diferencia de las anomalías del vinil que conspiran dramáticamente sobre él. Puedes tener una reproducción decente usando un CD Player económico de renombre (con un buen DAC), mientras que lograr lo mismo con el vinil requiere de cuidadosas atenciones a un costo elevado. El CD no posee wow & flutter, distorsión armónica registrable, coloración de las frecuencias, ruido subsónico, ultrasónico ni limitaciones en el rango dinámico, aparte de un bajo nivel de señal-contra-ruido (signal-to-noise ratioª).

Para explicar esto el vinil posee un limitado Rango Dinámico^ (76dB) y una serie de elementos de distorsión, algunos producto de su naturaleza mecánica, que le dan a veces un agradable sonido resonante. Recuerden que no todas las distorsiones son malas. Como hay colesterol bueno y colesterol malo (HDL), existen distorsiones beneficiosas que introducen armónicos de múltiples niveles que, solos o en combinación, “mejoran” subjetiva y perceptivamente el sonido original (ver estándares de percepción auditiva). Algunos audiófilos confunden esta resonancia por “precisión” lo cual es un término técnico para referirse subjetivamente entre la grabación y la salida. Pero mucha gente que ama el vinil no quiere admitir que lo que aman del formato técnicamente hablando es ¡distorsión! Por eso inventan toda clase de teorías pseudo científicas sobre esa superioridad que perciben del LP sobre el audio digital (CD), que no es más que la familiaridad a ese sonido al que están acostumbrados.

Otro argumento cuando comparan injustamente al CD frente al vinil, es en casos donde uno de los dos está pobremente masterizado, dando una ventaja imparcial a uno vs. el otro. Por eso mi insistencia a que, para que la comparación sea justa, ambas muestras deben venir del mismo Master Tape y masterizados a las más óptimas condiciones dentro de sus limitaciones. Por ejemplo, una mala maña que está siendo comúnmente practicada en la industria actual de la música es la tendencia de saturar los niveles de amplitud –loudness o volúmen– de las grabaciones para que “mientras más duro suene, mejor”. ¡Falso! Al sobresaturar los niveles de salida de una grabación entras en compresión y clipping, que no es más que la punta truncada de la cresta de la frecuencia entrando en severa distorsión estridente, aparte que no hay rango dinámico (diferencia entre los niveles de intensidad de las notas e instrumentos) por lo que todo sueña plano, monodimensional y fatigante. Un ejemplo de ello es el más reciente trabajo de Depeche Mode Playing the Angel que está ultra saturado en niveles y comprimido en rango dinámico, tanto que al compararlo con el excelentemente masterizado vinil para DJs del mismo álbum, el CD sueña horrible, insoportable, mientras que el vinil suena dinámico, natural, armónico y muy cálido (como el Violator y el Music for the Masses en remaster). Por eso es que comparaciones como esas, con una muestra mal masterizada y otra no, con una en un equipo chincurria y otra en uno mascaclavos, no es científicamente válida para tomar en cuenta como base argumental ni para sacar conclusiones.** Les voy a contar una anécdota...

Había una vez…
Un tiempo que trabajé en una tienda de Hi-End Audio y CDs para audiófilos de Jazz durante mis años de estudiante, me tocó experimentar con muchos equipos de primera línea y grabaciones de absoluto lujo (DCC Jazz, Reference Recordings, XRCD y Mobile Fidelity, puro lomito usando aclamados métodos referenciales de mastering). En una ocasión se presentó el debate del CD vs. Vinil entre varios clientes, el dueño y yo. Cerramos la tienda por el resto del día para hacer un experimento junto a estos clientes VIP, que terminó por dejarnos convencidos y sin duda alguna. Preparamos una prueba con el mismo equipo referencial: un amplificador McIntosh MC-500 (5000$), un preamplificador de tubo de la extinta casa Sound Valves VTP-101i (800$) y un par de cornetas B&W serie Matrix mod. 800 (15000$), usando cables Kimber Kable y condicionador de corriente TICE (un realero por si preguntan). El CD player fue un simple pero excelente California Audio Labs DX-1 (600$), nada esotérico pero audiófilo y de renombre. Peeero el tocadiscos… je je je (tambores redoblantes por favor), nada mas y nada menos que el legendario Linn Sondek LP 12 (9000$) con brazo Naim Aro (2350$) y aguja Linn Akiva MC (3000$), señores, el epítome de los tocadiscos, sólo pregunten, busquen y averigüen que se trata del Rolls Royce de los tocadiscos de vinil desde 1972. El santo grial, E Pluribus Unum el Mesías conditio sine qua non de los tornamesas LP. Punto.

