<body>

Rural Tex es un estúpido sitio web de reseñas y noticias de videojuegos y cine popular. Combatiendo el mal gusto desde 2005 (nos está costando bastante) Influenciados por nuestra cultura nerd-geek de Comic Books & Video Games. Periodismo Gonzo de tercera en este Colosal Desperdicio de Ancho de Banda

ÚLTIMAS RESEÑAS

Las últimas reseñas de videojuegos y cine. También a veces música, Apple o audio (a veces). Rural Tex™ no apoya la piratería, todo medio que aquí se revisa es adquirido legal y estrictamente original.


Más en el Archivo de Reseñas.

CALIFICAMOS ASÍ

Nuestra escala para calificar las reseñas del uno al cinco (estrellas). Con el Sir William McKay reservado sólo a la excelencia.

  • Sir William McKay: Aleph One
  • Willy McKay: ¡Non-Plus-Ultra!
  • McKay: Muy bueno, peeero...
  • Pasta: Ta' bien... ta' bien.
  • Mancao: No nos inmuta.
  • Ñame: ¡Que nos devuelvan el tiempo y dinero que perdimos en revisar esta grandísima porqueria! Epic FAIL!
WEB-ONADAS

Lectura: No Girls Allowed? I'm not your fucking shield!. Una opinión sobre el sonado caso del #gamergate desde la perspectiva analítica del Editor en Jefe. –Bartolomeo

Contribuye

República Metallica # 22: Disco de la década 2.0


Hay a quienes les gusta la música, y luego existen los verdaderos amantes de la música, para quienes ésta deja de ser una agradable compañía de fondo y pasa a convertirse en mucho más que un hobby, en un estilo de vida, una pasión. Y si además son audiófilos, entonces para ellos la buena música –del estilo que sea– puede llegar a ser una verdadera obsesión. Tiempo, dinero y atención son desviados de su curso natural para dedicarse casi exclusivamente a discos, videos, toques, conciertos, aparatos, cables, revistas, instrumentos y cualquier otra cosa que se relacione con la música. Padres preocupados, estudios/trabajos descuidados y parejas abandonadas son algunas de las consecuencias de la melomanía agravada con audiofilia, mientras que el sujeto que la padece quizás no se dé ni cuenta de lo que sucede a su alrededor.

Pero es que cuando el enfermo está a punto de ver la luz al final del túnel y alcanzar un instante de lucidez, entonces de manera misteriosa cae en sus manos alguna obrita allí que casualmente rezuma pura genialidad musical. Sargeant Pepper Lonely Heart’s Club Band, The Dark Side of the Moon, Back in Black, Nevermind o Master of Puppets son sólo algunos de los discos que es sabido que han llevado a la locura a más de uno.

Son eso que llaman “clásicos”, el elemento más nocivo del mundo para los obsesionados musicales. Son los discos que lo hacen a uno dar gracias por estar vivo. Son los discos que te hacen sentir como justificados todos los reales que te has gastado en música, todo el trabajo que has pasado para conseguirlos, todas las novias que te han dejado por no pararles bola y todos los peos que has tenido con tus viejos por “ese escándalo”. Son los que te hacen darte palmadas en la espalda y felicitarte por tener tan buen gusto.



Esa es exactamente la sensación que tuve al escuchar Fear of a Blank Planet por primera vez. Casi un mes –y 100 dólares después– de su lanzamiento, por fin llegó a mis manos la edición especial ultra limitada del último disco de Porcupine Tree, que incluye un DVD con el audio en DTS 5.1 y un libro de cuarenta páginas con fotos exclusivas, todo el paquete diseñado por el fotógrafo y artista Lasse Hoile. Se dice que de esta edición sólo sacaron unas tres mil unidades en Estados Unidos y otras cinco mil en Europa, por lo cual me costó muchísimo conseguirla, a pesar de haberla presolicitado con semanas de antelación en Amazon y CD Universe. Al final tuve que pagar lo que me quiso cobrar un vivo que se guardó varias copias para sí en espera de subiera su valor de mercado... Pero, oh hermanos, ¡ha valido la pena! Desde ya lo declaro el contendiente más fuerte a disco del año, y se ha metido durísimo en la pelea por el segundo lugar en la categoría disco de la década (todavía no ha salido quien sueñe siquiera con poder desplazar al 10,000 Days de Tool del tope de esa lista).