Tuvimos como conejillo de indias a varios neciófilos, entre ellos a este necio que estaba en pañales en cuanto a Audio (12 años atrás), mas unas botellas de fino escocés como lubricante social. Casualmente tuvimos a la mano -entre los clientes y la tienda- todas las muestras necesarias para cubrir el experimento y hacerlo lo más imparcialmente posible. Por tratarse de una extraordinaria grabación galardonada, la muestra resultó ser Pink Floyd “The Dark Side of the Moon” en sus varias ediciones de CD y LP. Siendo entonces la mejor versión de cada formato las de Mobile Fidelity (CD de Oro 24K y Vinil virgen de 180gr., usando el UltraDisk II/Gain II Mastering respectivamente). Teníamos ambas. Pero también contábamos con la edición normal en CD de EMI de su 20th Anniversary Edition, remasterizada por el legendario ingeniero Doug Sax. Así como también teníamos, y aunque no me lo crean, una impresión o-ri-gi-nal importada de 1974 ¡sin destapar! ¡virgen! y ¡sin desgaste! de DSotM que el dueño tenía guardada como colección. Utilizamos una solución anti-desgaste y anti-estática en aerosol para los viniles que no altera la respuesta de frecuencia en lo más mínimo.

Empezamos por esa edición en LP. Tal como la masterizó Alan Parson, sonaba bestial, maldita sea. De hecho, sonaba mucho mejor que la edición 20 aniversario de EMI en CD. Pero antes de cantar victoria, analizamos que son masters de distintas épocas y distintos estudios con distintos procedimientos. Pero innegablemente sonaba mejor el vinil. Luego la prueba definitiva, el LP y el CD de Mobile Fidelity basados en el mismo master, usando el mismo estudio de masterización y con el mismo procedimiento renombrado del UltraDisk II de Mo-Fi; todo del mismo Master Tape original de Alan Parson. Para que sepan, el vinil de Mo-Fi coleteaba el piso con la impresión original de 1973, más dinámica, abierta, articulada, con mayor profundidad, peso y altura. Pero que no duró mucho con el título porque unánimemente y después de múltiples sesiones a ciegas, el CD destronó en todo al vinil y en todas las categorías: articulación, separación, resolución, tridimensionalidad, timbre, foco, transitoriedad, ataque, rango dinámico, ubicación en el espacio, densidad, peso en las frecuencias bajas y tonalidad de las notas medias. No hubo discusión, pero sí admitimos que el vinil poseía ese “ambiente”, “calor”, “atmósfera” y “confort” que comúnmente se asocia en una buena grabación de vinil en un buen sistema como lo era el caso. Ni siquiera pregunten cómo suena la versión actual remasterizada para su 30 aniversario usando los Master Tapes originales para Super Audio CD; y me refiero sólo a la pista en estéreo en CD, no la SACD (DSD) 5.1 que es puro "LSD digital" mis granujas. Pero desgraciadamente no pudimos contar con esta versión en ese entonces (para 1995 no existía el Super Audio CD).

Recuerden que ambas muestras de Mobile Fidelity vienen del mismo Master Tape, del mismo estudio y con procesos óptimos de masterización para cada formato. Usando un sistema de altísimas prestaciones, con el mejor plato del mundo ante un buen CD player (que existen mejores, ¡uf!). Sólo el factor Buchanan’s pudo afectar el análisis de los resultados entre los participantes ¿creían que la partida era seca mequetrefes?