El de Porcupine Tree es un caso sumamente interesante. Lo que comenzó como proyecto de su líder, cantante y guitarrista, Steven Wilson, para experimentar con música ambiental y psicodélica inspirada en los grandes del rock sinfónico y progresivo de los setenta, se ha convertido hoy en uno de los proyectos musicales más originales y vanguardistas en existencia. Un día Wilson empezó a juntarse con metaleros, como por ejemplo su alto pana Mikael Akerfeldt de Opeth, y como que le empezó a agarrar el gusto a la cabilla, porque su sonido comenzó a hacerse más duro, más incisivo, sin perder en ningún momento la sofisticación y finura original del grupo. El resultado es prácticamente indescriptible.

Algunos los llaman los Pink Floyd actuales, pero son mucho más que eso. Son un rock progresivo, moderno, muy agresivo y crudo pero con un sonido impecable y cristalino. Ojo, nada que ver con la autoindulgencia instrumento-masturbatoria de Dream Theater*. PT pueden llegar a sonar a ratos como lo mejor de U2 o Coldplay, luego traerse al presente los sonidos de Floyd y Camel, y más tarde tirarte unos riffs que suenan a puro Metallica. Todo ello de manera armoniosa, con transiciones imperceptibles y perfectamente naturales.



Y así suena Fear of a Blank Planet. El álbum es una evolución de lo que ya venían haciendo con In Absentia y Deadwing, es decir, introduciendo más elementos de hard rock y metal en su sonido, pero con una interesante vuelta de tuerca, pues mientras algunos se temían que se convirtieran en Opeth, en este disco PT retoman y remodelan muchos de sus elementos más psicodélicos y progresivos de mediados de los noventa. El disco, que es una obra conceptual en torno al tema de la alienación de los niños contemporáneos producto del exceso de información –videojuegos, MTV, Internet– frente a la indiferencia de los padres, se puede resumir en el tema “Anesthetize”, que es casi una sinfonía, una canción de más de 17 minutos en tres partes que sintetiza a la perfección lo que es Porcupine Tree en el siglo XXI.

El track comienza de manera ambiental, con un tono melancólico y temeroso, pero que oculta una fuerza apenas contenida. Luego da paso a un sonido rockero de raíz clásica pero con el toque particular de la banda, con un riff de guitarra aparentemente simple pero montado sobre una métrica compleja y una sección rítmica a contratiempo. De repente, cuando menos te lo esperas, una barrera de sonido explota en tu cara, y miras al equipo de sonido pensando que el carrusel se jodió y se fue de un brinco al “Ghost of Perdition” del Ghost Reveries de Opeth, porque de repente estás escuchando el riff de guitarra y el doble bombo más pesado que jamás has escuchado en tu vida. Simplemente A-C-O-J-O-N-A-N-T-E. Un instante después todo vuelve a la normalidad y te encuentras otra vez en terreno conocido, pero no por mucho tiempo, porque el carrusel salta otra vez pero ahora hasta la sección final de “Wish you Were Here”, del disco homónimo de Pink Floyd, puro rock de los setenta saliendo de tus altavoces, para luego terminar una vez más en clave de melancolía y desesperanza sónica.

El resto de la banda es, como siempre, magistral, sobre todo el baterista, Gavin Harrison, quien es sencillamente increíble –chequeen el DVD en vivo Arriving Somewhere para que vean. Un solo track me fue suficiente para convencer al clan Rural en pleno, lo que no es tarea nada fácil–. La producción y calidad de audio es soberbia, sobre todo si se trata de la versión 5.1 (aunque ésta ya no se consigue, en septiembre lanzarán un DVD-A que seguramente traerá la pista DTS adicional para quienes sólo tienen reproductor de DVD-V). El arte, el booklet, todo el paquete es brutal, sobre todo por la uniformidad que posee y la perfecta representación del concepto, que se complementa además con el excelente video del tema título, dirigido por Holie. Si no han captado el mensaje: ¡muevan ese culo y vayan a comprarlo ya! Un clásico definitivo.



Música: Sir William McKay (★★★★★★)
Sonido: Sir William McKay (★★★★★★)

[CD/DVD Limited Edition. 50 min. 2007 - Atlantic Records]


 

_________________________
Porcupine Kaiser


[*] Ojo, el comentario de Dream Theater no es una crítica, ellos son otro de mis grupos favoritos, pero no se puede negar que los panas se emocionan con sus instrumentos.

Etiquetas: ,

LEGAL

Acerca: Rural Tex™ no está aliado con instituciones públicas, entes políticos, empresas privadas o medios de comunicación, ni persigue alianzas comerciales o editoriales de cualquier naturaleza. Rural Tex™ funciona con el único objeto de difundir información de entretenimiento basado en la Libertad de Expresión y Pensamiento del Artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo ningún motivo Rural Tex™ recibe dinero de marcas o empresas cuyos productos endose, independiente de las opiniones expresadas hacia alguna de ellas. Tampoco hacemos eco de campañas publicitarias de cualquier naturaleza excepto aquellas previamente acordadas o como contribución hacia algún servicio social.

©2005-2017 Derechos Reservados. Los nombres: Rural Tex™, Sir William McKay, Willy McKay, McKay, Mancao, Ñame, La Otra Dimensión, Geekview, La Galería del Terror, República Metallica, Hablemos de Audio, La Real Logia de la Cervezología, Inteltosh, Tipo Serio, Gay Alert! son propiedades intelectuales originales pertenecientes exclusivamente al Grupo Rural Tex™. Rural Tex™ no revisa, critica, compra, alquila, baja, recibe o difunde contenido pirata en formato alguno por ningún motivo. Todo contenido audiovisual que se discute en estas páginas: cine, música, software o videojuegos, en cualquier formato –físico o digital– es estricta y legalmente original; más por razones de buen gusto como coleccionistas puristas, que por motivos o razones de índole ética, legal o moral. El contenido de esta página es propiedad intelectual de Rural Tex™, incluyendo sus fotografías e ilustraciones originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del contenido sin el consentimiento directo de sus editores. Se puede enlazar a nuestros artículos desde otras páginas sin necesidad del permiso previo de Rural Tex™ siempre y cuando no se copien porciones –totales o parciales– de su contenido. Cualquier contenido –escrito o gráfico– cuya autoría intelectual no sea nuestra, será debidamente especificado –con su respectiva referencia– a quien(es) debidamente le corresponda. Las imágenes utilizadas en las reseñas, noticias y artículos son en su mayoría de dominio público, abiertas a la prensa, libre difusión y/o por cortesía del publicista o medio promocional. Esta página está protegida por una licencia de: ©Creative Commons – Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

©Derechos Respectivos. ®Apple, Macintosh, iPod, MacBook, iMac, iPad, iPhone, iCloud, iTunes, iOS, Apple Watch, el logo de Apple, así como los modelos y nombres de sus productos, son marcas registradas de Apple Inc. ®Justice League, Batman, Superman, Green Lantern, Flash y cualquier otro personaje de DC son propiedad de DC Comics, Inc. ®X-Men, The Avengers, Spiderman, Captain America, Iron Man, Thor, Hulk, Fantastic Four, Deadpool, así como cualquier personaje de Marvel son propiedad de Marvel Comics/Disney Inc. ®PlayStation, PS4, PS4 Pro, PSVR, PS3, PSP, Vita, Move, PSN, PlayStation Plus, son marcas registradas de Sony Interactive Entertainment. ®XBOX, XBOX One, XBOX 360, XBLA, son marcas registradas de Microsoft Corp. ®Nintendo, Switch, Wii U, Wii, 3DS, DS son marcas registradas de Nintendo Co., Ltd.

Aclaratoria: Rural Tex™ asume la responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos bajo el derecho de la libertad de expresión del pensamiento; tomando en cuenta que el contenido se publica con el propósito exclusivo de entretener más que de informar sin que ello implique que las ideas y opiniones publicadas se deban tomar en serio. Quedan advertidos que no pueden disputar nuestra opinión porque una opinión personal no implica necesariamente que es una aseveración de facto o la verdad absoluta. Son solamente opiniones como las de cualquiera. Las opiniones se respetan, se discuten, se puede o no estar de acuerdo, pero no se disputan. Al enviarnos correos con comentarios de insultos están aceptando que nos reservamos el derecho de propiedad sobre su contenido para nuestra libre interpretación. Eso incluye archivos adjuntos, fotos, tu correo, tu carro, tu trabajo, tus cuentas, tu casa, tu miserable vida, tu alma, tu novia(o), tus hijos y hasta tu perro. Entendiendo lo anterior aceptas que nos reservamos el derecho de publicar tu dirección de e-milio y cualquier dato personal para el escrutinio (burla) de todos. Igualmente entiendes que nuestras opiniones siempre están en lo correcto sin importar qué. Por lo tanto podemos difamar, burlar, humillar y destruir a cualquiera que nos rompa los huevos. Además reconoces que al enviarnos correos de odio, sólo por el simple hecho de estar en desacuerdo con nuestras opiniones, se convierten en motivos para insultarlos, difamarlos, burlarnos y destruir tu miserable inferioridad ante la vista de todos. Aceptas sobre todo que, sin importar lo que aquí se diga, no puedes demandarnos por ningún motivo. Si no estás de acuerdo con estas condiciones no envíes correos con comentarios. Estas condiciones se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Nuestros abogados no tienen ética y juegan sucio.

Powered by Blogger
Powered by Blogger
Template by Rural Tex