En la próxima parte argumentaremos por qué el CD es apropiado como medio de almacenamiento y reproducción musical más que por enumerar las fallas del LP y decir simplemente que el CD no las tiene, no. Todo enunciado debe venir con su argumento sustentable.

Hasta la próxima piltrafas.

___________
Bartonphile


[*] Mastering es un método de post-producción de sonido (y también lo hay para video), que consiste en el proceso para preparar y transferir la grabación mezclada del audio, desde la fuente que contiene la mezcla final, hasta el medio de almacenamiento por el cual se van a sacar duplicados para la distribución comercial (Master). El Master para duplicar es el disco de vidrio, metal o cualquier material de donde todas las copias son producidas. Se saca directamente de la cinta maestra producto del mastering. Durante el mastering se ecualiza, ajustan los niveles de volumen, compensan canales y acentúan frecuencias para optimizar y circunvalar las limitaciones del formato de duplicación. El formato por excelencia de hoy es digital, aunque masters analógicos como cintas de audio siguen siendo utilizados -por quienes se especializan en este medio- por sus propiedades transparentes de registro. Por eso en RTx preferimos los CDs importados que vienen directamente del master original a las versiones mexicanas, colombianas y nacionales; donde éstas últimas se obtienen de copias analógicas y/o digitales de segunda y hasta tercera generación del master original. Jamás van a mandar a estos países el master original de duplicación ni mucho menos las cintas originales del Studio Master. Por lo tanto innumerables vicios y procedimientos no estandarizados deterioran y distorsionan el producto final en comparación con la versión de la disquera original.

[**] Muchas de estas comparaciones injustas se hicieron en el nacimiento de la tecnología de CD, cuando las técnicas de masterizado digital estaban inconclusas y en pañales, contra viniles cuya tecnología de masterización estaba tan madurada como un Dom Pérignon. ¿Por qué creen que muchos discos que ya estaban en CD volvieron a lanzarse en los noventa con la excusa del “Digitaly Remastered”? porque fue hasta entonces, 10 años después de creado el formato, que aprendieron a masterizar para digital, ya que los primeros CDs salieron con masters de vinil pobremente transferidos. Pero el mito ya estaba regado que el CD era inferior al LP, claro, para 1982 comparaste un whisky maduro de 18 años (LP) con un destilaje recién sacado del alambique (CD).

[ª] Signal-to-Noise Ratio: Es el término de ingeniería electrónica para definir el concepto de la proporción que existe entre la potencia de la señal vs. la potencia del ruido que corrompe la señal. Se mide en la cantidad de decibeles (dB) que las separa una de la otra. Fuera del tecnicismo, es una medida para comparar el nivel de la música contra el ruido de fondo. Mientras más alta sea la proporción (obtenida con un número negativo) menos obstrusivo es el ruido.

[^] Rango Dinámico: Es el rango entre los niveles más bajos y mas altos que pueden registrase y reproducirse en una grabación y un sistema, expresado en dB en escala logarítmica. El rango de un CD es de 96dB, pero eso en teoría, porque el rango puede ser menor dependiendo de la grabación y de la actuación de los filtros en el sistema de decodificación. El rango dinámico de los LP y cassettes es mucho menor y menos aún dependiendo del material de la grabación. En la práctica, el rango dinámico del vinil es afectado por el propio medio (la densidad de los surcos), su edad y la calidad de las grabaciones. Normalmente alcanza unos 60dB aunque en el mejor de las condiciones puede llegar a 76dB. Pero siempre el rango de las frecuencias bajas se verá comprometido durante el proceso de equalización -durante el mastering- para ajustarse a las condiciones físicas de su limitado medio de reproducción.

[º] Wow & Flutter: Es una irregularidad en la velocidad (pitch) de las grabaciones analógicas.

Etiquetas: ,

LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido –escrito o gráfico– cuya autoría intelectual no sea nuestra, será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente le corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Interactive Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ asume la responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos con comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos con comentarios. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex